[X]

Rodando voy

Quizás este sábado prefería el rodaje puro a la investigación, llevaba dos semanas de esa guisa y aunque la primera estuvo de fábula la segunda no colmó mis expectativas, rápidamente se truncó la diversión, fue casi al principio, me esperaba otra cosa, la verdad. Pero es lo que hay, caminos abandonados a su suerte en el interior de fincas en las que a duras penas se logra mantener un mínimo de actividad en una zona reducida y el resto sucumbe al paso del tiempo. Ni siquiera podía consolarme en pensar que ese camino fuera a estar recorrido por multitud de senderistas con lo que se habría conformado una trazada a seguir, no es el caso aunque alguna tímida marca aparece en la zona más conflictiva, en todo caso, difícil de seguir, cosa que de hecho no hice si es que había alguna otra que no vi.

Por eso encontré muy oportuno el ofrecimiento para compartir ruta por parte de Xisco, no solo por el hecho en sí sino porque se trataba de rodar por las cercanías de Palma ruteando por la sierra de na Burguesa, así que no necesité más información para presentarme que la de saber el lugar de partida. A Joan le pareció bien aunque si yo sabía poco de la ruta, él menos y pese a padecer algún trastorno de salud no se la quiso perder.

Estaba ya congregado en el aparcamiento de Son Moix cuando llegamos un nutrido grupo de bikeros de los cuales conocía la mitad, ni siquiera entre ellos pero tampoco tendría que suponer mayor impedimento para poder rodar juntos. La ruta iba a ser una clásica, como quién dice. Había oído algo del cementerio de Génova entonces lo lógico es ir a encarar después la subida de Bendinat pasando primero por el rampón, todo eso es conocido, lo que no había visto es el paso del gasoducto que ha nivelado toda la zona superior dejando solo el último tramo de camino en pie. Pequeña parada en la fuente para visitarla y continuamos camino hacia la entrada del golf donde se desoye mi primera propuesta, mucho más amena que la pistorra que nos espera a continuación, no pasa nada, si hay que subir por la pista se sube y punto.

Encaramos el descenso hacia la Costa d'en Blanes por el pedregal y como no llevo ni el rebote ni la presión adecuada me voy al suelo en cuanto una piedra se mueve más de la cuenta, zas, rodillazo al canto aunque en principio no parece grave y no soy el único, Xisco también lame el suelo en otro patinazo ya en la pista de bajada, el casco le salva de un mayor mal. En Costa d'en Blanes se marcha el primero, va servido, y el resto gira hacia la barrera de s'Hostalet creo que por el sitio más largo y con más desnivel, espero que al menos comamos algo antes de empezar a rodar por la pista de tierra. Ese tramo lo esperaba más corto, se ve que la última vez que subí iba mejor de piernas aunque no es complicado ni mucho menos, ni por pendiente ni por distancia, nada que ver con las otras dos subidas, esta está preparada para todo tipo de vehículos.

Una vez arriba es cuando nos cruzamos con bastantes bikeros, algunos mejor equipados que otros, muchos chavales con chándal y zapatillas que aprovechaban el día primaveral que estábamos disfrutando. El cherpa dijo cuando llegamos al cruce que había que pasar por el mirador de n'Alzamora y eso provocó que el grupo se dividiera en dos, los que seguimos la ruta fielmente y los que tiraron recto. Vamos pues hacia el mirador y encaramos la bajada que encontré destrozadísima en la zona descubierta, una pena, difícil de creer que unas cuantas bicis puedan remover el suelo de esa manera.

Queremos ir por el sendero directos al coll des Vent pero uno de los Juanes que nos acompaña nos informa de que está cercado y no se puede acceder, no vamos tampoco a comprobar tal afirmación y bajamos directos por la pista donde volvemos a coincidir con el resto de grupo en ese mismo lugar pero no nos juntamos. No sé por donde bajaron ellos pero nosotros lo hacemos por el sendero cuando creía que teníamos que continuar pista arriba hacia la otra torre de vigilancia aunque tampoco protesto la decisión, ja està bé així. Giramos por el torrente hacia Son Vida apreciando un poco antes de llegar al desvío otro nuevo que no conocemos, por la situación debe venir (creo) desde arriba del cortafuegos pero tampoco lo investigamos, nuestra meta es el PT3 donde prácticamente terminamos la ruta en sí, el resto es solo callejeo hasta el punto de partida.

