[X]

Mira por donde...

Eran las once de la noche y estaba en conversaciones con la tropa para decidir dónde puñetas íbamos el sábado. Ya que no había muchas opciones externas había pensado en acabar aquella ruta en la que no pudimos llegar al puig de Son Seguí pero me dio por mirar la página de los bous y veo que han puesto el pos-it de su salida por la Comuna de Bunyola. No me lo pensé dos veces y anuncié lugar y hora de salida confirmada, las 7,30h en casa de Carlos. A Juan casi se le quitan las pocas ganas que tenía de salir y de hecho no se presentó a la mañana siguiente pero Carlos no falló.

¿Porqué tan temprano? Porque les dije que iríamos rodando hasta Caubet para ir calentando y sumar algunos kilómetros ya que presuponía que la ruta propuesta sería corta y no quería quedarme con ganas de dar pedales. Lo que no había tenido en cuenta es que cuando salí de casa aún era de noche y hacía frío aunque no una exageración. Esperamos al ausente cinco minutos de cortesía y nos fuimos. Algunos de los compañeros habían quedado en la rotonda del polígono para llegar al lugar de reunión rodando pero yo no quería ir por carretera, y menos antes del amanecer, por lo que nos metimos por el polígono, camí del Reis y camí 140 para salir a la carretera de Sóller de la que nos desviamos enseguida por Son Reus hacia Es Rafalot y Sa Coma. La pega fue que no encontramos a nadie en el punto de reunión, habíamos llegado quince minutos tarde y salimos en su búsqueda. Tiramos hacia el hospital para coger el senderillo y después directos hacia el polideportivo.

En el aparcamiento había gente preparándose para subir pero no eran ninguno de ellos. Nosotros continuamos sin forzar confiando en que pudiéramos atraparlos en algún punto de la subida. Uno que venía detrás más fuerte nos alcanzó pero no se despegó, de hecho hizo toda la ruta con nosotros. Iba solo y habiendo gente no tenía porqué. Vimos a alguno subiendo unas curvas más arriba o sea que tranquilidad, de hecho estaban en la barrera del comellar. Sorpresa para ellos porque no había anunciado mis intenciones y saludos a toda la manada. En el grupo había mucha gente nueva para mí, del grupo ferrerets, también otro grupo con los cuales habíamos coincidido hace poco en el refugio de Tossals y fuimos juntos hasta Solleric; Carlos, Juan, Guiem, ya recuperado, y otros compañeros; en fin, un grupo numeroso bastante variopinto y con buen humor, ésa fue la tónica durante toda la ruta. Ruta que por cierto querían extender hacia la zona dels freus y Coanegra, pues mejor que mejor.

Así que a fundir el comellar, bonito y fresco a esas horas. Arriba nos dejan unos cuantos y los demás seguimos recto por las dresseres hasta lo más alto. La pista está ahora mucho más limpia de broza con lo que se rueda francamente bien, lo que nos extrañó un poco era el ruido que hacían las ruedas hasta que nos dimos cuenta que era el suelo helado que crujía a nuestro paso, no recordaba que me hubiera sucedido nunca.

Entre risas se decide bajar por la trialera, recuerdo que Guiem la había buscado y llegó hasta el mismo borde, igual que yo cuando la recorrí por primera vez aunque fue subiendo, pero el lunes iba a ser el día que la hiciera entera aunque con la lógica aprensión del que acaba de salir de una lesión seria. Cada cual tenía su propio reto al ir por allí y lo solventó como pudo y supo y no hubo incidentes que reseñar.

Un poco más de bajada, otro poco más de subida y viene la gran bajada hacia la carretera. Me puse las gafas (son necesarias) y a correr por el bosque se ha dicho, ese sendero hitado es una preciosidad (aunque no todos lo conocen) y super divertido; alguno se separó de la bici momentáneamente sin consecuencias.

