[X]

Cosas no hechas: Andratx

Camí de Sant Elm a la Trapa
Principio: Sant Elm
Final: La Trapa

Se trata del sendero actualmente marcado como GR. Aunque no es un camino fácil algunos bikeros consiguen transitar por él en buena medida.

Camí de Cala Egos
Principio: Sant Elm
Final: Cala Egos

No se trata de la pista actual de bajada, sino un sendero que pasa por el Coll des Puig d'en Tió.
No lo conozco ni sé de nadie que lo realice. Por ello se sube y se baja siempre por las pistas que presentan menos dificultades aunque con pendientes muy fuertes.

Camí de sa Coma de Son Guillem

Por ahora sin combinación posible con otros recorridos.

Camino entre s'Esteparet y ses Alquerioles, de carro

Otra de las bajadas desde ses Alquerioles que no se ha confirmado.

Camí de ses Alquerioles
Principio: s'Alquería
Final: ses Alquerioles, Can Ros

Camino de carro. Después se puede continuar por senderos hacia la Mola de s'Esclop y la Font des Quer. Se trata de una pista privada que se puede realizar con suerte y sin pasar por las casas de s'Alquería tomando algún desvío hacia la zona de Galatzó.

Hay otras opciones para subir a les Alquerioles aunque la parte final no es ciclable, y no es corta.

Camí de sa Coma Clova
Principio: s'Alquería
Final: Coma Clova

Muy dudoso. Al final se puede enlazar con el anterior a través de un sendero.

Camí des Pla a Can Rico
Principio: Es Pla
Final: Can Rico

Los siguientes caminos no se han recorrido aunque no parece que tengan mayor interés para nosotros.

Conexión entre la Coma Calenta y la Coma Freda, por el Puig Cornador.

Camí de sa Coma de s'Evangèlica, de “metro”.

Camí de Cala ses Ortigues, de “metro”


Mini Travessa 2

Ya situados sobre el camino que une Galilea con Calvià tomamos hacia la derecha, camino de carro, y a los pies de na Bauçana, seguimos por pista en descenso hasta la carretera, junto a la barrera de acceso a Son Cortei, que tomamos en ascenso durante unos cientos de metros para desviarnos por un sendero a la derecha. Tiene tramos antiguos empedrados ciclables y nos deja en una de las calles de Galilea, lejos de la iglesia. Al parecer fuimos rodeando la localidad por la parte de arriba hasta enlazar con una vieja carretera que baja y llega hasta Puigpunyent, aunque nosotros tomamos unos desvíos muy interesantes por el interior del bosque, en forma de senderos y pistas, muy divertidos.

Sé que las descripciones me han quedado muy parcas pero es difícil explicar con detalle, y además que se entienda, el itinerario exacto seguido. Para iustrarlo debidamente nos remitiremos a los ficheros del GPS que se realizaron de la salida. En la bajada faltó uno, y al no llegar, decidimos subir a buscarlo por si había sufrido algún percance; cosa que no sucedió y pudimos volver a disfrutar de la bajada por segunda vez. Y es que esta salida me dejó la sensación de que subes mucho más de lo que bajas.

Nos reagrupamos en Puigpunyent y algunos decidieron quedarse a comer para continuar la ruta hacia Son Roca y Bunyolí, y otros decidimos volver a Palma por la carretera, ya que no erámos muy partidarios de las grandes paradas intermedias para luego acabar mucho más tarde de lo que viene siendo habitual. Y es que en esta salida hubo muchos retrasos, de todo tipo. Hubo muchas diferencias en la subida de Bendinat. La bajada a las cuevas se hace por camino muy estropeado y no es cómodo de bajar (si es que te montas); la siguiente bajada es muy rápida pero hay que salir por Benàtiga Vell para no toparte con los propietarios, cosa que nos sucedió; también la avería del cambio nos entretuvo en ese punto y en la subida de Son Sastre. Si le sumamos la operación de rastreo final pues tenemos unos retrasos importantes que hicieron que los que se quedaron a comer acabaran bastante tarde.

Pero son necesarias estas salidas; aclaran rutas e itinerarios y dejan muy buen sabor de boca. Aunque no la hiciera completa, muy buena.


Mini Travessa 1

Prácticamente cada semana se conocen itinerarios nuevos, sean tramos cortos o largos. Cada cual desempolva viejos libros de excursiones, busca por internet entre las páginas de los caminantes, desmenuza los mapas buscando el mínimo senderillo no recorrido. Todo ello conduce a que haya sorpresas contínuamente. Con todo ese inventario de caminos revoloteando por la cabeza a alguien se le ocurrió que para subir a Sobremunt había que pasar antes por las Coves des Marbre; y el otro añade que también por Galilea. ¿Y porqué no?.

A pesar de la inconcreción del itinerario nos reunimos una docena de Poferos y Toys frente al estadio de Son Moix para empezar el pique particular contra el altímetro. Enfilamos hacia el cementerio de Génova para encontrarte de frente con la RAMPA. Si casi no se puede subir andando. Daba miedo ver la pala allí haciendo la zanja. Eso sí que tenía que asustar. Rodeamos el golf para empezar la ascensión del Camí de Bendinat hacia el Coll des Pastors. Allí empezó la escabechina. Arriba, dos abandonos. Bueno, uno seguro. Falta de fuerzas, o pájara, argumentó Potato. Uno para casa; pero se llevó consigo a Juan Carlos, que me parece que quería continuar para encontrarnos abajo en la carretera, pero creo que hubo un malentendido y ya no lo volvimos a ver. Potato bajó por el polvorín y no tuvo problemas con el vigilante; y yo sin haberla hecho todavía.