Lo dicho, una ruta sin grandes pretensiones, perfecta para rodar y hacer un poco de desnivel, compartida con gente poco habitual en mis salidas y que nunca viene de más conocer.


Ver las trazas en wikiloc 1 y wikiloc 2


De mal en peor

Lo vi el sábado pasado y no me pude resistir a ir a verlo esta semana pero a la brava, es decir, sin buscar información al respecto ni tan siquiera mirarlo en el mapa, prácticamente a lo que salga. Si fuera una expedición a los Alpes, por ejemplo, sería una absoluta temeridad pero voy aquí al lado, no puede ser muy complicado, me repetí unas cuantas veces, ay tío, que iluso eres.

Aún así y previendo algún tipo de contratiempo extra quiero ir solo, no me falta más que estar oyendo quejas e improperios varios, ni siquiera Pepefz se anima a venir, no me quedó claro si porque ya sabía lo que se me venía encima o por no querer averiguarlo. El tema es que a las nueve estoy ya listo en Lloseta y dispuesto a no dejar rincón sin husmear el tiempo que haga falta pero recibo un mensaje que me conmina a estar de vuelta un poco más pronto de lo esperado y ello me obliga a no perder tiempo en preliminares por si se producen retrasos inesperados más tarde.

Salgo pues del pueblo hacia el cementerio por el camí de Son Ramón para salir por un camino en el cruce de Almadrà ya sobre la carretera de Alaró. Me surto de algunas frutas del huerto del Filicomis y no veo a nadie más hasta la zona del Estret, dos senderistas y dos ciclistas, a estos dos últimos los sobrepaso en plenas rampas, por la edad parecen padre e hijo y no pueden ir más que de paseo si nos atenemos al tipo de bicis que usan. Nos separamos en la barrera de abajo y no volvemos a vernos hasta el refugio donde cada uno nos aprestamos a dar cuenta de lo que llevamos de manduca, yo me conformo con una naranja y ellos con un cacho de coca de verdura. Efectivamente no van a continuar, como ya me imaginaba, yo sí, y esta vez subiré por el camino principal solo para llegar al coll en sentido contrario y montado.

En el poste indicador de arriba falta la señalización de Mancor y recorro parte de ese sendero solo para ver si existe algún inconveniente y no veo ninguno por lo que vuelvo atrás ya para tomar el sendero adecuado comprobando que es ciclable prácticamente en todo su recorrido. Hoy no hago fotos desde la miranda y me dispongo a bajar por el otro camino y no tardo en comprobar que aunque bastante ancho no es un camino de carro, está jalonado de escalones impracticables de subida (y algunos hasta de bajada), además muy sucio aunque por ahora rodable con matices. Pero pronto acaba la bajada en sí, el camino desaparece en la maraña vegetal, tan solo algún montículo de piedras y alguna que otra flecha roja nos indican que por aquí ha pasado algún humano, lo malo es que no veo continuidad en la señalización y me veo surcando el campo a través hacia una depresión que debe ser la vaguada de un torrente. No quiero cruzarlo ni tampoco bajar por él así que me desplazo por su costado siguiendo su curso intentando descender de la montaña pero sin saber exactamente qué es lo que tengo a mis pies.

Ahí la lié porque tuve que volver atrás y no era nada fácil moverse en ese terreno, lo más parecido que se me ocurría era selva, una selva de carrizo que tapa los agujeros del suelo y que pueden ser muy traicioneros y te impide avanzar, más si vas con una bici a cuestas, pero no me queda otra que seguir adelante, la vuelta ya la descarto completamente, sería casi un milagro volver a empalmar con el camino. Constatar que llevo el terminal donde voy grabando la ruta, se supone que eso me debería aportar un plus de tranquilidad, no digo que no y supongo que llegado el caso tendría que consultarlo para salir de dudas pero para eso debería ser capaz de ver bien la pantalla y no es el caso, tendría pues que plantearme en serio llevar siempre conmigo las gafas por si las moscas pero como hoy no las llevo y la situación no es crítica me dejo llevar por el instinto y continúo con las pesquisas por los dominios de la senyora Coloma. Voy y vuelvo ya que no lo veo claro y al final atravieso el torrente y voy buscando el mejor paso ahora ya de lleno metido en el bosque lo que hace que no pueda llevar la bici a cuestas ya que se engancha continuamente en cualquier rama por pequeña que sea, a empujar se ha dicho. Ni siquiera alcanzar una zona teóricamente más despejada me ayuda ya que se trata de un antiguo olivar ahora completamente abandonado a su triste suerte y surtido de un numeroso elenco de plantas oportunistas que no facilitan el paso ni siquiera a los que tienen la suerte de llevar solo una mochila a la espalda aunque tampoco me queda nada claro qué pinta alguien por allí.