Un reto querer subir montado hasta el cruce de Coanegra y tuvimos que partir cuando todo un grupo de caminantes lo estaba subiendo. Después ya sálvese quién pueda, ya se sabe cómo es esa bajada, tiene de todo, pista rápida, losas, pedrolos, senderos técnicos, tramos con piedra suelta, en fin, que hay para dar y tomar, lo que es seguro es de que no defrauda a casi nadie.

Para la vuelta había bastantes opciones y el grupo se fue disgregando según de dónde hubieras venido. Algunos tiraron directos por carretera para acortar horario y otros decidimos acortar? por Es Cabàs y Son Pizà para acabar haciendo algunos kilómetros de asfalto.

No sé si los convocantes esperaban la presencia de todos los presentes pero lo cierto es que gracias a todos ellos pude pasar una mañana de lo más divertida en un entorno privilegiado. Que se repita!.


Día de Navidad

Aunque sea un día señalado en cualquier calendario no lo tuve difícil para conseguir unas cuantas horas para practicar un poco de deporte matutino y lo hice por la ciudad aprovechando que estaba prácticamente desierta por lo que no tuve ningún problema para moverme en lo que en un día entre semana es un hervidero sin control.

Llegué hasta el Paseo Mallorca sin prácticamente ver un vehículo circulando por las avenidas y giré hacia el parque de la Feixina para ir a empalmar con el carril bici del puerto y recorrerlo hasta el final. Había leído en alguna página amiga que se podía circular por el torrente que desagua en Can Barbarà, no se me había ocurrido pero no es difícil suponerlo si has paseado por la zona. Pues por ahí me metí y es bastante fácil porque tiene una tubería enterrada en el centro tapada con cemento. Muy ancho y despejado al principio se va estrechando y encapotando a medida que vamos avanzando y no tenía ni idea de por dónde iba a salir hasta que me encontré circulando por el bosque, ya no era vegetación de torrente sino matas y árboles. Por un lado estaba despistado pero por otro me resultaba todo muy familiar hasta que he reconocido el sendero que recorre el bosque del castillo de Bellver pegado a la pared que da a las casas de la Bonanova. Eso sí lo había recorrido muchísimas veces hace muchos años cuando esa zona era prácticamente lo único que conocía.

Acaba cerca de una barrera que da acceso a la residencia de la tercera edad y donde se puede empalmar con caminos más anchos que recorren toda la zona. Vislumbré enseguida el que sube hacia la parte superior y quise comprobar si sería capaz de subirlo de un tirón porque era uno de ésos en los que casi nunca lo conseguía. Esta vez no he tenido ningún problema y me preguntaba porqué aunque quizás el plato pequeño de veintiocho dientes influyera negativamente en la cuestión.

No me entretuve con el otro bikero que estaba arriba saboreando como yo la posibilidad de poder circular nuevamente por estos caminos aunque no sé cierto si la autorización (la no prohibición, mejor dicho, a no ser que la bici lleve motor) es solamente para el recorrido de circunvalación restaurado o para todos los viales del entramado. En todo caso la única orden concreta que hay en los carteles es no salirse del camino.

Salí por la barrera de acceso de Sa Teulera dirigiéndome hacia el túnel que vadea la autopista para ir a dar al Camí dels Reis junto al cuartel y seguir hacia Son Rapinya aunque me desvié por el bosque para enlazar con la zona de viales nuevos donde me entretuve un poco haciendo el ganso entre los árboles. Sigo por el vial hasta el cementerio de la Vileta y continúo hasta la rotonda de Son Roca donde una señal azul con una bici me lleva a meterme por una zona verde aunque no tiene salida y tengo que volver a salir por donde he entrado. Tras cruzar parques, sembrados, polígonos y urbanizaciones varias consigo llegar hasta Establiments y desde allí a Son Espases donde me subo al terraplén para ver mejor todo el complejo. Impresiona. Espero estar mucho tiempo en ir a visitarlo por dentro.

Ruta tranquila por los alrededores para saborear la tranquilidad de poder rodar por una ciudad dormida sin apenas circulación ni viandantes a los que molestar.


