[X]

Torrent de s'al.lot mort

Trasteando por las páginas de excursiones de la isla me he encontrado esta historia.

Recordant el pare Rafael Joan, transcrivim com va relatar el seu transitar per les contrades dels Binis a Tuent pel pas de s’Al·lot Mort.

Encara és viu en la toponímia de Tuent. Ara ja són molts els qui el saben. Fa un bon grapat d'anys ningú hi havia perdut res per allà; sols en passaven els amos o missatges aplegant el bestiar, o “les civils”, quan per aquells andarivells els traçaven l'itinerari. Els qui més, haurien de sentit anomenar-lo als tuentins, mentres amb la mà els assenyalaven el paratge, i ells altra cosa veurien que d’un freu esglaidor, rodolar cap avall un tropell de codolassos disforjos, entre el balear trèmol d’anyells i l’esclafit sec d’ales de coloms.

És un lloc, per on Mallorca, a altres bandes tan riolera i afalagadora, es torna esquiva i eriçosa, on les roques s'aresten en caires afilats, les argelagues i aritges envesten, punxentes i aferradisses, i el càrritx asprós serra talls a la cara i a les mans. El paratge enfebreix la imaginació. Un hi veu Prometeus encadenats a les penyes. Sísifs remuntant i retombant roques, homes i feres dins un coval endolcir-se amb la lira d'Orfeu; molt amunt, devers Bini, un penyal, sol i vern, tornar-se Victòria de Samotràcia, i allà, prop la mar, altre, aixecar-se com penyora de fertilitat.

Fa devers vint anys ens arriscàrem tots sols per aquests indrets: no hi havíem estat mai. En Joan de Bini ens havia donades algunes entresenyes de paraula; però quan començàrem a caminar, les paraules havien volat i jo no trobava camí. Per sort ens fixàrem en el socarrat del càrritx. Si per allà altres n'han passat pegant foc, també hi passarem nosaltres, ens diguérem. I tiràrem cap avall. El sol torrava. Ni una ombra. La més grossa era la del càrritx i estava cremat. Les cigales eixordaven; la calitja bellugava un polsim d'aire damunt les roques i enterbolia la vista; el cap volia rodar, i un ensopiment, ran de l'acubor, ens invadia.

Però hi havia que baixar. Quasi vèiem ja el llit del torrent i no encertàvem l'únic pas practicable. A la fi, qualque pedreta, posada en lloc oportú, que no arribava a carandina, monjoia, sibil·la o gallet, ens indicà que per allà havíem de passar. No ho pareixia. Ens amollàrem cap el torrent. Els graons, que ja és dir molt, no eren pel forcall de les nostres cames; quasi a les cegues havíem de baixar perquè l’esponera del càrritx, aquí sens cremar, tot ho tapava. No hi havia més que tirar el gaiato i motxilla endavant i lliurar-se a la capacitat premsora de les mans.

I arribàrem al torrent, eixut i ben escalfat. Suàvem a brolls; torcérem la camia i tombats damunt una carritxera, deixarem que el batut dels polsos es reposàs, i quedàrem condormits, amb el capell davant la cara. La necessitat de sortir d'aquell forn ens deixondí. ¿Per on sortir? En Joan de Bini m'havia dit d'una “requilla”, que la passen i ja són dins Ca'n Lleig. Res veien els meus ulls tèrbols. Prov per l'esquerra, per on veia que estava més ras, i féu por mirar abaix.

Torn a rere, i per bona sort, veig aguaitar-me la “requilla” per damunt les mates i argelagues. La pas, i “ja som dins Ca'n Lleig”. ¿Dins Ca'n Lleig? ¿Què més hagués volgut jo? Ca'n Lleig estava allà abaix, i jo ensibil·lat aquí dalt, sense sebre per on prendre, perquè tirany no en veia per enlloc; i si n'hi havia, la fermera del càrritx el tapava.

Començ a davallar, de tot d’una, bé. Un poc més avall, per fugir de la timba, em faç a la dreta, i el coster s’empinava. No sabia què fer. Mirava per tot i, a la fi, veig allà abaix la madona de Ca’n Lleig, que rentava a la carrera. Li peg dos crits i me conegué. Però la doneta, sospitant que havia tingut un denou, començà a cridar l’amo en Salvador amb tota la seva veu; no sé si tocà el corn i tot.

D'enfora veia que es desfeia per trobar el seu espòs i donar-me prompta ajuda. Jo cridava més fort que ella, que no passàs ànsia, que estava bé, que just volia sebre la direcció per on prendre. Amb això veig comparèixer l'amo en Salvador: s'entravessa una corda davant el pit, i ja és partit, manades fetes, com si anàs a desenrocar un cabrit.

–Pare Rafael, no es mogui –cridava–. M'esperi, per amor de Déu.
No valia tant jo com el susto que els havia donat.
Vaig esperar. En Salvador passa les marjades de l'olivar, s'afica dins un embolic de mates i aritges i a punt el veig més aprop. ¿Que no veu que per aquí no hi pot anar tot sol? ¿Podria tenir un denou? Una tombessa i no cantarien galls ni gallines. Jo callava, perquè en Salvador tenia tota sa raó.
Però tanmateix hi tornaria. Entram dins s'olivar i prest vàrem ésser a les cases. Na Joana ja me tenia un ribell amb aigua ben calenta i una bona grapada de sal... Els peus quedaren com per tornar partir; però els posàrem davall taula. Passàrem el “pare nostre” i dinàrem, i després de la suculenta darreria encara poguérem assaborir taronges, que a Tuent i sa Calobra son verament sucrals; i una coca amb força mostures.

Entretant en Salvador, de l’alberjó de la seva memòria anava traient coses i fets que es feien escoltar. Una era s'Al·lot Mort. S'Al·lot Mort... era un al·lot que sa mare l'envià a munyir les cabres que capllevaven dalt, pel torrent de Bini. De baix les veien pasturar, ara ací ara allà, i els cabridets jugaven a sucar-se, amb la complacència de sa mare que els belava amb tendresa –estampa virgiliana–, convidant-los a la llet que sols per ells duia congriada al cor del braguer.
Perquè la cabra més lletera ja havia vist pujar l’al·lot amb la petita ferrada, content de que podria baixar amb un curull escumerós de llet molsissa pel germà més petit. Era molt amunt i quant ja estava agafant la cama de la cabra, fos per una revinclada d'aquesta, fos que s'assolàs la pedra on es sostenia, pedra, al·lot i ferrada prengueren rost avall i rebotant de penyal en penyal, anaren a aturar-se al fons del torrent.

La mare, esglaiada, corregué cap el seu fill, i el trobà destrossat, fet un munt d'ossos. Quedà traumatitzada per tota la vida; ja no pogué mirar més torrent amunt. Si sortia a la carrera de Ca'n Real d'on era madona, era amb el capell posat i l'ala abaixada, per no veure rodolar altra vegada el fill; i si mirava l'aigua del torrent, la veia tenyir-se de sang i en l'arena del gorg més fondo hi descobria un mot fatídic: “Torrent de s'Al·lot Mort”.
–Per això li diuen s'Al·lot Mort –repetia l'amo en Salvador, contagiat de la tristor de sa mare. No hauríem acabat en tot el capvespre: ell en contar i jo d’escoltar; però era l'hora de tornar al treball i en Salvador sap complir.

–Demà ens veurem a missa a Sant Llorenç.
-Demà.
–Demà.
Vaig empitar la costa, arrib a Sant Llorenç adès l'església i la casa. El sendemà dic missa. I després de berenar, envest a peu cap a Lluc.
Perquè a Sant Llorenç qui hi va, se n’ha de tornar.


Rafael Juan, M.SS.CC.


Randa

No me pude apuntar a la salida del sábado pasado por diferentes motivos: uno es que era nocturna y no tengo los artilugios adecuados (luces y demás); otro es que aunque los tuviera tendría que comprobar que realmente puedo seguir un ritmo adecuado; para ello habría que haber realizado más salidas y ver cómo me va. Todo el mundo (que va) dice maravillas; debe ser verdad, aunque eso no es garantía de éxito asegurado. Otro motivo más es que tenía una boda esa tarde con cena en Es Calderers y tenía que asistir. Ya no son muchas las ocasiones en que se reúne la familia entera, sobretodo desde la ausencia de la matriarca.