Disquisiciones aparte mi objetivo principal es alcanzar cuanto antes ese hermoso valle verde y sobre todo, plano y con un cuidado camino que lo atraviesa pero en mis adentros me sigue pareciendo un crimen que se haya llegado al punto de tener que someter a esta antigua obra que seguramente tanto esfuerzo costó levantar a nuestros antepasados al total abandono y elucubro con algunas posibilidades, seguramente irrealizables, para intentar su recuperación. En esas estoy cuando llego a una pared con rejilla y el panorama cambia al otro lado, el maltrecho olivar da paso a un encinar mucho más despejado y la verdad es que me alivia bastante, al menos voy a dejar de pelearme con los matorrales para poder arrastrar la bici, busco pues un portillo para cruzar al otro lado y no está lejos, después simplemente me dejo ir cuesta abajo y no tardo en pasar por la carrera de Son Ordines que pese a rodearme los perros ladrando y haber un vehículo ahí aparcado nadie apareció por lo que salí de allí sin tener que dar explicaciones pero tampoco sin poder pedirlas.

Veo a lo lejos a dos ciclistas que se alejan, son dos descenders bastante jóvenes que me cuentan su propia ruta, vienen de la font des Noguer adonde les han llevado en coche y han hecho la vuelta hacia el refugio y ahora se dirigen hacia el Pont d'Inca aunque no sé si volver por Alaró es la mejor opción, quizás el llaneo por Binissalem les hubiera convenido más viendo la posición tan encogida a la que les obligan a pedalear sus monturas, pero son jóvenes pueden aguantar la tralla aunque bastante sensatos por lo que me contaron.

Yo estoy a punto de acabar mi periplo por el país de nunca jamás visto lo visto aunque me ha quedado la duda de saber de dónde venían las flechitas rojas y aunque lo ponga en plural solamente vi dos y si es por donde pienso tampoco vale la pena ir a comprobarlo ya que, aunque se trate de una zona despejada, es inviable para una montura, queda por tanto esa zona finiquitada, mientras no se demuestre lo contrario, claro, cosa que no descarto en absoluto, aunque eso tampoco quiera decir que no vuelva por allí la semana que viene, o sea, esta misma, si nadie me tienta con algún otro caramelito en forma de sendero aún no explorado en algún otro rincón de esta nuestra Serra de Tramuntana.


Ver la traza en wikiloc


Coma dets Ases

Terminé la salida de la semana pasada pensando ya en la próxima, y la atención se me iba hacia la zona central de la sierra, había un camino que no había sido hollado por mí y que le tenía muchas ganas aunque es posible que esté equivocado, de todas maneras se trataría de algo tan lejano en el tiempo que no cuenta para la etapa bloguera, había que actualizar pues esa cuestión.

El tramo de marras ya estaba visualizado de antemano, de hecho hubo alguna salida del grupo por allí hace tiempo a la que no asistí (no me hagáis buscar el motivo, no fui y punto) pero no todo puede durar eternamente (aquí no discutimos de filosofía) así que había que enfilar l'agulla y empezar a dar puntadas aunque hasta última hora alguno me estuvo tentando para irme a corretear por otros parajes pero tenía que ser algo muy special para dejarme engatusar como de hecho no sucedió. Que no tuviera tampoco acompañantes no era motivo suficiente para crearme dudas, quién ha salido conmigo estas últimas semanas no estaba en condiciones óptimas para este tipo de rutas y así se lo hice saber, y yo tampoco le hacía ascos a una salida en solitario, sin nadie por delante ni por detrás, a mi p... bola.

