[X]

Ruta de los hornos

Pocas veces me ha pasado que me sobren los títulos para una crónica, pues estoy que no me decido tal es la variedad que me bulle en la cabeza; mientras me lo pienso voy a ir relatando lo acontecido este sábado.

Esta ruta de hoy se puede considerar como la continuación de la anterior de la semana pasada, en la que por tercera vez tuve que abortar la exploración de un sendero por causas ajenas al propio camino aunque esta vez también se unía la curiosidad de recorrer un nuevo tramo que localicé en la salida anterior, así que, ni corto ni perezoso, me dispuse a ajustar el punto de mira en esa dirección, iba a ir solo con lo que no tenía ningún compromiso con nadie, ni para empezar, ni para acabar, no iba a oír quejas pero tampoco halagos, da igual lo que tenga que ser, será.

Salgo de casa rodando pero en lugar de ir directo a Establiments se me ha liado el asunto y me he metido por Son Anglada saliendo a la carretera de Puigpunyent para bajar desde allí por el atajo (por cierto, el botellín se te ha caído allí, majo) y dirigirme hacia Bunyolí y Sarrià para acabar saliendo a la carretera de Esporles por el Muntant y una hora después aún me preguntaba el porqué de dicho intríngulis.

Lo cierto es que se me ha ido la tontería subiendo al coll d'en Portell cuando me han pasado una pareja de bikeros extranjeros en mtb y he preferido no perderla a ella de vista, lo que son las cosas. Como la semana pasada he subido por el camí de Pescadors y me he cruzado con un vehículo, pero en lo que se diferencia de la subida anterior es que he podido llegar a la carretera con plato mediano con algo de dignidad y no a plato pequeño y sufriendo.

La subida por asfalto al coll d'en Claret por carretera más de lo mismo, algún pique con algunos carreteros guiris de medio pelo, los mallorquines iban en sentido contrario. ¿y porqué por carretera habiendo otras opciones? Cierto, pero no hay que gastar fuerzas innecesarias antes de empezar a dar vueltas por esos montes de dios, y esta mañana tenía dos tareas ineludibles por cumplir.

La primera ha empezado nada más culminar el ascenso y me he metido en la urbanización repitiendo el mismo itinerario que descubrí hasta el camino principal donde en lugar de bajar he subido. Precioso, y factible, el camino sale de la finca y enlaza con uno ya conocido, y lo que hago es volver a la carretera a escasos cincuenta metros de donde la había dejado, ahí está el meollo completado, el círculo encajado perfectamente en el cuadrado, la trazada perfectamente diseñada que se extiende sobre el papel y el terreno en una armonía completa. Solo me queda comprobar que tal es en sentido contrario debiendo realizar la subida entera.

Desde allí me dirijo por la vía rápida al próximo objetivo, acabar el sendero de Es Verger o Son Ferrandell (ahora mismo no estoy seguro). Como ya he ido varias veces puedo ir directo hasta el punto donde he llegado en ocasiones anteriores y donde no vimos continuidad pero antes me he ido por peteneras subiendo por un claro camino de carro que aunque sabía que no me llevaba a una meta aprovechable no me lo he querido perder, y eso es lo que ha pasado, he llegado al final y he vuelto a bajar al punto de inicio. Desde allí me dirijo a la barrera y busco la continuación y la veo sin problemas, cosa que no sucedió en la ocasión anterior.

Pasamos por algunos elementos etnológicos característicos de nuestros bosques destacando algunos forns de calç. Entramos en una zona de pistas de las que tengo un vago recuerdo pues no es desde que bajaba por es Passets que no pasaba por allí ya que en la última ocasión salimos a la carretera. Pero no es allí adonde me dirijo, yo quiero salir por el coll de Sant Jordi y finalmente lo consigo.

Creo que es por allí donde empiezo a ver unas señales en forma de T, de grandes dimensiones, tanto en vertical como en horizontal, pintadas en los troncos de los árboles o sobre las piedras, no alcanzo a ver su utilidad, no entiendo su significado y lo que sí veo es que la discreción no es el punto fuerte del autor.

Llego a la primera pista junto al forn de calç (y van ya...), y sigo por el camino hacia arriba hasta alcanzar la otra pista pero ésta y su forn asociado parece que están a la par, en estado ruinoso, pero es la que voy a utilizar para bajar al pueblo. Tengo que salir de la finca y en el desvío encuentro otra horripilante señal roja y varias más en mi trayecto por el bosc des Frares que en líneas generales no ha cambiado nada desde mi última visita.

