[X]

Sollerando

Bueno, pues como venía diciendo, no me esperaba gran cosa para el sábado hasta que recibí una llamada informándome de los planes de “unos petados”, esas fueron sus exactas palabras, y solo puse como condición que esa apreciación fuera absolutamente cierta, para equiparar niveles, se entiende, no es que quisiera sentirme el rey del mambo al frente de la orquesta ni mucho menos pero tampoco el niño de los timbales.

Puestos de acuerdo en el primer y crucial punto ya poca cosa quedaba más que discutir, ellos habían pensado la ruta y aunque me dieron algo de coba respecto a ese tema la decisión estaba ya tomada, de todas maneras tampoco negaré que la adulación a veces alimenta más que un par de buenos bocadillos de jamón y queso.

Bien, a hora temprana del sábado ya estamos listos, de camino al punto de encuentro sobrepaso al nutrido grupo de la Secta en pleno calentamiento que se dirige hacia el coll de Sóller rumbo a quién sabe donde. Yo llego a sitio y debemos esperar al último componente (de tres) que viene retrasado lo cual no me supone ningún inconveniente por si alguien lo duda.

Tras su arribada nos apañamos todos y todas en el mismo vehículo y nos dirigimos a Sóller, un espacio natural privilegiado, un gran lugar para practicar mtb de cualquier especialidad. Y eso mismo debían pensar todos los que se iban acercando hasta allí, morci-bikers, bous y otros grupitos pululaban por las inmediaciones en pos de unos momentos de satisfacción.

Coincidimos en la misma ruta los morcis y nosotros y aunque salieron antes los cogimos en el pujol d'en Banya, después fuimos juntos hasta la era de Can Prohom aunque despreciaron el tramo de Can Jeroni Gros y optaron por la comodidad de la pista (tal afrenta a la dificultad no puede quedar sin relatar).

En la era empezaron los preparativos para el descenso, los míos no porque nada llevaba, mi duda era si ir por el bosque o por el camino oficial GR. Cruzar el bosque era la opción pensada por nosotros, no se sabía en qué sentido, pero rápidamente optamos por ir directos a Deià. Salí el primero para no quedar al menos muy retrasado al final y no me cogió nadie a pesar de que rodaba bastante prudentemente.

Mis compañeros venían detrás porque en algún momento me dieron algún grito en algún cruce y mi respuesta los encaminaba en la dirección correcta. Los morcis sabiamente habían dejado hueco suficiente con nosotros para no toparnos casi hasta el final y además Joseba tuvo una caída que se supone que los retrasó aún algo más, así que tuve que esperar unos cuantos minutos antes de que aparecieran.

Al salir a la carretera volvimos todos juntos hacia Sóller y Joseba y yo nos adelantamos unos metros del grupo al apretar un poco el ritmo y picar de paso a un carretero que, al parecer, no veía nada claro cómo podíamos subir con “esas” bicis a “esa” velocidad. Si tú supieras, amigo, si tú supieras...

Cruce de Alconàsser y hacemos un poco de asfalto hasta el desvío de Muleta Gran y rodamos un poco más allá hasta el otro poste y ahí me paro, hoy vamos a ir al faro y es porque aún lo tengo pendiente. ¿Qué queréis que os diga? No he estado en todos lados pero hoy caerá otro camino al que le tenía ganas, no es solo el hacer por hacer.

Me habían dicho que era pedregoso pero eso es quedarse corto, es sumamente pedregoso, un camino muy incómodo de pasar pero al mismo tiempo y sobre todo encima de una bicicleta, un gran reto el mantener el equilibrio y la velocidad.

Llegamos al refugio de Muleta y alguno sacó hasta el bocata, yo me conformé con alguna barrita y no faltaron algunas fotos, tanto allí como en el faro, un lugar donde es imposible no querer inmortalizar el momento.

El grueso de la ruta estaba ya consumido y tras bajar al puerto lo más fácil hubiera sido volver por Binidorm, por eso lo complicamos un poco más y nos fuimos a recorrer el camí vell, del que recordaba su último tramo en bajada pero no así su longitud y efectivamente no dimos ni una pedalada en ese tramo hasta bien pasado el túnel. Después sí, en el tramo de Son Llampaies, pudimos pedalear a gusto.

Tras aparecer por el camino de carro y coronar el coll d'en Borrassar ya el resto sería coser y cantar y aún así hubo quién se despistó por el camino de carro mientras otros bajábamos por el sendero y hubo que esperarlo en la carretera que fuera acertando en la dirección correcta.

