[X]

Paseo fumigado

Se supone que hoy se ha hecho una ruta de las buenas, y digo se supone porque aún no he visto nada a la hora de empezar estas líneas. Pero no he podido asistir. Podríamos decir que estoy resfriado. Lo pillé el miércoles de repente, por la tarde, al poco de llegar a casa, después de estar perfectamente durante la semana y de participar en la última salida con los compañeros. Al no estar plenamente recuperado prefiero no ir. Potato salía solo esta mañana para ir al Castell d'Alaró y a la Comuna. Demasiado para mi estado de forma. No quise darle un no rotundo pero era casi seguro si no mejoraba de cómo estaba el viernes noche.

Y eso es lo que he pensado después de levantarme, quedarme en casa, pero viendo el día que hacía e imaginarme a los amigos pedaleando no me he podido aguantar y he salido a rodar. Porque esto es lo que pensaba hacer: rodar. O sea, que de subidas nada. Descartada la montaña. Entonces costa. Ventajas de vivir en una isla. Y me he preguntado hasta dónde llegaría el paseo de Calvià, una vez acabadas las obras de la autopista de Llevant. Me dispongo a averiguarlo. No vivo lejos del inicio del ramal urbano del carril bici de Palma, el que rodea el Parc Krekovic, y es el que uso para llegar a Can Pere Antoni. Allí se congrega la masa pero a las diez aún no había llegado. Por eso he podido pasear a gusto hasta Portopí. Pero no me gusta cómo ha quedado la base naval. Parece un aparcadero de yates con algunas lanchas patrulleras. Qué tiempos aquellos cuando estaba allí atracada la flotilla de dragaminas. Si ésa es su función actual que la cierren. Si hasta han quitado las garitas de vigilancia.

Pero el paseo de Calvià empieza en Calvià, o sea, en el cruce de Illetes, por lo que habrá que recorrer la calle Joan Miró enmedio del tráfico hasta alli. El tramo que había recorrido era hasta Magaluf aproximadamente y no ha habido cambios hasta allí. Después de la rotonda nueva sí que los ha habido. Es una zona donde hubo mucha obra, con un falso túnel muy grande y una rotonda encima. El paseo en ese lugar se divide en dos, un ramal se dirige a Magaluf por el Aguapark y luego hacia el Toro. El segundo ramal atraviesa al otro lado de la autopista cruzando por un puente enorme y bastante antiestético cuando lo ves de cerca y despacio.

Nos acercamos a Santa Ponça y quería ver por dónde sigue porque desde el coche, al bajar de nivel la autopista, le pierdes la pista. Resulta que pasa por debajo del puente que salva el torrente y va a buscar una carreterita que viene de la gasolinera de la Costa de la Calma. Allí también hay un buen cacao viario debido al poco espacio pero el paseo continúa recto hacia arriba, hasta el otro falso túnel. Han hecho un jardín encima con una buena capa de tierra y un pequeño pinar. Luego baja hasta Peguera donde le he perdido la pista. No sé si continúa hasta Camp de Mar pero técnicamente el paseo se corta, con lo que he dado la vuelta en la salida de Peguera.

Me acordaba de que había un paseo por la primera línea de la playa y hacia allí me he dirigido, comprobando que iba rodeando el promontorio que separa las dos playas, Torà y la Romana, pero no lo rodea por completo; hay que volver atrás, lo que es una pena. Había bastante gente, la inmensa mayoría representantes de la tercera edad alemana y española, y algunos de la mallorquina. Pero aunque ha sido un día soleado no había nadie en las playas.

La vuelta, claro, por el mismo sitio y la principal “dificultad” es la primera rampa de la salida de Peguera; lo demás, a peu pla. Y aunque hiciera un día espléndido me he encontrado a muy poca gente paseando o pedaleando, más que nada por el tipo de clientes que viene por estas fechas, de avanzada edad, y solamente algunos padres con niños pequeños. No sabía que hora era pero iba a hacer la vuelta exactamente igual que la ida, a piñón fijo, sin cambiar de marcha (de hecho no lo hice ninguna vez). Con tranquilidad y sin forzar las pulsaciones. Así podría haber rodado todo el día.