De estreno

Con la bici montada y a punto y sin saber dónde ir aún el viernes. Tras sopesar algunas posibilidades y teniendo en cuenta el estado de forma del personal y maquinaria, con gente petada en plena recuperación y una bici con la transmisión con algunos problemas de ajuste, decidí plantear una ruta sencilla y eché mano de la consabida Comuna. Tiene una subida muy fácil y bajadas para elegir según ganas, pero un mensaje de Yarik a ultimísima hora en el foro anunciando su salida me hizo cambiar de opinión, subiríamos a la Fita del Ram. Juan, que estaba al quite, también le contestó y tras algunos minutos de debate logramos quedar todos de acuerdo en la ruta, el lugar y la hora.

Así pues un poco antes de las nueve estábamos probando ajustes varios de todas las bicis en la escalinata del aparcamiento del estadio de Son Moix. Los pedales iban duros y la horquilla tenía poco aire, nada no solucionable al momento mientras tanto Juan se va a la rotonda no sea que el jefe de filas se nos vaya por otro lado. Yo iba a poner de largo mi nuevo cuadro? mi nueva bici?. Realmente puede calificarse de las dos cosas porque de la 9.2 queda realmente poco.

Al poco vienen y vemos en directo el nuevo montaje de Yarik, muy chulo, las fotos que puso de muestra no le hacían justicia (hasta no parecía roja) pero en directo gana mucho, un gran cambio respecto del anterior. Torcades ses babesnos ponemos en movimiento por la carretera de Puigpunyent mientras intento convencerlos de variar un poco la ruta, para hacerla un poco más entretenida, nada más, pero no hay manera, que cabezones... Nada pues, Bunyolí. Estaba un poco mosca por el tema del peso del nuevo montaje pero si pesa más que la anterior en movimiento no se nota. Le he dicho a Carlos que pusiera el crono en marcha y arriba marcaba treinta y uno, más uno desde la primera barrera hasta el punto de inicio real de cronometraje, treinta y dos, menos dos que ya llevaba arriba, una media hora aproximadamente. Teniendo en cuenta que he llegado unos cuantos minutos antes que él me saldrían unos veintisiete o veintiocho, lo que no está mal.

Había allí en la barrera unos cuantos bikeros, uno de ellos con una Decathlon 9.1 con mi mismo cuadro (venga, ahora van a aparecer como setas) aunque la historia es muy parecida a la mía ya que también proviene de un cambio por avería, él por problemas con los rodamientos de la excéntrica, yo por la puntera del basculante. Le he preguntado cuánto tiempo estuvieron para hacer tal cambio, SEIS MESES, ha sido la respuesta. Dios, soy un privilegiado, y además con el 9.3, el tío no se lo creía. Como volvían a bajar por el mismo sitio no he podido indagar más en el proceso, mientras tanto nosotros hemos seguido hacia arriba.

Después de la drecera hemos encontrado otros bikeros que subían andando por la carretera. Uno de ellos había petado la tija pija, la llevaba hundida del todo. Aún así hemos subido un rato juntos pero tras superar Sobremunt he perdido de vista (y oídos) a todos ellos, mientras enfrente veía a otro bikero que creía del mismo grupo, pero no, era el padre del chaval que va con los Tira-tira que, junto con un amigo, lo esperaban arriba del todo.

Todos ellos han salido antes que nosotros hacia la ermita, demasiado ocupados estábamos con los settings como para ir a la caza y captura de los demás. Ahí es dónde he empezado a ver serias diferencias en el rodar, ya casi no me acordaba de cómo se rueda con una doble. Tras atravesar la pared Yarik ha querido coger el atajo que los demás nunca habíamos hecho y la verdad es que no vale la pena porque no es ciclable y el camino oficial sí.

