[X]

Toda la Mola de Son Pacs

Ayer noche lo único que había en los diferentes canales de comunicación del grupo, léase Foro, News, correo interno, era una invitación de Pepe. Solamente Bonus y yo respondimos, al menos en abierto. Esta mañana parece que Juan se durmió y al no presentarse hemos metido las bicis en el coche y nos hemos ido hasta el Estret. Le quería enseñar a Pepe el acceso directo hacia el Coll de Sant Jordi desde Valldemossa por el interior del Bosc dels Frares y Sa Baduia, que obvia los problemas de paso por la barrera de Son Brondo, normalmente cerrada a cal y canto. Por ahora no tenemos dificultades para atravesar Sa Baduia, aunque haya que saltar dos barreras. La mayor pega es la misma pista, que al final tira hacia arriba con bastante pendiente; pero es un tramo corto. Como sabemos esta pista asciende hasta la base del cortado donde podemos tomar un desvío que nos lleva hasta la bajada principal de la Comuna.

Como hoy no había ruta decidida hemos tirado desde el coll hacia la Mola de Son Pacs por lo que será el itinerario GR, por ahora delimitado entre la pared seca y la rejilla. Aunque pueda parecerlo a simple vista no es muy largo y para mí es la mejor opción directa para acceder a lo alto de la Mola. Yo tengo la sensación de que al acceder a la Mola por esta ruta subes menos que si tomas el camino directo desde el Estret. Y debe ser cierto si comparas la altitud del Estret con el inicio de la subida en Valldemossa. No es que anteponga una a otra, simplemente por la ruta a realizar se elegirá el ascenso más adecuado.

Y digo será GR porque al acceder al altiplano te encuentras de lleno un letrero de “Propiedad privada”. Y no puedes decir que no lo has visto porque reluce de nuevo que es. No creo que sean los propietarios los que se encargan de echarte, sino los cazadores, que deben tener alquilado el coto. Y al ser caza mayor supongo que quieren evitarse problemas y accidentes con las armas de fuego. Supongo que las negociaciones para lograr un paso que enlace con Esporles deben estar en un punto muerto al chocar con los intereses privados de los propietarios de la zona.

Hemos llegado hasta los aljibes y continuando el sendero hacia la Font de s'Almangra, que mana dentro de una gruta natural. Desde allí el sendero continúa hasta enlazar con el camino de carro que recorre la parte superior. Pero no iba a ser todo tan simple. Parecía que había otro que se dirigía hacia la punta por la parte de abajo. Lo hemos seguido hasta el final de la manera que hemos podido, hasta la base misma de los acantilados, donde no podíamos avanzar más.

Vuelta atrás para buscar un paso practicable hacia la parte superior. Lo hemos encontrado pero hemos podido realizarlo porque éramos dos. Aunque es corto, escalarlo uno solo con la bicicleta hubiera sido imposible. Ya estábamos arriba y nos hemos dirigido hacia la punta de la montaña, siguiendo las fitas, llegando hasta el mismo espolón, donde parece que existe una bajada hacia la zona de Son Cabaspre. La vista, magnífica y espectacular, tanto hacia arriba como hacia abajo. Abarca desde el Teix, Talaia Vella, Fita del Ram, Mola de Planícia, Galatzó y toda la zona de Esporles, Valldemossa y Palma.

Ya de vuelta hemos recorrido el antiguo camino de carro muy pedregoso hasta los aljibes. A partir de este punto mejora bastante la pista, sobretodo el tramo que accede al Puig des Boixos. Y menos mal porque si no fuera así seguramente habría que realizar la subida, al menos en parte, andando.

Para el descenso, trialera desde el primer aujub donde he quitado un poco de presión en el neumático delantero para compensar el exceso de rebote de la horquilla, porque esta mañana me he confiado en que llevaba llave Allen del 2,5 y no la tenía, por lo que hubiera vuelto a tener problemas en las curvas que nos esperaban más abajo. Al menos he podido pasarlas sin caerme. Comentado el tema calas, aunque las que llevo son compatibles, es posible que no sean las más adecuadas, recomendándome poner las originales Shimano, de las que al parecer existen varios modelos para los diversos tipos de pedales.


Los lisiados

Me había animado la semana pasada comentando unas salidas que me gustaría hacer con los compañeros, casi todas por la zona de Sóller y algunas de trazado costero, que ahora apetece más. Las pusieron en el grupo mtb, ahora más visitado, para su debate y modificaciones pertinentes. Una de ellas partía de Sóller y se dirigía hacia Alconàsser siguiendo la costa hasta Cala Deià. Pero era la excusa para pasar por la playa des Canyaret, lugar muy frecuentado en mi infancia del que guardo gratos recuerdos, aunque algunas veces hasta fuéramos andando, supongo que por el Camí des Rost, pero de eso no me acuerdo. Lo que sí sé es que un verano pasamos allí una semana acampados. Era un lugar perfecto porque mana una fuente con un agua fresquísima y estaba poco frecuentada.

