[X]

Domingo de transición

Transición hacia una semana de tormentas y aguaceros importantes. La previsión era mínima lluvia a las ocho y al final ha sido cero. Los diversos grupos mtb, dispersos, pero acudo al punto de cita habitual de uno de ellos por si alguien está en mi misma tesitura que yo, ruta cercana y a mediodía en casa. Tomeu y Juanfran acuden a la llamada semanal y queda conformado el pelotón cuando llego yo. Alguno más pasa por allí y también pasa de nosotros. No esperamos más y partimos hacia Sobremunt, es lo que se había dicho de hacer entre semana y no vamos ahora a cambiar los planes.

No creáis que las tenía todas conmigo, el viernes había sido una jornada dura estando todo el día de pie sin un buen soporte con lo que al final del día estaba bastante cansado, el sábado me vino bien el descanso y también algo de caminata. Juanfran lloriquea de inicio, vuelve de vacaciones y no ha salido mucho (en bici) pero no le hacemos mucho caso y como tampoco es de quejarse mucho, no insiste. Partimos directos por carretera hasta Son Gual y después Bunyolí. Tomeu está en su línea, yo subo más o menos bien, forzando un poco con el desarrollo y Juanfran empieza a dar muestras serias de malestar al llegar a la barrera, se le va la cabeza, dice. Esperamos un poco a que se recupere y proseguimos pero ya en el cruce de Sobremunt dice que no puede más, que baja solo y nos espera abajo. No nos parece buen plan ya que debería haber esperado más de una hora por lo que decidimos bajar todos juntos por asfalto hacia Esporles y una vez abajo, según vaya la recuperación, alargar un poco más la ruta en llano.

Así lo hacemos y antes de llegar al desvío de Son Malferit nos cruzamos con Albert y varios amigos banyalbuferins que hacen la ruta en sentido contrario, tras los saludos y comentarios los dos grupos proseguimos nuestro camino. Llegados a Sarrià nos desviamos hacia Establiments y desde allí rodeamos Son Mayol, y digo rodear porque las barreras están cerradas, digo yo que si la del Parc Bit lo está también lo estará la otra. La causa no la sé. La subida hacia ses Rotgetes no presenta dificultad para nadie y bajamos por el camino viejo hasta la rotonda de Esporles. Un poco de asfalto hasta Son Termens y vuelta a Palma por el camí de Passatemps, esta vez en plan bastante tranquilo.

Dejando de lado estos días desapacibles, con más inconvenientes que otra cosa, parece que volverá a quedar un fin de semana idóneo para rodar otra vez en bici y ya que este finde no se ha completado la ruta prevista se puede intentar en el próximo, sino con los mismos con otros compañeros, el tema es salir y rodar, aunque no todo vale.


Clot d'en Dalmau

Parece mentira pero llego más de hora a la salida del domingo cuando quedamos a las siete y media que cuando quedamos a las ocho, y eso que fui rodando desde casa. Éramos cuatro allí, talmente habituales, Guiem, Toni P., Aure y yo, cuatro gatos para lo que podría ser.

Esta vez llevaba los deberes ya hechos, hasta tenía track!!!, cosa inhabitual en mí ya que no tengo receptor gps, pero se lo había pasado a Guiem por si el tiempo apremiaba y teníamos que ir a lo seguro. Yarik me informó que ya había pasado por allí y aún así dijo que a lo mejor se presentaba pero como recibo los correos cuando le da la gana a algún servidor de eso me enteré después, porque efectivamente no vino. El track que tenía era de un compañero de Calvià que rueda más por la zona y está editado en wikiloc pero como los comentarios y explicaciones suelen brillar por su ausencia en esa página aún ante evidencias flagrantes de error en la ruta hay que tomárselo con ciertas reservas.

La ruta empezó con una visita al monumento de na Burguesa, nuestra señora de la Paz, es virgen, no cristo, que quede claro, pero arriba ya éramos uno menos, Aurelio fue requerido por teléfono para regresar cuanto antes a su casa, nada grave. La cosa va de pista hasta el coll des Pastors con nivel de dificultad cero. Allí, tranquilidad, por ahora no nos hemos cruzado con nadie y a los hombres de verde no se les intuye por las cercanías.

