Lo vi venir

Hacía ya tiempo que había visto las grúas erguidas sobre las casas de Son Roca pero no me había acercado a fisgar, mentira, creo que la última vez que pasé ya estaban pero no me apostaría nada que así fuera, así que entre que no me acuerdo bien y que necesito comprobarlo de una vez por todas para confirmar o no el recorrido definitivo de la Ruta 3 me decidí el domingo a ir a comprobar como andaba el asunto. En realidad ya lo había intentado hace poco cuando me metí por la coma de Can Manent y la cosa acabó de mala manera pues ahora con más razón debía acabar bien, así que me voy directo por carretera vía Establiments hasta el desvío del camí de cas Calixto que, dicho sea de paso, aún no he logrado ubicar.

Sea como fuere me presento en el desvío de Son Roca bastante acojonado porque he pasado junto a unos campos donde unos cazadores estaban practicando el tiro al blanco pegando unos buenos petardazos con el consiguiente sobresalto añadido, no va de bromas el asunto. Lo dicho, me presento en el desvío y convengo en que lo mejor es subir por la carretera en lugar del bosque y veo enseguida el cable atravesado y un poco más lejos un portillo nuevo con barrera incluida sin estar aún operativa por lo que puedo pasar sin contratiempos y mientras estoy atareado dando a los pedales oigo acercarse un vehículo y qué mejor que alguien de la propiedad para informarte de primera mano sobre todos los pormenores, y la verdad es que no me dio buenas noticias, resumiré la conversación de manera rápida en varios puntos, 1. es privado y no se puede pasar; 2. el "camino" de las bicis también está vallado; 3. y si tengo la oportunidad de comentarlo en foros o como sea que lo divulgue que lo haga porque ya hay denuncias por ese tema, me esperaba algo más de tolerancia pero no voy a discutir con alguien que recibe estas directrices y te las transmite educadamente, toca recular y bajo tras ellos hasta cruzar el cable y salir a campo abierto.

Lo cierto es que ya se me han quitado las ganas de rebuscar y hasta de esforzarme encima de la bici por lo que hago un directo por asfalto hacia el coll des Tords donde me paro un momento para roer algo y continuar después hasta alcanzar el coll des Vent desde donde ya hay alternativa por los laterales y que pienso aprovechar, ya está bien de tanto negro. Bajadita sin alardes por los atajos y entré después por el torrente y parte del bosque hasta salir por el rampón de Madre Alberta donde me las dí de valiente y le tiré al más empinado y qué va, es una pared, cosas del directo.

La moraleja de la salida es que no he logrado completarla y no creo que se pueda ya en el futuro, el pase por Son Roca parece seriamente comprometido aunque siempre queda el último recurso, aventurarse a ver si suena la flauta y no te pillan aunque es una opción que cada vez me convence menos, habrá que ver qué hacemos con la dichosa ruta pues.