El paseo tiene, cada cierto tiempo, unas isletas de descanso, con o sin juegos infantiles, con una pared seca falsa, es decir, es un muro de hormigón forrado de piedra, pero con unas formas irregulares, con curvas y una pendiente al principio y al final. Estéticamenten muy bonitas, aunque hay gente que opine lo contrario. Se me ocurrió que se podrían recorrer por encima, pero para empezar a hacer el ganso me pareció mucha altura para el primer batacazo. Me veía gimiendo en el suelo con la cadera rota. Es que me acordé de los videos de los chavales por las pasarelas cayéndose y lo bien que se lo pasaban. Pero creo que alguno del grupo se vería tentado a intentarlo.

Junto al “nudo” de Magaluf se alza la Creu de Montcada. Monumento conmemorativo de uno de los hitos más importantes de la historia de Mallorca, la Batalla de Portopí. En la foto podéis ver una de las paredes de las que os hablaba. No debe diferir mucho el camino que tomaron los caballeros de Jaume I del que seguí yo ayer, acampando en Bendinat, viendo Ciutat a lo lejos y debatirse entre el dolor de enterrar a los muertos y el honor de conseguir la victoria. Ahora es difícil imaginárselo si no logras abstraerte de la maraña de civilización que te rodea. Seguramente al llegar a Cas Català enfilaron hacia Génova para empezar a marcar lo que ahora conocemos como Camí dels Reis, ya que el paso por la costa era imposible. Aquí tenéis un documento donde se pormenoriza extensamente sobre estos hechos.

Desde luego mi paseo no hará historia pero nadie dice que deba ser aburrido, aunque fuera solo. Eso sí, al llegar a Illetes, mucha atención hasta llegar a Portopí y coger el carril bici. Este empezaba a estar algo más concurrido y las primeras bicicletas de verano empezaban a abrir la temporada. Hasta los Segways participaban del buen tiempo.


El excalectric

Después de la ruta solitaria del sábado pasado intuía que la cosa iría a mejor. No es que me tuviera que esforzar mucho ya que hubo solamente una subida, y por pista, y además sin tener que depender del ritmo de nadie. Por ello no dudé en acudir a la convocatoria Toys en lo que podría calificarse como miniruta; de aquellas de los primeros tiempos, cortitas y sin grandes dificultades. Al menos era lo que quería entender.

Iba a ir de estrenos. Tomeu con la nueva Stinky, a la que presentó con fotos y señales en unos correos anteriores. Lo que no sabía es que quisiera otra bici. Otra más DH o free, no sé. Me pareció bastante igual a la otra, algo más tocha y que parece que se va a partir en dos cuando das una culada sobre el sillín, tanto es lo que se hunde el pedalier. De seguro que son cualidades a valorar en bajada, porque lo que es en subida parece que son sólo desventajas. Y también por lo oído, vuela en bajadas rápidas y de trazada amplia; más o menos lo que se ve en los videos de DH, por decir algo. Entonces el de ayer no era el recorrido idóneo para comprobar esas cualidades pero de todo se tiene que aprender. La bajada es estrecha y revirada, bastante técnica, pero si se domina ésta, muy divertida. La subida, muy exigente. Tanto como para que no quisiera empezar desde s'Estret de inicio. Por ello me paré en s'Esgleieta para hacer unos kilómetros por carretera. Me fuí con tiempo suficiente para no tener que forzar para no llegar tarde pero un apretón de la maneta de freno me dejó la pinza delantera muy cerrada y me costó separarlas lo suficiente como para poder meter la rueda. Esos minutos de retraso me hicieron avivar el ritmo para llegar a tiempo ya que los últimos que iban llegando me pasaron en ese tramo.

