[X]

Exploreichon

Había reencontrado una página de excursiones que, aunque la tenía guardada en mi lista de favoritos, aún no le había hecho mucho caso (más bien ninguno) y ví una que me recordó un itinerario que tengo pendiente desde siempre, Muntanya, un rincón perdido de la sierra enmedio de ningún lugar.

Paradójicamente puedes llegar a ese lugar por un camino de carro espectacular pero, como todo en la vida, tiene sus pegas. La suya es que no te dejan pasar si vas en bicicleta, por eso había que encontrar una alternativa para llegar allí si era posible. Y la encontré en esa página. La solución que presentaba era una dressera directa hacia el coll entre el Puig de Son Poc y el de Son Nassi. Confronté las explicaciones, un tanto concisas e imprecisas, con el GE y lo ví más o menos claro. Había paso y solución al problema (siempre sobre el papel; en este caso, pantalla).

Segunda parte de la ruta: bajada a Pastoritx. Por dónde habían ido los compañeros un par de veces no me parecía oportuno ya que no hay camino. Entonces iría por dónde sí hay. Se trataría de recorrer el antiguo camino entre Bunyola y Valldemossa, por Muntanya y Pastoritx, aunque la verdad, yo no veo claro que esa fuera la ruta principal entre las dos localidades. Como no puede ser de otra manera últimanente llueve a la hora de salir pero no me echo atrás y me voy con el coche para ganar un poco de tiempo; es más, el cielo se estira y decido dejar el vehículo en Palmanyola para no empezar subiendo en frío; un poco de carretera no viene mal. Desde Can Penasso empiezo a buscar por los caminos laterales el que creía que era el que subía hacia arriba pero no me cuadra con la descripción de la página. En el primero veo que al final de la cuesta hay una barrera cerrada. Empezamos bien. Vuelvo atrás y enfilo por otro. No veo la casa que se suponía tendría que ver y al fondo también hay barreras. Vuelvo al primer camino que había subido a ver si puedo preguntar a uno que había visto por allí pero no lo encontré. Vuelvo a la carretera y sigo hacia el túnel y entro por el siguiente; es el camino de acceso a Son Poc. Me voy antes de que los perros despierten a todo el vecindario. Puede que guarden pero son pesadísimos.

En ese momento comprendo que no voy a hacer la ruta que tenía prevista y me planteo la subida por la carretera de Alfàbia a ver si puedo subir arriba e intentar la bajada hacia Sóller, y si es con los pobleros mejor que mejor. Pero me entretengo en la entrada de Biniforani sopesando la posibilidad de subir al Pas de sa Fesa directamente y decido esta última opción. Enfilo para arriba y en el safareig giro a la izquierda. El camino está cementado (de ésos que les gustan tanto al Consell) y tiene poca pendiente, pero vas subiendo a costa de hacer metros. Se pasa cerca de un par de casas y había algunos coches aparcados a lo largo del recorrido pero he tenido cero problemas.

En una de las curvas de arriba hay un desvío sin cementar señalizado con hitos que enfila directamente hacia el bosque, nuestro objetivo. Se encuentran más hitos, señal de que no se molestan en quitarlos, tal vez porque se tolera el paso de excursionistas. Al llegar al inicio del bosque de encinas nos encontramos la verdadera dificultad del día en forma de pendiente muy inclinada. Hoy he tenido que ir un poco atento porque el suelo patinaba que daba gusto. Al fondo se empiezan a vislumbrar las peñas a la izquierda y hacia ellas me dirijo. Precisamente ese tramo ha sido el peor. Presentía que el paso estaba en esos cortados pero no lo he visto. Así, buscándolo, he llegado hasta la paret de partió, saltando por el coll de tords que tienen allí montado, pero del paso nada de nada, lo que me ha extrañado bastante, y más al ver el otro lado, con la ladera en descenso y una pista que creía adivinar al fondo. No me cuadraba nada.

Efectivamente era una pista; había un sestador y un forn de calç y me voy camino abajo a ver por donde paro y he salido a la gran explanada cultivada que da acceso al paso y me dirijo a buscarlo. Al fondo hay unos hitos que bajan hacia abajo y, sorpresa, ahí lo tenemos. Dejo la bici y lo atravieso para ver donde me he equivocado subiendo. Jolín, si he pasado por delante sin darme cuenta. Vuelvo a ver desde abajo el último tramo de subida donde he perdido los hitos; claro, si es que me he ido por otro lado. Vuelvo atrás y al llegar al camino empieza a llover. Me parece buena idea parar en las casas de Muntanya para merendar un poco y verlas de cerca. No sé el tiempo que he estado debajo de la parra. Seguramente más de una hora. Me estaba quedando frío y no paraba de llover. A ratos parecía que íba a parar pero no lo ha hecho en ningún momento por lo que he tenido que decidirme a salir descartando continuar hacia Pastoritx porque no era cuestión de irse a investigar con ese tiempo aunque la ruta era clara, pero la tirada hasta la Rota d'en Cotó y Pastoritx podría hacerse larga y con tramos pateando, más.

Bajaría por el camino directamente hacia la carretera de Sóller aún a costa de llevarme una bronca si era sorprendido. Lo del mirador lo he dejado también para otro día. Me íba encontrando a la gente que bajaba de sa Gubía después de darse cuenta de que no se veía un pimiento desde la cumbre. Algunos hasta habían encendido un fuego en un sestador. Me ha parecido una muy mala idea; tampoco se trataba de una cuestión de vida o muerte, y en una propiedad particular se tiene que ser muy cuidadoso con estos temas.

Iba pendiente de encontrar este desvío, que se supone que es por donde debería haber llegado. Creo que ya sé por donde cogerlo desde abajo; las cosas se comprenden mejor sobre los mapas después de haber estado in situ.

He disfrutado de la bajada pero seguro que disfrutaría mucho más si algún día pudiera hacerla subiendo. De las mejores de Mallorca. Cerca de las casas hay dos barreras pero, al estar lloviendo, no había gente por fuera y no me han visto, por lo que he podido salir sin contratiempos. De repente, al llegar a la carretera, el cielo se ha aclarado, y más al llegar a la altura de Raixa; hasta pegaba un poco el sol. Pero sobre la zona de donde venía seguían las nubes y las lluvias, la montaña las atrae.

No tenía ni idea de por donde pararía el grupo; en un principio su ruta tenía que pasar por allí pero he supuesto que si los había cogido la lluvia podrían haberla variado. Así y todo me he dirigido hacia el palacio. El segurata me ha dicho que no había visto pasar a nadie montado y me he acercado a Raixeta. Solamente me he encontrado con un grupo de excursionistas y algunos pinos que han caído sobre el camino, por eso a la vuelta he ido por la autopista de abajo. No sé si la han construido sobre el viejo camino existente del que restan algunos tramos perfectamente empedrados pero si así ha sido es para hacerles un homenaje (en el palacio comunal de la carretera de Sóller), de hecho las máquinas siguen allí.

La semana que viene espero completar la ruta como dios manda (ya veremos).


Rectificación de última hora: después de comprobarlo debidamente me doy cuenta de que el itinerario que describe la página (y otras que he visto después) es el sendero que sube al coll entre el Puig de Son Nassi y el de sa Gubía y no entre el de Son Nassi y el de Son Poc, como he dicho anteriormente en la entrada. Además es bastante cañero con lo que parece descartado. Así pues las opciones siguen abiertas.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...