El único que ahora va un poco por libre es Wiro. Aprovecha cualquier hueco que le dejan sus nuevas obligaciones familiares y tanto convoca nocturnas a las once de la noche como matutinas el sábado o el domingo. Viene bien para los desubicados. En este caso fué acompañar a los emeteros en su salida sabatina desde Sant Jordi. Era mi primera salida con ellos y también vino Juantrans. Veamos si me acuerdo de todos: Wiro, Juantrans y Juan (llorones), dos emeteros, Manolo (el guía) y (perdón, no me acuerdo) más Jose (ni lo uno ni lo otro) y yo. A mitad de camino nos alcanzaron dos emeteros que venían en sentido contrario desde Llucmajor y venían calientes, metiendo cizaña en el grupo, provocando piques, que alguno después pagó caro.

La ruta que hicimos no tiene dificultad alguna; se la pone el ciclista. Debe tener un IBP de risa. Eso sí, imposible de relatar ya que a mitad de camino hubo un cambio de itinerario, desviándonos del camino marcado por las señales cicloturistas. Aunque ese desvío estuviera cerrado no entendíamos el motivo verdadero de tal cierre aunque alguno apuntó a que tal vez era usado por alguna caravana de 4x4. De hecho, el talud de dos metros de altura de tierra y piedras era evidente que no era para parar unas bicicletas. Lo que pasa es que no se había dejado paso para viandantes o ciclistas y alguno ha abierto hueco por lo que pudimos colarnos sin problemas.

A partir de este punto me perdí. La ruta continúa por caminos vecinales hasta desembocar en la carretera de Llucmajor a Randa, justo enfrente del Camí de ses Escolanes. Aquí nos dejaron los dos emeteros que hicieron la ruta al revés y Wiro, que volvió solo. Este camino se acerca hasta la falda de la montaña de Randa enlazando con la carretera que une el pueblo con el Monasterio de Gràcia que yo desconocía. Es el Camí de ses Voltes. Ésa subida fué la única dificultad de la jornada; exactamente 1950 metros recorridos en doce minutos, con 150 metros de desnivel. No es nada del otro mundo, pero lo que nos interesaba eran todas las dresseres que existen entre curva y curva, pensando ya en la bajada.

La ascensión fulminó a alguno y no estaba dispuesto a recorrer los tres kilómetros y medio que quedaban hasta arriba. En vista de que era el único que lloraba optó por continuar pero sucumbió al poco rato. Entonces decidimos bajar todos y tomamos la primera trialera que vimos. Más que un sendero era una rodada aunque hay un camino antiguo que une Randa con el santuario de Sant Honorat, situado sobre el acantilado en la vertical del santuario de Gràcia, aunque ahora parece simplemente un atajo de la carretera. Continúa hacia el monasterio de Cura pero ya en muy malas condiciones, aunque también tendremos atajos.

Estas trialeras no tienen dificultades graves pero pueden ser muy rápidas y divertidas. Habrá que ir un día a hacerlas todas hacia arriba y hacia abajo, a ver si sube un poco el IBP. La vuelta la hicimos por un recorrido diferente en su primer tramo debiendo recorrer la carretera en dirección Algaida durante unos kilómetros con lo que iba aún más perdido. Ninguno de los que íbamos llevaba GPS; al parecer no es una prioridad perentoria de este grupo, más bien les noté determinados en acabar lo antes posible; esa es la sensación que tuve.

Contento porque Juantrans encontró mis gafas en la vuelta sin que le dijera que las había perdido no me dí perfecta cuenta de lo temprano que era, sobre las doce y media. Todo un récord para una salida de sábado. Por eso, después que se fueran, volví a sacar la bici y me fuí hacia Son Oliver para atravesar la urbanización y salir por la carretera de S'Aranjassa. Quería encontrar una bajada hacia S'Arenal. Recorrí la parte de la urbanización que está al otro lado de la carretera y no hay salida. Entonces bajé hasta el pueblo y me fuí cerca de las pistas del aeropuerto, a ver despegar los aviones. Conocí algunas compañías nuevas que no tenía ni idea de que existían, Eurobeach, XL y alguna otra.

Lo que más me extrañó fue el avión de Spantax que aún se encuentra allí aparcado y aún no ha sido desguazado. Creo recordar que estos aviones llevaban un material ¿contaminante? como contrapeso en las alas pero, en este caso ¿dónde están los demás aviones? ¿en otros aeropuertos?. Me parece que hay otro metido en un hangar cerca del primero. Misterios de la aeronáutica.

La bici quedó bastante embarrada de los charcos que fuimos encontrando y la limpié un poco más a fondo de lo habitual, más que nada para llevarla al taller a que le hagan la primera revisión, la de los tres meses, que ya le toca. Por ahora las únicas pegas que me ha dado han sido el cambio trasero, pero eso fue porque la patilla estaba un poco doblada y yo le toqué los tornillos de regulación sin saber, empeorándolo y la cubierta trasera, que se la tuve que cambiar. Y también se aflojó un tornillo del basculante, provocádo una pequeña oscilación. Lo demás va tirando.


Las dos trialeras

Ayer sábado, descanso. No ví nada clara la ruta propuesta por Tomeu toys y decidí no ir, me parecía más de exploración que de otra cosa, aunque me sentía tentado por el ágape final en el refugio de Tossals. Lo que se quería investigar era la bajada por la Coma dels Ases, cerca de la Font des Noguer, y en caso de ser ciclable pienso que sería, como mínimo, muy complicada para mí. Aún no está actualizada la página y por tanto no puedo asegurarlo con firmeza; es la sensación que tengo del itinerario visto desde fuera.

También se dió el caso de que mi hijo asistiera a una fiesta de verano y me tocó hacer de taxi para él y sus amigos. Como era una verbena al aire libre confiaba en que no terminara muy tarde pero me llamó a las cuatro de la madrugada. Entonces aproveché para hacer algunos recados y la compra grande en el hiper. Como el viernes acabé tarde de trabajar por un problema de última hora de un cliente tampoco me pasé a tomar la cervecita. Quedó todo a expensas del correo.

No tenía decidido si saldría por la tarde (lo más improbable) o el domingo. La ruta la decidirían las circunstancias. En principio solamente Jroman y Juantrans, a las ocho en la Comuna. Decidí ir. Pepe hizo un amago de apuntarse pero dos horas le parecían poco y seguramente no vió la respuesta de Juantrans que confirmaba que sí podía alargar la ruta.

Hemos esperado un rato por si aparecía alguien más y sí lo han hecho, pero eran de otro grupo. Nosotros hemos subido por el Comellar d'en Cupí y ellos por la pista, volviéndonos a encontrar pero hoy no era el día de hacer amigos. Subiendo íbamos comentando lo que ayer no quedó tan claro en los correos: la ubicación exacta del bosque encantado, el caballo muerto, la Coma d'en Buscante. Creo que nos ha quedado hoy claro. El bosque encantado lo tengo situado en el tramo de encinar en el interior de la Coma d'en Buscante. Allí es dónde se encuentra el caballo muerto. La gente de nuestro grupo se refiere a él cuando recorremos el enlace de la pista de la Comuna con la explanada del pozo pero es incorrecto.

Una vez allí hemos hecho el descenso de los tres kms. (Carena de sa Coma d'en Buscante) ya que ése el leitmotiv de esta salida: probar unas cubiertas Minion que, por fin ha conseguido Jroman, para llevarse a Vallnord. Sé que Tomeu también las ha probado y ya ha gastado la trasera. Al parecer, tampoco son perfectas.

