[X]

Comasema (en teoría)

Este debía ser el título original de hoy ya que era el itinerario elegido para la salida. Y supongo que se ha recorrido porque yo no he llegado. Para mí sólo ha sido “Coll de Sóller”. Ya desde el principio había algo en el cambio que no rodaba bien, nunca mejor dicho. No se si se trata de un desajuste o de algo más grave, lo cierto es que la cadena saltaba y como consecuencia, se ha abierto. Y además me ha pillado solo abajo ya que había vuelto atrás a recoger las gafas que me había olvidado encima del capó. Al no llevar herramientas adecuadas la he metido a golpes y he podido subir hasta arriba del coll sin notar ningún salto. Me han tenido que esperar unos diez o quince minutos, supongo.

A partir de este punto había que subir a Alfàbia. Para ello se toma un sendero justo desde el aparcamiento del restaurante Can Topa, que asciende zigzagueante, casi siempre junto a la pared, y se dirige hacia los acantilados superiores. Cuando llegamos a su base nos dirigimos en dirección Sóller hasta encontrar el Pas d'en Topa. Un peldaño natural que asciende hasta lo alto ayudándonos por un cable pasamanos. Aquí algunos de los asistentes ya protestaban en voz alta. Hoy éramos Tomeu Toys, que hacía doblete, Pefefz, Juan Antonio, ToniXXL, Albert, Óscar, un amigo suyo y yo. Albert aún no está plenamente recuperado de la lesión de la muñeca y sufría para empujar la bici cuesta arriba. Óscar y su amigo también tenían serias dificultades que desde luego no acababan aquí. La carretera queda bastante más arriba, enfrente de nosotros, pero antes hay que descender hasta el fondo de la Coma des Pí y volver a ascenderla. El sendero no es nada claro en algunos puntos, y donde lo es tampoco vamos a pedalear mucho.

Según palabras del cazador que nos hemos encontrado, nos habíamos metido en un coto de caza privado por lo que no era muy aconsejable merodear por allí; excepto los miércoles, que es día de descanso. Una vez convencido a Óscar de que no abandonase, con la esperanza de que “ahora viene lo bueno”, “sólo queda una subidita al Cornadór”, y otras mentiras piadosas por el estilo, nos decidimos a afrontar la subida por la carretera. Subida que se me ha truncado casi inmediatamente al abrirse la cadena otra vez. Se ha reparado rápido y como toca, pero el vaivén del cambio la ha abierto otra vez a los pocos metros. Ahí he abandonado. No valía la pena retrasar más al grupo sabiendo que volvería a abrirse.

Me he despedido y hacia abajo, pero me he parado en lo alto del coll, donde ya se vislumbra Palma y he tenido una rara sensación observando el bosque que tenía a mis pies. Los pinos tenían un color verde extraño, metálico, que me ha recordado la sensación que tuve cuando se produjo el eclipse de sol hace ya unos años. Y me acuerdo perfectamente porque lo viví subiendo la Comuna de Bunyola. El cazador me había dicho que el guarda de la carretera lo ha puesto Retevisión, no los propietarios, para impedir la circulación de coches (sic). Para no encontrármelo en la barrera de abajo he salido por la trialera que da a la carretera principal; y hoy sí que estaba cerrada la barrera, pero la rejilla ya tiene signos evidentes de su paso.

Como depués del alcanzar el Pas d'en Topa se ha suscitado una pequeña controversia sobre algunos términos montañeros, lo vamos a aclarar en un artículo aparte. La otra controversia, más importante, es la que se ha producido a raíz de la opinión que tenían algunos miembros de la salida respecto a la ciclabilidad o idoneidad de la ruta para realizarla con una bicicleta a cuestas. Algunos modelos no se prestan a tales técnicas. Algunos tampoco son partidarios de ese modo de transporte, por lo que, al complicarse el terreno, sufren bastante. Todo esto es normal, pero no realizamos salidas de colegio y las salidas no se programan en relación a los asistentes. Algunas veces no se puede dar una descripción detallada con anterioridad. Algunas se conocen, otras no, por lo tanto, el que tenga dudas, que no venga; y si viene, que no se queje. ¿Porqué digo que no se queje? Para no alentar al desaliento a los demás. En casi todas las salidas siempre hay alguno que, por una causa u otra, debe abandonar. Y estoy seguro que, si esa persona desconoce el camino de regreso, siempre habrá un voluntario que vuelva con él al punto de partida. En caso de desconocimiento de las rutas hay gente en el grupo dispuesta a dar su opinión, o de la parte que conozca de ella, vía mensaje privado o a través del foro, para informar y despejar dudas, yo el primero.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...