Nos juntamos un buen grupito en el puente dispuestos a lo que hiciera falta. Para algunos era la primera vez y el aperitivo les supo a banquete entero. Tendríamos que haber empezado desde más abajo para afrontar esas rampas en caliente. No pude (y me parece que nadie) hacerlas seguidas pero sé que se pueden, aunque necesito una goma en condiciones atrás, aunque eso no sea excusa; hay que mejorar la condición física. Hicimos todo el camino de carro hasta arriba y empalmamos por el coll de tords con la pista que sube al Puig des Boixos. No queda mucho pero se deja sentir. Bajada rapidita y desvío hacia la casa adentrándonos ya en el bosque. Tomeu me sorprende tirando hacia la Font dets Òbits directamente por el itinerario que buscaron y encontraron un día con Pepe. Al estar memorizado no habría problemas, y de hecho no los hubo hasta el rotlo de sitja. Se intuía el acantilado muy cerca y a él nos dirigimos disfrutando de las vistas y preguntándonos cómo había acabado aquella cabra colgada del árbol sobre el vacío.

Ese pequeño descanso fué el causante de la pérdida del camino aunque poco de él queda ya. El GPS vacilaba por la escasez de cobertura y no veíamos claro por dónde tirar. De hecho volvíamos atrás y no me equivoqué al pronosticar un gran rodeo sobre el mapa. Había que buscar un paso hacia abajo y lo encontramos, después reaparecería el camino ancho pero siempre en muy malas condiciones. Tales que no parece diferenciarse mucho de lo que podríamos llamar una torrentera.

Saltamos una pared y seguimos bajando por donde pudimos. Solamente en su parte final, antes de desembocar en una pista ancha, algunos probaron suerte. El único que no llegó a la fuente fue Wiro que se quedó buscando sus gafas. Al no venir fuía a buscarlo y juntos volvimos a subir. Finalmente aparecieron, aunque no donde él creía que podrían estar. El tramo de pista que quedaba por subir hasta el Coll de Sant Jordi lo había hecho en solitario el día que encontré el GR de bajada al pueblo y no me pareció nada del otro mundo pero tampoco te da un momento de respiro. Reunidos en el forn de calç nos vamos llaneando hasta el Coll de Sant Jordi donde la única novedad que noté fue el cambio de las barreras. No sé que debió pasar, las que había parecían bastante resistentes, aunque por los pinos que aún restan tumbados sobre el camino es posible que alguno las destrozara.

Sin perder tiempo empezamos la ascensión hacia lo alto de la Comuna. No es muy larga pero hay que empujar bastante. Probablemente en la ocasión anterior llevara la otra bici y se nota muchísimo la manera de transportarla; que no toquen las ruedas en el suelo es una gran ventaja. En lo alto de la montaña se aprovechó la buena cobertura telefónica para tranquilizar a novias y esposas y dejar la mesa reservada en el restaurante.

Por fin llegaba la bajada buena después de la pequeña decepción en la anterior, aunque Tomeu asegura que ha empeorado desde su último (y único) paso, cosa que tampoco es difícil donde no hay una estructura viaria clara. Caso contrario de por donde íbamos, pero aún así es muy técnico y la mayoría no estuvo a la altura. Algo más se pudo hacer en cuanto tomamos el desvío hacia Valldemossa, donde marca el segundo poste. Y ya en su parte final es cuando me pude soltar con más tranquilidad.

Debido a que cogimos el descenso largo desde la Mola a la mayoría de nosotros no nos sobró el tiempo y acortamos la ruta en el pueblo. Los demás hicieron una visita rápida a los miradores desde Ca Madó Pilla hasta s'Estaca antes de dar cuenta de un buen arroç brut.


Camí vell de Biniarroi

La semana pasada estuve por Biniarroi y subí por la pista asfaltada ya que el camino antiguo no permite rodar en subida, aunque alguna vez lo he subido, cuando me encontré la primera barrera cerrada. Y creo recordar que lo hice una vez de bajada. Y para que no se pierda en el olvido este itinerario voy a poner una descripción de una excursión realizada por él que se encuentra en la página oficial del Ajuntament de Mancor.

Partim de Mancor de la Vall des de la plaça de Dalt, on es troba l'Ajuntament de la vila i l’església parroquial de Sant Joan Baptista. En direcció a ponent anem pel carrer del Metge Josep Mateu. El temple parroquial queda a la nostra dreta. Al final d’aquest carrer, voltam cap a la dreta pel carrer de Biniarroi. En el número 28 d’aquesta via observem una casa amb l’escut de la família Catlar que en corona el portal, amb la data de 1878. Els Descatlar foren senyors de Massanella des del segle XV fins a 1893, i eren els majors propietaris de l’actual terme municipal de Mancor, que fins a 1925 no se segregà del terme de Selva.