Después de esa época he vuelto en contadas ocasiones; la última fué en bicicleta hace ya muchos años. Por eso quería volver y comprobar que queda de todo aquello. Pero no ha podido ser. Tuve un accidente doméstico el martes por la mañana, incluso antes de despertarme. Pateé la pared cuando estaba soñando que jugaba al fútbol y me partí la uña del dedo gordo. Me la cortaron, pero he estado toda la semana sin ponerme unos zapatos. Lo probé el viernes y me apretaba. Aún así quería salir pero cuando vi el correo de Jroman en el que decía que él no iría al no estar plenamente recuperado, decidí unirme a él para realizar una ruta más cercana a Palma, por si hubiera imprevistos. Pero nos ha ido bastante bien. Aunque he de comentar que hoy estrenaba oficialmente las calas. Y se ha notado. Ya me las puse para ir hasta Can Pastilla y volver, pero hoy era una salida seria.

¿Qué puedo decir que no sepáis? Pues que me he caído más veces que en todo lo que llevamos de año sin ellas, aunque subiendo he notado que “llevas” tú la bici, es decir, que la puedes encauzar mejor y que te sigue. Otra cosa es cuando notas que tú la sigues a ella. Ahí ya se apodera de tí la desazón, como mínimo. Todo el mundo me dice lo mismo: “No podrás pasar sin ellas”. Pero hasta que llegue ese momento tengo que hacer verdaderos esfuerzos para convencerme de ello y, aunque ahora no le vea muchas ventajas, seguir intentándolo.

Los pedales que llevo tienen una plataforma incorporada; por tanto, eso debería proporcionarme un plus de confianza al poder llevar el pie sin clavar pero ésta siempre va abajo al ser mayor y hay que girarla para apoyar y normalmente en estos intentos la cala se engancha. Y el click es algo que aún no me apetece escuchar. En la subida del Bunyolí no he tenido problemas al ser ancha y con unas complicaciones nulas. Hasta las antenas por supuesto tampoco. Pero a partir de allí la cosa cambia. Mucha piedra, y en tramos cortos, suelta. Ahí es precisamente donde veo que tendré que cambiar la manera de afrontar estos pasos. Más rápido, o al menos con más cadencia para conseguir más estabilidad en la trazada. Antes me daba igual poner el pie a tierra con tal de ir a mi ritmo; ahora creo que tendré que adaptarlo más a las condiciones del terreno. De todas maneras, son unas impresiones muy iniciales, quizás más adelante opine todo lo contrario.

Esto es por lo que se refiere a subida y llaneo. Y si en esos terrenos estamos a este nivel, imaginaros bajando. El nivel de confianza es mínimo. Hemos hecho un poco de todo, camino ancho rápido y trialeras exigentes bajando, y además nuevas. Pero ha sido en las parte rápidas donde he notado una diferencia muy grande con el comportamiento de la bici respecto al sábado pasado. Sobretodo porque patinaba mucho de delante y me he ido al suelo en varias ocasiones. Entonces ha sido cuando me he acordado de que había estado toqueteando la regulación del rebote de la horquilla. Sin embargo habia tenido que hacerlo con una herramienta ya que he perdido el tornillo regulador externo. Y me di cuenta cuando ví la de Xisco y la mía no lo lleva.

Entonces vas al Gugel y le haces la pregunta adecuada: ¿porqué mi horquilla Rock Shox Revelation no lleva tornillo rojo de ajuste de rebote? Y te salen 15.321 páginas donde te explican pormenorizadamente esa cuestión. La conclusión más relevante es que se puede regular con una llave Allen. Entonces es lo que hice, y lo dejé al parecer bastante rápido, y lo que he conseguido es que patinara sobre los obstáculos y perdiera el equilibrio. Al parecer este tornillo tiende a caerse, ya que va solamente a presión. Yo creo que la mía no lo llevaba. Alguien se lo debió quitar en la tienda para ponérsela a la suya cuando lo perdió.

Aunque lleváramos una traza metido en el GPS no lo hemos seguido en su totalidad debido a las limitaciones, tanto físicas como mentales, y hemos realizado la ruta más clásica, aprovechando eso sí, para investigar algún tramo. En la barrera de Sobremunt nos hemos llevado una gran sorpresa. Ha salido un bikero de detrás de la pared, pero no medía más de metro veinte. Un chavalín dicharachero con una LP que al parecer le tiene cogida la afición a esta ruta. Decir que se ha hecho casi toda la subida con nosotros dos. El padre llegaba después. Según lo que ha contado por ahora le hace de entrenador al no encontrar a ningún grupo de esa edad que practique mtb, aunque sí carretera, por supuesto, pero no se dedica a esa disciplina.


P.D. Con esto de las calas, decir que he vuelto más lisiado de lo que salí.


A la fresca

Le teníamos ganas a una ruta por Planícia; en la anterior por els Puntals se vislumbraron posibilidades que fueron investigadas por algunos miembros del grupo por su cuenta. Por mi parte quería volver a una de mis zonas preferidas. Calentado el ambiente durante la semana en el grupo se decide la ruta ya definitiva con un ascenso doble a la Mola de Planícia, uno ciclable y el otro no, para valorar las futuras posibilidades.