Al llegar al inicio de la bajada hacia la ermita nos hemos protegido y hacia abajo se ha dicho pero me he dado cuenta rápidamente de que no iba a batir ninguna plus-marca personal. Me he de volver a acostumbrar a rodar con más parafernalia mecánica. Reunidos con Yarik en la ermita tampoco he podido convencerlos de bajar por el pou así que por la bajada oficial se ha dicho y otra vez se ha repetido el mismo patrón. El cubano por delante y los demás rezagándonos cada vez más, yo creo que llevaba demasiado rebote y no me fiaba un pelo de las H. Barracuda bajando de una forma más que prudente. Además Carlos ha hecho unas cuantas fotos para el nuevo calendario con lo que aún nos hemos enredado más de la cuenta. Y de los marges ni te cuento, tiene delito, un día de estos tendré que tomármelo en serio.

En Esporles solamente una paradita para comentar la jugada y salir pitando por asfalto hacia el coll de s'Heura porque el teléfono ardía y hete aquí que se presentan los del grupo que habían subido antes con nosotros. Resulta que se habían perdido y nosotros los hemos adelantado sin saberlo; después bajaron por el cemento. Reagrupados hemos vuelto rapidito por Son Malferit para despedirnos en Establiments ya que se iban a Son Sardina y nosotros a Palma.

Parece ser que el día de pruebas ha sido satisfactorio, creo que hemos dado con la avería de los saltos de cadena de Carlos, la falta de un diente del plato mediano parece ser la causa; Juan ha acabado mejor de lo que creía dentro de lo que cabe; yo estoy contento aunque también mi plato mediano está defectuoso y me provoca algún desajuste y Yarik ha quedado satisfecho con el nuevo pepino, con lo que puede decirse que ha sido, sin temor al error, un buen día.


Reportaje fotográfico en


Nos vamos de excursión

Hace ya unos cuantos meses que me pidieron hacer de guía (por decirlo de alguna manera) en una ruta que pasara por Raixeta y Pastoritx pero que se fue posponiendo una semana tras otra por mor de la ausencia de mi montura oficial, de peregrinaje por los talleres del Decathlon.

La verdad es que no conozco ningún caso en persona de reparación de dicha marca, tan solo lo que se comenta por los foros y no hago mucho caso. Lo cierto es que desde un enganchón del cambio en los radios no he dado pie con bola. La patilla que lleva la 9.2 no se rompe, se dobla y se retuerce forzando además la puntera del basculante. Patilla nueva, retocar el cuadro y poner un cambio viejo para salir del paso. Duró unas semanas hasta engancharse otra vez y tuve que llevarla al taller porque el cambio no quedaba paralelo al eje de la rueda y me lo dejaron bastante bien, hasta me lo creí si no fuera porque ahora era la rueda la que no quedaba centrada en el cuadro llegando a rozar en el mismo. Intenté solucionarlo con unos refuerzos pero tras algunos kilómetros se desajustaba. Así volvió al taller, iba y venía de Barcelona sin solventar el problema. Pasaban las semanas y todo seguía igual mientras tenía que ir haciendo unas rutas que normalmente no estilo hacerlas pero lo de Raixa no quise posponerlo ya más y le dije a Xisco que iría. Además, el resto de ruta que había pensado estaba ya claro tras varios jornadas de búsqueda, unos con más fortuna que otros. Menos mal que casi siempre había algún compañero dispuesto a compartir los éxitos y los fracasos.

Así pues pusimos día y hora ya sin más dilación y lo anuncié en la lista. Xisco a los cuatro vientos, al menos sabemos que hasta Ariany llegó la onda, y un respetable grupo de planeros y palmesanos se presentaron en el aparcamiento del metro en Son Sardina dispuestos a lo que fuera porque la ruta era un poco misterio y en algunos puntos tuve que ponerme en la delantera para guiar el rebaño. Primera etapa, camí de Passatemps al cual accedimos por un atajo por las afueras del pueblo por recomendación de su vecino. En Son Termens recogemos a Toni Font que viene de Palmanyola y hacemos unos kilómetros de asfalto hasta s'Esgleieta para desviarnos hacia Esporles y abandonar el asfalto enseguida para acometer la primera subida del día, un bonito tramo de camino que se dirige hacia Son Malloll.