En el Coll des Pastors enfilamos hacia el Mirador de n'Alzamora directamente; un tramo ciclable en su mayor parte. Desde el punto de unión con el otro sendero de acceso al mirador parte un deteriorado camino hacia las Coves des Marbre, que nos deja en la parte alta de las cuevas a las que habrá que descender por donde podamos. Parada y fonda. Recuperación y para abajo por el camino de carro muy rápido pero la liamos porque nos fuimos a salir por las casas de Benàtiga cuando ya sabíamos con seguridad que podría ocasionarnos problemas, como así fue. Porque nos vieron pasar y además a un grupo nos pilló dándonos el sermón.

Finalmente pudimos salir y enfilamos hacia Son Sastre pero, en lugar de saltar la barrera, entramos por el Burotell y enlazamos con el camino principal debido a que no hay separación física entre ambas. Angelinox había petado el cambio con un pedrusco, el cual no tensaba la cadena, pero permitía rodar. Aún así nos paramos varias veces para intentar solucionarlo. sin éxito. Los demás hacía rato que nos esperaban arriba.

La primera parte del camino es pista sin ninguna dificultad dónde nos encontramos a Tolo de los Tira-tira con un compañero que la hacían de bajada. De la pista pasamos a sendero, con algunos tramos muy empinados, dónde nos esperaba Pepe. Juntos hicimos el último tramo: un antiguo camino de carro que va bordeando la ladera que nos dió la sensación de que era más largo. Como así lo pudimos comprobar sobre el track ya que nos saltamos el desvío. Lo prefiero así; es mucho más claro y es el tramo original.


Cosas no hechas

Es un papelín que tengo para acordarme de los caminos y tramos que me faltan por recorrer. Pueden ser caminos bien definidos que quedaron en el tintero hace tiempo, o bien tramos que he conocido visualizando las rutas que hacen los demás mediante los ficheros KML, los cuales se pueden descargar libremente y puedes hacerte una biblioteca virtual en tu ordenador, sin tener que usar papel.

En la zona de la Comuna de Bunyola apunté:

Conexión de ses Clavegueres, bajada de Cas Secretari a Son Roig, conexión Son Torrella Vell a Can Morro, trialera Picot, Camí vell d'Orient y la bajada desde la carretera de Alfábia al Coll de Sóller.

En la zona de Valldemossa tenía:

La subida al Pla des Pouet, el Camí des Cingles de Son Rullán y el Camí de s'Estret de Son Gallard, subida al Puig des Boixos, conexión Mola de Son Pacs al Coll de Sant Jordi, Comuna de Valldemossa, Bosc des Frares.

En Sóller:

Camí de s'Illeta, Camí des Portell de sa Costa, Camí de Deiá a Can Prohom per sa Font de sa Senyora.

En Alaró:

bajada por Sa Galera.

En Palma:

Trialera desde el Camí de Bendinat a Génova, trialera desde las antenas a Palmanova, Coves des Marbre.

En Esporles:

Trialera Branson.

Estos eran solamente algunos de los itinerarios que había podido averiguar revisando las rutas de los demás; por lo tanto, eran tramos ya realizados. No están todos, había más, por supuesto. Muchos de ellos ya se han recorrido; la mayoría con el/los grupos, sea Pepefz (mayoritariamente), Toys o Xisco (Xaragall); otros he ido solo.

Esta lista, pues, ya no es actual, pero afortunadamente, debido al empeño de exploración que caracteriza a los jefes de grupo, no se ha acortado, ya que prácticamente en cada salida aparecen nuevas e interesantes variaciones por explorar. Es más, cuántos más itinerarios ciclables aparecen, más combinaciones pueden realizarse, con lo que, a partir de unas rutas clásicas y conocidas, surgen nuevos recorridos a cual más interesante.

En este punto es dónde pueden aparecer las discrepancias ya que estas variaciones pueden exigir que se deban realizar algunos tramos andando, eso sin entrar en la longitud de los tramos, que si son cuesta arriba, pueden ser doblemente sacrificados. Hay algunos que opinan que el mtb andando no es mtb.

Pero como el dicho “Dios los cría y ellos se juntan” se aplica solo, los integrantes del grupo reconocen esta característica y la asumen, se supone que porque los beneficios superan a los inconvenientes. He de agradecer públicamente a Pepefz y Woody la dedicación que dispensan a la búsqueda y recorrido de nuevos itinerarios que hacen que este deporte sea realmente excitante y divertido.


Font de sa Senyora 2

A continuación el camino atraviesa unas rotes, sorteando muros donde no se puede decir que exista un trazado muy claro, pero tiene alguna marca. Al otro lado, justo al entrar en el bosque, está la fuente con un grifo, lo cual se agradece. Tramo de sendero rapidito, donde alguien tuvo un vuelo rasante sin bicicleta (creo que fué en ese tramo si no me equivoco), sin consecuencias. Empalma en un camino de carro de lo mejorcito que he visto; en muy buenas condiciones, sin una piedra. Éste tiene un desvío a la derecha que vuelve a Deià, aunque eso nos enteramos después, que era el centro de la polémica. Es decir, si continuábamos por la izquierda llegaríamos a Can Prohom por itinerario conocido, y por ende, afrontar la subida al Racó d'en Barona por las nuevas rampotas cementadas, opción que a los que la habían realizado, les producía verdadero pavor.

Como la opción “a la descubierta” no la descartaba ninguno con un no rotundo iniciamos la exploración. Como éramos pocos y no teníamos problemas de horario, no se plantearon pegas importantes para afrontar la nueva ruta. Hay que recalcar que gracias a que Tomeu se trajo los mapas se iban atenuando ciertas dudas; de lo contrario, creo que se habría optado por lo seguro. Después de las primeras rampas encontramos una rejilla paralela con un botador. Había tres excursionistas comiendo cerca y nos informaron de las posibilidades a seguir: continuar recto hacia la pared y subir. Por la vista que teníamos iba a ser de las buenas. Creo que al final alguno la habría cambiado por las rampas de cemento.

