[X]

Toca metro

De vez en cuando salen noticias o artículos que conviene tener en cuenta, en este caso algunas novedades sobre variantes o incorporaciones del trazado GR, no hay que pensar que el trazado que todos conocemos es definitivo, ni hablar, queda mucho por hacer y algunos de los posibles añadidos pueden ser interesantes y beneficiosos para nosotros los bikeros, el trabajo de campo no está terminado, otra cosa es que nos guste; por ejemplo, una de las últimas acometidas fue el tramo UIB-Esporles por Son Malferit, harto conocido y recorrido por los bikeros pero ahora bajo el beneplácito de la seguridad jurídica por si había alguna duda al respecto, todo lo contrario de otros tramos donde se necesita con urgencia esa disposición para evitar conflictos y ésta brilla por su ausencia, tal es el caso de la pista de la Campaneta, única opción posible a día de hoy para acceder al GR del coll d’Estellencs por la zona de Esporles.

Otro caso parecido podría ser Pastoritx, en tiempos cuando la barrera de acceso a la finca por la carretera asfaltada estaba abierta era una opción que se utilizaba ya que solamente había que rogar un poco a los dioses para no encontrar a nadie entre ese punto y el desvío hacia el torrente y poder salir de la possessió sin contratiempos. Un poco más complicado era hacerlo en sentido contrario ya que habiendo llegado a la carretera desde Raixa había que ir a buscar el ramal asfaltado que sube a una casa para tomar un desvío paralelo a una rejilla para salir de la finca y dirigirnos hacia Son Verí. En este caso es donde ha habido novedades ya que al parecer se ha llegado a un acuerdo con la propiedad para dar continuidad al trazado GR en las cercanías de las casas y dejar de ser unos extraños en territorios ajenos.

Se ha empezado por el tramo de Son Verí, eso lo pude comprobar ya el año pasado en un par de salidas, donde ya vi algunas indicaciones sobre el camino que me invitaban a rodear las casas que desestimé en esos momentos y fui a buscar la salida sobre el camino asfaltado, hoy quería corroborar todas las informaciones que me han llegado al respecto y para eso aprovecho que el grupo pretende coronar una de las cimas punteras de la isla y que la bajada desde allí arriba es complicada de por sí para despuntarme e ir a investigar esos supuestos.

Me reúno con Joan en la estación temprano para coger el metro y empezar desde la UIB, lo hacemos para ahorrarnos unos kilómetros iniciales de paja y poder disponer de más tiempo después ya que en este tipo de salidas siempre se pierde más del ídem del previsto. Tras algún contratiempo con la máquina expendedora logramos coger el tren y llegamos a destino, ahí viene muy bien tener un camino transversal que une la carretera con el camí de Passatemps que hicimos tranquilos a modo de calentamiento, otro poco de asfalto hasta la entrada de Raixa y allí se puede decir que empezamos la ruta, ya inmersos en plena sierra. Fuimos por el camino viejo, no por las pistas de abajo, para dar una continuidad a la traza, quería que fuera lo más fiel posible, por eso después de haber pasado el portillo de Pastoritx y superar la rampa empedrada me desvié por la derecha acabando en unas rocas que hay que pasar empujando de ahí que hiciera un bucle de ida y vuelta para que constaran las dos opciones posibles aunque la que está marcada para los senderistas es la menos adecuada para nosotros.

Ahora sí hacemos caso a las señales, no oficiales, que te vas encontrando y es el mismo itinerario que hice hace tres años con la salvedad de que una vez a la vista de las casas han recomendado atajar por las marjades en lugar de continuar hasta encontrar una pista interior que de vuelta te lleva hasta el acueducto donde tomas la de subida, como digo, en vez de eso, atajas. El problema es que no es un camino, es un simple sendero que se va marcando por el propio paso de la gente y en bici es muy complicado subirlo, de ahí la puntualización.

El tramo de Son Verí también ha sufrido modificaciones desde mi último paso, se ha cerrado el acceso hasta las casas señalizando debidamente la opción correcta y se han suprimido los botadors por barreras de apertura, mucho más cómodas de pasar no solo para los que vamos en bici. La zona cercana a la fuente también tiene un acceso nuevo y la bajada hacia la barrera de salida también cuenta con algunos aditamentos, y ya no se sale por el portillo de la pared sino por el acceso principal.