Continuem pel carrer de Biniarroi, que ens condueix als afores del poble; al final del carrer, després d’un curt descampat i de deixar a l’esquerra algunes portasses, passem vora el cementiri de la vila, que queda a l’esquerra. Hi notem unes línies arquitectòniques senzilles, amb portal de llinda i un frontó triangular coronat per una creu.

Envoltats ja de camps de conreu dominats per garrovers, continuem encara per camí asfaltat, amb el torrent de Biniarroi a l’esquerra. La vista cap a la dreta, amunt, ens mostra les edificacions de Santa Llúcia. A uns dos minuts del cementiri deixem a la dreta les cases del Figueralet i immediatament passam pel pont que franqueja el torrent. Des del pont se’ns obre el panorama cap al nucli de Biniarroi, encimbellat dalt de la muntanya. Aviat deixam a l’esquerra la casa de Can Amunt, seguida d’un altre xalet. Mentre, el camí dissenya un lleuger revolt cap a la dreta, on hi ha un cartell de la Conselleria d'Agricultura i Pesca del Govern Balear. Un poc més endavant, a uns cinc minuts de la sortida del poble, arribam a un entreforc de camins. El camí de l’esquerra és el de la Font Garrover, que continua cap a Lloseta pel clot d'Almadrà. Si seguim el nostre itinerari, més endavant tornarem a trobar aquest camí, després de visitar Biniarroi.

Continuam la ruta pel camí de la dreta, mentre que en l’angle que s’obre entre el nostre camí i l'anterior queda un edifici anomenat la cotxeria de la Font Garrover, on esperaven antigament els carros d’aquesta possessió. Es una construcció d’una sola planta d’alçat , amb portal rebaixat, en forma de portassa, vora el qual destriam un colcador, a l’esquerra; la coberta és de dos aiguavessos.

Vora la cotxeria de la Font Garrover passam novament sobre el torrent i, pocs metres més endavant, tornam a trobar-nos en una bifurcació important de camins. En aquest cas, hem d’anar cap a l’esquerra, ja que el camí de la dreta condueix a l’oratori de Santa Llúcia, originari del segle XIII, tot i que actualment es troba envoltat d’edificis moderns.

Després de deixar la bifurcació de Santa Llúcia, avançam entre petites propietats on abunden les llimoneres i els tarongers, encara que els garrovers continuen com a espècie arbòria dominant; una d’aquestes propietats és Son Torranet, que queda a l’esquerra. Deixam aviat el camí de Cal Vellaco, que discorre asfaltat cap a l’esquerra, i que comença vora un canyar situat al costat del torrent. Continuam pel camí de la dreta, amb una caseta a la vora.

Mentre, si aixecam la vista veurem les cases de Biniarroi, ben altes al capdamunt del pujol, que constitueix l’estrep de migjom del puig de Suro. A l’esquerra ens queda el torrent, amb ullastres, garrovers i alguna figuera. A la dreta ens acompanya una paret seca, mentre que a l’esquerra deixam una casa reformada. Amb un revolt lleuger cap a l’esquerra, passam sobre el torrent de les Fontanelles, tributari del de Biniarroi, que mostra un jaç redult.

L'asfalt, després de passar vora una tanca d’ametlers, dissenya un revolt a l’esquerra, en pujada, amb una caseta de marés i d’un aiguavés a la dreta. En el següent revolt a la dreta, podem desviar-nos del camí asfaltat i voltar cap a l’esquerra, per on discorre un tram del camí vell, alguns metres que han sobreviscut a la superposició del nou traçat. En un primer segment d’una cinquantena de metres, a la dreta hi discorre una paret de marge, mentre que, a la banda esquerra, hi apareix una barrera de metall. En aquest punt, el camí vell volta a la dreta, amb algun graó de pujada, fins que ben aviat toma a enllaçar amb l’asfalt del camí nou. En la següent giragonsa, cap a la dreta, podem posar-hi atenció, ja que ens hem de desviar del camí per a vehicles per tal d’agafar el camí vell, que surt a la banda esquerra, just al final del revolt. Per la via ampla ben aviat trobaríem una barrera metalica, visible des de l'inici del camí vell, després de la qual s’acaba l’asfalt del camí nou de Biniarroi.