He de decir que uno de los excursionistas creía que veníamos de la izquierda, es decir, directamente desde Deià sin pasar por la fuente. El camino también comparte la subida cementada con el anterior y parece que sube más empinado pero es más directo. JoseFibras comentó que quizás lo hubieran hecho de bajada. La subida tiene algunos problemas de orientación al principio debido a la falta de señalización pero, una vez encontradas los hitos no tiene pérdida, ascendiendo al coll entre el Puig des Moro y Sa Galera. Reagrupamiento, consumo de las últimas calorías, consulta de mapas y tiramos hacia abajo, ya que ese punto es el incio del Torrent dels Cinc Ponts, por donde toca descender durante un tramo, hasta encontrar una pista teóricamente en buenas condiciones, tras sobrepasar algunos ranxos de carboner.

El camino de carro en buenas condiciones no es tal; está invadido por la vegetación, tiene algunos troncos atravesados y se nota su falta de uso actual, aunque permite bajar con alguna precaución. Finalmente llegamos al camino principal, pudiendo optar por seguir descendiendo, en este caso por las rampas cementadas; o enfilar hacia el Coll de Sóller. El camino por donde hemos bajado está señalizado como “Sa Galera”. Tras algunos zigzags llegamos al mirador y confirmé que era el mismo que yo había recorrido hace años y el motivo de polémica durante varios días. Antes de las curvas vimos un desvío a la izquierda que debe ser por donde bajé hacía Sóller, a través de un paso no visto en los mapas. El camino hasta la carretera prácticamente es todo bajada y levantó la moral del personal, aunque no se puede decir que esté en perfectas condiciones. Además la vegetación de carrizo te puede dar alguna sorpresa ocultándo las piedras.

Hubo cónclave antes de acceder a la carretera ya que se nos habían hecho las cuatro. Había hambre, sed y cansancio. Algunos hasta habían perdido la suela de las zapatillas. Decisión unánime: comer en el restaurante del coll tras descartar el menú en Palmanyola y otras opciones que dejaré en el secreto de sumario, y tratar de llegar a Valldemossa con los restos. He de comentar que ello fue posible gracias a los compañeros porque a algunos se nos olvidó llevar dinero y tuvimos que recurrir al préstamo. Tras el ágape la vuelta a Valldemossa fué un poco menos traumática, aunque hubo que poner empeño.

En resumen, muy buena salida donde no hubo percances graves, aunque alguno leve, afortunadamente sin consecuencias; ni averías, sólo algunos tornillos aflojados; ni pinchazos. Conocimos tramos nuevos, que darán pie a nuevas variantes y aunque algunos integrantes de la salida no son muy habituales, supieron dar la talla en todo momento.

La opción final que se había barajado en un principio, es decir, volver a Valldemossa por el Teix, desde la embotelladora, no la descarto para un futuro, si podemos acortar un poco el trayecto desde Deià al Racó d'en Barona pero, eso sí, sin darse el atracón en el coll, sino comiendo más ligero mucho antes, que no me seduce hacer la digestión subiendo las rampas del Teix.


La gorda posando

He visto en la página de los Toys una foto de mi bici tomada por Angelinox y la he aprovechado para ilustrar la descripción que hice de ella hace ya algún tiempo. No es que se lo pidiera, la hizo por su cuenta; él sabrá los motivos. Debía ser la única que estaba de pie.

Respecto al despiece que comenté sólo ha habido unos pequeños cambios. Cambio de manillar por uno de doble altura y más ancho invirtiendo la potencia hacia arriba, para ganar manejabilidad y no parecer que te vas de cabeza en las bajadas.
Tras detectar unas holguras en el cambio que me producían roturas de cadena lo cambié por otro del mismo modelo más moderno. A su vez cambié también los piñones y la cadena. No era necesario pero quise poner un 32 para no ir tan atrancado en las subidas con el 28.

El sillín está pidiendo a gritos la jubilación, aunque no se note en la foto; pero que queréis que os diga, me sienta bien. Las cubiertas tampoco son las mismas; son más anchas. La Gravity 2,30 atrás y una Specialized Pro 2,00 delante. Con todo ello se ha mejorado la posición de conducción y por ende, la confianza.


Font de sa Senyora 1

Hoy tengo serias dudas de cómo titular esta entrada dada la cantidad de elementos nuevos que aportó. Se decidió, a partir del recorrido de los Cingles de Son Rullán, buscar alguna variante interesante hacia Sóller, supuestamente a través del Racó d'en Barona, de amargo recuerdo para una parte del grupo, que tuvo que zafarse con unas cuestas criminales después de un día intenso.

Como había ganas en el grupo se propuso llegar a Deià y ya veremos. Fuimos pocos los que secundamos la salida de Tomeu Toys (alguno lo ha rebautizado, pero aquí seguiremos refiriéndonos a él con este apodo). En realidad, sólo él paseó el estandarte Toys, ya que los demás, por diferentes motivos, no pudieron venir. Por tanto, solamente Tomeu, Yarik, Juan Antonio, JoséFibras, Angelinox, su hermano Nando, Empeny y yo partimos desde Valldemossa hacia el Caragolí, vía Pouet, que parecía más corta y ciclable que los Cairats. Al subir nos vino a la mente un comentario negativo de Potato, de hacía unos días, sobre el estado del camino, que nos pareció en magníficas condiciones. Quizás no lo entendimos bien. Tras un pequeño reagrupamiento en el Coll de Son Gallard afrontamos la subida al Caragolí, contemplando las vistas, y llegar al desvío de los Cingles en un momento.