Abajo, en la barrera de Cas Bergantet, nos hemos despedido ya que Juan y yo queríamos continuar y era temprano. Le he llevado por el camino de carro antiguo que sube hasta arriba, que nos ha hecho caminar en algún tramo. Luego a atacar las rampas (rampotas) de la Coma d'en Buscante. Después de pasar por la casa encontramos el portillo de entrada a la Comuna y entramos en una zona de encinar con un sendero muy practicable; su única dificultad es la pendiente en algunos tramos. Todo lo que tiene de difícil subiendo lo tiene de divertido bajando. Iba tan concentrado en no pisar el cadáver del caballo que al final me lo he pasado. Está casi todo tapado por las hojas.

Una vez en la pista de arriba nos encaminamos hacia la segunda bajada del día, la que enfila hacia el torrente de Coanegra. Ha sido una buena bajada y aquí tengo que agradecer a Juantrans que la hiciera a mi ritmo y se preocupara de que estuviera detrás suyo en todo momento. Aunque no hemos bajado lentos él podría haberlo hecho mucho mejor, por eso se lo agradezco. Es de gran ayuda contar con un trazador como él delante.

La ruta de hoy me ha convencido por varias cosas: puedes hacer dos buenas y largas bajadas con una subida intermedia no muy pesada. Es una variante a la cabra muy apetecible.


Sóller

Cuando uno viene de vacaciones a Mallorca sabe que tiene unas cuantas visitas obligadas: La Seu y el barrio antiguo de Palma, las Cuevas del Drach, la Cartuja de Valldemossa, La Calobra o Sóller. Son sólo unos ejemplos, hay muchos más, dependiendo del aire que le queramos dar a nuestra visita, pero Sóller estará siempre de los primeros de la lista.

A raiz de nuestra salida por Sa Costera de la semana pasada recordé la historia de la empresa que hizo posible el comienzo del desarrollo en el pueblo. Cierto que no fué un fenómeno aislado, hubo proyectos importantes en otros lugares, pero quiero centrarme solamente en lo acaecido en el valle de Sóller a finales del siglo XIX y principios del XX.

Vimos un primer retrato de la empresa El Gas, sobretodo lo señalado en su página web, ya que no tengo intención de elaborar un relato histórico pormenorizado de lo sucedido. Solamente engarzar esos elementos con mis propios recuerdos como oriundo del pueblo. No puedo tener recuerdos de la fábrica de la Costera. Sé que existía ya que había pasado por allí, aunque siempre por mar, que es mucho más corto. La excursión a Cala Tuent o Sa Calobra la tengo aún presente en mis recuerdos, aunque alguna vez tuvimos un regreso bastante movido. Por tierra era más complicado; mucho kilometraje para los coches de la época (cuando tenías). Creo que sería muy buena idea que en la próxima salida utilizáramos este sistema para volver, pero dependerá de la época del año ya que es un servicio eminentemente turístico de temporada, aunque creo que se pueden alquilar para desplazar a grupos numerosos, que no será nuestro caso.

De El Gas sé que tenía unas naves enormes en el carrer de sa Mar y pasaba muchas veces por delante para ir al huerto que teníamos cerca del Pont d'en Barona. No sé si llegué a entrar, lo que me acuerdo es que también era una fábrica de hielo y a veces íbamos a comprar. Aunque muy cerca de mi casa había una pequeña fábrica de bebidas refrescantes (piña, naranja y limonada) y sifones y también fabricaban hielo. De eso me acuerdo mejor porque alguna vez estuve allí, seguramente para comprar alguna botella; aunque si teníamos sed procurábamos mangársela del almacén que tenían en mi calle que muchas veces estaba abierto. Pero no fueron muchas; éramos buenos niños. O quizás nos asustara el guantazo que nos podríamos llevar si nos pillaban por allí, pero la verdad es que no recuerdo ninguno, aunque sí alguna regañina.

El icono por el que se conoce a Sóller en muchos sitios es por el tren, que nació desde la iniciativa privada. Al parecer la idea primigenia era que enlazara con Deiá y Valldemossa, aunque pronto se descartó. La alternativa no es que fuera de lo más halagüeña: atravesar el Coll de Sóller con un túnel de casi tres kilómetros, que en aquella época solamente contaba con un miserable camino de carro recorrido por diligencias. Pero fue la solución definitiva y a la postre, la más idónea. De hecho, la que se volvió a adoptar casi cien años después para mejorar las comunicaciones con el valle; otro túnel casi paralelo al del tren, que no estuvo exento de toda clase de tejemanejes políticos (de hecho provocó la caída del presidente balear) y cuya construcción duró muchos más años que el antiguo.

Para los sollerics el tren ha sido de extrema utilidad y casi el único medio de salir del valle. Muchos de mis recuerdos de mis viajes se centran en motivos de salud. Sin un centro médico, ni ambulancias siquiera, cualquier consulta a un especialista debía realizarse en Palma, donde no hacía mucho que se había inaugurado el hospital de Son Dureta. Aunque hubo otros más lúdicos, como las tardes en la Fira del Ram, ubicada en aquellas fechas en lo que ahora es la Plaza del Tubo, o la visita al fotógrafo, en la calle (Héroes de) Manacor, mucho más despejada de edificios que ahora, con motivo de la primera comunión mía y de mi hermano.

Otros viajes fueron menos gratos de recordar. Como el que hicimos de vuelta recién operados mi hermano y yo de fimosis, llorando en el tren después de que se pasara el efecto de la anestesia con mi abuela avergonzada cuando le preguntaban porqué llorábamos. Qué tiempos! Pero como véis, no fallaba la programación, todo a pares para aprovechar el viaje.

Ahora su actividad se ha reducido a la turística pero hubo un tiempo en que debido a la desindustrialización de las industrias textiles del pueblo (y de Mallorca en general) se produjo una gran emigración hacia Palma sobretodo y en la que tambien nos vimos inmersos, quedando las familias separadas realizando el tren un gran servicio público. Y es que la alternativa por carretera por el Coll de Sóller era bastante penosa. No estaba como ahora, era mucho más estrecha y del tipo esquena d'ase y prácticamente en cada curva los autobuses tenían que hacer maniobras para poder girar.

Otra parte integrante de esta empresa es el tranvía. Se dirige al puerto a través del Camp de sa Mar y l'Horta. Su frecuencia es mucho mayor que la del tren y siempre hay dos convoyes circulando, uno en cada sentido. Cerrados en invierno y abiertos en verano. Se les llamaba jardineras. Y el hecho de que cada media hora cruzen por la plaza principal del pueblo es cuando menos muy pintoresco. Y a pesar de ello no puedo recordar que hayan ocurrido accidentes de gravedad con personas o animales. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de una época en que lo raro era ver vehículos a motor en las calles.

En invierno solamente lo cogíamos para ir de visita a casa de una tía que vivía en el puerto. En verano, para ir a la playa o a pescar. Después empecé a utilizar la bicicleta de mi padre que tenía la ventaja de que era gratis. Eso sí, me gustaba horrores verlo pasar. El tren también; de hecho había algunos juegos que consistían en “ir a ver el tren”. Había que escuchar con la oreja pegada al raíl cuándo se iba acercando y esperarlo acurrucado en alguna cuneta y a veces dentro de un túnel. Os puedo asegurar que el acojone era mayúsculo, pero muy excitante. No podía faltar poner alguna piedra sobre los raíles para que la reventara. Pero no creáis que vale cualquier piedra, si es grande puede provocar un descarrilamiento. El maquinista controla este tema y lo he visto parar el convoy para quitarlas.

Y alguno, llegado a este punto, dirá: “¿Y ésto qué tiene que ver con las bicis?”. Pues nada, pero me apetecía ponerlo. Y si os acercáis a Sóller, vengáis o no de fuera, puede que os apetezca montaros en el tren para conocerlo. Solamente hay una pega: no dejan transportar bicicletas, aunque si queréis rutear por allí podéis alquilarla sin problemas.