Estoy abajo y solo me queda llegar a s'Estret sabiendo que me espera un rápido descenso por asfalto pero no quiero llegar al final por ese tipo de terreno así que me desvío por Son Termens y el camí de Passatemps, la guinda final aunque no sé si incluir el nuevo tramo de carril bici, ése que va rodeando la antigua cárcel, en ese apartado.
Ahora sí he logrado encajar todas las piezas del rompecabezas en armonía pero sigo sin tener un título adecuado a esta crónica insulsa, podría ser Ruta de los hornos, Ruta de las moscas, Solo voy donde quiero, Esporles y yo, La cuadratura del círculo, Mallorca, el paraíso de las barreras, El monte es mío y quizás algunos más pero creo que me quedaré con el primero. Ahí va pues.


Pincha aquí si quieres ver algunas fotos de esta salida


A por ellos

Semana tranquila en cuanto planeamiento de rutas, ha sido de ésas que lo he dejado pasar y he decidido a última hora. Xisco me confirma que ya ha tenido bastante mtb estos días y ya preveo que voy a salir solo y como suele suceder en estos casos, a buscar algo. Lo que no sabía exactamente por dónde pero se iba haciendo claro que casi seguro saldría rodando de casa.

Así pues no hay prisa pero consigo estar a punto a las ocho y media, no es tarde y parece que la zona está más o menos definida, Esporles y Valldemossa, por lo que me dirijo por el carril bici hacia Establiments. Encuentro raro encontrar la barrera de Emilio abierta, creía que habían ido a participar a una carrera pero es la semana que viene, y me comenta que van hacia Esporles, al menos en el inicio de ruta coincidimos, me iré con ellos por tanto.

Ahora el grupo de los MIR que salen los sábados es mucho más reducido que hace unos meses y no somos más de media docena los que se reúnen en la tienda. Paseíto hasta el Decathlon donde esperan otros pocos, Mar incluída, para ir hasta Esporles por Son Malferit pero dando un rodeo por Son Mayol.

Ir en grupo es sinónimo de quedar en evidencia a las primeras de cambio si las condiciones de uno no son las adecuadas y ya en el primer paso de barrera iba el último, así como en el segundo y en el cruce de la carretera, donde el cachondeíto era ya importante. Por mi parte ya tenía claro que no continuaría con ellos, no había motivos para hacerles sufrir, por eso me he quedado en el área recreativa, primero a comer algo y después para darme un garbeo por allí. Tenía la esperanza de encontrar el otro extremo de un camino que vi subiendo por la carretera hace ya un tiempo, y efectivamente, suposición correcta y tramo nuevo recorrido aunque con algunos pasos verdaderamente de DH puro.

Recorro en el pueblo parte del carril bici que han señalizado y sin parar en el paseo inicio la subida por el camí de Pescadors donde me cruzo con algunos grupos que bajan. Mi intención es subir por la carretera hacia el coll d'en Claret donde puedo imprimir un ritmo constante pero pausado que no me deje exhausto y después acabar la investigación del tramo que se dirige al coll de Sant Jordi que no pude finalizar en varias salidas tras algunos despistes por la zona.

Esa es la teoría pero al llegar arriba algo me hace cambiar de opinión, me acuerdo de la exploración que empecé desde la carretera hacia la zona costanera sin lograr completarla y me animo para volver a buscarla esta vez entrando por abajo, es una lotería, nunca lo he intentado y ni siquiera sé por dónde empezar pero algo me dice que voy a tener suerte y a ello me pongo, entro en la urbanización fantasma y voy a buscar los ramales exteriores y alguna pista que me permita al menos empezar.

Creo que tengo algo a la vista y lo sigo, al principio no es más que un simple sendero entre carrizo apisonado pero que al menos permite la circulación rodada pero no dura mucho, pronto llego a una pared que se puede atravesar pero al otro lado la cosa cambia, el aspecto general se selvatiza y el sendero tiende a desaparecer, no creo que deba trepar por esas rocas que tengo enfrente entonces las rodeo tendiendo hacia abajo y tengo éxito, al rato aparece alguna construcción y más tarde un camino que no reconozco, no es por el que circulé hace unas fechas.