Acondicionamiento protector para atacar la bajada del día. Primer tramo rocoso hasta el inicio del paso, que no gustó a muchos. Cruce del paso y al galope. Aunque eso es un decir, ya que los tramos revirados se me atascan, sobretodo en las curvas a derechas. Aparte de detalles técnicos, es muy divertido, ya que prácticamente son 500 metros de desnivel y el sendero llega prácticamente hasta la salida del bosque, donde enlaza con un camino de carro. Éste confluye con otro que viene desde las casas de Son Rullán en una barrera, desde donde continúa hasta un >porxo, continuando desde este punto como sendero empedrado hasta las cercanías de Deià, pasando bajo el peñasco conocido como el Castell des Moro, ya que de lejos se confunde con una construcción, tal es el parecido. Salimos a la carretera por el Hotel Es Molí, debiéndonos dirigirnos hacia el otro extremo del pueblo, donde se encuentra el hotel La Residencia, no sin antes aprovisionarnos en la tienda del pueblo.

Tenía ganas de hacer el recorrido hacia Sóller por la Font de sa Senyora. Lo que no sabía es que hasta ese punto es una ascensión sin pausa. Creo que más de la mitad es una calle-pista cementada que se las trae y no te da un segundo de respiro. Al final de la pista Fernando dijo basta. Ya que nadie le daba una previsión de horario fiable decidió regresar; y bien que hizo visto lo visto; si continúa igual se pierde los goles del Mallorca.


Es Coll des Jou 2

Había habido últimamente algunas salidas por la zona de Sóller que resultaron productivas pero un poco improvisadas. Itinerarios demasiado largos para dedicarse a la exploración. Hicimos la subida a Alfàbia, de la que me descolgué por averia mecánica, en la que hubo una larga pateada debido a los problemas de paso por s'Arrom, que obligaron a crestear un buen tramo. Pero es la única solución si se quiere acceder a l'Ofre. En esa ocasión bajaron por es Pas des Coll des Jou. Entonces se intentó de subida; en esa ocasión hasta el final. La parte ancha permite pedalear, siempre y cuando podamos aguantar. En cuanto comienza el desvío habrá que caminar. Como comentamos la bajada es por un sendero poco definido por lo que se impone la cautela. No nos quedó clara la vuelta y yo volví por el Barranc y Coll de Sóller para no acabar a las tantas, ya que Tossals está muy lejos; y Lloseta más.

Pero la cosa no quedó ahí. Al no quedar a gusto de nadie se programó la salida definitiva. Atravesar Comasema y bajar por el Coll des Jou. Había ruta definida, plano, horario y ganas de afrontar lo que hiciera falta. Ayer llegué tarde, y además dejé el coche en el aparcamiento municipal, con lo que no sabía quién se había presentado al evento, por lo que me llevé una gran sorpresa cuando vi aparecer un nutrido grupo, unos veintiseis; y me extrañó ya que en en foro no aparecieron muchos comentarios sobre ello.

Del grupo de Pepefz estaba Fibras, Jromán, José Llarg, Albert, ToniXXL, Pepe Sancho, Angelinox, Bonus, Chus, Pepe y yo. Además se presentó Edu, que vió la ruta por internet, y Joan Crop, de Muro, que parece que quiere exprimir más la Jamis. Había además varios grupos de Bunyola y Esporles, que venían a realizar la misma ruta, pero que se fueron descolgando para realizar trayectos diferentes; al final, la subida al Coll des Jou sólo la realizamos nosotros, y es que parece muy, muy larga. Así, pelotón en pleno, nos dirigimos hacia Orient, no sin antes volver a molestar a los trabajadores de Son Creus, que ya habían dado buena cuenta de varios olivos, cerca de la mina. Son sólo unas pistas por propiedad privada que prácticamente no acortan trayecto de carretera, con lo que se pueden obviar si no queremos problemas con la propiedad, aunque, aparte de algún comentario y vatúa, no nos pusieron mayor impedimento.

Vamos hasta Orient donde entramos en el camino de acceso asfaltado hasta Comasema. Por aquí no se puede pasar sin permiso expreso de la propiedad, que teníamos, aunque escuché algún comentario de que sólo era para siete personas. Pero no tuvimos problemas gracias a la intervención de Pepe, con lo que pudimos continuar hasta el Pla de s'Aigo sin problemas. Valía la pena la salida de ayer solamente para poder pasar por allí. Al ser un camino que no se recorre asiduamente me daba la sensación de que la cadena estaba más arriba; por eso me sorprendió un poco encontrarla tan rápidamente. Ello significaba que aún nos quedaba la mitad del trayecto hasta arriba, pero se superó sin mayores contratiempos.

Alguno en este punto ya había vuelto atrás. No se si alguno más bajó por los túneles, pero la mayoría seguimos hacia el pantano de Cúber. Al salir de la hondonada del torrente nos azotó un viento bastante fuerte, que provocaba olas en el embalse, aunque para subir al Coll de l'Ofre empujaba de atrás, pero no fué impedimento para nosotros ni para los numerosos grupos de excursionistas que nos encontramos. Tocaba bajar, y la gente se preparó. Esa trialera me gusta; la bajé como sé y la disfruté. Abajo nos dejó el resto que quedaban de los externos, pero parece que no ganaron nada de tiempo volviendo por Sóller, si es que esa era su intención.

La subida al coll, larga y tendida. Tiene alguna parte ciclable, pero pocas, por lo que subí sin parar porque si me paro no sigo. Y además el viento soplaba con fuerza hacia arriba, con lo que la sensación térmica era baja pero soportable. Quedaba la bajada buena; la trialera estrecha y pedregosa, que no acabé de rematar, pero que haremos otras veces, estoy seguro. Edu pudo comprobar personalmente las eruditas cualidades mecánicas del grupo cuando destrozó el freno de atrás, provocado por el afloje del cierre de la rueda, que iba suelta. Tuvo que hacer la bajada solo con el de delante con lo que ello supone.