Como era de esperar no salí pronto pues eran las diez cuando me ponía en marcha desde Lloseta hacia Almadrà, siempre en plan tranquilo, de hecho fue llegar al huerto del Filicomis y tener que quitarme ropa, y de paso mangar alguna naranja que ya tenía catadas de alguna ocasión anterior. Allí tuve un encuentro con varios bikeros, unos bajaban y otro subía pero no mediamos palabra. Luego alcancé a otro en la barrera después del Estret, con este sí charlé algo pero se marchó hacia Solleric.

Mucho senderista circulaba por el camino aunque ahora se les ve menos ya que casi todos prefieren tomar el GR, más directo y en buenas condiciones mientras que yo debo continuar por el asfalto, más cómodo pero más largo. Llego al refugio y solo paro para comerme la naranja, muy buena como siempre, y cavilar cuál va a ser la siguiente tirada aunque las opciones se inclinan por ir a ver el ramal de la pica des garrover que enlaza con el camino principal arriba pero que nunca he hecho, ni en un sentido ni en otro, así que para allá me voy y es evidente que pronto empieza el porteo, sendero muy rocoso quizás solo apto para bajar y según por quién. Buenas vistas desde lo alto y con un cruce con un camino ancho aparentemente en mejores condiciones que desciende y que habrá que inventariar a su debido tiempo.

El camino no tiene posibilidades de rodar mientras sigue subiendo pegado a la pared pero en cuanto se nivela sí se pueden dar unas pedaladas, no así en cuanto volvemos a empalmar con el camino principal al menos hasta casi el cruce de Pinatons. Paso por la explanada de las cases velles con público presente y al entrar en el bosque empieza de nuevo la alternancia rodar-portear aunque muchos prefieren lo segundo antes que estar continuamente subiendo y bajando de la bici. No logro dar alcance a tres senderistas que llevo delante hasta el torrente donde cruzo el primero por el puente y no vuelvo a encontrar a nadie hasta la bajada hacia la canaleta. Constatar que ese tramo de bajada ha cambiado bastante desde su restauración, está mucho más nivelado y han desaparecido prácticamente todos los escalones y socavones, me ha gustado bastante.

La canaleta de agua está vacía y aunque tengo la tentación de ir hasta la font des Noguer circulando por dentro finalmente lo hago por fuera. Registro en varias fotos el mínimo nivel de agua del pantano inferior, que es bajo pero no me parece menor que en alguna otra ocasión de sequía pertinaz que hemos sufrido. Tengo previsto parar a comer algo en las mesas pero no consigo tragar más de medio sandwich y alguna mandarina, el estómago no parece querer trabajar durante las salidas, no con alimentos “duros” de pasar desde luego, así que no estoy mucho rato parado y voy a buscar el inicio del sendero nuevo para mí, que con todo no me resulta extraño del todo, tiene la configuración que imaginaba, curvas cerradas de 180 grados con tramos rectos muy cortos para salvar una pendiente endiablada pero a la vez con un piso de tierra muy uniforme por lo que puedo empujar la bici cómodamente sin tener que soportar su peso a la espalda.

Llego al portellet, paso natural y lógico entre el Morro de Cúber y el puig de sa Font, escuchando bastantes gritos en dirección a este último provenientes de un grupo de excursionistas que van bajando por la ladera hacia mi posición y que llegan a mi altura antes de que me dé cuenta mientras estaba echando algunas fotos y miraba lo que tenía por delante. Los dejo pasar y me mentalizo para enfrentarme con lo desconocido, no dispongo de información concreta de su estado anterior si es que ha sido modificado aunque no me lo pareció, quizás solo limpiado aunque de hecho el área es bastante limpia de por sí ya que se trata de una zona desforestada, sin bosque. Las crónicas de hemeroteca respecto al accidente de la avioneta siniestrada hace una década tampoco me aportan datos exactos de la situación del incendio y los recuerdos lejanos de otro incendio por la zona son muy borrosos así que me tengo que conformar con lo que veo.