Este camino, perfectamente marcado, está bastante limpio y permite ganar mucha velocidad, tan solo algunos tramos más rotos nos calman en nuestro ímpetu, pero hay longitud suficiente para hacernos aparecer una buena sonrisa. Al final, después de algo de subida, llegamos ya a las zonas en un tiempo cultivadas que vamos bordeando pasando muy cerca de la carretera, la meta está próxima y aún así me es imposible llegar directamente al mirador, debo conformarme por salir al camino, da igual, otro tramo que ha caído, el único pero que me llevo es que no sé dónde empieza el camino que he encontrado, o me lo señalan o tenga que ir a subirlo para averiguarlo.

Tengo que reconocer que me he sentido tentado de sacar el reloj y marcar una ubicación en el mapa pero he preferido no hacerlo, el track ya no me es necesario sabiendo por dónde va, quizás solamente para confirmar si es el mismo trazado que otros utilizan, es posible, si había algún cruce no he podido verlo aunque tampoco lo descarto.

No sé qué hora es ni quiero mirarlo, sé que tengo el tiempo justo para ir a buscar el tercer tramo, el que me llevará hasta el coll de Sant Jordi, no creo que tenga muchos problemas para encontrarlo pero tras pasar la barrera noto que voy bamboleando de atrás y hasta oigo el siseo del aire mientras se escapa, hincho una vez pero la cosa no funciona y debo cambiar la cámara, lo bueno es que deja de salir aire en cuanto la separo de la goma, seguramente al dejar de presionar el pincho que llevo clavado.

Ese tiempo perdido ya no me permite completar el recorrido, acabaría a las tantas con un desgaste excesivo por lo que vuelvo a la carretera pero para no repetir itinerario decido bajar a Valldemossa. Allí paro a recuperar unos minutos y bajo por el sendero de atrás hasta la carretera vella para desviarme por la depuradora y seguir hacia Son Salvat, lástima de un pequeño tramo que necesita mano de santo (otra vez) para despejarlo y poder pasar.

Preferí recorrer el paseo lateral que no desviarme por ses Rotgetes y volver por los caminos secundarios, lo que sí hice fue pasar por el Secar a ver si pillaba a la peña en pleno dispendio y así fue, finalizando el día con una cómoda charla entre las mesas del restaurante y la vuelta a casa.


Dúo en Biniarroi

Después de haberme leído por encima el catálogo de caminos de Mancor decidí que era hora de salir a revisar in situ el terreno y aclarar algunas dudas si es que era posible. Esta tarea quedó relegada una semana para poder asistir a una ruta a la cual me invitaron a participar pero de este sábado no pasaba, cayera quién cayera, por eso ya la había oficializado en mi agenda y cambiar de planes no entraba en mis ídem.

Xisco aceptó el envite que propuse si bien es cierto que su primera opción era ir a correr una duatlón que finalmente se ha pospuesto pero precisamente esa es la finalidad del anuncio, conocer de antemano los proyectos de otros y poder aprovecharlos si viene al caso.

No sabía de mis intenciones pero yo las llevaba por escrito, me las había apuntado para incluir algunos datos que quizás pudieran hacer falta en un momento dado y que temía no recordar en su momento. El temario era amplio, se trataba de ir recorriendo zonas e ir añadiendo o descartando itinerarios.

Decidimos no ir a Biniamar por el camino habitual sino que subimos hasta el polideportivo y tomamos el camino de tierra que te deja en la entrada del pueblo y allí me comenta que él conoce un tramo que yo desconozco. Sale desde la ermita y es un pequeño sendero en subida que me pilla en frío y pongo algunos pies. Desembocamos en la pista que sube a lo alto del penyal Gros y tiramos hacia abajo pero antes de llegar al final investigamos un ramal que pienso puede ser el correcto pero no es así ya que acaba en un cul de sac con unas curiosas construcciones que solamente podemos sospechar de su verdadero propósito.

Volvemos atrás y proseguimos nuestra búsqueda esta vez por el margen izquierdo del torrente, cerca de la canaleta, aunque no nos lleva muy lejos, puede que solamente se trate de senderos que voltean por la zona subiendo y bajando formando bucles. Más presencia tiene el siguiente tramoa partir del puente pero acaba en una barrera de grandes dimensiones frente a los campos de cultivo por lo que no nos queda otra que ir a rodar por el otro camino hasta llegar al camino principal que viene de Mancor. Mi sorpresa es que la continuación en subida hacia la Font Garrover está más cerca de lo que pensaba por lo que, casi sin darme cuenta, estamos subiendo otra vez.