Volvimos a salir a la carretera de Orient para enfilar hacia Bunyola, pero como era mucho asfalto tiramos por el camino viejo, menos dos que prefirieron la carretera, aunque Bonus los esperó en Bunyola. Albert iba tocado pero acabó como un jabato.
Lo que más siento es no haber podido asistir a la comida; otro día lo tendré mejor organizado.

Aunque ayer hiciese mucho viento nunca llegó a hacer realmente frío; y aunque muchos, no llegamos a estar mucho tiempo parados. No sé, se me hizo corta aunque acabáramos a las dos y media. Solamente las restricciones de paso por Comasema, que no nos permitirán realizar esta excursión y otras con la asiduidad que nos gustaría, supuso la única pega que le pondría a la ruta de ayer.

A todo lo demás, un cinco de cinco, como había predicho.


Bibliografía

A partir de un comentario de un comentario de Xisco en su foro he creído conveniente resaltar de dónde he conseguido recabar la información de que dispongo. Lo apunté en la Introducción del e-libro, pero lo volveré a recordar. Se trata de Caminos y paisajes, de Gaspar Valero i Martí, editado en fascículos por Diario de Mallorca. Hay dos ediciones, la primera en catalán, de 6 tomos. Yo tengo una reedición posterior y resumida en castellano de 1997, que tiene menos tomos; y además me falta alguno, con lo que hojeo los catalanes de tanto en cuando.

El primer libro de excursiones que tuve es un ejemplar de Gabriel Font Martorell, titulado Cincuenta excursiones a pie por la isla de Mallorca, del año 1964. Libro tildado de obsoleto en alguna bibliografía de excursiones; y no me extraña, creo que hay nadie capaz de realizar una ruta siguiendo sus indicaciones, pero al menos te ofrece un punto de partida (no perderse el último capítulo).

El otro libro que me resultó de gran utilidad es el Catàleg d'antics camins de la Serra de Tramuntana, que fué el que me dió la idea de realizar mis propias notas sobre los caminos y la manera de enfocarlo. Aunque los mapas que tiene son muy esquemáticos y las descripciones muy sucintas, da unos datos que permiten ubicarlo sin ningún género de dudas sobre otro mapa más completo. En concreto he utilizado casi siempre el Corpus de Toponimía de Mascaró Pasarius, que aunque antiguos, ofrecen multitud de datos y casi ningún otro, ni militares ni Alpina, por ejemplo.

Solo hubo uno específico de MTB, Mallorca en bicicleta de montaña, de Juan Poyatos, describiendo las rutas clásicas de la sierra, que me sirvió de introducción para mis recorridos. Más tarde, en 1997, editó otro con 30 nuevas rutas, pero no estaba a la altura del primero; prácticamente era todo cicloturismo y relleno.

También me regalaron uno específico de cicloturismo, pero que tiene muchos datos de interés y está bien documentado; es Rutes de cicloturisme de les Illes Balears, de Boro Miralles y Paco Tortosa.

Entre todos se han conseguido situar correctamente (aunque alguno se resiste) multitud de caminos, descartándose otros que no permiten circular, aunque si son absolutamente necesarios, se han descrito. En general, este tipo de caminos no se van a insertar ya que la idea original es poner itinerarios ciclables, en mayor o menor medida. Aparte de la información impresa, que como véis no es extensa ni mucho menos, aunque hay mucha cantidad de ella, sobretodo para excursiones a pie de la que también se pueden sacar muchos datos pero, en último caso, siempre habrá que ir a valorarlos sobre el terreno.

Gracias al trabajo de otros aficionados de la isla que unen su pasión por el MTB con sus ganas de mostrarlo y compartirlo se hacen muy buenas páginas web, recogiendo una gran cantidad de datos técnicos que ayudan a comprender y situar los itinerarios sobre el terreno, animando a la gente realmente interesada a participar de estos eventos u organizar los suyos propios.

Estos sitios son muy interesantes porque puedes descargar ficheros reales, recogidos con GPS sobre el terreno, por lo tanto 100% exactos (casi) y visualizar los recorridos en tu propio ordenador, hasta sin estar conectado, pudiendo modificarlos para completarlos con nuevos datos de tu interés. Poder disponer de estos datos y poder visualizarlos, y por otro lado las fotografías, es el mayor atractivo de estos sitios. Es el gancho perfecto para los indecisos. La ilusión de participar en tan adorable evento puede más que los pudores. Lo que se piense al final es otra cosa.

Todos los recorridos tienen su nivel de dificultad; no debe obviarse. Para ello empecé a publicar el bloc (Camins) pero con el objetivo primordial de ANIMAR a realizarlos ya que en todos ellos encontraremos algún motivo de satisfacción, aunque el grado dependa de cada uno de nosotros. La máquina de que dispongamos va a contribuir a ello; pero no nos engañemos, entre el conjunto máquina-ciclista, el segundo va a tener que poner el 70% al menos, si no más, aunque es una dependencia mutua. Una buena máquina puede, y seguramente lo hará, incrementar nuestro nivel de confianza y seguridad, pero no necesariamente. Al final cada uno disfrutará con lo sabe y puede hacer.

Este deporte es sufridor. Te da muchas alegrías al tener que combinar velocidad y destreza, pero también fuerza y pundonor. Los datos son papel; el camino es otra cosa. No digo que haya que ir a demostrar nada a nadie; lo que no se hace hoy se hará mañana o pasado, eso no importa. Vamos a divertirnos, aunque para ello haya que sudar o pasar frío, o llevar la bici a cuestas porque no puedes más.