Toca ir a las antenas, también de nivel cero tras las reformas, solamente espero al pasar por allí que no se me cruce un cacho de madera por los radios y me reviente el cambio, pero todo se resuelve sin complicaciones y al llegar a la torre de vigilancia (es un decir porque no hay nadie que vigile) podemos parar un poco a comer algo antes de afrontar la bajada y me entero allí mismo de que ninguno de los dos la ha hecho, uep, la cosa va a ir lenta, pues. Efectivamente reconozco que puede impresionar en algunos sitios pero también deben convencerse de que es muchísimo mejor hacerla más rápido que lento, despacio te enrocas más. De todas maneras les gustó mucho pero no hicimos la segunda parte, para mí las más machacona, sino que nos metimos por la pista forestal que baja por la coma, la pena es que el sitio está quemado.

Doy una curva y tengo delante de mí una recta con bastantes más piedra suelta que antes y en una de ellas dejé mi cámara trasera, la goma debe ser ya papel de fumar. Cambio y nos ponemos en marcha para comprobar que estábamos a cincuenta metros del asfalto, ya podría haber aguantado un poco más la zorrona.

Estamos ya en la carretera de acceso a la cantera de ses Vinyes, hemos pasado otras veces por allí pero saliendo más abajo, al lado de la primera barrera cerrada, ahora la que vemos es la segunda aunque se puede pasar por los costados. Estamos indecisos por el horario pero convenimos en subir a indagar un poco y decidir más arriba. Pasamos la barrera y llegamos hasta los enormes edificios de la fábrica de yeso que no sabemos a ciencia cierta si están o no abandonados, desde luego actividad reciente parece que no ha habido, aunque vehículos y maquinaria hay por doquier, pero más bien me pareció chatarra. Ni después de investigar un poco por internet me ha quedado claro si allí se trabaja o no.

Pasamos la primera cantera y subimos a la segunda, el clot d'en Dalmau, que parece su estado de abandono calcado a la primera. Allí justo es el punto donde necesitábamos el track pero Guiem no lo había cargado y fuimos a tientas, en principio por lo que parecía una pista vieja que después se convertía en sendero marcado pero sin poder montar aunque la proximidad de los chalets no hacía presagiar una gran caminata, como así fue. Llegamos al primer chalet y lo rodeamos por donde pudimos para salir al punto más alto de la urbanización donde empieza la pista que vuelve a subir, mejor, pero había algo que no me cuadraba con las explicaciones que me dio Yarik refiriéndose a unas cuestas bravas de asfalto, esto sólo podía significar que no habíamos ido por el mismo sitio y el camino que veía algo más abajo parecía confirmar esa suposición.

Subir o bajar? Ésa es la cuestión. Un día normal hubiera sido para arriba pero fuimos hacia abajo para volver dentro de la horquilla horaria prevista, aún así me paré donde me pareció adivinar un camino y acerté porque desde allí se va directo y plano hasta la cantera, mientras ya tenía a los compañeros preocupados en la rotonda de Portals nous.

Vuelta a casa en modo paseo por el paseo (v.l.r.) de Calvià porque lo que es entrar en Palma y ya es otro cantar, se agradece llegar al paseo Marítimo y poderte relajar. Despedida en sa Faixina, todos aprovecharemos el carril bici para volver a nuestras casas, hasta la próxima ruta que parece ya definitivamente adjudicada a la Fita del Ram, cumple los requisitos, lo que no tengo nada claro es la bajada que se va a hacer, muchos lo tienen siempre claro pero para mí es un dilema elegir entre una y otra al no tener que fichar.


Playa, sí, pero antes...

Llevo un par de semanas sin salir los jueves, bueno, ni los jueves ni cualquier otro día, por lo tanto mi condición física no mejora como debiera y me tengo que conformar con retos menores ahora que he acabado los deberes para con la ruta de Pòrtol que está esperando solamente el estreno oficial con público y posterior publicación aunque ese orden no es estrictamente necesario, bien pudiera ser al contrario aunque tampoco hay prisa, solamente necesito un domingo con el horario un poco más relajado.

Así pues he dirigido la mirada estas dos últimas semanas hacia nuestra bien querida Serra de na Burguesa quizás queriendo aprovechar las últimas fechas antes de que empiece el periodo de caza de la media veda. La semana pasada visitamos las Coves des Marbre y esta semana ha tocado ir a comprobar un camino del que no tenía constancia. Había guardado unos apuntes sobre el mismo que luego olvidé y del que no he visto track alguno pero que volví a recordar tras reencontrar esas notas en una tarde de ésas en que me dedico a remover el “material” que voy recopilando, y es cuando casi siempre suele salir algún apunte, alguna nota o alguna referencia a un sitio o a un camino que conviene ir a visitar.

