[X]

Territori Arxiduc

Desde que se empezó a gestar la ruta del sábado me tuvo enganchado sin remedio. Propuesta por Botets y pulida por el resto. Un paso más desde el Coll de l'Ofre para recorrer la Serra de la Rateta pasando por los dos colls existentes entre las tres cimas que la componen, L'Ofre, Na Franquesa y Sa Rateta. Ilusionado, hasta que me recordaron que tenía aún pendiente la instalación que no pudimos hacer el sábado anterior por ser fiesta. Se jodió el invento. Iba a ser la primera salida en la que tomara altura después de una temporadita un tanto irregular. Me retiré de la puja y dejé la fama para otros.

Pero tenía que hacer algo el domingo. Alguien propuso rutear por la costa sur. Otros preferían la Fita del Ram. Lancé una propuesta: Territori Arxiduc. Al final cada cual habrá hecho lo que ha querido. He decidido empezar desde Valldemossa hacia la Font de s'Abeurada, situada sobre el camino que sube al Pla des Pouet. Desde ese punto empieza una pista ancha que nos lleva hacia Son Moragues. O así debería ser, porque al salir del bosque y entrar en la zona de marjades se pierde con facilidad. En lugar de seguir bajando hacia las casas he cruzado el bosque y he pasado cerca del gran safareig circular situado un poco más arriba de estas.

No hay una trazada clara bajo los acantilados pero se puede circular sin demasiada dificultad. En algunos tramos podemos enlazar con alguna pista. En una de éstas he pasado por otro safareig, éste seco, como la fuente que lo nutre. La pista me deja frente a un cercado de rejilla y me decido a rodearla hacia la izquierda. No encuentro paso y llego a la carretera, no sin antes tener que saltarla. Solo me queda el último repecho para coger el desvío hacia la Ermita de la Santísima Trinitat. En la primera curva está la barrera por donde debería haber salido, y sin candado. Llegando a la ermita paso a tres ciclistas que subían andando. El resto de su grupo ya había llegado y les esperaban medio congelados. Yo como algo y me voy hacia las ermites velles.

El sendero, aunque sea en subida, se puede hacer ciclando en su casi totalidad. Prefiero acortar por la Capella del Puig des Verger ya que el sendero es muy rápido, divertido y seguro y nos deja justo enfrente del Mirador des Tudons. El resto de itinerario hasta la carretera discurre por una pista forestal muy consolidada. Más o menos hasta aquí iba siguiendo la ruta prevista. Enlazar Valldemossa y Ca Madó Pilla sin tocar carretera. Pero a partir de aquí sí debería hacerlo, hasta Son Marroig. Tenía que investigar el tramo que une esta posesión con Miramar. Lo que comprobé es que la casa se puede visitar en domingo, creía que no. Aunque la barrera esté cerrada y el paso a bicicletas esté prohibido no se preveen dificultades. Llegué a la curva donde creía que podría empezar ese camino y me encontré un barranco con un torrente en el fondo. Pude pasar al otro lado pero no vislumbré un itinerario factible en un terreno bastante agreste. Volví arriba y regresé al hotel por carretera. Fuí revisando las entradas de las fincas pero no ví ninguna factible. Hasta bajé a Miramar pero no se puede entrar a no ser que pagues ticket. Solamente vi una barrera cerrada antes de llegar con un camino que puede que te acerque al acantilado y desde allí abajo aunque no sé yo si los peruanos nos dejarán pasar.

Decidí empezar desde la entrada de Ca Madó Pilla (la que está tapiada junto al aparcamiento) y pasar por la zona más peligrosa del recorrido. Enseguida pasamos por el primer mirador, Mirador des niu des Corb o del Pí, una simple explanada pequeña con un pino en el centro, y llaneamos por sendero inestable con unos precipios considerables en algunos tramos. De verdad que es mejor bajarse de la bici. Una vez pasamos las cuevas y llegamos al cruce (por donde debería haber llegado desde Son Marroig) tiramos hacia abajo y llegamos al Mirador des Creuer, donde también tenemos otro enlace con el Camí de la Mar a mano derecha. Lo obviamos por hoy y seguimos bajando hacia la Capella del Beato Ramón Llull, que parece se vaya a derrumbar de un momento a otro. El sendero parece que ha sido despejado de algunos árboles que habían caído y es ciclable de principio a fin y después de una guapa bajada nos dejará en la carretera de s'Estaca, un poco antes del desvío del ramal que se dirige hacia la Platja del Guix.

Hacia allí me dirigí. Sabía que en alguna salida los compañeros habían ido pero yo no estuve. Llega hasta la playa en buenas condiciones. La vuelta me resultó muy corta y nada pesada. Lo que no ví fué la bajada del Camí del Mar, que baja desde el Mirador de sa Ferradura directo hasta este lugar. Queda pendiente para otra salida. Lo que hice fue volver a Valldemossa directamente, siguiendo la carretera de s'Estaca y la del Port. Esta última son solo tres kilómetros de subida a ritmo, plato mediano y el 28, recordando viejos tiempos, sin subir pulsaciones, solamente molestado por el viento en contra un tramo sí y un tramo no.

Creía que podría hacer una buena ruta de descubierta pero al ir de memoria me confundí en algunos tramos aunque al volver a repasarlos en la pantalla me han quedado más o menos claros.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...