Al final lo que cada uno extraiga de todo ello será su mayor recompensa.


Recull 3

Congost: Vall estreta entre muntanyes, de vores abruptes, excavada per les aigües d'un riu o de un torrent.
Conradís: Terreny cultivable. Que es pot conrar. (Conradiu, conreu)
Mirador: 1) Element arquitectònic emplaçat de manera que d'allà estant, hom pot mirar al lluny, contemplar una vista interesant.
2) Lloc alterós des d'on es pot mirar i veure una gran extensió de terreny. Miranda, balconada, volada.
Torre: Construcció de fàbrica, cilíndrica o prismàtica, més alta que ampla, aïllada o sobresortint d'una edificació, feta per a protegir una ciutat o un castell, per mirar a gran distància. Talaia, torre de guaita.
Tela metàl.lica: La formada per entrellaçament de peces primes de metall i molt utilitzada al camp i a la muntanya per envoltar o separar propietats, terrenys, etc.
Planiol: Planell, terreny pla de poca extensió.
Penya: Roca grossa de natura pedregosa.
Petja: Trepig. Acció, manera de posar el peu a terra en caminar.
Panorama: Vista d'un horitzó molt dilatat.


Recull 2

Rotlle de sitja: Porció de terreny empedrat en el bosc, de forma circular, damunt la qual es basteix una sitja de carbó.
Sitja: Forn de carbó, munt de trossos de llenya disposats en forma convenient per coure-la i fer-ne carbó.
Ranxo: Lloc on el carboner té la seva barraca i la sitja de carbonar; per extensió, porció de bosc que un carboner compra o té assignat per tallar-hi llenya i fer-hi carbó.
Portell: Obertura estreta deixada en una paret o marge per a permetre el pas a persones o bestiar.
Creuer: Indret en el qual s'encreuen dos camins.
Casa de neu: Nevera. Cavitat destinada amagatzemar-hi la neu o gel natural extret de geleres de muntanya. Els qui es dedicaven a arreplegar neu, s'anomenaven “nevaters”.
Jou: Coll entre muntanyes.


Es Coll des Jou

Hace un tiempo, desde una salida por la Comuna, creó recordar que fue por la tarde, se intentó buscar el camino que sube hacia el Puig des Coll des Jou. En esta ocasión hemos salido de Palmanyola para llegar a Bunyola a través de algunos caminos de campo. Enfilamos hacia el Coll d'Honor, desviándonos por un camino lateral que serpentea cerca de la carretera por las minas de Son Creus. Una vez superado el coll, podremos buscar la entrada en los terrenos que tenemos a mano izquierda más conveniente ya que el camino que nos interesa tiene su salida natural a la carretera cerca de Orient, pero está cerrada con unas barreras.

Dado que estas barreras son difíciles de atravesar y accedemos a un campo abierto estando fácilmente localizados, lo intentamos desde más atrás, rodeando las casas de es Pujol por el interior del bosque donde es más difícil que nos vean. Una vez en el Camp d'en Llinàs estamos al descubierto pero ya muy lejos de las casas. Tomamos el camino de carro por el interior del olivar, en algunos tramos cementado, a través de la ladera cultivada, ganando altura rápidamente. Uno de los desvíos de esta pista, a mano derecha, es el tramo final del recorrido por el Pas de na María. Pero eso será otra historía.

Los mejores tramos se encuentran sobrepasada esta zona, ya en el Bosc de Son Palou, aunque también son los más complicados, ya que es difícil seguir la trazada por las rodadas del camino, que se mantienen limpias de piedras, pero son muy estrechas. Seguramente no lo recorreremos de una tacada pero es bastante practicable. Acaba nuestro recorrido por él en un rancho de carbonero, con todos los elementos característicos de esos lugares, sitja, barraca y forn de calç, ya que desde allí tomamos un desvío señalizado en una roca hacia el Coll des Jou.
El camino, ahora sendero, no es ciclabe, pero nos permitirá disfrutar de unas vistas inmejorables del valle de Orient. Le sigue un tramo muy empinado. Sobrepasado este nos deja sobre unas planícies, final de la cresta de la Serra d'Alfàbia, donde se divide en dos en este lugar, donde creo que tenemos una de las mejores vistas de Mallorca.

Altas crestas a ambos lados, más accesibles las de la izquierda, con el Cornador Gran como punto final, pero aún lo bastante lejos como para transportar la bicicleta hasta allí. Las de la derecha conforman un murallón insalvable. En el centro un comellar anchísimo impresionante, con el Puig de l'Ofre creo que en su imagen más espectacular. Lástima que no haya un camino definido de bajada dificultando mucho el carrizo y los arbustos con púas el descenso, pero vale la pena el paseo. En su parte baja vamos a buscar el sendero de bajada del Cornador para cruzar el torrente cerca de la barrera de l'Ofre. Ha sido en ese tramo donde, al pasar cerca de una rejilla, he enganchado el manillar, girándose y golpeándome en la rodilla; y me ha dolido.

Al llegar al torrente he optado bajar por el Barranc ya que no quería finalizar tan tarde la ruta original de Pepe, que era llegar hasta Tossals Verds y volver por Lloseta. Como la salida era sorpresa, nadie sabía dónde íbamos y yo ya había decidido de antemano mi hora de vuelta; y aunque en un primer momento otros también querían volver por Sóller, al final, después de las deliberaciones pertinentes, han optado por continuar hacia Tossals.

