[X]

Camí de Castelló

Esta semana estaba dispuesto a ir a acabar lo comenzado por el Camí des Correu hace ya unas cuantas semanas si no había nada más interesante publicado en el web a lo que acoplarme. No lo hubo (aunque eso es opinable, evidentemente), al menos a mi conveniencia ya que iba con la idea de bajar lo menos posible del sillín. Las molestias del brazo izquierdo y espalda durante toda la semana no me permitían excesos. De hecho salí el viernes a rodar para comprobar ese aspecto y aunque no han desaparecido las molestias parece que remiten. Solo rodé en llano, por carriles bici y llegando hasta la UIB, ir y volver sin más pretensiones.

Mientras iba pedaleando iba dándole vueltas a la salida del sábado (algo hay que hacer para matar el tiempo si el entorno no acompaña) e intentando coincidir todas las opciones que manejaba hasta ese momento. Descartada como he dicho la salida del grupo me inclinaba más por ir a acabar la investigación por Esporles pero me habían invitado a hacer el Camí de Castelló esa misma tarde y parece que la idea gustó más que lo anterior a mis compañeros de ruta. Pero tenía que esperar confirmación de última hora y ésta no se produjo. De todas maneras dado que lo de Esporles no provocaba muchas alegrías nos fuimos a Sóller para hacer nosotros la ruta y si coincidíamos con los demás la haríamos juntos, si no iríamos solos. Que es lo que, al fin y a la postre, sucedió.

Así pudimos subir por el Pujol d'en Banya (con alguna tímida queja) y empezar el Camí de Castelló desde el inicio. Alarga un poco el timing y permite una subida por cemento aunque un poco más dura que si se sube hacia el Racó directamente. La ida hacia Can Prohom te deja calentito, sobretodo si das pedales a fondo. Es a partir de ahí cuando la cosa se pone divertida de verdad porque decidimos salir del camino marcado y meternos por las pistas laterales que enfilan hacia el bosque directamente (ya se que no se puede pero procuramos dejarlo todo tal cual estaba) y es cuando las quejas fueron ya más sonoras, sobretodo después de tener que decidir en el primer cruce entre lo fácil y lo guapo. Eligieron esta última, la que nos lleva hasta el aujub, donde surgieron algunas dudas sobre el itinerario solventadas rápidamente (no me hizo falta siquiera emplear la brújula portátil).

Y empieza la bajada, no muy técnica pero con algún punto interesante. Cruce por la pista y continúa el sendero hacia la Font de sa Senyora y al poco se acaba la diversión, empieza la bajada por pista cementada hasta el pueblo. Algo había oído comentar sobre la barrera y está justo en la calle principal pero no llegamos a ella, han abierto un vial de obra por el que salimos no sin hacerse oír los gritos de alguno que estaba por allí currando. Mal asunto.

Pudimos merendar tranquilamente en el banco de piedra antes de volver a montarnos mientras veíamos pasar el personal, tanto en bici, como en moto, en coche o andando. Hacía un día estupendo en un sitio estupendo y no había prisas, daban ganas de quedarse, pero más ganas había de pedalear, al menos en mi caso, o sea que volvimos a ponernos en marcha hacia el cruce del GR. Algún tramo de pateo inicial por los escalones y después ya se puede con todo. A Carlos, que no había grabado más que un corto video hasta el momento, le entran las ganas de repente y alecciona al cameráman en el uso del aparato para que le grabe mientras éste sube y baja por un tramo escalonado. Servirá de pruebas para la edición posterior, ya veremos qué sale de todo esto.

Solamente nos encontramos excursionistas extranjeros a pie, bien equipados, y que hasta se apartaron de en medio (aunque no todos). Hasta hubo otro que quiso filmar a Carlos mientras éste hacía tomas en un tramo trialero, el de al lado de la era de Can Prohom. Lo que vino a continuación hasta el desvío del Camí des Rost y el primer tramo de éste, por pista, me fue muy bien, pero lo que viene después ya no tanto. Las molestias del brazo no me ayudaban, ni tampoco las gomas (o lo que queda de ellas) ni los frenos, por lo tanto sufrí más de la cuenta en ese tramo. Últimamente, por una causa u otra, no disfruto en este tipo de bajadas machaconas, y estoy pensando en el Camí vell de Bàlitx, que hicimos hace poco.

No hubo incidentes que reportar ni lamentar pero me parece que pinché aunque el vaciado es muy lento, tanto que hoy no me he dado cuenta de ello. Esta mañana he podido salir un rato aunque no lo hubiera previsto y me he ido a hacer la ruta dominguera por excelencia, la subida a Na Burguesa por el monumento, aunque hoy iba a hacerla con el plato mediano, como se había hecho siempre. Sin problemas. Bueno sin más problemas añadidos que los que tenía ayer y que vienen de atrás ya. Un molesto ruido metálico al rodar. En un principio creía que era el buje delantero, de hecho había un cono aflojado, pero no era eso. Ayer saqué los tornillos que hacen de eje de soporte del amortiguador para limpiarlos y engrasarlos pero sigue haciendo ruido. Quizás alguna arandela de la bieleta (lleva cuatro) esté gastada y sea la causante del chirrido. Habrá que ver si hay recambio de esta pieza.

Solamente me he cruzado con tres bikeros que ya volvían y con uno que subía andando a tramos por la carretera. Lo he pillado más arriba e iba bastante desfondado; hacía mucho tiempo que no cogía la bici, me ha dicho, y de hecho al Coll des Pastors no ha llegado. Mi vuelta ha sido por la ruta más corta, pista de cemento en descenso, senderillo hasta el Coll des Vent, trialera hasta el siguiente coll, y bajada por los atajos hasta Santa Eulália. Después cruzar Palma por la línea roja hasta el destino.

Álbum fotográfico en http://picasaweb.google.com/presionador/Dia8510SalidaBike#


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...