Por el otro lado

168 horas después de la ruta anterior, una semana justa y a la misma hora, estoy poniendo la maquinita en marcha para empezar a grabar la nueva ruta que de lo único que sé seguro es que de nueva no va a tener nada. Va a primar el rodar sobre el subir y ya sabemos que si no subimos tampoco bajamos pero aunque sea solo pedalear por llano vamos a coger la bici cómoda por si las moscas, la otra va bien para dar pedales de parado pero rodando ya es otro cantar, y muy desafinado, por cierto.

Había pensado en Bunyola y hay varias opciones de acercamiento por allí aunque las últimas noticias sobre el cierre del camino que sube a Can Picarola y la coma d’en Buscante no me indujeron al fisgoneo, cierto que las veces que se va casi nunca no se entra o no se llega a la carretera, seguramente la salida por cas Bergantet bajando desde la comuna esté igual de operativa así como el desvío por el puig de s’Estremera pero no era el caso del día así que opté por llegar por el camí de Passatemps.

Acercamiento por la Indioteria para ir a buscar el camí dels Reis aunque me equivoqué al inicio y ya no quise volver atrás, para entrar a Son Sardina desde la rotonda y seguir hasta el final, por la traza parece que me metí por el torrente, el que cruzas cuando se acaba el asfalto pero no, solo me paré para quitarme la chaqueta.

Desde Son Termens no me queda otra que rodar por asfalto hasta Raixa si quiero hacer caso a los mapas y es lo que hago, después ya es un continuo hasta la rotonda pero sigo un poco más allá para llegar al pueblo por sa Fàbrica, solo me queda cruzarlo, tirar por el camí de Caubet hasta el camí de sa Cantina, subir al hospital y bajar a sa Coma para ir a buscar la entrada principal que ahora, con el final de las obras, ya se puede pasar bastante bien. Tramito de vías para pasar al otro lado hasta la pista de acceso al Rafalot, comprobar que la barrera de los campos está cerrada (y casi mejor porque en caso contrario los que venían en coche me hubieran pillado de vellón), tirar hasta la carretera para volver a la ciudad por el camí de sa Fita para callejear hasta el final.

Como vemos, nada del otro mundo en cuanto a novedades, no hay records, no hay subidas de adrenalina, no hay piques, parecería a priori algo anodino y aburrido pero es todo lo contrario, tengo mis (grandes) dudas si con una bici que te obligue a no salirte del asfalto podría decir lo mismo pero desde luego con una que te puedes meter por donde quieras (ya me entendéis) lo veo de una manera totalmente diferente, en este caso he pasado por Raixa pero si cuando estoy allí me da por ir a Raixeta, pues voy sin ningún problema, las limitaciones siempre son por mi parte y en esta ocasión acabé satisfecho, misión cumplida, por tanto.