Habría valido la pena, si lo hubiéramos sabido, llegar hasta Sóller para deambular un poco por las calles, ya que se celebraba estos días la Fira de s'Oli i sa Mel, muy concurrida. Después de ir a saludar a la familia afronto la subida por carretera. Al empezar a subir el Coll de Sóller me ha pasado el grupo de los Blando, a los cuales he confundido en un primer momento con los Bananas (espero que no me tengan en cuenta este lapsus imperdonable), con los cuales había salido una vez. Allí mismo nos hemos despedido ya que están en otro nivel. Y por mi parte he subido sin forzar ya que el estado de mi rodilla no me permite esfuerzos. Ha ido bien, pero he notado pinchazos en la bajada.

A día de hoy, domingo, podría hacer un parte de baja bastante largo. Me han salido raspaduras en ambas piernas, golpes en un pulgar y ambos codos y la rodilla izquierda hinchada. Tuve alguna caída en el carrizo bajando a l'Ofre y me debí golpear sin enterarme. Espero que no se complique nada y sólo sean contusiones.

Revisando los mapas me he dado cuenta de que se podría hacer una buena ruta teniendo como primera parte la que recorrimos y la vuelta con diversas opciones: Barranc de Biniaraix, que entre pitos y flautas acabé a las tres; Tunels de Aumedrà y vuelta por Solleric y Orient o, la más larga, por la Font des Prat, Tossals Verds y Solleric. Desde luego, cualquiera es muy apetecible, siempre y cuando esté decidido el recorrido de antemano y no se deje nada a la improvisación, ya que para algunos eso puede suponer un serio inconveniente.


El funicular del Puig Major

Un marge de pared seca con ángulos redondeados y el curioso nombre de plataforma del funicular, nos recuerdan el proyecto de construcción de un medio de comunicación por cable que debía enlazar este lugar de la possessió de Cals Reis con la cima del Puig Major. Antoni Parietti Coll fue el autor del proyecto, que se presentó en 1934, justo después de la inauguración de la carretera Turixant-La Calobra.

La distancia que debía cubrir era de 2.016 m., con un desnivel de 715 m. La capacidad de la cabina era de 25 pasajeros y el trayecto se realizaría en 8 minutos. La estación superior, en la cima del Puig Major, estaría dotada de un restaurante y un observatorio.

Como demuestra la misma plataforma, las obras se habían iniciado, pero el plan se frustró a causa de la Guerra Civil. Posteriormente, el embargo de los materiales metálicos de la empresa constructora alemana y la Segunda Guerra Mundial, retrasaron su continuidad. El Tratado España-USA de 1953 y las instalaciones de la base militar del Puig Major (1958-1959), ayudaron a desterrar definitivamente la idea de seguir con la construcción del funicular.

Datos extraídos de García Pastor, Rutas escondidas de Mallorca, núm. 54 y la Gran Enciclopedia de Mallorca VI, 91-92.


Es Portell de sa Costa

Llegó la extraordinaria de Xisco. Tras haberla planteado y planeado durante semanas, se produjo el evento; y era interesante. Se habían aceptado diversas modificaciones sobre la ruta original propuestas por otros bikeros a los que se había pedido su opinión. La invitación se hizo extensiva a quién quisiera participar, por lo tanto, no podía faltar. Del grupo de Palma ya sabía que faltaría bastante gente, siendo ToniXXL, junto con Pepefz, los que habían confirmado su asistencia. Finalmente solamente Toni se ha presentado. Y de Sa Pobla, siete; cosa que me ha extrañado ya que la participación en las votaciones fué alta. Habrá podido influir el que haya sido en festivo; en total, nueve.

Había tramos nuevos, cosa que me satisface enormemente, y la compañía, grata; por lo que no podía faltar de ninguna manera. Prácticamente la primera parte era inédita para mí. Paseo por la Coma de Son Torrella hasta la pared después de calentar por carretera desde el acueducto. La vista desde ese lugar es impresionante, aunque no se ve el valle. Hacia la izquierda se dirige hacia el Coll de l'Ofre. Hacia la derecha giramos hacia el portell, donde tenemos una panorámica extraordinaria de Fornalutx y adivinamos la ruta que nos espera. Un camino directo y espectacular desde el pueblo hasta lo alto.

Realmente, en sus buenos tiempos, tendría pocos tramos en los que no se podría circular, pero el tiempo y algunos aludes de piedras lo han deteriorado, aunque se ha intentado en la medida de lo posible. Faltando poco para empalmar con el camí des Marroigs, a la vista de las primeras casas, se encajona en una especie de torrentera con escalones donde pondremos en práctica nuestra pericia.

Debido a la gran cantidad de porxos de la zona podemos confundirnos si pretendemos bajar a Fornalutx por alguno de los caminos existentes. Por tanto hemos optado descender unos minutos por el camino principal asfaltado para coger el desvío señalizado, donde vamos a saborear un descenso con escalones muy interesante y largo. Se trata del Camí des Creuers. Realmente he disfrutado. La última parte, llegando al pueblo, se ha cementado.

Tras haber descendido casi hasta el fondo del valle tocaba volver a subir, pero no directamente, sino pasando por Moncaire, lo que añadiría más desnivel acumulado y distancia. Un poblero nos ha abandonado para volver por carretera y estar pronto en casa. El resto, después del avituallamiento y reparaciones pertinentes, hemos subido por el Camí de sa Figuera en dirección al cruce de la carretera. Antes de llegar se ha producido el segundo pinchazo del día.

Una vez en el cruce, giramos a la derecha para tomar el Camí de Costa d'en Nicó, debiendo cruzar la carretera por dos veces. En la segunda, en lugar de seguir las indicaciones hacia el mirador giramos a la izquierda para recorrer una estupenda y rápida trialera de bajada, que nos deja sobre el camino viejo de Bálitx. Desde este punto hasta la barrera de Moncaire de un tirón para acometer el descenso vertiginoso por la pista y posterior remonte por pista asfaltada hasta la carretera otra vez. Aquí subiremos hasta el km. 39,5, donde tenemos la entrada original del Camí de Cards-colers, o un poco más arriba, para tomar la pista nueva, confluyendo los dos junto a la fuente. Queda el último repecho para culminar y tomar rumbo a la Font Subauma, donde termina la pista.