Para muchos ha sido una ruta inédita, o al menos en su mayor parte, que no ha defraudado en absoluto. Y al menos han podido resarcirse del mal trago de la semana pasada, donde se acusó el calor en demasía ya que se circuló por terrenos muy despejados de vegetación y el sol hizo mella en el aguante físico acabando las reservas de líquido antes de lo previsto. El circular hoy por el interior del bosque en su mayor parte se ha notado para bien, aunque las subidas han calentado de lo lindo.

Éramos bastantes, pero no muchos. Santi y Nando, Woody y Perdigón representando a los Toys, Juanan, el promotor de la ruta, ToniXXL, Juan de Campos, Fibras, Juantrans y yo. He vuelto a hacer el Camí des Correu en subida, cosa que no hacía desde hace tiempo, y me ha parecido bastante asequible, aunque hubiera preferido calentar un poco antes. Justo en la última rampa del Correu se ha producido la primera avería, cambio invertido, es decir, con las roldanas mirando al cielo. Creo que ha sido por querer remover las piedras del camino con él. La patilla al carajo; si es que son de chicle. A mí se me dobló la mía cayéndome en la terraza cuando probaba las calas, porque señores, a partir de hoy llevo calas. Os parecerá extraño pero nunca había llevado. Aunque después del estreno las quité otra vez porque para matarse no hace falta irse tan lejos; basta cruzar un paso cebra sin mirar. Supongo que esta semana tendré que rodar con ellas para ir tomando costumbre y ya veremos si en la próxima salida me atrevo.

Parecía que el cambio había quedado inservible pero se ha podido llevar a sitio con una patilla nueva y ha funcionado a la perfección. Después hay que llegar al Arboçar y tomar la nueva pista en la primera curva para coger el desvío hacia la Mola. Impresiona con la primera rampa pero después se suaviza un poco, pero tampoco te deja un momento de respiro. El camino está en unas condiciones envidiables. Ha habido una incidencia mecánica con una cadena sin importancia por la reiteración nada más. La resolución en segundos. El punto conflictivo de esta subida es encontrar el inicio de la bajada, y para ello nos fijaremos en los forns de calç, que encontramos después del mirador. Junto al segundo veremos la marca. El paso es un sendero ratonero muy empinado donde solamente circularán los expertos, cuando se atrevan.

Al llegar a la pista seguimos descendiendo hasta desembocar en la que viene de las casas, que vislumbramos entre los árboles. Recomendamos discreción hasta alejarnos de ellas ya que lo último que queremos es provocar enfrentamientos con la propiedad. No conozco la nueva situación propietaria de la finca; lo que sí sabemos es que la barrera principal de acceso, cerca del Rafal, está cerrada, y eso sólo significa que la presencia de extraños no es bien recibida.

El paso por el bosque es un paseo, al menos hasta el desvío del R6, con una pista que nos conduce hacia la zona del Salt. Es una opción factible, aunque hoy hemos tomado el camino que sube en zigzag hacia la pared. Tras cruzarla podremos acelerar y divertirnos un rato a lo grande; tras enganchar el Camí vell d'Estellencs nos queda un trecho de subida no muy largo hasta coronar. Muy cerca del desvío que baja a Puigpunyent hay un poste de GR en una intersección y esta nos conduce hasta un coll que nos deja sobre la parte alta de Son Balaguer, pero sólo uno del grupo la había realizado y ha comentado que es subida no ciclable y se ha decidido intentar pasar por las casas de la Campaneta para evitar el pateo. Ha habido suerte y hemos podido pasar sin problemas pero en las pistas de Son Balaguer se ha vuelto a enganchar el cambio de Woody destrozando además la cadena y algún radio. Después de desmontarlo todo se fue hacia Esporles por la carretera y aún tuvo tiempo de coger a los que habían acortado la ruta desde la Campaneta por problemas de horario.

Cerca de la barrera de Son Balaguer hay una pista que tira hacia arriba, donde nos hemos encontrado unos operarios de una empresa de trabajos forestales de Bunyola que no nos han puesto ninguna pega. Debemos desviarnos por unas pistas muy empinadas hasta una explanada y desde aquí hacia la izquierda, ascendiendo al Coll de sa Senyora y desde allí se inicia el sendero hacia lo alto de la Mola, el Pas des Cingles. No es muy largo, se puede tardar unos veinte minutos pero la bicicleta molesta un poco en algunos tramos. Una vez arriba nos queda un kilómetro por pista aproximadamente hasta el desvío de bajada, casi todo en subida. Comienza como un sendero técnico aunque después tiene un tramo central bastante difícil para circular por el terreno y la vegetación donde tuvimos el último percance mecánico, también con un cambio, que pudo recuperarse y continuar.

Como tenía bastante fresco el recuerdo de la salida anterior por la zona quería probar algunos tramos en los que fallé. Hay una pendiente que la probé tres veces. La primera me paré, la segunda me caí y la tercera me fuí contra el árbol. Bueno, estuvo bien. Aprendiendo a bajar sin tener el control absoluto debido a la pendiente de tierra y hojarasca exagerada. En algunos tramitos también lo intenté varias veces, para pulir técnica, que nunca es tarde. Pero aún falta lo mejor. Desde el porxo nos preparamos para afrontar la última bajada. Me faltan adjetivos, rápida, muy rápida, divertida, espectacular, bastante segura, que ayer disfrutamos todos, sin excepción. Yo bajé muy motivado. La primera parte detrás de Joan; después, en un reagrupamiento, me lancé el primero un poco a lo loco, intentando llevar la bici al límite, dejándola derrapar pero sintiéndola segura al mismo tiempo.