Avançam ara pel camí vell de Biniarroi, que presenta una tipologia de sender de ferradura, però molt abandonat pel desús. Els primers metres del camí vell adopten una forma de rampa en pujada, amb hullastres, cards, abatzers, fenis, argelagues, garrovers i oliveres. Ben aviat arribam a una escaleta de ciment, molt recent, amb vuit graons; ha estat bastida per servir d’enllaç amb un camí transversal, més modern, que condueix a una casa situada a la nostra esquerra. En aquest camí transversal, hem de seguir set o vuit metres cap a la dreta, fins que, un poc abans d’una barrera de metall que torna al camí principal de Biniarroi, voltam a l’esquerra, i novament recuperam el camí vell.

En el següent revolt a la dreta, deixam una barrera de metall a la banda esquerra. Les restes d’empedrat afloren del sol del camí, mentre pujam amb una reixa de filferro que discorre a l’esquerra, entre oliveres i garrovers. A la dreta es configura una panoràmica amb el poble de Mancor, enclotat, i l’oratori de Santa Llúcia situat gairebé a la nostra altura. Després d’un revolt a l’esquerra, amb un fil- ferro que marca la banda esquerra del sender, torna a aparèixer l’empedrat. Aviat arribam a una barrera de fusta, que hem de passar, mentre el camí descriu un revolt a la dreta. Alguns minuts més amunt, després de cinc revoltes que s’han de seguir amb atenció per no perdre el camí, no debades ens trobam en una via molt poc transitada, enllaçam amb un camí de carro transversal. Aquest camí, cap a l’esquerra comunica amb una caseta similar a una barraca de roter i, cap a la dreta, enllaça amb el camí per a vehicles de Biniarroi.

Hem de travessar el camí i continuar pel camí vell, que continua a l'altra banda, amb un garrover a l' esquerra. Ens acompanyen argelagues i oliveres en aquest tram que constitueix la pujada final a Biniarroi. Després d’alguns revoltes, deixam a la dreta una paret de marge en forma convexa, amb restes de barrobins, i també observam roques conglomerades vora el mateix camí. El camí sembla un tirany marcat per les ovelles, i en una primera bifurcació de senders, anam cap a la dreta, deixant de banda un tirany que davalla cap al torrent, ben guarnit de polls i d’altra vegetació d’humitat. Pujam encara alguns revolts curts, i deixam a l’esquerra un sender que es dirigeix a les marjades i horts de la part baixa de la font de Biniarroi. En aquest entreforc, avançam cap a la dreta, per on passam per una zona ombrívola, entre alzines, oliveres i ullastres, i així entram en el petit nucli de cases de Biniarroi, concretament amb Son Nadal a la dreta i Can Ros a l’esquerra.


Biniarroi

Siguiendo con la tónica de las últimas salidas se había programado el asalto a otra cumbre, el Galileo, aunque hoy tenía que ser especial y serían dos; se añadía Tossals Verds. Dado mi nivel físico actual eso superaba mis expectativas y no me he apuntado. Cierto que se habían previsto “rutas de escape” para los indecisos o petados antes de hora. Podías volver a Lluc por Comafreda o no subir a Tossals, por ejemplo. Pero el tramo de pateo desde el inicio del Camí de ses voltes des Galileu hasta el Coll de ses Cases de neu ya me parecía excesivo y desistí. Parecía que otros pensaban lo mismo que yo y hubo un tímido inicio de preparación de ruta alternativa. Propuse otro itinerario, en concreto pensé en mi Ruta 09, Volta al Puig de Suro. No obtuve confirmación y tracé mis planes en solitario. Lo primero es no poner el despertador. También pensé en coger el tren. Y al final, mientras iba por la autopista, aún no tenía claro si irme a buscar el enlace entre el Pas de s'Escaleta y Coanegra o subir a Biniarroi y buscar la bajada hacia Lloseta. Al final ha prevalecido ésta última.