Realmente el sendero que sigue es practicable en gran medida, como ayer me demostró Kiko, pero me faltan piernas (quizás con un 34...). Realmente donde patearemos seguro será en la losa continua que sigue al Porxo esbucat pero ya falta poco para la trialera final, a la que le sobra algo de carrizo para ir un poco más seguro, pero de piedras, chapeau. Buena guinda para acabar.

En el acueducto, despedida y cierre rápido, que se había hecho tarde. Luego en frío, las cosas se recuerdan mejor y se hace balance. Y éste es muy bueno; y el día que hizo contribuyó perfectamente a ello. Basta ver las fotos en http://www.xmtb.es/.


S'Esclop 3

Como dije, vino bastante gente. El subgrupo de los llorones compareció con uno de sus miembros ilustres, Juan, que no defraudó. El subgrupo de los Sancho se presentaron más tarde, después de esprintar desde Esporles, ya que se habían confundido de lugar de salida. El resto del personal estaba formado por habituales del grupo de Pepefz y los Toys. Estábamos Pepefz, ToniXXL, Jromán, Yarik, Juan Antonio y yo mismo (Pepes); Wiro, Juantrans y Juan (llorones), Woody, Buzz y Potato (Toy's), además de Pepe Sancho, con Mar y Miguel (Sanchos). Y creo que no me dejo a nadie.

Primera parte por carretera a ritmo lento para ir calentando y ponerse al día de cotilleos varios, para tomar camino hacia sa Campaneta y desvío hacia el Coll d'Estellencs, donde tenemos que poner el pie a tierra en algunos tramos. En el punto donde se une con la pista de Muntanya estábamos esperando a Juan Antonio con los Sancho, que habían aparecido. Al ver que no llegaban ni respondían bajó Woody a buscarlos, volviendo con el cambio doblado por una chupada de cadena. Tras algún ajuste continuó la marcha. Desde el coll comenzará lo bueno: sendero en bajada hacia la Boal de ses Fonts. Es un descenso espectacular, dando pedales, no muy técnico, lo que permite velocidad y control. Por allí acabó de petar el cambio de Woody; seguramente la cadena se lo llevó hacia atrás, doblándolo inverosímilmente, dejándolo inservible. Tras quitarlo y dejar la cadena a piñón fijo se atrevió a continuar, aunque ya no pudo afrontar la subida por la coma, teniendo que volver por carretera y gracias.

A partir de la Boal de ses Fonts, donde se produce la intersección con el sendero que proviene del Galatzó, el camino gana en anchura y se encuentra señalizado. Ganamos velocidad y subimos un poco más la adrenalina. Pasamos el desvío hacia Son Fortuny y proseguimos hacia la Boal de ses Serveres, con algún tramo de subida. Un poco antes de llegar se ha acondicionado un mirador con barandas para contemplar y comparar los dos aspectos más antagónicos de nuestro planeta: mar y montaña.

Desde la pista de bajada a la carretera tomamos el desvío a la izquierda que asciende bajo el Penyal des Morro y la Serra des Pinotells, ¡y cómo asciende!. Pese a que tenía serias dudas sobre mi estado de forma lo completé de una tacada, lo que tengo que agradecer a los nuevos piñones, con un 32 para esos menesteres más exigentes, pese a que han quitado la barrera intermedia, que te hacía parar y podías recuperar un poco el resuello.

Después de pasar por las casas aún queda un largo tramo de pista hasta el final, donde giramos por el visible sendero hacia s'Esclop. Lo único que pasa es que es en subida y no ciclable, aunque no muy largo. Alcanzado el punto más alto podemos contemplar la mola en todo su esplendor, llaneando hasta el borde del precipio, donde veremos el sendero que se dirige hacia la Font des Quer, con cuatro polls solitarios sobre la ladera. Lamentablemente es el único tramo que podremos contemplar ya que el resto es un sendero de cabras con una pendiente endiablada, lleno de carrizo, que se dirige hacia el fondo del comellar, por donde discurre el Torrent des Quer. Una vez atravesada la pared un rápido sendero nos lleva hasta la zona de las casas des Grau, accediendo a la carretera cerca del túnel.

La vuelta se recorrerá a través del GR. Después de las duras rampas de Son Serralta viene el rápido llaneo hacia la Font des Garbell donde, si tenemos aún reserva de fuerzas, se convierte en uno de los tramos más apetecibles del itinerario. Aunque hay que conservar algunas para las rampas que siguen después del paso de la carretera de Planícia. Al enlazar con el Camí de la Font des Garbell se agradece el cambio de terreno por parte de los más castigados. Ayer opté por continuar por él desde s'Arboçar con Juan, que iba bastante tocado. Yo tampoco quise forzarme más en las rampas del Correu donde, a tenor de los comentarios, algunos echaron el resto.

En el aparcamiento me extrañó ver los coches de los que habían seguido por carretera y al verlos llegar me explicaron la razón real de su retraso en Estellencs: avería mecánica. Había oído como tres o cuatro razones diferentes para ese retraso, pero a nadie se le ocurrió volver atrás para ver lo que pasaba. Por eso pude comprobar que lo que se dijo con total convicción no era más que pura conjetura. Y no cayó nada bien.

El comentario anterior del bloc pretende minimizar estos errores no malintencionados para evitar situaciones embarazosas para alguno de los componentes de la salida.

Vamos a adjuntar un plano de la salida pero podréis ampliarlo en http://www.pepefz.com/.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...