Subida tendida en un camino relativamente limpio, me ha gustado la zona del bosque hasta la barrera y lo que viene a continuación es un cambio de imagen, de camino de carro a sendero, y un numeroso cruce de pistas que hace que te puedas despistar fácilmente, como el tramo era conocido por Xisco, ningún problema y en pocos minutos estamos frente a la barrera que da acceso a la carretera de la Font Garrover. El siguiente tramo de este camino es por todos conocido y ya recorrido por lo que lo obviamos y pasamos al siguiente de la lista, que debería ser una opción alternativa a la carretera por la que circulamos pero no lo vemos nada claro en ninguna de las opciones que se nos presentan, todas parecen ser entradas de fincas particulares y solo nos atrevemos en la más clara pero ni por ésas, somos recibidos por un perro ladrador que no ha hecho más que alertar a la dueña tras lo que hemos vuelto sobre nuestros pasos y ya no hemos parado hasta el pueblo.

La siguiente etapa es Biniarroi y quiero encontrar todas las dresseres del camino viejo que sean posibles. La primera es la del pueblo y la localizamos enseguida pero no así las siguientes, son las más cortas pero parece que se han volatilizado. Desde luego no vamos a subir al caserío por el camí vell, lo haremos por asfalto aprovechando que por ahora no ponen muchas pegas, aunque tampoco encontramos a nadie que nos lo impidiera.

Al llegar damos un repaso a la zona y comemos algo en ese lugar privilegiado y después vamos a buscar el siguiente camino que localizamos enseguida, además han puesto un hito, buena señal, pero lo que sigue es bastante penoso. Camino? sucio, inciclable y casi ni pasable. Mientras Xisco hacía de las suyas en un rincón yo me fui a ver la continuación y fue peor, pasos sucios, rejillas, nada que valga la pena, se ve que el que puso el hito en el inicio se olvidó de quitarlo cuando volvió o quizás fue cabezón y atravesó esa selva de cualquier manera, seguramente sin una bici a cuestas.

Como no podía ser de otra manera había que bajar por el camí vell pese a las reticencias del compañero que me quería hacer creer que se le ha olvidado cómo se baja durante el verano. Lo cierto es que nos caímos los dos, bueno, yo me separé de la bici sin llegar al suelo, él sí llegó y bien que lo notó. Costillar magullado y después un golpe en la pierna fue su balance provisional de daños; pese a ello continuó.

Pero aún quedan cosas por ver, tenemos que subir al oratorio de Santa Lluçía para comprobar las bajadas, que tienen que ser bajadas porque Xisco las conoce y me dice que son escalinatas, por tanto, de subir nada. Vamos chino chano para arriba, vemos el inicio del primer tramo pero ninguno más, según el mapa debería haber otro pero no aparece, es el más corto, no me apura mucho el asunto. Intentamos encontrar otro ramal de otro camino diferente también sin mucho éxito, si es por donde parece hay una barrera que se interpone y si es por donde no parece el sitio no da para mucho, para bajar en bici desde luego que no, subimos hasta arriba por tanto.

No vamos a investigar el final del camino del que anteriormente habíamos encontrado el inicio, hay que ir cerca de unas casas y además es cuesta arriba, seguro que será imposible en ese sentido por lo que volvemos bajando por la carretera buscando más ramales del que viene del pueblo pero debieron ser barridos por el asfalto por lo que solo podemos hacer el último, el que llega al pueblo, una pequeña escalinata que va a dar a un grupo de casas algo apartadas, sobre el mapa parecía más claro desde luego.

Es temprano por lo que decidimos ir a investigar la última subida pese a que Xisco se queja de tanto en cuando de la topada que ha tenido por allí arriba. Es en la que tengo depositadas más esperanzas y se deja convencer y hacia allá vamos. Se trata de una pista que se adentra en una finca después de pasar Massanella y que sube sin descanso hacia ses Rotes. Al principio encontramos una barrera cerrada, lo típico de una propiedad particular que no nos hace cambiar de opinión y la pasamos. El inicio es prometedor, piso a tramos cementado hasta que llegamos a un porxo, después continua bastante bien hasta el segundo, no parecen casas de posesión, más bien refugios de cazadores.