Oía a alguno en el cogote pero adelantar es peligroso si no adviertes de por donde quieres pasar, cosa que no hicieron y acabamos en el mismo orden que empezamos. Eran los dos Juanes y seguro que ninguna foto podría reflejar las caras de satisfacción que sentíamos en ese momento. Por cierto, me dijo que la bici era nueva, al menos el cuadro, ya que había roto el anterior y había cambiado por este para mejorar un poco, aunque como era de la misma marca no me había dado cuenta.

El último tramo del Correu no desmerece pero apabulla menos que lo que ya has hecho, aunque tuvimos allí el susto más importante, porque salió Joan por las orejas en un escalón sin mucha complicación, pero con tan mala suerte de clavar la rueda delantera en una piedra y salir despedido, al tiempo que decía: “Esto no tiene ningún secreto”. Fué la frase del día. Me pasó por delante corriendo y saltando; nueve metros le midió alguno.

En ese momento decidí que no me pondría las calas hasta dominarlas por completo, porque si me llega a pasar a mí el morrazo hubiera sido impresionante si no llego a sacar los dos pies al mismo tiempo. Pero no acabemos con malos presagios. La lástima, la retirada de Tomeu Toys por la avería y el mal sabor que eso deja. La satisfacción, la ruta “a la fresca” que hicimos y la compañía.


Retrocediendo en el tiempo

Una excursió que val la pena de fer ès la del Rafal de Planícia fins a la veïna Mola de Planícia, que li pertany; el millor ès anar-hi per la propera Planícia, on porta un camí de carro des del rafal. Tot d'una per sobre d'aquesta casa, hom passa per una formosa vinya, mentres que dins la valleta creixen alguns pins melis. En un revolt hom puja a dalt i assoleix la casa de Planícia al llindar del bosc, devora un enorme penyal, amb un parell d'oms i ametlers al costat, i una bella vista del planter d'oliveres a baix i del bosc situat enfront, així com de la Mola de s'Esclop. Planícia te una tafona de dues bigues. Per sota de la casa condueix a Puigpunyent un carrerany, que llavors s'ajunta amb el camí que va d'Estellencs a Puigpunyent a través del bosc de Son Fortuny.

Hom camina un tros per aquest carrerany i llavors, passant en part per un pintoresc congost, puja per un viaró costerut que anguileja amunt fins al bosc de Planícia. Era aquest un bosc fantàstic, un dels més bells de Mallorca amb alzines velles, que tenien les branques plenes de liquen d'un pam de llarg, i on també es podien veure unes maduixeres de les més gran de l'illa. Recentment, emperó, el marqués el va fer talar i amb el producte de la tala va comprar la finca veïna de s'Arboçar, i d'aquesta manera amb el rafal i Planícia creà una magnífica possesió sense interrupcions.

El bosc servía de devesa a molt de porcs i per això hi ha cinc basses (abeuradors) per recollir l'aigua de la pluja. El camí que va en direcció a la Mola en passa per tres, la bassa del Puig, la bassa dels Aljubets i la bassa Nova. Des de la Mola, que s'alça a 632,87 metres sobre el nivell del mar, hom gaudeix d'una encisadora vista panoràmica. Hom té als peus les valls de Puigpunyent, d'Esporles, de Valldemossa i tot el pla. Fantàstica ès la vista de la costa amb les avançades de la torre de Valldemossa, de la Foradada, de la torre de Deià i del Cap Gros de Sóller.

A l'altre banda es veu el Puig de Galatzó i a la dreta d'aquest la imponent Mola de l'Esclop, el proper cap dels Puntals amb els boscs que s'estenen des d'aci fins allà i pertanyen a Planícia, més enllà la vall d'Estellencs i els pendissos inferiors. La vista més bella és la vall de Puigpunyent en direcció al cap Malgrat. Meravellosa ès també la vista de Banyalbufar, situat sota nosaltres com si es trobàs en un pla, amb els pics espadats als costats i amb els solcs de la vall cobert de grans teixos (taxus baccata). Hom frueix mirant avall dins l'abisme vertiginós fins s'Arboçar.

Des de la Mola, per un camí bastant bo, es pot pujar cap a s'Arboçar, que hom deixa a la dreta i, passant per la caseta de Son Sanutges, amb penyes com pollegons a l'esquerra un poc més amunt del camí, i per la de Son Creus, amb la font del mateix nom, amb la mina més avall, el safareig i l'hort, arribam a la carretera de Banyalbufar a Palma.


Notas extraidas del Tomo V -Mallorca- de las Baleares, descritas por la palabra y la imagen, del Archiduque Luis Salvador.