Lancé un aviso por correo por si alguno se animaba a venir, no ha sido así y en previsión de lo que pudiera suceder quedé en el sitio de reunión del otro grupo con el que suelo salir, los bous bufats, allá por el Decathlon. Y ésos sí estaban, no tantos como la semana pasada pero de cuerpo presente estaban Toni P., Toni V., Tomeu y Tito.

Cuando he llegado se encontraban en pleno proceso de decisión de ruta y he oído Burotell (bien) y después carretera (fatal), ambos no casan ni con pegamento y éso que en el mejor de los casos tienes que meter siempre unos cuantos kilómetros de asfalto pero ellos querían empezar desde el principio por carretera. No, no, no, no puede ser, o lo hacemos bien o no se hace, pongamos Bunyolí, pongamos Son Roca, crucemos el Pas de na Ventalla, pero el tiempo disponible no daba para tanto así que les he tentado con algún caramelo por Na Burguesa y no queriendo perdérselo han venido gustosos.

Como la cosa no andaba muy lejos había que hacer un poco de tiempo antes de llegar a sitio así que nos hemos ido a rodear Son Rapinya por el bosquecito y enlazar la entrada al golf de Son Muntaner desde el vial nuevo. Atravesamos la posesión por los divertidos senderos hasta enlazar con la carretera de la que recorremos unos metros, solo los precisos antes de meternos por las pistas militares de Santa Eulalia. Como la semana pasada tiramos hacia arriba hoy hemos vuelto a la carretera mucho antes para simplemente atravesarla y enlazar directamente con el PT3. Ahora iba a empezar lo bueno, de manera suave al principio pero que en la última mitad la cosa se pone difícil por no decir jodida, tanto que todos hemos dejado marcadas las suelas en el piso en algún momento.

Cortafuegos, sendero y camino-torrentera hasta la carretera otra vez, esta subida sí es mucho más relajada, más XC. Atravesamos carretera, saltamos rejilla y pista para arriba, hoy el asfalto lo hemos dejado para otros. Esta pista, que también tiene un final trepidante, aunque para quién la haya conocido en otros tiempos convendrá que ahora es una (auto)pista, nos deja en la pista principal de la carena y es la que tengo pensada seguir hasta el coll des Pastors. La subida por el cemento no es un problema serio ni mucho menos y no merece mayor comentario en la parada-avituallamiento bajo la sombra de los pinos.

Nos dirigimos hacia la bajada de Bendinat y lo que me da realmente miedo es la velocidad que puedes llegar a coger, el terreno ayuda y me daba la sensación de que algún día te puedes encontrar el bus turístico de gira por allí. Había dos cosas por mirar en esa bajada, la primera nos la hemos saltado y hemos tenido que volver atrás, se trata de un sendero del cual solamente había hecho la mitad al bajar hacia Costa d'en Blanes. Vueltos a la pista buscamos el otro camino y lo encontramos, y no sin cierta sorpresa por mi parte ya que ayer no fui capaz de ver atisbo alguno de su presencia sobre el GE, en cambio en directo es otra cosa y aunque necesita algún retoque se puede bajar muy decentemente y excepto algunos pinos cruzados en la zona de la torrentera el resto está muy bien, quizás deba probarlo también de subida.

Pase por s'Ermita donde sí había gente acondicionando el lugar aunque ningún comentario ha salido de su boca; pase por la fuente y vuelta rápida por el camino de regreso ahora expedito. Hemos querido algunos probar la rampa, ni siquiera la voltereta de Toni V. me ha desanimado a intentarlo pero una vez que se me ha cruzado la bici ya he sido incapaz de volver a montar, él, en cambio, si lo ha intentado pero solo hasta la tercera caída, allí ha dicho basta. Después ha necesitado reanimación y agua bendita para continuar, llevaba las huellas del suceso marcadas en la rodilla aunque éso no le ha impedido picarse en las cuestas de Génova y Madre Alberta con Tomeu y el tocayo. Yo creo que era solamente la excusa para exigir después parada y fonda en la gasolinera.

La semana que viene vamos (es una forma de ponerlo, por ahora, voy) a hacer lo mismo por la zona de Palmanova aunque me da en la nariz que no va a ser tan fácil como hoy, y no solamente porque sea en sentido contrario sino porque puede ser bastante más enredoso, pero no adelantemos acontecimientos, todo llegará.