Mi bajada en sí no es mala aunque evidentemente mejorable, teniendo en cuenta que voy solo no voy agarrotado ni mucho menos, pongamos en mi línea. Fue pasada la señalización de la font d'Enmig cuando empecé a encontrarme con más gente y justamente en un tramo circulable por lo que no paré pero sí me di cuenta de la cara que puso alguno, creo que blasfemaba interiormente, me parecía que le estaba profanando su querido y exclusivo sendero, puedo equivocarme, no es que pudiera fijarme mucho dado el estado del terreno, pero es la sensación que me dió, en cambio otros estaban más relajados y parecían más interesados en comprobar si sería capaz de pasar ese tramo sin pegarme una castaña, cosa que no sucedió. No mucho más lejos ya se acaba el rodar, el terreno se complica y se convierte en un sube-baja constante con pocas opciones seguras pero me da pie a poder contemplar la bajada que tenemos enfrente, la de los túneles, desde otra perspectiva. Estoy acercándome al pas Llis, se acaba el espacio físico entre la ladera de la montaña y el torrente y solo nos queda una roca muy lisa (será por éso?) por la que hay que trepar en zigzag y que si no fuera por la ayuda de una cadena a modo de pasamanos sería casi imposible, no ya por mí, con una bici colgando del hombro, sino por muchos senderistas. De hecho me topé con gente allí, los oía descender antes de yo dar la curva y tuve que avisarles para que pararan y me dejaran sitio para pasar, cosa que hicieron y pude subir sin agobios hasta su posición.

No mejora mucho el camino que sigue al paso lo que me obliga a seguir llevando la bici a cuestas durante un buen rato más, al menos hasta que cruzo una vaguada y tengo a la vista el tejado del refugio pero aún está lejos, la ventaja es que es cuesta abajo y aunque bastante irregular se puede ciclar y de hecho se convirtió en uno de los pases más divertidos aunque acabemos en subida hasta llegar a las casas donde hago otra mini parada antes de volcarme en la siguiente bajada que encontré en este segundo pase bastante más asequible que la primera vez, la gran ventaja es que prácticamente no tocas pista hasta la barrera pero después sí que voy a comer pista y de qué manera, el mayor tanto por ciento de pendiente está antes de la barrera del clot pero aún así se puede ciclar con bastante ritmo el resto hasta el pueblo, desde luego más que los propios vehículos que transitan a una velocidad muy baja para ir sorteando baches y socavones varios.

Gran salida con bastantes sorpresas y mejores vistas, pura alta montaña mallorquina.


Ver la traza en wikiloc


El otro tornillo

Hace ya una temporada larga que arrastro dudas respecto al trazado exacto de varios caminos de Andratx pero como las pasadas que he hecho por allí han sido eso, pasadas, pues como que las dudas no se han aclarado del todo y hoy he querido ir a comprobarlo de veras porque en la ocasión anterior que me lié por la serra de Son Ensenyat tampoco pude aclarar gran cosa ya que quería llegar a la Trapa y al llegar a la carretera me fui directo para allá sin perder tiempo en comprobaciones, por eso he vuelto hoy, para hacerlo bien desde el principio con todo el tiempo del mundo por delante.

Juan ha venido conmigo y desde el comienzo ya íbamos torcidos. Primero por la hora de salida de la ciudad que ya era hora de señor, las nueve, y todo porque ayer era fiesta. Pero es que cuando estábamos ya a sitio y a punto de salir reparo en un detalle de la bici que bien se me podría haber pasado por alto meses enteros, HE PERDIDO OTRO TORNILLO!!!, esta vez es el que sujeta el amortiguador, la parte de rosca que se enrosca en el pasante, no se puede ir sin él, más bien no se puede ir sabiendo que no está, en una trompada con alguna piedra puedo perder el eje y se me pliega la bici, el leñazo podría ser de espanto, necesito repararlo, menos mal que he podido encontrar uno con el mismo paso de rosca que he acortado añadiendo una tuerca y ha quedado fetén pero por si acaso me he llevado un destornillador en la mochila por si le daba por aflojarse aunque no ha sido necesaria la intervención.