Sa Costera 2

Como tenía que hacer calor el miércoles habían decidido los jefes de filas hacer una que tocara playa, o al menos, mar. Ya sabemos que rodeando una isla hay mucho mar, entonces había que buscar un sitio donde hubiera alguna dificultad añadida. Se eligió Sa Costera. Me daría la oportunidad de ver exactamente cómo es ese lugar, la misma fuente, las obras, etc. Tenía una imagen del sitio visto desde el mar, ya que una vez nos acercamos hasta allí en zodiac desde Cala Tuent, pero no lo tenía muy claro. Y desde el camino superior no ves nada debido a la pendiente.

Voy a comentar que esta fuente mana prácticamente a nivel del mar, con lo que todo su caudal se pierde aunque no siempre se ha desaprovechado. Ya a principios del siglo pasado una serie de personajes sollerics decidieron crear una sociedad que explotara el potencial energético de este caudal, que actualmente es de una media de unos 40.000 metros cúbicos diarios. Esa sociedad instaló una fábrica hidroeléctrica y una línea de alta tensión hasta Sóller pero tuvo problemas financieros. Después de una serie de operaciones pasó a manos de El Gas, que la explotó hasta 1962.

Actualmente se ha efectuado una gran obra hidrográfica consistente en transportar el agua mediante un tubo submarino hasta el Puerto de Sóller, donde se ha construido un gran depósito regulador antes de enviar el agua hacia Palma a través del túnel. Es probable que también se pueda derivar parte de ese caudal hacia Deià, aunque aún no está aprobado el proyecto. También se está estudiando la posibilidad de volver a obtener energía hidroeléctrica para minimizar los costes de bombeo de todo el trayecto.

Nos vimos en Can Penasso y solamente éramos tres, Tomeu, Joan botets y yo. No sabíamos si Pepe iba a venir y al final apareció quince minutos tarde. Pasamos el peaje con dos coches y nos fuimos a Sóller. Solamente abrir la puerta ya nos dimos cuenta de que hacía un calor asfixiante, con mucha humedad. Nos vamos a coger agua de algunas de las fuentes que manan de las calles del pueblo y tiramos hacia Fornalutx. Quería que conocieran otras subidas hacia el Mirador de ses Barques, aparte de la pista ancha de siempre. Pasamos antes por Binibassí y en un desvío nos separamos y al final continuamos subiendo por el camino ancho yendo a parar a la carretera cerca del cruce de Fornalutx. Después seguimos por el camino correcto hasta la trialera que vuelve a dar a la pista principal de Bàlitx. Ninguno de ellos la conocía y la disfrutaron. Tiene su puntito, entre rápida y técnica a la vez.

La duda que nos surgía a continuación era saber si Pepe podría bajar por el camino viejo, empedrado y escalonado, hacia Bàlitx d'Avall. Al final se decidió y lo hizo sin quejarse mucho. Después de un zumo de naranja con división de opiniones en las casas y una reparación de urgencia de mi cambio nos dispusimos a atacar las rampas del Coll de Biniamar. Pista pestosa donde las haya, con mucha pendiente y piedra suelta, y además bastante larga. Llegué a la mitad, más o menos; después tuve que caminar.

En la bajada tocaba sesión de fotos y videos en las partes técnicas. Era la primera vez que pasaba con mi máquina nueva y se puede afrontar en casi toda su longitud.
Bajamos hasta el mar. Según el letrero de arriba “15 minutos”, pero el mar se ve muy lejos. Sendero muy estrecho, con escalones, y sucio. Decidieron dejar las bicicletas arriba y a la vista. Yo no lo ví seguro y la bajé. Abajo había gente trabajando en un muro y hay un camión grúa enorme que aún no sé cómo lo han podido descargar allí dada la poca profundidad del mar en ese lugar. Las casas de la fábrica estaban abiertas y por lo que ví, utilizadas. Había dos hombres jugando al dominó. Su función me es desconocida por el momento. Comimos del almuerzo comunal. Litronas, shandys, sobrasada y fuet con pan de Sóller. Después bañito, aunque yo no me metí por pereza. Subí un poco antes que ellos, por eso de que llevaba la bici e iría un poco más lento.

La vuelta al coll de Biniamar resultó dura. Iban menguando las energías del grupo y para subir esas pendientes necesitas estar entero. No me quise meter por el Camí de na Cavallera, señalizado arriba y abajo con los postes correspondientes. Bajaron Joan y Tomeu y dijeron que fue muy dura. Casi tanto como la subida que venía a continuación. Menudos rampones. Se hacen interminables. Nunca la había hecho en ese sentido pero, al ser una pista limpia, solamente era subir a ritmo y sin cegarse. Además la sensación de calor en ese valle era sofocante, sin una brizna de aire. No tengo los valores reales de temperatura pero por la hora que era tenía que ser muy elevada y se acentuaba por la humedad del ambiente. Casi agobiante.

Una vez en la intersección del camino viejo con la pista y reagrupados, la pendiente se suaviza y puedes imprimir un ritmo más rápido y constante. Allí me encontré bien; estos tramos son ideales para mí. Ayudó a la recuperación el viento que soplaba y refrescaba de tanto en cuando. Menos mal que la reparación del cambio quedó casi perfecta, ya que solamente tuve que retocar un pelo la tensión del cable desde la maneta para que no volviera a saltar la cadena, y pude hacer las subidas sin contratiempos.

A Pepe le dolía la mano sin la muñequera que se dejó por la fuente y bajó por la carretera. Los demás enfilamos pista para abajo y aunque cansados tiramos por el camino viejo desde el desvío hacia el puerto. Solo pude hacer los dos primeros tramos. Son los que mi bicicleta puede soportar y que con una mayor técnica podría realizar enteritos, aunque no me quejo. El resto tiene unos escalones demasiado altos como para que no destroze nada (en el supuesto de que me atreviera), por lo que se los dejé a los especialistas, que sí los disfrutaron.

Ya en Sóller dimos una vuelta por Es Figueral hacia l'Horta para reunirnos con Pepe que nos esperaba ya en el bar. Nos pudimos recuperar un poco del esfuerzo y comentar las incidencias de la jornada, y digo jornada, porque aunque no tenía previsto acabar tan tarde, al final sí que se alargó bastante, pero al ser un grupo muy reducido el ambiente es mucho más relajado y el tiempo pasa sin darte cuenta.

Al final la ruta fue dura; los números cantan, pero las satisfacciones compensan también mucho más y la balanza se equilibra. Y tampoco el calor fue extremo, aunque en momentos puntuales se notó bastante.


Ses Figueroles

Es una zona poco transitada enclavada en unos valles de media montaña en una zona próxima a Lluc. Por eso no se programan salidas que pasen por allí; lo más cercano es Alcanella, que tiene un buen acceso desde el Coll Pelat, y da más posibilidades, aunque no muchas. Yo pasé varias veces por allí hace ya unos años. Una de ellas fue a pata desde el Coll de sa Batalla. La otra fue en bici desde Binibona. Por lo que recordaba no era complicado, aunque la subida y bajada hacia Binibona la hiciera también andando. Pero los detalles del recorrido los tenía olvidados, más cuando por aquella época no tomaba notas de los mismos, eso surgió después y así, por este motivo, aún me faltan en el apartado de Rutas una de las más típicas y que ha hecho cualquier bikero de la isla, la subida al Castell d'Alaró. Y no es que no la haya hecho veces, pero la bajada hacia Orient era de aquellas que nos sobrepasaban un poco por aquella época y la hicimos pocas veces; por eso me faltan ahora los detalles. Y tampoco he coincidido con el grupo para hacerla con lo que aún la tengo pendiente.

Por eso cuando Xisco me propuso acercarnos a Ses Figueroles no me lo pensé dos veces. Finalmente fue este domingo pasado. Quedamos a mitad de camino entre Alcúdia y Palma, en Caimari, para subir hasta Lluc por el Camí vell, en este caso sin pasar por el Comellar de sa Coveta negra, sino tomando la Llonganissa desde su inicio. Me ha gustado la subida, tranquila pero sin pausa, y sin agobios en el tramo de carretera (aún era un poco temprano), aunque camino de ses Figueroles ya hemos visto los primeros autocares que subían.