Hacía mucho tiempo que no subía por allí y se ha dado la casualidad que también es la ruta propuesta por Xisco esta misma tarde. Les será más fácil hacerla, teniendo marcada la trazada.

He dejado el coche en Lloseta para tener unos kilómetros de calentamiento hasta Mancor. Llegar a Biniamar es un segundo y allí he estado buscando una fuente para rellenar. Hay una de grifo en las afueras pero me han advertido de que está contaminada, aunque no hay letrero de advertencia que lo indique. Me he ido a Mancor pasando por la Comuna de Biniamar. He pasado frente a la barrera que debía tomar y he llegado junto a las casas de s'Hort de Biniatzent, donde giramos por su camino de acceso desde Mancor. Después de la segunda barrera ya está asfaltado. Antes siempre íbamos por la cantera. Llegas al mismo sitio.

He perdido algo de tiempo buscando una tienda o super en Mancor. Cosa harto difícil por lo que parece. Y a qué precios. Bien, subsanado el tema abastecimiento, me dispongo a empezar la subida a Biniarroi. No es complicada si la hacemos por el camino nuevo, ancho y asfaltado. Hasta la barrera de Can Pau Carro estaba abierta. En Biniarroi hay actividad. Algunas de las casas se han reformado y puestas a la venta. Me dispongo a buscar el sendero que debe comunicar con el Coll Paredat, sobre el camino de Ses Cases Noves. Ha sido fácil de encontrar. También es fácil de seguir y no entraña casi ninguna dificultad de importancia. Accede al camino asfaltado junto a la barrera de acceso de la Font Garrover, donde acaba el asfalto. No queda mucha distancia hasta el portillo de ses Cases Noves, donde dejamos un desvío a mano izquierda, hasta pasar la Font de na Bárbara, con el acceso a la mina por los suelos, donde sí lo cogemos. Continuamos paralelos a la pared hasta ver un portillo en la pared frontal. Las marcas de color verde que vemos nos señalan la dirección de Lloseta; hacia la derecha bajaríamos hacia el Clot d'Almadrà. Me parece recordar que no tenía un sendero claro pero, al ser muy despejado, simplemente vamos bajando sin problemas hasta encontrar una pista que nos lleva hasta abajo.

El sendero marcado es muy fácil de seguir ahora y, aunque no es de una gran dificultad, es muy divertido. Después de atravesar una pared desembocaremos en una ancha pista. Ésta continúa subiendo pero nosotros la tomamos en bajada. Debemos estar cerca de la Font Nova, aunque yo no la ví. Y también es posible que exista una continuación de ese sendero que baje directo hacia el torrente, cerca de Son Cocó. He dejado un ramal de la pista a mano izquierda y continúo el descenso. A la altura de la embotelladora hay un desvío a mano derecha con unos pilones. Había un coche aparcado y parecía la entrada de una finca por lo que he continuado recto, dándome de bruces con un gran caserón, s'Estorell vell, edificadas por Ramón Burgués de Zaforteza i Fuster (1627-1694), segundo Conde de Santa María de Formiguera, el Comte Mal, en pocas palabras, en el año 1688. Ya tienen años y no se conservan en buen estado.

Sigo mi periplo. La pista toma dirección Mancor. No me cuadra pero continúo. A cada metro me adentro y me encajono más en el valle angosto. Como era de suponer no tiene salida aunque un portillo en el límite del bosque nos haga abrigar alguna esperanza futura. Vuelvo atrás y me fijo en un desvío que sube. Lo tomo pero parece ser un acceso a unas zonas de cultivo realmente aprovechadas. Cuando llego a la línea del bosque no veo una continuación clara y vuelvo atrás, bajando por el ramal del coche aparcado. Pronto llego abajo frente a una barrera y un enorme campo lleno de ovejas. De postal. No me quiero meter aunque intuyo que debe ser el camino correcto. Aún así vuelvo a subir y empiezo a desandar el camino realizado por si me he saltado algún desvío.