La Fita del Ram por detrás (sigue)

En ese compás de espera ha aparecido Genius con una flaca que se iba no sé donde y también JuanAn con el coche, cosa que me ha extrañado porque vive cerca, pero era porque se iba a Esporles con otra gente a hacer el GR de Banyalbufar y el Correu, ruta por la que parece sentir una especial predilección. Estábamos invitados, por supuesto, pero no había suficientes vehículos para distribuir las bicicletas. En esos momentos ha llegado Edu, con lo que ya éramos cinco. Demasiados para organizarnos en condiciones. Además parecía un poco larga para el tiempo de que disponía alguno que tenía hora fija de llegada, con lo que la idea de ir hasta La Granja en bici se ha desechado.

Pero se quería hacer algo más que subir a Na Burguesa y nos hemos encaminado hacia Son Malferit y después al Área Recreativa de Son Tríes y desde allí, pasando por la Font de Son Tríes, hasta el camino que baja desde la ermita, justo al inicio de los “bams”. Aquí te enfrentas ahora con la peor zona del camino y tampoco era mi día, con las zapatillas playeras que llevaba (hoy sí se puede decir que iba hecho un globero, pero no me lo quería perder). Al acabar la parte más complicada, donde se grabó ésto, hay un mirador natural sobre unas rocas muy espectacular donde hemos ido a tomar un poco el sol. Lo que pasa es que solamente te paras si subes. Cuando bajas no quieres parar si no es absolutamente necesario.

Al lado del salto preparado hay un desvío a mano izquierda que nos encamina hacia un sendero trialero en subida que pasa junto al Cristo y nos deja en la pista que sube a Maristela. Fue un aperitivo de lo que iba a venir después. Puedes separarte de la pista y tomar un atajo practicable hasta la ermita muy apetecible. Parada y fonda en la fuente. Comimos algo, bebimos y nos refrescamos otro poco, antes de seguir en dirección a la Fita. Después de atravesar la pared derrumbada nos picaba la curiosidad de girar por algún sendero y buscar la bajada hacia es Verger. Lo cierto es que así está señalizado sobre las piedras con una inscripción de pintura roja. El sendero es fácil de seguir, pero pronto nos habíamos perdido, bueno, más bien desorientados.

Pasamos otra pared y tirando hacia abajo llegamos a un aujub en muy buen estado de conservación. Aquí hay un sendero hacia la izquierda que baja hacia Son Ferrà, impracticable. Nosotros tomamos hacia la derecha y empezó la gran subida. Todo sendero, revirado y puñetero, sin grandes obstáculos a salvar; el mayor, la pendiente y la longitud. Es largo, muy largo. Todos nos lo imaginábamos de bajada. Aquí ya iba sumamente desorientado. Según mi idea, íbamos hacia Es Verger, y solamente subíamos???. Cuando llegamos arriba veo esa indicación en una roca señalando el lugar de donde venimos, con lo que me aclaro menos aún. En eso que aparecen los excursionistas que habíamos visto en la ermita y les preguntamos. Prefiero obviar las respuestas; según ellos, habían llegado allí haciendo “todo bajada”. Y nosotros, “todo subida”.

Como se imaginaba Pepe estábamos cerca de la cumbre, por tanto, también debíamos estar cerca de la casa de neu de la que me han hablado que hay que tomar como punto de referencia para la bajada de Es Verger a través del Pas des Cego, pero tampoco la vi. Este paso queda completamente descartado para un trayecto en bicicleta por lo que me han contado. No investigamos mucho más para intentar cumplir el horario previsto, cosa que al final no se cumplió, y subimos hacia la Fita para bajar por el sendero que nos vuelve a llevar al camino principal. A partir de aquí a toda mecha, aunque la mía ayer fuera corta, ya que tenía dificultades para mantener correctamente los pies sobre los pedales y en ese tramo rocoso y bacheado iba un poco descontrolado. Además notaba que los cambios me saltaban en las coronas con lo que tampoco apretaba mucho, sobretodo si se empinaba un poco el camino.

Bajamos rapidito hacia el Bunyolí (no hace falta mencionar las llamadas telefónicas de las señoras interesándose por nuestro estado de salud) y nos enfilamos por la trialera. Quería volver a hacerla porque fué la primera bajada que realicé con la bici nueva, y quería comparar. Salí el último para no molestar y un poco más abajo oí un grito. Resulta que había habido una caida de Pepe al tropezar Juantrans con una rama en la cabeza. Aunque lograra mantenerse en pie ésta golpeó a Pepe y éste, al intentar amortiguar el golpe con la mano, se clavó en la palma una rama en punta. No fue grave, pero sí doloroso y aturdidor. Unos minutos más tarde ya estaba en condiciones de continuar y pudimos acabar la ruta sin más contratiempos que el de llegar fuera de horario.

Desde el reinicio de la bajada por la trialera me dí cuenta de que iba mucho más rápido que los dos que tenía delante, y frenaba para que volvieran a coger ventaja, repitiéndose la operación. Cierto es que Edu llevaba una rígida pero me hice una idea de cómo debía bajar yo antes. Estoy hablando específicamente de este tipo de terreno, rápido, no muy revirado, sin excesivos obstáculos por medio. Y lo que digo es que en estos terrenos es donde noto más diferencia a mejor.