Bous y cabras

El jueves no salí, las cámaras pinchadas se van acumulando esperando su reparación y entre el calor y disponer solamente de una franja horaria muy concreta hace que encontrar compañeros de salida sea difícil, si además de eso le añadimos las pocas ganas y el calor sofocante que hacía pues todo junto hizo que me quedara en casa haciendo el pardal. Entonces, sin haber “entrenado” entre semana no veía muy claro dónde podría acabar el domingo y aún así me dio por elucubrar en subir el pas de sa Fesa sabiendo de primera mano que había porteo del bueno y que sufriría de lo lindo. La vuelta sería por territorio comanche y a los que se lo comenté no es que se pusieran muy contentos que digamos entonces me dije, a lo fácil, na Burguesa, aunque había que meter algún elemento a poder ser poco concurrido, y se me ocurrió ses Coves des Marbre.

Esta mañana, entre idas y venidas, se me ha pasado el tiempo y he tenido que llamar a Guiem para que no se fueran, así las cosas he llegado un cuarto de hora tarde pero no hemos partido enseguida, algunos aún le daban los últimos retoques a una de las bicis, en total otro cuarto de hora más. Esa media hora nos iba a faltar después aunque me parece que no ha importado a la mayoría, pero no adelantemos acontecimientos, todo llegará.

Sin mucha prisa pero sin pausa nos hemos metido en el bosquecito de detrás de Son Rapinya para ir a coger el torrent de Sant Magí y aparecer delante del cuartel, pero poca carretera hemos hecho pillando pistas y atajos por el interior de la base. El primer pinchazo de Fibras ha permitido revivir a Ricardo que ya veía pajaritos. Guiem le animaba diciéndole que estábamos “casi” arriba, hombre, el mirador no es que esté lejos pero para uno que va cortito de fuerzas es un etapón, pero no hagamos sangre todavía, tampoco es para tanto, unas rampitas, una última trialera de subida donde los débiles flaquean y solo algunos superan. Queda merendar algo, contemplar las vistas y charlar un poco sobre los temas actuales que están en boca de todos, el incendio de Andratx, la corrupción, la torrada de la casita, el tubeless, en fin, un poco de todos los palos.

Nos preparamos para la bajada aunque solamente Toni y Tito llevan protecciones, y Aure ni siquiera lleva una doble pero para la mayoría es solo un espejismo, mucha pendiente sin apenas agarre que hace que nos lo pensemos y mucho, y claro, tanto pensar hace que los que bajan bien estén ya casi en las cuevas. Medi, aparte de subir también baja y se ve que le gusta eso de chupar rueda a los que marcan el ritmo y no dejaba que Fibras se le escapara.

En las cuevas hay un paso crítico para llegar hasta el camino, el que vaya solo se las va a ver y desear para poder bajar, éso fue lo que me ocurrió a mí cuando me tuve que colgar la bici a la mochila para poder bajar por el marge agarrado con las dos manos y gracias que no se me cayera, pero entre varios no hay problema. No estamos mucho rato desvariando arriba y nos disponemos a bajar lo más rápido posible. Esa teoría duró lo que le duró la cámara a Fibras, reventó con un soberano llantazo, la rueda se deshinchó casi instantáneamente y apareció restregado por el suelo afortunadamente sin daños serios, solo arañazos superficiales. Vuelta a reparar, esta vez con material prestado y seguimos bajando. Reagrupamos en la charca y esperamos más de la cuenta en el cruce, ha sido otro pinchazo.

Nos vamos por la pista de la finca a dar un rodeo, primer despiste mío porque volvemos al mismo sitio, después saltamos la rejilla y continuamos por el sendero procurando ir esquivando las matas de cardos pero en el cruce, en lugar de acceder a la carretera que está a un tiro de piedra, seguimos adelante y tras algunas rectificaciones y también barreras, nos dirigimos hacia la estación transformadora, me gusta mucho esta última opción.

Son las once y media cuando estamos rodando por las curvas del coll des Tords y se decide no alargar más de la cuenta. Aquí, aquí fue donde nos faltó esa media hora de la que hablaba en un principio. Nos reagrupamos en el desvío de Establiments tras esperar durante unos minutos a Medi que viene fundido, sin agua, sin sólidos, para qué si está en pleno Ramadán. Me han dicho después que no conocían esa bajada y yo digo que es mucho mejor haber empezado así, bajando, más que si la hubiéramos hecho al revés. A mí no es que me entusiasme en demasía, demasiado lisa y rápida para mi gusto aunque ésos pueden ser precisamente los alicientes para otros, es lo que tiene esto del mtb.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...