[X]

Quinientos

Quizás estéticamente hubiera sido mejor aceptar la invitación de Pepefz para salir con él el sábado a recorrer algún sendero nuevo y poder firmar una crónica como dios manda, a la altura que la ocasión requiere, nada más y nada menos que la quinientos con la etiqueta salidas del blog, casi coincidente con la setecientos en número total, pero la pregunta es si es un motivo realmente especial como para tener un espacio diferente por sí solo.

Como ya hemos repetido algunas veces (y alguno sabrá) este blog nació por casualidad, en realidad como añadido temporal entre los artículos “serios” de lo que ahora es el otro blog pero que fue tomando forma por sí mismo y llegó un momento en que tuve que separarlos aunque la razón principal que me llevó a ello es que a medida que iban aumentando los artículos, posts le llaman algunos pero ya sabemos que en nuestro idioma una post es una tabla así que para evitar confusiones lingüísticas lo referimos correctamente en el idioma escogido para la publicación, el castellano.

Me bajo de las ramas y continuo, decía que mientras el blog aumentaba de tamaño más difícil resultaba encontrar la información que quería dar a conocer y además quedaba muy desordenada, así que decidí separar ambos mundos y publicar dos blogs independientes. Por tanto y teniendo en cuenta de que antes de internet ya había vida tendremos que asentir que ésta sea precisamente la salida quinientos es casi irrelevante (y desde luego más lo aseguraréis cuando lo acabéis de leer).

Como primer hecho destacado diré que la salida fue en domingo. No tendría mayor relevancia si solo fuera un simple cambio de día pero el hecho es que implica también un recorte de horario y evidentemente un recorte de rutas, hay que salir por las cercanías inevitablemente donde ya casi todo está trillado, y remarco el casi pero no me estoy refiriendo a los nuevos circuitos de descenso, por artificiales, sino a aquellos elementos que puedan englobarse en la categoría de patrimonial y aún no recorridos.

Como dije rechacé la salida sabatina de Pepe pero no solo por la fecha, no me sentía con fuerzas suficientes como para afrontarla dignamente, y así se lo dije. Lógicamente quiso convencerme pero ya la decisión estaba tomada. El domingo no llegamos a quedar por la misma razón pero a la inversa, a él no le satisfacen rutas de tres horas cuando las puede hacer de cinco, y de todas maneras tampoco era seguro que yo asistiera a algún evento, mi idea era hacer lo máximo posible pero dentro de un esquema prefijado, lo que yo llamo un entreno. Ésta no es una palabra que suela aparecer mucho (casi nada) por este blog pero dado mi pésimo estado de forma era, creo, la opción más sensata aunque por otro lado también me apetecía aparecer por el punto de reunión para ver a quién me podía llevar conmigo aunque fuera engañado de principio a fin, cosa que finalmente no hice debido a unos ajustes de última hora de la bici que me retrasaron quedando ya desubicado del todo, compuesto y sin novia, como quién dice, por lo que decidí enfrascarme de lleno en una ruta de rodaje puro.

No me comí mucho la cabeza y tiré por el carril bici hasta la rotonda de los militares y para arriba. Es una carretera tranquila, de hecho no me crucé con ningún coche, un puerto largo muy apreciado entre la gente de Palma. Bajada por la otra vertiente sin salirme del guión previsto y giro hacia Calvià pero sin llegar al pueblo ya que giro por Son Boronat, único momento en que voy a rodar unos minutos por camino de tierra.

Sigo los carteles de la ruta cicloturista y me dirijo a Santa Ponça girando por el polígono para enlazar con el paseo cerca de la depuradora, después ya solo fue poner ritmo e intentar mantenerlo lo más dignamente posible mientras no deba circular por las calles entre el tráfico, cosa inevitable a no ser que crucemos por el golf. Como mi intención no era depurar la ruta seguí recto por Joan Miró hasta el paseo marítimo y enlazar con el inicio del carril bici por el cual circulo hasta delante del mamotreto a tiro de piedra de mi casa.

El único dato que sé cierto de esta ruta es el tiempo transcurrido, tres horas, lo demás (calorías gastadas, desnivel acumulado, kilometraje recorrido, posición en el escalafón, velocidad media, pulsaciones máximas y demás parafernalia) ni lo sé ni me importa.

Nos vemos en la próxima.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...