Después callejeamos un poco por l'Horta para ir a cruzar el torrente por el pontarró y volver al carrer de sa Mar para ir subiendo hacia el convent y salir a la carretera justo al lado de los vehículos.

Pocos kilómetros, poco desnivel, no son números de escándalo pero se agradece el poder compartirlos con esos compañeros que saben apreciarlos igual o más que tú, porque el mtb no es solamente el circular por un camino de una forma más o menos rápida o divertida, tu radio de satisfacción abarca más terreno, incluye más variables, y eso al final del día se nota y se desea para el siguiente.


El avance

Hace unas semanas me habían requerido para hacer una ruta conjunta por Valldemossa a ver unos caminos y dije que sí pero si cambiábamos el día, justamente el fin de semana propuesto esperaba acontecimientos y no quise salir, y el siguiente no le iba bien a él, así que lo dejamos para este fin de semana pasado pero no me confirmó nada así que me esperaba otra salida en solitario, un poco insulsa por lo que respecta al divertimento pero por lo menos esperaba que fuera algo más extenso y duradero que lo que había estado haciendo durante el verano.

Últimamente había salido más a caminar que no a rodar, y tampoco es que variara mucho de zona, me decidí a comprobar algunas cositas por aquí cerca, por la Vileta, donde hay una parte que cada vez que paso me la miro y me pregunto si valdrá la pena meterse por ahí. Como la primera vez que subí fue en agosto y la bici me molestó más que ayudó quise hacerlo a pata para tener mucho más tiempo para idas y venidas y poder recorrer mucha más distancia, y no me puedo quejar del resultado.

Pues la verdad es que sí, que hay tema, de subida no pero de bajada sí, y como no podía enlazarlo todo en un día he tenido que ir varias jornadas a recorrerlas todas las opciones y sobretodo buscar una subida ciclable. Y como en un rompecabezas todo ha encajado a la perfección, sobre el papel, digo, porque tiene que hacerse después sobre el terreno, y de lo que menos me fío es de las bajadas, porque hay varias y de todos los colores, y cada una va añadiendo un plus de dificultad a la anterior hasta llegar al extremo, así que ninguno va a salir desilusionado.

Decía que quería salir en solitario por mi falta de continuidad en las salidas, el sábado doce fuí a caminar y el domingo salí a rodar un par de horas por el Arenal y llegué hasta Son Verí, más para tocar un poco de tierra que otra cosa, y vaya si la toqué, con la muñeca, con el codo, con la pierna, triste, porque fue de lo más tonto.

El jueves aproveché que parte de la peña sale y quedaban en Bunyola a las seis y medía para llegar hasta allí rodando y quizás poder acompañarles un rato mientras siga habiendo luz solar. Fui tranquilo pero cuando llegué ya estaban allí así que me animé a subir con ellos hasta la barrera del comellar y la verdad es que no esperaba subir tan bien, sin ir comodísimo pero tampoco muerto, normal, diría yo. No había tiempo para más, ellos se fueron pero yo me quedé algo más charlando con Dani que también apareció por allí.

Como él sí llevaba luces no le urgía el horario pero a mí sí y me despedí de él para bajar directo por la pista, en teoría, porque me dio por meterme por los tramos de camino viejo y otras trazadas que han marcado tanto bicis como senderistas y al final salí a la pista por una barrera que si había pasado alguna vez no me acordaba. La visión empezaba a menguar y lo primero que tenía enfrente era el tramo de carretera hasta al menos el desvío de Son Pizá, y son varios kilómetros, así que lo que hice fue encender el piloto trasero que le había puesto a la bici para que al menos me vieran desde atrás y pedaleé lo más rápido que pude, con todo metido, y así continué por los caminos de tierra en donde precisamente me crucé con un grupo que también iba a oscuras.

Me quedaba el otro trozo de camí de Muntanya asfaltado con circulación y ya la cosa no estaba muy clara, por los caminos da un poco igual pero donde hay vehículos ya es otra cosa y tuve que seguir a tope. Entré en Son Macià y seguí apretando, ya que estábamos seguí a ritmo aunque casi me estampo con uno que venía de frente y se decidió a cambiar de trayectoria en el último momento.

Lo peor fue circular por Palma a oscuras, porque está en penumbra en muchos sitios, con las farolas por encima de las copas de los árboles y yo sin luces delanteras, tampoco me habría costado tanto coger una linterna y al menos que vieran al menos la luz ya que a mí no me veían, gracias a dios no pasó nada pero tampoco se trata de tentar al díablo con tonterías.

Bueno, como la introducción a la ruta del sábado pasado se me ha hecho un poco larga la publico tal cual y la crónica de la salida ya la haré otro día.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...