La urbanización de Ses Rotgetes ha desvirtuado parte del trazado y sin posibilidades de entrar en la finca deberemos subir hasta lo más alto para poder entrar de estrangis y llegar hasta la parcelación de Son Bauzà cerca del puig d'Enmig aunque no debemos buscar una cumbre como tal, todo es bosque en esa zona. Una vez que estemos rodando por el asfalto tenemos que dar con la dirección correcta para pillar el ramal que se encarama hacia el puig de ses Rotes después de haber sobrepasado los últimos chalés donde empalmamos con la pista de bajada hasta la carretera de la que nos desviamos en el mismo coll para salir junto a la gasolinera de la otra carretera. Ahora solo falta enlazar con el camino del puig de ses Ermites y salir al asfalto con bastante fortuna. Ahora sí que vamos a ir por el itinerario marcado aunque sea por asfalto rodeando la Moleta de Son Cabaspre hasta el coll de sa Basseta donde las señalizaciones oficiales desaparecen, el GR se difumina en un limbo espacial y da paso a la marcación oficiosa, la de los hitos y marcas de pintura esparcidos por doquier.

Después del primer tramo de ascenso hay un desvío que no pasa por el pas de Son Cabaspre y que es el que cogimos para acortar, según decía Pepe. Tramo muy bonito y técnico de bajada por lo enrevesado que enlaza con el anterior un poco antes de llegar a las pistas de arriba. El siguiente tramo nos llevaría a lo alto del puig des Boixos para afrontar ya lo que sería prácticamente la única bajada como tal del día donde no paramos hasta llegar a la carretera. Los Sancho se van y los demás tiramos hacia Pastoritx por el acceso principal donde fuimos interceptados por algún vecino que no se puso muy farruco y nos dejó seguir, la vida es bella a veces!. Xisco ya veía peligrar el llegar a Raixa pero hubo suerte y no solo ahí, también en s'Ullal nos cruzamos con un vehículo (y no es la primera vez) y tampoco nos dijeron nada.

Así pudimos hacer el camino por el torrente sin más contratiempos hasta alcanzar Raixeta y Raixa a buen ritmo, aunque demasiado para mi pobre trasero y zonas afines, el masaje fue de lo más contundente en ese tramo y le acabé de poner la guinda en el camí de Passatemps por donde regresamos. Menos mal que por la tarde me llevé una agradable sorpresa cuando fui a interesarme por mi bici, sí, aquella que no sale en las fotos desde hace un porrón de tiempo; y lo mejor de todo es que tampoco va a salir más.

En la página de Xisco encontraréis, aparte de su crónica y reportaje, los enlaces correspondientes.


Rockrider 9.3



Menorquines 3

La salida de los menorquines del lunes la dejé pasar, por varios motivos entrelazados. Había salido el sábado y el domingo y necesitaba algo de descanso evidentemente; volvía a tener la familia en casa y tocaba estar de cuerpo presente. La ruta incluía una bajada demasiado larga, el barranc de Biniaraix, demasiado para mi maltrecha montura y además quería salir al día siguiente que, aunque laborable, había conseguido hacer puente.

Es que el martes era por la Trapa y se ha dado la casualidad de que es una ruta muy poco frecuentada por mí en los últimos años aunque sí lo fue bastante más hace ya muchos más años. Por eso quería ir.

Tras el tute acumulado por los isleños vecinos no se programó una ruta con especial dificultad ni dureza, más bien corta y por el lado más fácil, desde Andratx por el Camí de ses Basses. Ya faltaban unos cuantos que habían regresado y algunos otros optaron por tomarse el día de descanso mientras que del grupo de mallorquines repetían Pepe, Fibras, yo me incluía de nuevo y me llevé a Carlos conmigo.