La pista continua hacia el interior del bosque y la cosa cambia, en principio a mejor, baja la temperatura y también la pendiente, encontramos dos forns de calç y un aujub en unas condiciones inmejorables y lleno de agua, estamos animados pero no dura mucho la felicidad, la pendiente aumenta y el piso es un manto de piedra suelta, imposible ciclar y aunque subimos un poco más, a ratos empujando, nos damos la vuelta al no vislumbrar signos de mejora, poca circulación de cualquier tipo hay ya por allí.

Volvemos a la carretera y para no forzar más el pie dolorido de Xisco me lleva a voltear por los caminos asfaltados de la zona, prácticamente los únicos públicos de la zona de Mancor, una decepción en ese sentido, pero aún me tiene reservada una pequeña sorpresa al llegar a Biniamar, un desvío sin asfaltar del camino que lleva a Lloseta, una perita en dulce que gustó de saborear.

Así pues he podido aumentar mi cuenta de tramos nuevos, no solamente por los que yo quería recorrer sino también por los que me ha enseñado y que ni siquiera sospechaba, que aunque no sean muy importantes individualmente añaden variedad al conjunto y se complementan estupendamente, la lástima como hemos comentado son las dificultades de paso que algunos presentan, tanto por su abandono o desaparición en casos extremos como por las restricciones por parte de los propietarios que no siempre tienen que ver con nuestra presencia exclusivamente.

Una buena mañana de sábado, con amigos, buscando caminos, y sudando por la montaña encima de una mtb. Si sabéis de algo mejor (bueno, que no sea aquello que todo el mundo piensa) que me lo diga.


Pincha aquí si quieres ver algunas fotos de esta salida


Embarrancado

Ya me había hecho mis ilusiones respecto a mi primera ruta de sábado, la que debía ser de transición, añadiendo algo de desnivel al perfil y con el aliciente de satisfacer mi curiosidad montañera, pero el plan se tornó en todo lo contrario tras recibir una invitación de Jauja para participar en su evento, en algunos aspectos coincidentes con los míos pero no en otros así que lo más lógico es que me hubiera generado algunas dudas sobre si asistir o no pero la decisión estaba tomada desde el primer momento, asistiría.

Iría a pesar de no tener la bici en perfectas condiciones para el tipo de ruta a realizar, a saber, subir por Monnàber y bajar por el Barranc pero no me pude resistir a aceptar una propuesta suya y todo quedó resuelto en un santiamén, mis propios planes pueden esperar una semana más.

Así pues, pese a la temprana hora de inicio propuesta, llegamos a Sóller a las ocho, unos más puntuales que otros, pero pocos minutos más tarde de la hora fijada la grupeta ya estaba completa, diez en total, ni muchos ni pocos, bien, casi todos de Llucmajor en su salida mensual por la Serra, y claro, cuanto más numeroso es el grupo más variopinto es el muestrario de bicis, desde más rallies hasta el enduro profundo, lo que no había era ninguna de talla intermedia, se ve que la nueva filosofía del tamaño no acaba de cuajar del todo.

Puestos en marcha damos un garbeo por el pueblo atravesándolo por calles menos concurridas de las habituales enfilando directamente a Biniaraix y el largo camino asfaltado de es Marroigs. Allí Jauja se da cuenta de que la goma de atrás le sigue perdiendo aire a pesar de intentar solucionar ese inconveniente días atrás y se ve obligado a parar y poner una cámara. Me quedo con él mientras los demás continúan y ya no los pillamos hasta las últimas rampas antes de llegar a ses Cabanes creo que más por no saber por dónde tirar que por otra cosa, ir de guía tiene estas ventajas, te tienen que esperar sí o sí.

He subido bien pero no me hago muchas más ilusiones sabiendo lo que queda y menos cuando deciden tirar por el interior del bosque en lugar de pasar cerca de las casas. Antes, cuando no eras increpado cuando pasabas por allí, se solía tirar recto a pesar de tener que hacer unos kilómetros por asfalto, pero desde que se pusieron estrictos en el tema del paso hubo que buscar alguna alternativa más discreta aún a pesar de tener que circular por el interior de la propiedad durante un buen rato. Esa alternativa endurece bastante el recorrido pero te deja muy cerca del túnel, y aunque exigente, también es agradecida, sobre todo para los más fuertes. Cosa que no era mi caso ayer y entre eso y que no quise vaciar un poco las presiones tuve que hacer más de una rampa andando. Tampoco nadie se quejó, se ve que rodaron más que yo, aún a pesar de haber obtenido permiso de paso por la propiedad y poder haber hecho la subida más suave por carretera.