Desde el mismo coll, junto a la gasolinera, sale una pista en subida, pero sin muchas complicaciones. Más adelante se bifurca, hay que tomar la de la izquierda. El camino va perdiendo definición y ganando altura. A la izquierda se ve una pared y a la derecha un paso entre las rocas, el Pas d'en Bartomeu, hacia donde enfilamos. A partir de este punto se puede decir que dejamos de pedalear. Se trata de un sendero sobre rocas, muy tapado por el carrizo, que bordea el Puig de ses Covasses. Hay un tramo de roquedal muy erosionado que hay que rodear pero, al perder las fitas y confundirnos el GPS, lo hemos cruzado acabando en una zona de difícil tránsito. El punto de referencia en ese lugar es un pino enorme con varios troncos, el camino pasa justo al lado.

Oíamos unos golpes secos no muy lejos que creía que eran de cabras al bajar por la ladera pero no, eran de dos personas que al parecer picaban la piedra. Lo que me ha extrañado bastante porque estaban en la ladera del monte bastante arriba y sin ningún tipo de construcción alrededor, al menos que yo viera. Pero no se movían del sitio, o sea, que algo estaban haciendo por allí.

A partir del pino vuelve a empezar el bosque de repente justo al atravesar el lecho del torrente y bajamos por el Coll de sa Rota, que separa el Puig de ses Covasses, a nuestra izquierda, del Puig des Castellot, a nuestra derecha. Pero el camino no mejora lo suficiente como para poder decir que es ciclable. El bosque está en estado salvaje, sin ningún cuidado, donde la naturaleza crece a sus anchas. Algún tramo se hace rodando pero no es muy agradecido. La vegetación tapa el camino y el roce con las ramas de las matas, los carrizos y las espinas de las aritges hacen recomendable algún tipo de protección en las piernas. En algún momento los árboles caídos y la gran cantidad de aritges realmente nos han bloqueado el paso. Me ha decepcionado un poco este tramo ya que lo recordaba más transitable.

Desde la Caseta de sa Rota, donde encontramos alguna basseta donde se criaban losferrerets, (Xisco ha dicho que había visto alguno, yo no), el camino desciende en zigzag y me recordado bastante el que baja desde la Talaia Vella hacia el Coll Baix, aunque está más sucio de vegetación y te deja un espacio muy pequeño donde meter la rueda; tampoco lo hemos podido disfrutar. Un poco antes hemos debido pasar cerca de una casa de neu, aunque yo no la he visto.

El camino se dirige hacia el fondo del estrecho valle con las casas a la vista y restos de antiguas marjades dedicadas a huerto con alguna fuente que lo nutría. Hoy todo esto es historia y toda la zona se encuentra abandonada. Llegamos a las casas en pocos minutos y por lo poco que he podido ver del interior éste no difiere mucho del aspecto exterior.

Encontramos en la clastra un gran almez (lledoner) que nos da sombra, con cisterna, pozo, lavadero y una parra dando un toque distintivo a todo el conjunto. Si no se es muy quisquilloso puedes merendar en la mesa de palet con un banco de troncos que hay instalado junto a la entrada. Seguimos nuestro itinerario hacia el torrente que baja desde Alcanella, el torrent d'Alcanella o des Picarols, atravesándolo y después el portillo de la pared seca, girando a la derecha para, tras una corta subida, enlazar con el camino de Binibona a Alcanella. Itinerario técnico, en principio en bajada, asciende luego hasta dos promontorios rocosos, donde baja para atravesar otro torrente y después desciende también en zigzag pero en este caso es practicable. Se puede realizar un buen descenso por él. Aunque se encuentra justo en mi límite, lo he disfrutado.

Acaba en el final de una pista con unas enormes fitas y una flecha que marca inconfundiblemente el itinerario a seguir, aunque tenemos otro a mano izquierda, el que sube a Sa Capella Blava, que hoy por hoy no nos interesa. Tomamos pues la pista en rápido descenso hasta un desvío señalizado a mano derecha que cruza el torrente por dos veces y al final acaba en la carretera que se dirige hacia Sa Coma. A partir de aquí vuelta por asfalto.

Por tanto, objetivo cumplido: ruta explorada, aunque no muy aprovechable debido a su estado de abandono desde hace ya muchos años.


Pòrtol

Durante toda la semana no tuve ninguna duda de que se haría finalmente la ruta nocturna que se había pospuesto en dos ocasiones, y cuál fué mi sorpresa cuando ví reflejado en la página de Pepe, Massanella y Galileu. Ni nocturna ni playera, un top con una subida infernal sin sombra. No hijo, no. Descartada de inmediato. Tenía mis planes para el domingo y tampoco era cuestión de echar el resto en bravatas por esos montes de Dios. La mía tenía que ser ligera o, al menos, corta. La de los Toys me venía ni que pintada: cercana, corta y bajita. Y además, desconocida. Ideal. Se debía a una proposición de Santi, que se empeñó en mostrarnos los alrededores de su localidad, Pòrtol, y el Puig de Son Seguí. Había otras propuestas para ir a visitar unos circuitos de descenso de la isla, por aquello de lo de Vallnord, pero como al parecer íbamos a ver uno se eligió la propuesta de Santi para el sábado.

Ya que estuve cambiando las cubiertas de la bici y limpiándola un poco no fuí a tomar la cerveza habitual de los viernes y no me enteré de los cambios de planes de Tomeu. Fué convencido para ir a Tossals y dejar la representación de los Toys en manos de Potato y Buzz, ya que Perdigón no parece aún recuperado.

Bien, reunidos ya frente a la iglesia de Sant Marçal (sabéis quién era, no?. Reunidos decía, esperando a los Toys, y los Toys no vienen. Potato sale de un turno de noche, la mujer a punto de parir,... ya está, no viene. Buzz, pues otro tanto.“Vámonos”, y nos vamos. A partir de este punto ya me pierdo. Dimos tantas vueltas que soy completamente incapaz de describir un itinerario con un mínimo de coherencia; y cómo además no hay track, pues nos vamos a quedar con las ganas. Sólo sé que nos desviamos de la carretera de Sa Cabaneta para coger el Camí de sa Cimentera para volver a dar a la carretera de Santa María a Pòrtol, que como está reformada y ensanchada no la reconocí a primera vista.

Como me temía, ya me he perdido. Antes de llegar a esa carretera atravesamos el bosque por diferentes senderos hasta encontrar el camino que une Pòrtol con Santa María y pasa por el viaducto de la autopista. Por allí había estado hace muchos años. Tantos como la autopista, porque me acuerdo que hacía esa subida por la cuesta de tierra antes de que la asfaltaran. !Dios, cómo me ponía de barro!. Fue en este tramo donde vimos los saltos y algunos pasos propios de un circuito de descenso sin excesiva complicación, pero que requieren de algunas pasadas para cogerle el tranquillo.

Nos metemos por algunos senderos entre este camino y la carretera principal que viene de Santa María, que seguimos un rato hasta la curva para entrar por otro camino ancho y girar en el segundo cruce a la izquierda por un camino que alcanza los lindes del bosque del que tenemos que desviarnos saltando la pared que tenemos a la derecha por un derrumbe medio escondido entre la vegetación. Después seguimos paralelos por un sendero hasta volver a enlazar con el camino aunque nos desviamos por otro en ese mismo punto tras atravesar una barrera de somieres. Ahora toca subir.

Imposible relatarlo con exactitud; sólo sé que subimos atajando por el bosque hasta encontrar una pista que al parecer viene de la carretera de Sencelles y la recorrimos hasta una casa, donde nos desviamos a la izquierda en dirección a la cima, en las proximidades de la torre forestal aunque sin llegar a verla. Desde arriba iniciamos el descenso de la ermita hasta abajo donde volvimos a tomar una pista en ascenso muy cañera. En su parte alta se encuentra bloqueada por una pared de nueva construcción por dos veces y seguramente cuando volvamos estará cercada también por rejilla, sin ningún portillo o botador a la vista. Llegamos a la torre pasando al lado de la caseta de comunicaciones. Hasta élla llega una pista desde el pueblo pero bajamos a ver la otra zona de descenso. No hubo voluntarios para tales bajadas. Para la pista rápida que encontramos, sí. Parecíamos una manada de caballos desbocados lanzados hacia abajo, hasta que vimos que la habían recubierto de una capa de carrizo en su parte final. !Cómo patinaba aquello! Nando se lo pasó, no sin algunos requiebros de la máquina. Yo iba el segundo y estaba llegando abajo. Me sentía eufórico. “Tengo que dejar de frenar y me lo paso”, pensé. En el momento que solté la maneta ví que se me iba acercando a la cara una piedra que había en el suelo pero pude esquivarla a tiempo.