Hacen falta unas jornadas de exploración por la zona para acabar de concretar y definir los itinerarios. Dejarlos grabados en track para poderlos estudiar con posterioridad sobre la pantalla. Más que nada porque los mapas que uso son muy inexactos en esa zona; quizás otros, contengan más información. De todas formas, modificaré mi mapa de la zona de manera provisional a la espera de una información más exacta vía GPS.

No fue una salida sólo para estirar las piernas; hubo exploración de tramos nuevos de los que sacar partido; sin tanta adrenalina como cuando hay más gente; más relajada, pero sin perder el ritmo.

En resumen, una buena salida con buena gente.


La Fita del Ram por detrás (previa)

Había una quedada en Son Moix por parte de Juantrans y Albert a la que quería apuntarme después de que el sábado no saliera a explorar el Galatzó. Tenía unas cuantas razones. Una de peso es que no tenía zapatillas, después de que se destrozaran en la salida anterior. Ya tocaba, eran muy viejas y tampoco nada del otro mundo. Lo que pasa es que la bici nueva tiene unas plataformas más largas que anchas con lo que el apoyo lateral es escaso. Se han hecho unas cuantas salidas pero el relevo era ya necesario. Me confié y lo dejé para el sábado ya que también mi hijo tenía cosas que hacer. Había visto unas zapatillas Shimano en el Decathlon que eran de mi agrado pero no tenían mi número en ninguna de las dos tiendas. Lo que si vi fue una mochila de agua que me gustó; pero lo que me decidió a llevármela fue que estaba rebajada casi a mitad de precio.

Fuí también a la tienda nueva del centro comercial del Coll de'n Rabassa pero tampoco la tenían. Vi otras evidentemente, pero esas son las que me gustan. Tendré que buscarlas esta semana en otros sitios. Las que me quede es otro asunto. Lo que está claro es que necesito ya aprender a rodar con calas. Precisamente hoy, que he salido con unas zapatillas normales, sin dibujo, he tenido muchas dificultades para mantener siquiera el pie sobre el pedal, y no digamos para caminar.

La mochila es otro cantar. Hace mucho calor y se necesita más cantidad de líquido; más cuando en la mayoría de salidas el timing ni siquiera existe. Y también algunos repuestos más y comida, con lo que la necesidad de espacio es mayor. Bien, como decía, me he presentado medio equipado en la salida y estaba dando vueltas cuando se ha presentado Pepefz, con lo que hemos aprovechado para comentar el itinerario de ayer confirmándome más o menos lo que me imaginaba de él. Que había una subida dura desde la Boal de ses Fonts hasta el camino superior; que éste es ciclable, a excepción de un corto tramo, hasta el Pas des Cossis. Esto lo sé porque lo realicé hace mucho tiempo un día de exploración en solitario por esa zona. Llegué hasta una bifurcación con la inscripción “Galatzó” y ví que a partir de este punto la cosa se ponía complicada.

Estaba intentando acordarme de cuál fue la ruta que realicé ese día y no puedo recordarla. Lo que es seguro es que tomé el camino que se dirige hacia el Coll d'Estellencs y bajé hacia Son Fortuny. Después seguramente volví a Esporles por la carretera. De lo que no me acuerdo es de cómo llegué a Estellencs. Probablemente por el Camí de la Font des Garbell, pasando por Planisi y puede que fuera el día que bajara por la pista de Ca Na Pona y Es Putxet, aunque no podría asegurarlo con absoluta certeza.

Desde el desvío del paso vas directo hacia la Mola de s'Esclop por sendero incierto con algún tramo de un antiguo camino de carro que no permite rodar en condiciones. Precisamente éste era el tramo que quería obviar en las nuevas proposiciones que presenté en estas páginas, ya que me habían comentado que su estado era lamentable, aunque para hacerlo me obligara a remontar las cuestas innombrables de la Coma d'en Vidal.

De todas maneras, la Mola de s'Esclop no es por ahora un itinerario de paso. Me explico. No tiene unos enlaces claros y ciclables que apetezcan realizar con cierta frecuencia. La única vez que estuvimos por allí hicimos la bajada desde la Font des Quer por una pendiente de tierra y carrizo, imposible de circular, aunque no excesivamente larga. Falta por comprobar la zona de la vertiente de Andratx, en dirección a Ses Alquerioles, aunque rodear la montaña puede ser complicado, y seguramente también el paso de s'Alquería.


Es Puntals

Salida exploratoria de los Toys. “Saldremos a las 7,00h. o a las 8,00h si se apunta alguien". Pues ha faltado tiempo para presentarse más de quince bikeros, y casi los amigos del Xaragall, lo que al final no pudo ser por problemas de logística, aunque la ruta fuera parecida. En principio debíamos dirigirnos hacia Planícia desde el Coll d'Estellencs pasando o no por Es Salt. Es un desvío que sale de una curva unos cientos de metros después de iniciar el descenso desde el coll. Pero enseguida hemos optado por no bajar hacia Es Salt por el primer desvío a la izquierda sino por continuar llaneando hacia la paret de partió, que hemos cruzado, pero en seguida se ha decidido volver atrás para buscar un paso hacia la parte alta de la montaña, hacia els Puntals. El inicio de este paso se encuentra muy cerca de la pared, empezando como camino ancho para, a medida que gana altura, lo que hace pronto, convertirse en un sendero. Este acaba bajo los peñascos por donde discurre el Pas de sa Rata, que tiene bastante similitud con el Pas d'en Topa, pero éste es más largo y peligroso si lo atraviesa un grupo numeroso ya que pueden caer piedras desde la parte superior. No se sabía muy bien si encontraríamos un camino decente o no arriba.