Estamos ya en el túnel y solo nos queda bajar hasta la Font des Noguer para merendar y descansar un poco y así lo hacemos. Allí intento ver el camino de subida hacia las peñas y no consigo verlo desde abajo pero me doy cuenta de que no es tan alto como recordaba, puede haber algo de sensación óptica pero no me pareció nada exagerado el acceder a lo alto. Lo que viene después es incógnita pero siento curiosidad.

Nos dirigimos a Cúber después de avituallarnos un poco y encontrar a los primeros senderistas por la zona, esta vez pasamos por la presa por quienes no habían estado y nos dirigimos por pista hacia el coll de l'Ofre haciendo el último tramo por el GR bajo mi insistencia de no ir por la pista hasta arriba. Ese tramo es perfectamente ciclable poniéndole ganas y disponer de potencia suficiente, yo solo hice lo primero y además hace falta la mano del Ibanat por allí ya que hay bastantes pinos atravesados.

Coll de l'Ofre, más senderistas y empieza lo bueno, la gente se prepara (quién lleva para hacerlo, claro) y nos tiramos trialera abajo. He bajado un poco de presión a las gomas y debo controlar un poco ese aspecto al principio pero noto que el conjunto cumple con lo que me puedo soltar un poco más. Encuentro un tapón en una curva donde parece que Rubén ha hecho el salto del tigre con revolcón incluido y está comprobando si todo sigue en su sitio, hecho el recuento parece que puede continuar y seguimos el camino.

Ya en el principio del camí des Barranc encontramos numerosos excursionistas, la gran mayoría extranjeros, unos suben y otros bajan, y aunque algunos se apartan con gesto serio otros aprovechan para retratarnos o grabar algún video, hasta mitad de camino encontramos bastantes de ellos pero con aminorar un poco la marcha y saludar no tiene porqué haber incidentes.

Hubo varios parones para esperar ya que se iban formando pequeños grupos con diferencias entre unos y otros, entre los que padecen un poco más en los giros, entre los que van por primera vez y aprovechan para llevarse buenos recuerdos gráficos, entre los que bajan más suaves, ayer por ejemplo David que no llevaba su bici doble y lo hacía con una semirrígida se puede decir que padeció más que disfrutó la bajada que más que no poder bajar bien es el amargor de las buenas sensaciones perdidas con el cambio de bici.

Pero de una manera u otra todos llegamos abajo sanos y salvos, yo me paré en los lavaderos pero a los demás los veía en la plaza y aunque los llamé no me oyeron y quedaron por allí mientras que los que iban llegando se quedaban arriba. Ooohhh, lo mejor del día, el agua fresquita y corriente que hizo las delicias de cuantos nos metimos dentro, alguno hasta de cuerpo entero y en plan piscina, aunque no se pudiera decir que el día hubiera sido bochornoso ni mucho menos.

Los de la plaza estaban mosqueados por nuestra tardanza, no sabían que mientras ellos se estaban refrescando por dentro nosotros lo hacíamos por fuera, así que cuando llegamos ellos ya llevaban unas cuantas rondas. Hicimos la última todo el grupo que fue cuando aquello se animó por completo entre vecinos, senderistas y ciclistas que hizo que la placeta se quedara pequeña copando todo el espacio si añadías mesas, sillas, coches, bicis y mochilas.

Estaba todo el pescado vendido ya, la vuelta al pueblo es un paseo y aunque prefiero tirar por sa Figuera los guías de delante giraron hacia la plaza y fuimos tras ellos aunque aproveché para darles las últimas revueltas antes del final y que llegara el cuentakilómetros a treinta, alguno quedó con ganas de más.

Yo también, pero era el efecto de la alegría, la cabeza te pide más pero luego el cuerpo se te queda tieso de repente, sobre todo después de comer que quise ver el final de etapa de la Vuelta mientras luchaba por no quedarme dormido.

Sabía que me bastaría esa ruta para empezar la temporada, por así decir, mis últimas salidas habían sido sin competencia y sin apenas desnivel, y aún así todo ha salido mucho mejor de lo esperado. Gracias por la invitación, espero poder repetir.


Pincha aquí si quieres ver algunas fotos de esta salida


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...