Este contratiempo inicial nos ha retrasado aún más aunque también es cierto que no he mirado el reloj para saber la hora de salida. Toca calentar y la calle Barcelona es ideal, pendiente suave y constante para ir abriendo boca y así más pronto que tarde llegamos al primer cruce que debemos investigar, se trata del inicio del camí del Torrent des Pont que no tengo inventariado como tal aunque tampoco es extraño porque muchos suelen tener varios nombres oficiales. Pasamos el puente y veo un cruce con un letrero que me indica “Camí de la Font d'en Xina” y eso sí que me produce sorpresa, tanta que subo a investigar y entre las casas de arriba no veo continuación aparente por lo que volvemos atrás, pero algo no cuadra.

Seguimos el curso del primer camino y encontramos una fuente, la font de la muretera y unas casas homónimas, en un principio he pensado que se trataba de un error y ahora también lo sigo pensando, seguramente se trate de la murta o murtereta y que por error o por transcribir literalmente la pronunciación se ha puesto de esta manera. Lo cierto es que debemos estar atentos a lo que viene a continuación, el camino continúa ya por la ladera desforestada por el incendio y aunque he pasado varias veces está irreconocible, de hecho en el GE aún aparece el bosque tal cual estaba.

Giramos a la izquierda para empezar el ascenso por lo que ahora ya es una pista en toda regla aunque bastante complicada en algunos puntos, por la pendiente y las piedras sueltas pero no todo mal dura eternamente y no hemos tardado en llegar arriba montando lo que hemos podido. Aunque mi intención no era continuar bajando he decidido hacerlo y realizar el bucle completo volviendo al punto de inicio por el camí de so na Vidala, y hemos hecho bien porque casi llegando al cruce hemos pasado por otro, la font d'en Xina otra vez, y no ha quedado más remedio que averiguar donde ha sido el error cuando hemos entrado por el otro extremo. Otro camino más de subida asfaltada hasta la barrera de una casa y una continuación por un tramo de tierra que me ha llevado hasta las casas donde había estado antes y no había sabido ver el camino, aclarado pues está el tema y así volvemos al cruce de inicio, o casi, porque antes nos metemos por el camí de sa Truiola hasta que la barrera nos ha indicado “hasta aquí habéis llegado”, y ahí sí que no hay alternativa para continuar por lo que volvemos atrás, esta vez sí, hasta el cruce de la mañana.

Seguimos subiendo por el asfalto hasta el cruce (otro más) de la carretera y advierto que según la señalización entramos en otro camino diferente que no concuerda tampoco con lo que tenía entendido y mostrado en el blog, ¿otro gazapo? lo comprobaremos más tarde, ahora toca continuar porque llevamos una media de pena aunque con buenos resultados. Llegamos al aparcamiento y comemos algo entre los vehículos que aunque sea tarde siguen llegando con senderistas que van a empezar su ruta y que a todos ellos pasamos a los pocos minutos de empezar la nuestra.

No tardamos en llegar al desvío de ses Rotes aunque no vamos rápido ni mucho menos, Juan, tras el diagnóstico de la lesión de hombro va muy comedido. Lógicamente la bajada hasta el torrente sigue la misma tónica y desgraciadamente la subida también. Bonita subida, bastante cómoda, y una corta pero divertida bajada a continuación hasta la zona antaño cultivada, que después, al pasar el portillo, toma forma de pista amplia para salvar el pas d'en Guida y le siguen largas tiradas con buena pendiente. He preferido salirme por la tangente y no llegar directos al pueblo, el enlace con el camí de Castellàs será de las últimas guindas que le echemos al pastel aunque no la última, tomaremos a continuación el sendero que nos conduce al barri de sa Creu ya a punto de entrar de lleno en la civilización.

Hemos tardado una hora en llegar desde el coll de la Gramola hasta aquí, evidentemente es mejorable pero damos ya por finalizada la aventura de hoy por lo que solo nos resta añadir esos metros de asfalto por carretera que separan una población y otra. Seguramente algún biker del terruño conocerá algún sendero medio escondido que resuelve esa ecuación pero a mí solo se me ocurría volver por Son Castell y eso se nos salía un poco del horario así que lo hemos dejado estar y hemos tomado la directa para acabar una ruta que, sin ser espectacular, ha quedado bastante mona aunque para un purista quizás con poca tierra pero también había que zanjar algunas cuestiones que a la vista de los resultados no puedo asegurar que se hayan resuelto al cien por cien, y eso implica tomar alguna determinación, sea en un sentido u otro, aunque quizás deba recabar algo más de información antes de posicionarme.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...