Desde la parte alta nos dirigimos hacia la Mola por un sendero y a partir de un rotllo empieza ya el camino de carro. Muy antiguo y lleno de piedras, pero que permite la circulación sin muchas complicaciones y no es difícil de seguir.
Desemboca en otro prácticamente idéntico donde giramos a la derecha. A partir de este punto es donde estaba esperando encontrar el cruce con el camino de la Mola. Hasta que no nos hemos parado junto al hito que indica la bajada de Ses Mosqueres no me dado cuenta exactamente de donde estaba.

La bajada tiene algunos tramos complicados por la presencia de piedras en el interior del bosque que ponen a prueba la pericia, pero no es complicado de seguir gracias a las indicaciones. A mí me ha parecido hoy mucho más asequible gracias a la nueva máquina. Voy empezando a conocerla. La parte final que enlaza con el Camí des Correu es mucho más ancha y vertiginosa. Muy divertida. Creía que continuaríamos hasta la carretera pero se ha optado por desviarnos por el Correu, justo donde empiezan las curvas más pedregosas y complicadas pero donde me he sentido mucho más seguro que los días anteriores. Al final no ha habido losa y eso que era pronto.

Hemos encontrado en el aparcamiento a los últimos pobleros del Xaragall, Joan Mayol, Xisco, Kiko, Monic y Semi cargando las últimas bicicletas en las furgonetas antes de volver hacia Sa Pobla.

Buena ruta la suya, precisamente la que fue mi primera con el grupo, y nos han comentado lo que JuanAn me había dicho en la subida, que El Rafal había cerrado el GR en dos sitios; cerca de la Font des Garbell y junto a las casas.


El carbón

Pepefz, corta conversación porque debes estar muy atento a cada piedra del camino si te quieres mantener en pie, (desventajas de ir en bicicleta), mientras recorríamos la zona comprendida entre Els Puntals y la Mola sobre los antiguos oficios de montaña, voy a insertar un artículo sobre ese mismo tema, sacado del tomo III de Las Baleares, del Archiduque Luís Salvador.

Molt més que fusta, de les alzines se'n treu carbó, i és un carbó excel.lent, molt millor que el del pí o que el de llentiscle. Es fa carbó principalment a les parts altes de les muntanya; a la majoría de bocs hom ha proveït per a tal fí llocs adequats, sitges, que, formats per terra pitjada, enrevoltada de pedres, sempre romanen ferms; aleshores s'hi col.loca la fusta al damunt, es cobreix de branques formant un sostre i llavors si posa terra a sobre, deixant obert l'extrem més alt d'aquesta estructura cònica; per aquest forat s'encén el munt i després s'hi afegeixen constantement branquillons fins que tot queda carbonitzat, cosa que dura normalment de 7 a 9 dies.

La majoria de carboners son de Deià i Bunyola; solen comprar-se un tros de bosc on fan carbó, i bé empren totes les reserves o només els troncs més vells i que han caigut. Altres fan carbó per compte del senyor, a tant per rova o per quintar. Aquests carboners es mantenen ocupats al bosc gairerbé tot l'estiu, primer talant els arbres, llavors arrossegant els troncs fins a les sitges, després preparant el carbó i finalment, traginant-lo.

Per a aquesta comesa es construeixen prop de les sitges principals, que juntes formen el ranxo, una barraca de branques que juntes formen un sostre, de vegades tancada lateralment amb pedres i coberta amb càrritx, i duen al bosc una vida totalment solitària i mitg salvatge. La majoria són homes sols, de vegades hi fan venir també la dona i els infants, que ajuden als homes a transportar la fusta i a preparar l'escàs menjar. Ès una feina molt dura i feixuga, i els rostres lívids pel cansament i enmascarats de carbó pareixen totalment fantasmagòrics en les profunditats del bosc, i quan se'ls veu en la foscor de la nit guardar les sitges fumejants, hom quasi creuria que són esperits malignes que enllesteixen la seva feina infernal. Pero quan hom s'hi aproxima, sempre és rebut amb un somriure amical, i sota la mascara de carbó es pot estrènyer altre cop la má d'algun jovençal conegut de la vall dels tarongers.

El diumenge baixen, quedant-se un a vigilar les sitges, per anar a l'esglèsia situada a dues o tres hores lluny, i llavors s'emporten al seu habitatge solitari les provisions necessàries per a la setmana. Quan el carbó está fet, acudeixen compradors al ranxo, i hom carrega el carbó damunt muls en xarxes fetes d'espart i l'expedeix a la localitat próxima. A més de la fusta i del carbó, les alzines lliuren per als assaonadors l'escorça que es pela dels arbres quan estan en saba i encara drets, abans de talar-los. I és un espectacle extrany veure aquestes alzines despullades de l'escorça, que pareixen esquelets enormes, amb la capçada verda que encara sobresurt.