Oí un catacronc detrás mío y pensé que había provocado una caída, pero no. Me dijo Rafel que no me había visto caer, que se había caído antes que yo. Hubo sangre pero a día de hoy las lesiones son leves, aunque tengo la rodilla hinchada de algún líquido pero sin afectar al movimiento de la articulación. Estaba estos días pensando ya seriamente comprar algún elemento protector para tibias y rodillas, más que nada para evitar males mayores; de hecho es uno de los accesorios del buen bikero. Al parecer Rafel se vió más afectado, con un golpe más serio a la altura de la cadera. Ya casi recuperados volvimos a enlazar la pista que sube hasta la antena para bajar directamente a Ses Olleríes. El tramo final tiene una pendiente brutal y al llegar a la carretera olía a quemado. Todos comprobamos los discos para ver quién había petado. Otra vez Rafel.

Tras recuperarnos con una buena merienda en el bar de la plaza iniciamos la vuelta hacia el punto de salida por carretera y caminos llanos sin complicación.

Me sabe mal no haber podido ser más explícito pero en esta ruta y sus variantes es necesario una traza o que te acompañen para conocerla ya que la cantidad de combinaciones es muy grande.


Una nocturna sin luces

La semana pasada me apunté a la salida vespertina de los jueves con los compañeros. El grupo no suele ser numeroso casi nunca en estas nocturnas, y más en verano, donde hay más compromisos y desplazamientos, pero ese día coincidimos con Chus y tres compañeros suyos con lo que se formó un buen grupito. En principio, ellos tenían la intención de volver a Bunyola sobre las nueve, a fin de no utilizar las luces, y me venía al pelo con el plan que me había propuesto.

Así, subiendo tira tira, ya no nos metimos por el comellar y seguimos hasta arriba por la pista. La verdad es que una subida masiva por esa pista la haces sin enterarte. Tienen más peligro los incidentes entre participantes que la misma ruta; sino que se lo digan a Fibras que casi se nos cae abajo en un encontronazo con varios compañeros; menos mal que unos cuantos brazos lo sostuvieron. Atacamos las rampas de la drecera del Penyal d'Honor y las últimas de la pista (las recubiertas de resto de pino) donde algunos las veían interminables. En el desvío de la cabra nos despedimos. La verdad es que hubiera quedado atrasado con la gente que se quedó: Fibras, Nando, Tomeu y Jromán, pero ése no era la cuestión, es que no llevaba luces y no quería hacer las bajadas que tenían previstas sin ellas. Ya el jueves pasado las hice y llegamos abajo de la trialera justo con la visibilidad suficiente para finalizar. En la de esta semana, al ser un poco más larga, hubiera llegado a oscuras.

Entonces bajé con Chus y compañía. Volvimos a la Caseta des Garriguer por la trialera, que hacía tiempo que no había hecho, y la encontré más ancha y muy rápida. Creía que bajarían por la Coma Gran, ya que creo que daba tiempo de bajar la zona de bosque con suficiente visibilidad, pero optaron por la pista, donde algunos se dedicaron a buscar algunos rectos entre curvas ahora que está tan limpio y despejado.

Para mí fue un buen entreno, una buena forma de acabar el día, y aunque no hubiera comido a mediodía por motivos de trabajo, me encontré bastante bien. Una ocasión de saludar y “competir” con los colegas y conocer a otros que también sienten la misma pasión que uno.

He podido saber a posteriori que hubo percances en el otro grupo; en concreto la caída de uno que no llevaba luces, en la última parte de la trialera de la Carena de la Coma den Buscante (la de los tres km. para entendernos). Las consecuencias no son graves, al parecer. Dos dedos como dos buñuelos pero creo que sin rotura grave. Más en el ánimo que en el cuerpo ya que está en plena recuperación de un problema de pinzamiento que le mantuvo apartado de la bici y bastante dolorido durante una temporada.


El carril bici

No es muy montañero pero permite una salidita vespertina, de esas de no parar. Si salgo sobre las siete puedo ir hasta el final del Arenal y volver a plena luz, y aún me da tiempo de hacer el carril del Paseo Marítimo. Tiene sus ventajas; no necesito muchos preparativos y como lo tengo cerca, no tengo que cruzar la ciudad para llegar a la montaña. Se trata solamente de dar pedales lo más rápido posible, nada de paseos, aprovechando las ventajas del ambiente marino y que el recorrido es de una sola pieza, es decir, contínuo desde el puerto hasta el Arenal. Ésto es una gran ventaja. Lo que pasa es que no es una pista de carreras. Te encuentras todo tipo de personajes con cualquier medio de locomoción o sin él. Mucha bici de paseo, algunas de carretera, bicis plegables y alguna tuneada. He visto hasta sillas de inválido motorizadas. Todos ellos entran dentro de la normalidad y se asume.

Pero hay un nutrido grupo de gente que lo utiliza que no va pedaleando sino corriendo. Según ellos “es para esto”. Los carteles indicadores no lo demuestran. Solamente hay pintadas bicicletas en los dos sentidos y en el suelo una señal de prohibido peatones (no sé sabe si caminando o corriendo). Para mí está claro, el carril debe significar una separación física real entre los ciclistas y transeúntes, vayan o no corriendo o patinando.

Los patinadores tienen aún más peligro. Algunos son novatos y patinan abriendo mucho las piernas ocupando los dos carriles en un vaivén descontrolado; y si además lleván la musiquita puesta ni se enteran de que estás detrás. Alguno ha encontrado la solución perfecta: ir en sentido contrario, así te ve venir, pero eso no significa que se aparte, sino todo lo contrario. La verdad, hay que ser gilipollas de remate. El problema es que en el tramo comprendido entre el Molinar y el Bar Pesquero, las señales son diferentes. Se incluyen los practicantes de jogging. Son ganas de indignar al personal con la acera tan grande que hay. Si quieres ir un poco rápido hay que estar siempre al tanto de todos los que se te van cruzando por el camino. No me gustaría sufrir o provocar un percance ya que no nos asiste ningún tipo de seguro deportivo, aunque tampoco estoy seguro de que sea realmente necesario. Por eso quería confirmar de viva voz qué ventajas puede suponer sacarse la licencia ecológica de la Federación de ciclismo. Y digo esta porque las demás creo que exigen la pertenencia a un club.


El Sagrat Cor

Esta semana pasada ha costado decidirse. Pepe estaba en el dique seco por un problema en una muñeca (creo que no salió en toda la semana) y propuso posponer la nocturna que ya se había retrasado una semana para que algunos no se la perdieran. En vista de que no había salida prevista, propuse una por la playa. Recorrido costero desde Sa Ràpita, más o menos, hasta el Cap de ses Salines y vuelta, aunque el recorrido exacto no estuviera decidido al cien por cien. Había un track de una salida antigua por la zona por parte de gente de s'Escapada de Campos. Joan botets tenia que hacer de guía pero no estaba disponible. La previsión del tiempo tampoco era halagüeña; se preveía un calor infernal.

En el cónclave del viernes en el Gomilón se analizó con profundidad toda la problemática suscitada y bajo el influjo Shandy se tiró por lo bajo: “Venga, al Bunyolí”. Unanimidad total. A las nueve en la leñera, para que le diera tiempo a Potato para poder llegar desde el curro, pero lo ví bastante dormido durante toda la etapa.