También conocemos desde hace tiempo el tramo directo hasta la carretera, bastante divertido, aunque si no queremos tener que lidiar con las duras cuestas por el interior del pueblo podemos continuar por la pista y acceder a la carretera mucho más arriba. De una manera u otra toca descansar y comer algo en la plaza, ya sea sentados en un banco de piedra o en la terraza de un bar, no hemos acabado la ruta y es temprano por lo que se plantean varias opciones pero tienen que ver todas con un supuesto, el compañero está petado y lo único que plantea de veras es la vuelta directa, tocará convencerle con toda la artillería persuasiva posible, yo tenía la idea remota de subir a la comuna pero tuve que desistir en vista de los argumentos y pensé si no sería más convincente plantear otra meta más asequible, quizás esa nueva obra junto a la carretera desde el cruce en dirección a Deià que dicen que han hecho, lo de que está cerca y es llano pareció persuadirle y hacia allá nos fuimos, es la continuación de ese primer tramo que sale al final de los aparcamientos pero con mucho mejor estilo, han construido una nueva pared baja junto con la rejilla dejando un espacio entre la pared antigua y la moderna apto para caminar, lástima que los desniveles los salven con escalinatas porque yendo hacia Can Costa te los encuentras, con alguna excepción, todos de cara.

A medida que vamos avanzando voy buscando algún indicio de por donde puede estar esa nueva entrada hacia el camí de s’Escolta, últimamente muy comentado en los blogs senderistas, pero como no era el objetivo de hoy no revisé la información e iba un poco perdido. Lo que vemos no me convence y llegamos hasta can Costa y por allí tampoco vemos nada bueno y decidimos hacer el tramo peatonal al revés, el que nos hemos saltado yendo por la carretera, y tiene otro color, vaya que sí, aunque en algún punto haya que pasar de mala manera ya que han dejado árboles en medio.

Decidimos entrar por el camino asfaltado que hay a mitad de camino y que acaba dando acceso a varias casas de la zona donde no quisimos meternos, a ver, me acuerdo de haber pasado pero por donde creía hay una barrera cerrada y alambre en lo alto, me extraña mucho que los senderistas pasen por aquí y además me acuerdo vagamente de que hablaban de una entrada mucho más cercana al restaurante, estoy liado, lo reconozco, y voy arriba y abajo buscando inspiración y creo encontrar respuesta cuando veo que se acerca un grupo de excursionistas a los que pregunto por su ruta, van donde quiero ir yo pero no por donde pienso que tienen que ir, se dirigen hacia las casas y me pica la curiosidad, por lo que decido ir a fisgar por donde se han ido y lo que me encuentro es un sendero muy cuco que va evolucionando entre grandes rocas y que hasta permite rodar por lo que vuelvo atrás a buscar a Juan pero él ve la excusa perfecta para marcharse y me convence de que vaya tras ellos y la verdad es que tiene razón, el horario me lo permite aún por lo que vuelvo al camino recién descubierto y lo sigo hasta el final. Vamos a parar aquí un momento por favor, recapitulemos, por donde he venido no es un camino, no, pero que alguien se ha tomado las suficientes molestias y sus correspondientes gastos para que la gente pueda circular por ahí, si. La pregunta es ¿porqué? y la respuesta no la sabría hasta más tarde cuando vi una fotografía de un cartel donde explica que la entrada por can Costa aún no está operativa y que el recorrido por el camí de s’Escolta debe ser de ida y vuelta por el mismo itinerario evitando en lo posible conflictos innecesarios. Entonces parece ser éste una entrada provisional al camino desde la carretera si lo he entendido bien, de todas maneras me parece innecesaria estando abierta la entrada original desde la carretera del puerto, quizás suponiendo que con ese itinerario se puede hacer un recorrido más circular, con la entrada y salida muy cercanas se pueda entender, es lo más lógico que se me ocurre.

Como he tardado muy poco en llegar a la carretera intento ponerme en contacto con el compañero huido pero me falla la red por lo que no consigo comunicación, no debía estar aún muy lejos e iba a decirle que me esperara, pero ahora ya solo me queda la vuelta en solitario que afronto desde el pueblo por el senderillo de bajada que da al cuestón de hormigón para empalmar con la carretera vieja y de ahí hacia la depuradora donde volvemos a pillar tierra hasta Son Salvat para encaminarnos directamente al Estret, desde allí es un no parar hasta la rotonda de Esporles donde me desvío para tomar el caminito que sube a ses Rotgetes y después el que baja hacia Son Mayol para continuar por la pista de la carnicería y desde allí atravesar hacia Son Espanyol para entrar ya en terreno de asfalto que mira por donde fue donde pinché, delante del monasterio iba ya con la llanta en el suelo y presentí que era un pinchazo lento por lo que me limité a darle bomba a ver si por suerte llegaba hasta casa. No es que apretara mucho pero tampoco me esperaba encontrarme en el semáforo de la calle Aragón a Juan así que al final llegamos juntos a destino, bueno, yo los últimos metros andando al no aguantar ya la cámara la mínima presión.

En resumen, una buena salida con los objetivos cumplidos, si bien respecto al trazado con alguna pequeña duda por la actual falta de señalización pero al menos con la satisfacción de saber que se ha conseguido abrir al paso.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...