Tengo que poner fuerza de voluntad y algo más ya que ahora es hacia arriba. En una curva me encuentro a dos hombres bajando y les pregunto. Me confirman que voy en la dirección equivocada y que debo bajar por el desvío del coche aparcado (que era de uno de ellos), atravesar la barrera y seguir recto hasta el pueblo. Conversamos un rato mientras bajamos y finalmente me despido. Efectivamente, después de la segunda barrera, frente a Es Rafalet d'en March, accedo al Camí de Balladors para llegar al pueblo sin pérdida posible.

En total cuatro horas a ritmo pausado en un itinerario no muy exigente, sin mucho desnivel, muy adecuado si el nivel físico no es el óptimo para afrontar retos más elevados, en el que he podido conocer nuevos caminos y tramos hasta hoy desconocidos.


Mapa de Mallorca

El otro día, mientras buscaba entre las cositas que algunos tienen la paciencia u osadía de publicar en la web, me encontré con una página donde se expone un mapa de Mallorca con un montón de localizaciones que nos pueden ser de utilidad.

Puede darse el caso de haber oído hablar de un determinado lugar y no tener clara su localización; podremos buscarlo en la lista y situarlo gráficamente sobre el mapa. Intenté ayudar en esta tesitura añadiendo un buscador interno en mi página; si lo he mencionado aparecerá el artículo en cuestión, pero puede apetecernos más situarlo en un contexto gráfico, sobre un mapa.

Hemos visto en otras páginas las diversas posibilidades de esta aplicación y lo que puede ayudar para una planificación técnica de la ruta al tener a mano la ruta, los puntos horarios y asimismo fotos posicionadas. A mí me interesaría poder marcar sobre la pantalla todos aquellos puntos que considere interesantes y sobretodo, que hayan sido mencionados por mí en el bloc. Estaría bien poder dirigir la búsqueda de un lugar hacia el texto y el mapa. Aún no sé si es posible, tendré que crear mi mapa y explorar las distintas opciones aunque por ahora voy a aprovechar lo hecho por otros.

Mapa de Mallorca


Pas d'en Miquel

Atractiva ruta la del sábado tres de febrero pero demasiado para mí. En un principio me apunté pero a última hora preferí no ir, aunque me quedé con ganas. La propuesta de Potato para el domingo me vino que ni pintada: corta y rápida. Le pareció bien empezar desde Valldemossa, para realizar un bucle por las estribaciones del Teix.

Para empezar me enredé por casa y llegué tarde, exactamente quince minutos, pero al menos avisé. Decidimos subir por el Pla des Pouet y, la verdad, la subida me parece de lo más asequible. Potato la subió muy bien; yo tuve que patear al menos durante la mitad del recorrido y sería un avance de lo que iba a suceder a continuación.

Desde el pla nos dirigimos al Pas d'en Miquel, prácticamente ciclable en todo su recorrido. Sin poder seguir la estela de mi compañero, me dediqué a buscar un ritmo que me permitiera al menos no descabalgar. Solamente lo conseguí a medias. Hablamos mientras comíamos en el Pla dets Aritges de la ruta de vuelta y convenimos en subir hasta el refugio de la Talaia Vella y luego bajar hasta el mirador de ses Puntes y vuelta al pla. Como Potato hacía buenas tiradas sin parar solamente me esperaba en algún punto. En el Coll de Son Gallard no estaba y nos separamos. Mi cuerpo me decía: “baja, baja”. Y bajé. Cuando llegué al pou ví que no estaba. Entonces supe que había subido. No pasa nada. Me fuí a buscarlo al mirador ya que el tramo no es muy largo y allí lo encontré.

Fuimos a dar un rodeo por el camino de carro que rodea Na Torta antes de acometer la última bajada hacia Valldemossa, mucho más transitada ahora por senderistas que en la subida. Estos no representan ningún problema para nosotros ni nosotros para ellos; ni creo que tampoco piensen que estamos provocando daños estructurales al camino por el que transitamos. Más bien se asombran de que se pueda circular sobre una bici, sobretodo subiendo.