Los KML's (Introducción)

Como ya expliqué en Los inicios, me seguía interesando conocer los diferentes lugares de la Serra y sus correspondientes caminos de acceso con todas las combinaciones posibles. Para ello empecé a visitar páginas de mtb de la isla y básicamente filtré las que tengo en Forofos de la mtb, que eran las que aportaban rutas interesantes, datos fiables, imaginación y sentido del humor, sin descuidar la parte técnica del trabajo de despacho.

La única “pega” que les encontré era en el apartado de la toponímia y la descripción de los itinerarios, que era precisamente el trabajo que yo ya tenía hecho. No es que mi idea fuera complementar el trabajo de otros sino que me ayudó a decidirme a incluirlo en la red en forma de blog. La idea original era publicar solamente lo que tenía hecho e ir haciendo cosas nuevas para poder incluirlas. Pero debía ser por entregas para no atragantarse con todo de golpe. Busqué un nombre que se relacionara con esta actividad. Así nació Pedalades. Lo puse en catalán aunque esté redactado en castellano. Entre medias de las entregas de caminos iba incluyendo algunos comentarios de mis salidas que, si los leéis, pueden parecer hasta bastante simples; sólo tenían la función de rellenar las esperas de los capítulos importantes, que eran los caminos. Como los comentarios secundarios aumentaban más que los principales, éstos iban quedando camuflados entre los primeros y eran difíciles de encontrar.

Si os fijáis veréis que los dos primeros comentarios se refieren a dos salidas por la Mola de Planícia donde se apuntaban varias posibilidades de itinerarios que resultaron ser acertadas. Al ir solo no me dedicaba a la exploración propiamente dicha pero, a raiz del primer comentario de Woody, siete meses después, pude confrontar con él muchas dudas a nivel privado. De hecho realicé salidas tomando como base lo que iba aprendiendo, pero no fue hasta mi incorporación a las salidas con el Pofero cuando pude explayarme a conciencia y también poder realizar rutas y combinaciones que de otra manera no hubiera hecho.

Puede parecer extraño que teniendo contacto con Tomeu me decidiera por realizar las salidas con otra gente con la cual no había tenido ningún tipo de contacto. Tiene su lógica revisando la historia de ese grupo, en el que no participaban miembros externos, que era precisamente lo que le confería un atractivo especial. Por tanto, me decanté por el otro grupo donde parecía que había más movimiento de personal, aunque con un cierto grupo base. Luego el tiempo se ha encargado de acercarnos y poder compartir así experiencias muy positivas. Aunque en este sentido no he querido excluir tampoco a la gente de la cual iba aprendiendo cosas nuevas y me motivaban aunque no fueran de Palma. Por ello también me puse en contacto conXiscox y realizo salidas con ellos y el Xaragall con cierta frecuencia, cuando podemos coincidir con los horarios, llegando también a realizarse salidas conjuntas entre los tres grupos.

Bien, como decía, que me parece que he divagado un poco, decidí crear otro blog, Camins, para poder tener los comentarios de los caminos agrupados y poder seguirlo con facilidad. En él se incluyen descripciones de caminos, rutas completas y mapas a mano alzada. No hay datos técnicos ni mapas escaneados ni fotos por satélite, ya que es un trabajo técnico que no podría realizar, y hay gente que ya se encarga de ello a un nivel muy bueno.

Lo que yo tengo es una hoja de cálculo con las rutas ordenadas por zonas con el número de KML a que se corresponde. Lo hice después de revisar todos los ficheros con el GE y averiguar a qué itinerarios de mi libro correspondían exactamente. Por tanto, si revisáis el listado y entráis en la página notaréis que hay una divergencia entre los nombres que utilizamos unos y otros. Pongo solo un ejemplo: si pinchais en Comuna de Bunyola (Trialera Picó) veréis que aunque alguna vez si se la nombró así, últimamente se la conoce como La Cabra o los Troncos.

Para tratar de aclarar a los más puntillosos estos aspectos voy a publicar este documento. Sólo lo he hecho con la página de Tomeu porque, aparte de estar muy bien documentada, es la que es más fácil acceder directamente a la ruta en cuestión sabiendo solamente el número de KML. La ruta directa es: http://toysteam.org/ruta.php?rutaId=KML.

La página de Pepefz también dispone de abundante información pero no una ruta de acceso directo por excursión con lo que hay que entrar desde el inicio hasta la zona de Rutas BTT y descargar el fichero correspondiente para guardarlo en nuestro ordenador con el nombre que queramos.

La página de Xisco también dispone de una zona de descargas de ficheros de rutas en diferentes formatos para GE y GPS.

Apuntar que el apartado entre paréntesis que pongo correspondería al camino que queremos visualizar, aunque en algún caso no sea completamente exacto, ya que los KML's fueron creados para rutas enteras, pero comparando unos con otros se ven las diferencias con bastante claridad.

Os podéis apoyar en mis mapas para visualizar el conjunto de itinerarios de una zona sin tener que abrir todos los ficheros que al final puede resultar un follón con tantos colorines. Y también hay algunos que yo no he realizado, que seguramente los tendré apuntados en Cosas no hechas y Cosas no hechas: Zonas.

Pondré la lista en el siguiente artículo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...