Así pues, tras acomodarnos en las monturas, partimos hacia las afueras del pueblo en dirección a la calle Barcelona y su continuación, el camí de la coma freda, fácil acercamiento asfaltado hacia el coll de sa Gramola, solamente un último tramo hasta la explanada del coll se encuentra sin asfaltar. Tuvimos un rodar fácil por la pista del Camí de ses Basses o del Campàs donde pronto se pierden las señales de civilización y el horizonte se amplía. Tras arribar a ses Basses y superarlas nos queda un pequeño tramo en subida donde toca empujar, o colgarse, según gustos, la bici para llegar en pocos minutos al Cap Fabioler y su correspondiente mirador, también conocido como mirador d'en Josep Sastre, y del que solamente una pequeña pared te separa de un precipicio de 440 metros a plomo.

Ahora viene la parte buena de la ruta para la mayoría, la bajada por ese sendero rocoso con algunos pasos interesantes, de aquellos que “hay que tirarse” para pasarlos y, evidentemente, eso no lo hace todo el mundo. El espacio es muy abierto, la vegetación aún no ha crecido lo suficiente desde los incendios y eso no ayuda a superar esos miedos escénicos, aunque eso solamente afecta a los más pardillos, que aún quedamos.

Visita a la zona de la eterna reconstrucción de la Trapa, el cuento de nunca acabar, miradores incluidos. Hay que reponer fuerzas aunque solamente sea para poder llegar arriba del coll de ses ànimes sin desfallecer en el intento, es la opción más adecuada tratándose de un grupo numeroso que lo quiere es rodar. La bajada solamente tiene el límite en nuestra propia máquina, es sumamente larga, y solo pensar que algunas veces la he hecho de subida me hacía temblar aún más las piernas.

Reagrupación abajo para arreglar un pinchazo, más bien raja, del neumático de Fibras aunque al final tuvimos que parar a poner una cámara porque no sellaba correctamente. Ese día no perdió puntos, el boss se los condonó no sé por qué razón. Vuelta bastante rápida por el camí de la Font des Morers hasta el cementerio de s'Arracó y hasta Andratx por carretera donde hubo final feliz en un mesón de la zona aunque solamente Pepe se quedó a dar palique, los demás volvimos rápido a Palma.

El balance de estas dos rutas compartidas con estos compañeros es muy positivo a nivel personal, son gente muy agradecida, a pesar de asistir con una máquina que ya no reúne las condiciones adecuadas para poder presentar batalla en condiciones parejas. Por ello también quiero agradecerles su visita y compañía y hacer una mención para los compañeros que no han podido venir debido a problemas físicos que sé que les hubiera gustado, y mucho, hacerlo.

Ruta realizada el martes 7 de diciembre.


Menorquines 1

Si el día anterior fue bastante suave en cuanto a desniveles pensando en los asistentes el domingo iba a mejorar en ese aspecto ya que me apunté a la primera salida de los menorquines que querían rodar por Na Burguesa, zona donde los juanes les prepararon una ruta que conocen bien de sus correrías nocturnas.

Mallorquines únicamente fuimos cuatro, Juantrans, Bonus, Bridas y yo. Tomeu apareció pero solamente para saludar ya que el golpe que se dio con el manillar en el costillar aún le tiene renqueante. Yo llegué al lugar de reunión a la hora en punto y no había nadie por lo que me dispuse a esperarlos estirado en el banco de la parada del autobús. De pronto aparecieron cuatro bous a los que invité a venir con nosotros ya que también iban por la zona pero la tardanza del grupo les disuadió y ya no volvimos a verlos.

Un poco más tarde apareció el pelotón y tras las presentaciones pudimos ponernos en marcha definitivamente, en un principio por carretera para tratar después de subir algunos tramos por la zona militar y acortar un poco. Por ahí no tuvimos problemas y llegamos rápido a lo alto del coll de sa Creu y al coll des Vent. El que no iba tan fino era un colega de Bonus que hacía la goma en la cola del grupo y que nos abandonó poco después. Subimos por el single-track del bosque hasta la pista para dirigirnos al Mirador de n'Alzamora, donde comimos algo y descansamos. Yo había traído poca cosa (ni siquiera había llenado la bolsa de agua completamente ni había cogido las protecciones) ya que no estaba muy seguro de si acortaría o no pues alguna bajada se me podría atragantar y para bajar andando prefería bajar por pista aunque por el momento la cosa pintaba bien.