Cuando llegué al coche hacía rato que había llegado Potato. Si ya de por sí me saca ventaja, ese día mucha más. Como la vuelta fué corta llegamos dentro del horario previsto, aún con los inconvenientes mencionados. Bikeros solamente vimos a dos y fué llegando al Pla des Pouet cuando ellos ya iniciaban el descenso. Debían ser de la casta de los madrugadores. O valldemossins.


Titularidad de los caminos

Muchas veces nos hemos preguntado a la hora de planificar nuestra ruta ¿el itinerario por donde discurre es de titularidad pública?. Queremos asegurarnos de esta manera que vamos a realizar nuestra actividad con total tranquilidad, pero a renglón seguido nos salta la siguiente duda: ¿dónde encuentro esa información?. He aquí algunos consejos que seguramente serán de utilidad y lo más importante es que en caso de conflicto tendremos suficiente argumentación para hacer frente a aquellos que quieren demostrarnos todo lo contrario.

OFICINA VIRTUAL DEL CATASTRO

Nuestra primera visita será la página web de https:// ovc.catastro.meh.es, en el recuadro «Acceso Libre,» en «Accesos a Datos Catastrales No Protegidos», podremos formular una «Consulta de Datos Catastrales», pincharemos la opción de «Localización», rellenaremos los campos de Provincia y Municipio y pinchamos «Consultar Cartografía».

En la siguiente página se nos muestra un plano, no muy detallado, del municipio dividido en «parcelas»; iremos acercándonos con la lupa hasta situarnos en el lugar donde tenemos dudas y llegado a este punto de detalle se podrán observar caminos, vías pecuarias, pistas forestales, etc. Debemos hacer el zoom hasta que los márgenes del camino estén bien definidos. Con la opción «Identificar» situada en la barra de herramientas pincharemos en el lugar deseado, se nos mostrará una nueva ventana con un gráfico y una referencia catastral, elegiremos «Mostrar Datos». Aquí estará la información que estábamos buscando, prestaremos atención en dos apartados, el primero en «Localización», éste nos dirá que tipo es el bien inmueble, nos fijaremos si la parcela empieza por nueve mil, este dato indica que está exento de tributación (todos los caminos públicos lo están), en segundo lugar nos dirá si el viario es de dominio público.

La Oficina Virtual del Catastro dispone esta misma aplicación combinada con el Google Earth.

INSTITUTO GEOGRAFICO NACIONAL

Para los amantes a la cartografía, el Instituto Geográfico Nacional http://www.ign.es/ign/es/IGN/home.jsp, pone a disposición una verdadera «joya» de cartografía histórica donde poder consultar según su fecha de edición, para ello nos dirigiremos al apartado de «Cartoteca», «Mapas Topográficos», seleccionar «Mapas MTN50-MTN25», aquí se nos ofrecen dos opciones «Por nombre» «Por Hoja» y pulsar la opción «Buscar». Se nos muestra el año de edición, pudiendo ser de finales del XIX hasta la actualidad, la descarga de los mapas es en formato PDF, su tamaño podrá ser real o en A3.

FICHEROS EN FORMATO SHAPE Y OZIEXPLORER

Para aquellos que están más familiarizados a trabajar con aplicaciones informáticas dirigidas al GPS, tal como es el caso del Oziexplorer. Éste dispone de la opción de poder importar ficheros en formato shape. Este formato es el que habitualmente se viene empleando para establecer los límites o trayectoria de cualquier espacio, como pudieran ser: montes públicos, vías pecuarias, límites de espacios naturales protegidos, etc.

Esta información, para el caso de las vías pecuarias, podemos adquirirla a través de un CD que la empresa pública Egmasa tiene a la venta, correspondiente al Inventarios de Vías Pecuarias. Habría que indicar que la información que contiene el CD es meramente informativa sin tener la consideración de documento oficial.

En el caso de los límites de los Montes Públicos, podemos solicitar información a la correspondiente Delegación Provincial de Medio Ambiente, mediante un escrito haciendo constar que se quiere en soporte digital, este servicio se puede cobrar. No estaría de más hacer referencia en nuestra solicitud a la Ley 38/1995, de Libre Acceso a la Información en Materia de Medio Ambiente, tienen un plazo de resolución de dos meses desde su recepción.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...