Asimismo fuimos unos cuantos. Cuatro toys, como viene siendo habitual en las últimas salidas, con Perdigón en plena recuperación, aunque cayó a las primeras de cambio, con pájara de las gordas incluida, por lo que volvió solo por la trialera del Bunyolí. En cuanto coja un poco de fondo podrá empezar a disfrutar de la nueva bici. Vino Yarik, Jroman, Fibras, que iniciaba su descanso veraniego y anunció que ya no vendría más los sábados, Nando, Juantrans y yo. Pepe no se pudo resistir y también vino con la muñeca vendada.

Nos fuimos al Bunyolí. Son casi tres kilómetros pero aún hace mella en algunos. A mí nunca me ha parecido complicado pero he visto caer a unos cuantos. Ayer mismo, mientras Perdigón se recuperaba, vino otro bikero que dijo que subía con dos más. Yo no los ví. Debieron petar más abajo y eso que no hizo el calor anunciado. O al menos no lo noté así, seguramente por circular a través del bosque. En cambio, la semana pasada acabé más acalorado pese al baño. Seguramente fué buena idea posponer la ruta costera.

Queda aún un buen tramo por carretera hasta las antenas pero no asusta. Lo que a mí me interesaba era lo que sigue, donde empieza el camino de carro. La última vez que pasé fué con Jromán en la salida de los lisiados me caí unas cuantas veces debido a las calas. Ayer me fue bastante mejor pero en las zonas técnicas iba solamente con un pie calado; así voy ganando confianza y adquiriendo técnica. Lo mismo en las bajadas. De hecho no me caí ninguna vez, y con los pedales bien engrasados, la cala suele salir bien. Claro que eso me retrasa pero suelo recuperar algo en las subidas menos complicadas.

No hubo manera de enfilarlos hacia la Fita, que había pateo, argumentaban. Si es que solamente ven los bams esos locos, pero yo aún no me he atrevido con ellos. O sea que directos a la ermita a refrescarnos. Lo que sí noté en la bajada fué el cambio de sensibilidad de la horquilla al haber igualado las presiones a setenta, que es mucho menos de lo que propone el fabricante para mi peso. A raíz de un comentario de Xisco sobre ese tema, las revisé y ví que estaban descompensadas, más positiva que negativa, con lo que tenía poca compresión estática. Igualándolas a la baja conseguí que se hundiera hasta los diez centímetros y medio aproximadamente. La conclusión es que el rizado se lo come; va mucho más suave y si llevas el rebote bien ajustado es una delicia.

Otro tema son las cubiertas; con unas de papel como las que llevo no espero milagros, hay que ir fino. Hay un compañero que está experimentando con cubiertas tradicionales pero sin cámaras; eso sí, con llantas tubeless de fábrica, no de las apañadas. Dice que no ve diferencia. Yo no lo acabo de ver claro. Hay mucha diferencia entre una goma preparada para ir sin cámara y otra que no. No solamente en el precio y en el balón, sino en el grosor, sobretodo lateral. La misma presión en una goma u otra es muy diferente al tacto. Las sin cámara aportan una sensación de seguridad mucho mayor. Por eso no me acaba de convencer montar unas cubiertas más ligeras sin nada que las sostenga dentro y menos en unos aros convencionales. Creo que se puede encontrar unas cubiertas con cámara con la suficiente rigidez como para acometer las bajadas con seguridad, a nuestro nivel, y cuando digo a nuestro nivel, me refiero al nivel de cada uno, ése que interiormente todos conocemos y que poco va a variar por mucha tecnología de que dispongamos. Cierto que puede mejorar pero no espectacularmente. Por tanto, se trata de encontrar ese material que nos lleve al punto óptimo y disfrutarlo al máximo.

Volviendo a la ruta, tomamos la travessa de arriba desde la ermita y resulta que mucha gente no la había hecho. Nos metimos hacia el monumento del Sagrat Cor, que también era desconocido para algunos, para enfilar el sendero de bajada hacia el Camí des Correu. No es tan difícil como me pensaba cuando lo subí. En la zona de paellas que le sigue pincha Buzz y Pepe se queda con él mientras yo bajo a avisar a los demás de que no haremos las rampas sino que nos desviaremos hacia la Font de Dalt para continuar por el sendero que te lleva hasta detrás de la iglesia.

Me los encuentro a todos en la losa. No es que sea muy grande pero hay que hacerla de lado y pasando muy cerca de un árbol. Debe ser difícil porque aún se lo piensan dos veces antes de tirarse. Las bicis preparadas absorben bien la salida. La de Potato sonó a clonc. Nando hizo de tarzán colgado de la encina. Los demás a mirar. Me desvié con Pepe y Buzz hacia la fuente ya que solo quedan las rampas y no quería echar a perder el día y nos dimos una vuelta final por el bosquecillo. Deberíamos haber salido por el camino escalonado que da a la carretera del Verger pero puede que esté cortado. Ví algunos cambios en la posesión de Son Tríes; posiblemente se haya transformado en un hotel rural y haya restringido los accesos, por lo que salimos en dirección opuesta, hacia un camino asfaltado que sale detrás de la iglesia.

Cuando llegamos ya estaban sentados en el bar esperando las litronas, que no se porqué iban menguando de tamaño a medida que íbamos pidiendo. No quiero pensar cómo habría sido la segunda ronda.

En la subida al Verger se nos escapó Pepe por un sendero y no lo volvimos a ver. Los demás esprintamos por Son Malferit hasta Sarrià, aunque algunos se lo tomaron con más calma. Eso sí, propongo que las próximas cervezas sean en Establiments, más que nada para hacer bajar el polvo que me tuve que comer bajando.

No sé tiempos, ni kilómetros, ni alturas, ni ibps ni nada de nada; eso habrá que buscarlo en otros lados: 1, 2 y 3. Solo sé que no pinché, ni me caí, que no pasé mucho calor, que últimamente llego a Esporles con ganas de marcha, pero ayer no estaba XXL, y que me lo pasé muy bien aunque no subiéramos a la Fita (coto reservado).


Conques

A raíz de la salida con los Toys por Galilea pasamos cerca de Conques y Son Cortei, unas de las posesiones más importantes de Puigpunyent.

He encontrado algo de información sobre esos lugares firmada por Gaspar Valero i Martí, lo cual es una garantía, y por tanto, lo voy a reproducir.

Son Cortei

Possessió situada entre el poblet de Galilea, la moleta de Son Martí i el puig de na Bauçà. El camí propi de la possessió parteix del coll del Molí de Vent, prop de Galilea (PMV 1032, km 8’350). El camí, asfaltat, davalla lleugerament, entre oliveres i algun garrover i, en deu minuts a peu, arriba a les cases de la possessió.

En època islàmica era l’alqueria Albussa. El 1341 l’alqueria Albuzani era de Jaume Basset. El 1396 era de Ramon Ribas, qui juntament amb Pere Basset de Benifatxó -actual Son Martí-, cediren unes cent quarterades de les seves finques per a l’establiment del que amb el temps seria el llogaret denominat Galilea. L’any 1465 els germans Berenguer i Francesc d’Albussa la posseïen per herència. Aquell any, els esmentats germans veneren la possessió a Pere Jofre i aquest la donà en dot a la seva filla, Joana, casada amb Jordi Cortei, dels hereus del qual prengué nom. El 1506 l’alqueria Albuzan, ara Son Cortei, era de Jordi Cortei. Segons el cadastre de 1578, Pere Cortei tenia una possessió valorada en 2.500 lliures, mentre que Bartomeu Cortei en tenia una altra estimada en 1.500 lliures. L’any 1595 Lluc Cortei, ciutadà militar, fa testament i declara que a les seves cases té un oratori molt antic que va servir d’església al llogaret de Galilea. El 1685 la finca estava valorada en 6.500 £. i era de D. Lluc Cortei, prevere. El 1728 la posseïa Antoni Francesc Cortei, doctor en drets. La possessió apareix al mapa de Mallorca del cardenal Despuig, de 1784. L’any 1789, J. de Berard ressenya la finca de la manera següent: “Son Cortey. Mediano con emparrados. Del abogado Cortey”. Segons l’Amillaramiento de 1855, la possessió era de D. Antoni Cortei; es valorà en 27.134 reals de producte íntegre, amb una superfície de 439 quarterades.