Volvimos directos al coll des Pastors y algunos se atrevieron con la trialera. No lo vi, me lo contaron, nuevamente me habían encargado vigilar la retaguardia. Desde el cruce directos hacia abajo por la pista como buenamente pude hasta el desvío de Costa d'en Blanes. Ése iba a ser el tramo donde valoraría realmente mis opciones de continuar la ruta u optar por una digna retirada y fue un sorpresón ya que bajé realmente seguro, al menos todo lo seguro que te permite el terreno, y no eché de menos una buena suspensión. Fue una sensación extraña pero muy gratificante a la vez comprobar la maniobrabilidad de la bici frente a las carencias que en teoría debe presentar en ese tipo de terrenos. De todas maneras creo que también se debió a que hacía ya tanto tiempo que no rodaba por una trialera semejante que se me han olvidado las sensaciones que comporta y aún rodando más lento y en peores condiciones ya me supuso una enorme satisfacción.

La subida posterior a la cornisa la encontré más corta y más asequible que la última vez; llegar a las rampas de cemento no me costó tanto así como el intento de superarlas. Esta vez no pude, di mal el primer giro, demasiado abierto, y quedé en el sitio malo y patiné al cambiarme de lado; después me faltaron tres metros para acabar la última rampa. Esperamos a Juan arriba durante un rato, luego nos contaría no sé qué de un pájaro o no sé que historia.

Llegamos hasta las antenas acalorados donde hubo despliegue de viandas pero de las gordas a las que me invitaron cortésmente porque a mí se me había pasado el horario teórico previsto y el metabolismo iba a menos pero yo quería más y más camino. Lo que viniera a continuación en lugar de plantearme dudas me excitaba después de la buena experiencia de la bajada anterior aunque no la recordara más que en gruesos trazos desde el último, y único, paso. Juan y Paco se habían ido antes para ganar un poco de tiempo mientras los demás acabábamos de comer y comentar lo que había dado de sí la ruta hasta el momento. Quedábamos solamente Bonus y yo y ocupamos las posiciones al frente y detrás respectivamente del pelotón.

La bajada me encantó y la disfruté como nunca con lo que tenía entre manos. Tiene algunos pasos comprometidos donde algunos probaron el suelo sin consecuencias graves y pudimos llegar sanos, salvos y eufóricos abajo. La vuelta a Palma por el paseo de Calvià sin agobiar al personal.

No voy a relatar el guirigay de vueltas y revueltas para encontrar algo abierto para tomar algo por el polígono de Son Valero un domingo cualquiera, no vale la pena, aunque al final sí pudimos tomar algo bien frío por la zona, comentando los pormenores y sensaciones vividas. Solamente si estuvieran una pequeña parte de lo feliz y contento que estaba yo ya les habría valido la pena, fue una muy buena ruta.

Ruta realizada el domingo 5 de diciembre.


Llaneando

Toca rodar en plano el sábado y en petit comité, lo que significa proponer y guiar. Carlos me había estado comentando algo de ir por Lluc pero al final decidimos quedarnos cerca de casa y salir rodando, más que nada por Juan que nos pedía que hiciéramos una ruta de iniciación por las cercanías. Dicho y hecho. Empezamos a rodar media hora (o más) tarde porque me dormí, en dirección s'Indiotería y en el tramo de carretera que la cruza tuvimos ya una discusión con algún conductor que quiso adelantarnos erre que erre a pesar de no haber espacio suficiente. Y va y me dice el tío que él también es ciclista, pues macho, dentro de un coche no se te nota nada.