Segons l’Arxiduc, cap a 1880, “La casa de Son Cortei, envoltada de plantacions joves de tarongers, presenta un portal en forma d’arc de mig punt, una petita clastra interior i una cuina peculiar amb ximeneia en el centre. A la dreta de la casa, hi ha una petita capella que en altres èpoques era lloc de culte de la gent de la localitat. Més amunt de la casa, hi destaca la presència d’una era; a l’esquerra d’aquesta, en un avenc de parets erosionades per la pluja, l’avenc de Son Cortei, acostuma la gent a tirar-hi les despulles dels animals morts” (Habsburg-Lorena, VIII, 372).

Avançada la primera meitat del segle XX, fou propietat del músic Josep Balaguer. Durant bona part de la segona meitat del segle XX, i fins a l’any 1996, Son Cortei fou de Gabriel Alzamora López (1904-1996). Actualment és del fill de l’anterior, Ferran Alzamora Carbonell i té 284 ha de superfície.

Les cases tenen dues façanes, que corresponen a la tradicional i a la de l’accés actual; aquesta darrera s’orienta a tramuntana i es troba aixecada davant una carrera ombrejada amb pins. Té dues plantes d’alçat, amb un bloc a l’esquerra amb balustrada i un bloc constructiu que surt per la dreta. El portal és d’arc escarser, amb doble obertura, ja que aguanten una balconada. A la dreta, embotit dins els murs, hi ha un coll de cisterna de secció quadrada. La façana antiga s’orienta a llevant, aixecada davant el que ara és una carrera enjardinada i ornamentada amb un brollador; té alçat de dues plantes i mostra una balustrada més moderna a l’altura del pis noble; el portal és d’arc rodó.

Els portals comuniquen a sengles vestíbuls amb coberta de bigues. Pel portal forà actual, un altre arc escarser dóna accés a la clastra, de planta quadrada. A l’esquerra hi ha un arc rebaixat que comunica amb el portal antic i un rellotge de sol de 1855, a més de l’escala que puja a la casa dels senyors. Les cases tenen tafona, modernitzada, amb entrada al fons de la clastra, a la dreta; abans, es troba la botiga de l’oli, una estança amb coberta de volta de canó.

Conques

El camí propi de l’antiga possessió parteix de la carretera des Capdellà a Puigpunyent per Galilea (PMV 1032, km 8’800), a l’esquerra pujant des de Puigpunyent cap a Galilea. Una fita o escopidor assenyala “Conques. 1425”. Dos minuts d’asfalt, amb un marge alt a la dreta, ens deixen en un entreforc; el camí de l’esquerra condueix a les cases velles.

La possessió de Conques era en època islàmica l’alqueria Caprida. El 1285, ja coneguda amb el nom del Palmer, la comprà Guillem des Brull. El 1361, apareix a nom de Berenguer Vida, també propietari d’Ortoluig. El 1425 l’alqueria era denominada es Palmer i fou venuda per Berenguer Vida a Ramon sa Fortesa, juntament amb els rafals que tenia agregats. El 1446 Joan sa Fortesa vengué la seva alqueria Conques a Gabriel Verí de Menorca. En l’Estim de 1578 el Palmer apareix conjuntament amb la Granada; ambdues possessions eren de Pere Nét i es valoraren en 50.000 lliures. En l’inventari per la mort del senyor Pere Nét, de 1595, el Palmer apareix com a possessió principal, seguida de la Granada. El 1728 era propietat de Guerau Descatlar. El 1733 era del fill de l’anterior, Miquel Joan Descatlar.

La possessió apareix al mapa de Mallorca del cardenal Despuig, de 1784. L’any 1789, J. de Berard ressenya la finca de la manera següent: “Conque. Grande predio. Huerto y agua. Del Excmo Barceló”. El 1818 era d’Onofre Barceló, qui morí aquell mateix any. Segons l’Amillaramiento de 1855, la possessió era de D. Joan Barceló i Brondo; es valorà en 11.343 reals de producte líquid, amb una superfície de 255 quarterades.

Segons l’Arxiduc, cap a 1880, Conques té “esplanada frontal i aljub coronat d’altiu merlet piramidal i pedrís perimetral... Conques presenta una clastra empedrada i amb dues pilastres, i a l’esquerra de la façana principal, un emparrat ample. Més amunt de la casa, hi ha belles plantacions de fruiters i un aljub, i als seus peus, una petita casa coneguda per s’Hortet de Conques” (Habsburg-Lorena, VIII, 368-69). El conjunt fou declarat BIC el 25 de juny de 1985. Actualment, les cases es troben dividides en diversos habitatges, molt reformats.

La façana principal de les cases té dues plantes d’alçat. El portal forà és de llinda, de grans dimensions, del s XVIII; els capitells mostren senzilles motllures, mentre que els brancals són de dues peces de pedra. A l’esquerra, un bloc constructiu avançat en perpendicular a la façana, que acull l’estable, mostra un abeurador tancat per un arc rebaixat, situat vora el portal. A la dreta del portal, hi destaca una cisterna adossada a la paret, amb capelleta apuntada, part exterior de l’aljub que ocupa bona part del subsòl de la carrera, amb un coll de cisterna de secció circular més enmig. El segon bloc de la façanan, a la dreta, mostra coronament en testera triangular, a dos aiguavessos. Més a la dreta de la façana, hi ha un portal de llinda de fusta i, a l’extrem, un altre portal d’un habitatge. La segona planta, mostra un balcó i, més a la dreta, dues finestres. A la dreta, tancant l’esplanada de la façana, s’alça la Miranda, amb un mur amb merlets arrodonits, de considerable antigor.

Després del portal forà, el vestíbul apareix amb sòl empedrat i amb el sòtil reformat. Dos pilars de secció quadrada deixen pas a la clastra. En el mateix vestíbul, a la dreta, quatre graons en davallada condueixen al portal de llinda de la tafona. La clastra és de planta quadrada, amb sòl empedrat amb lloses grans; distribueix diversos portals de llinda, ara corresponents a habitatges diferents. La paret frontal a l’entrada i l’angle del fons a la dreta tenen tres plantes d’alçat, mentre que la resta només en té dues. Al fons de la clastra, segons s’entra, una escala exterior condueix a un portal de llinda situat al primer pis.

El portal de l’esquerra del vestíbul condueix a l’estable, una gran sala rectangular, amb menjadores als laterals llargs. La coberta té quatre trams separats per tres arcs rebaixats de marès. El conjunt de les cases, producte de la divisió a què fou sotmesa, presenta diversos portals, alguns oberts modernament, que acullen devers 11 apartaments. La tafona ocupa una gran estança de planta rectangular. L’accés interior es fa per una rampa amb sis graons en davallada. La coberta és un enteixinat de fusta, amb bigues i dues jàsseres, en bon estat de conservació. Conté una premsa de biga, al lateral llarg de la dreta, que es conserva completa, amb biga, galteres, cuixera de grans dimensions adossada al sostre, cavall fust, quintar amb creuers, espiga i bassis.

Al fons de l’estança de la tafona, sota un sòtil més baix, hi apareix el trull, amb entrada per un arc rebaixat. El perímetre dels laterals de l’estança del trull és ocupat per quatre obertures que contenen els graners; tenen portal rodó i volta de canó. Rere, un portal de llinda condueix a la botiga de l’oli. Vora el trull es troba la premsa mecànica. Al costat hi ha la fornal, amb caldera d’aram. Vora el quintar de la biga hi ha una segona premsa mecànica, més petita que la primera.

La tafona de Conques apareix documentada a l’inventari per la mort del senyor Pere Nét, de 1595, a les cases de la possessió principal, aleshores anomenada el Palmer. Hi havia tres muls somerins de tres anys cada un; tres collars i tres coixins per llaurar; dues bigues, una caldera i altres aparells de fer oli, i altres eines.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...