Salimos del asfalto en cuanto pudimos en dirección Son Macià y Son Crever en plan tranquilón pese a mis esfuerzos para aligerar el ritmo, esfuerzos que resultaron infructuosos en toda la mañana, todo hay que decirlo. Así vamos quemando etapas, camí de Muntanya, Son Daviu y giramos hacia Son Sales. Oh, oh, la barrera está cerrada con candado y aunque saltar la rejilla no es difícil preferimos no hacerlo y tiramos por el tramo nuevo del camino hasta Ca n'Arbona donde empalmamos con el camí de Son Pizà y desde ahí a Son Vivot y el asfalto.

Nos vamos hasta la cantera y hacemos el circuito del puig no sin antes tener que solventar algunos conatos de remolonería. Que si me canso, que si hazme una foto, que si quiero merendar, cualquier excusa es válida para poner pie a tierra. Lo de mis gafas no cuenta, se me cayeron sin querer. Por lo que vimos otras especies animales utilizan el circuito para su solaz, y bien que se nota. Dimos la vuelta completa para que no les quedara ninguna duda de por dónde se movían pero para la segunda ronda no hubo voluntarios así que volvimos sobre nuestros pasos hacia la salida de la urbanización más cuando llevaba doscientos metros por carretera me doy cuenta de que no vienen. Espero y no vienen. Vuelvo a buscarlos y no los veo, en ésas estoy cuando dos señoras que paseaban por allí me dicen que se han ido para arriba. Oír para creer.

Vuelven y nos vamos hacia la segunda parte de la ruta, el puig de Son Seguí, aunque esa parte la veía peligrar desde hacía rato. Volvimos al asfalto de la nueva autopista de Mallorca, la del Festival Park, subiendo hasta Marratxinet hacia el camí del Jardí d'en Ferrer pero el estado en el que llegó Juan arriba nos aconsejó dejar la última parte para otro día e ir pensando en la vuelta por lo que también dejamos de lado cualquier supuesta visita al circuito de Pòrtol.

Llegamos al pueblo y estuvimos preguntándonos dónde estaría la bajada que da a la carretera de Sineu. La hicimos veces pero no nos acordábamos por donde tomarla. Así íbamos pasando metros hasta que nos dio por meternos por una especie de canal entre dos paredes en un vano intento de recorrer los menos metros posibles de asfalto para llegar a Palma. Solo al llegar al final comprendimos que parece ser un cauce artificial de algún torrente o desagüe de la urbanización pero en lugar de volver atrás decidimos saltar la pared y ver lo que había más allá de las construcciones y máquinas en desuso. Al salir a campo abierto solamente vimos una casa y varias casetas de obra que pudimos comprobar que eran pozos de extracción de agua con sus correspondientes bombas, estábamos pues en la Vinya de Son Verí y a los perros y sus dueños que nos salieron al paso no les gustó el que circuláramos por allí. Nos echó con cajas destempladas recriminándonos nuestra actitud por lo que volvimos sobre nuestros pasos pero no del todo porque al pasar por la pared nos fuimos a buscar alguna salida por la pared del fondo. No había camino y estaba lleno de cardos por lo que me temía lo peor y al final ni había por donde salir y además pinché, aunque de eso no me dí cuenta hasta mucho después.

Esta vez sí volvimos sobre nuestras rodadas y salimos por donde habíamos entrado con lo que no nos quedó otra que volver por la carretera y fue llegar al Pont d'Inca cuando me doy cuenta de que se me va vaciando la rueda aunque pude llegar hasta el lavadero de coches donde hinché a tope mientras ellos lavaban sus bicis.

En total unos cincuenta y cinco kilómetros de semi-llaneo que casi llegan a la idea primera que tenía de llegar a sesenta con la tachuela del final en Son Seguí pero que tuvimos que acortar por falta de fuelle de algunos pero que pienso repetir hasta el final un día de estos.

Para los mirones
http://picasaweb.google.com/presionador/SALIDABIKEDia41210#


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...