[X]

Una de puertos

Y no son del Giro de Italia, son de aquí, mucho más cercanos pero que parece que son igual de lejanos y ayer lo ví claro, tenía que ir, ja fa coió. Y eso he hecho, lo que pasa es que no he visto un inicio claro de ruta a no ser Puigpunyent, no soy un fuera de serie capaz de meterme un porrón de kilómetros y comenzar desde donde me dé la gana, tengo que medirme bien. Por eso voy a empezar por asfalto sin coger los tramos de camino antiguo para no ponerme a cien y muchos a las dos pedaladas, ya llegaremos a ese extremo, de ahí que voy a una marcha tranquila y única y de esta guisa me planto en lo alto del coll del Molí de Vent, es decir, en Galilea, donde voy a hacer de bajada la opción que conozco, la hicimos solamente una vez hace una pila de años una pila de tíos y no es que me gustara especialmente, la recordaba dura y rota, en cambio hoy rota no la he encontrado aunque sí dura pero no más que muchas otras, con una bici de enduro buena y algo de frenos la bajas sin despeinarte.

Esta bajada da en la entrada misma de la finca pública de Galatzó, caso atípico ya que pertenece al municipio de Calvià y no se han complicado mucho la vida, se puede pasar en bici. Y es lo que hago, circulo hacia las casas y me desvío hacia Es Capdellà. Mi destino es Andratx y entre medias me espera el coll de n'Esteve al cual asciendo por un tramo del camí vell, cosa que no hacen los que llevo delante y siguen por asfalto encontrándonos arriba, son extranjeros y parece que no tienen mucha prisa, allí los dejo mientras sigo con mi tran tran.

Voy a bajar por un camino que no recordaba muy bien, el camí de sa Guixería, que pensaba que estaba todo asfaltado pero no es así, solo lo está en la parte de arriba mientras que la mitad inferior es un patatal que me deja muy cerca del cruce del camí de ses Penyes donde descabalgo para comer algo. Hay también por allí una pareja de bikeros extranjeros bien equipados que están estudiando un mapa y supongo que subirán también por el mismo camino. Lo hacen partiendo antes, no vamos a hacer carreras pero en cuanto el tema se tensa un poco no tardan en meter plato pequeño y los pillo, el tipo es grandote y se mueve bien pero la chica lo sufre más y eso que aún no hemos llegado a la parte dura, a partir del Serral, donde le está esperando el pollo.

Llego a la carretera y espero unos momentos en el desvío mientras pasan dos más que parecen felices de rodar por asfalto pero la pareja no aparece y yo sigo hacia el coll de sa Gramola y me dispongo a rodar por asfalto hasta el desvío de la Boal de ses Serveres. Voy a buscar todas las alternativas posibles al asfalto que en ese tramo son más bien pocas, tan solo un esperanzador Camí de sa Torre Nova aparece como único candidato y tiene todo mi apoyo. Me gusta, conserva en algunos tramos los escopidors y se mantiene en buenas condiciones pudiendo dar acceso a las propiedades de la zona, más abajo de nuestro nivel, que son unas cuantas. Aparezco en el asfalto en es Grau, en el túnel un poco antes de llegar al restaurante que está evidentemente petado de turistas, yo no paro, debo continuar mi misión, que no es otra que volver a mi punto de partida sano y salvo.

Aunque mi idea en principio se inclinaba más por recorrer la coma d'en Vidal y volver a Galatzó he cambiado de opinión al sentir cuál era mi estado físico en ese momento, desde luego no para tirar cohetes y en la subida de la coma las he visto ya de todos los colores y presumo que la vuelta por la Font de Dalt puede ser más soportable. Me paro en el cruce de la carretera para descansar y comer algo antes de emprender el ascenso, inédito para mí en ese sentido, pero que viéndolo de bajada ya impone cierto respeto, lo vamos a comprobar. Y no es para tanto, si llego a ver la curva del desvío antes igual intento apretar un poco más y no parar a mitad de rampa sabiendo que después llanea, pero bueno, son cosas que pasan, igual que en la última rampa, la más sucia por cierto, donde me crucé con el único español montado.

Paro en el mirador para recuperar y hacer algunas fotos, una de ellas al coll d'Estellencs y se ve lejos, lejos, y la verdad, comparando las distancias y desniveles con la coma d'en Vidal me entraron ahora dudas sobre cuál era la mejor opción, las solventé pensando no en la subidas sino en los descensos (si hubiera mirado la hora lo habría tenido claro desde el principio, os lo aseguro, pero quién me conoce o ha salido conmigo sabe que nunca lo hago). Parto pues hacia la font de Dalt y me sorprendí por las pocas veces que debo descabalgar por exigencias del terreno, más por mi forma física que por el camino en sí, cierto que hay más dificultades técnicas después de la fuente que antes pero ciertamente son pocas, aún a pesar de ser final de ruta e ir cocido creo que lo solventé bastante bien.

No paré en el coll, lo justo para bajar el sillín, e inicié el descenso directamente y la verdad, si lo comparo con la última subida desde abajo que hice por allí hace pocas fechas lo pasé peor bajando que subiendo, tendrían que pagar por bajar por allí, y no es una sensación que me agrade especialmente, pero por ahora es lo que hay, ya me entendéis.

La ruta me gustó mucho a pesar de tener que rodar por asfalto durante una serie de kilómetros pero por una zona muy especial y muy poco frecuentada, y en bajada, todo hay que decirlo. Frecuentada por los bikeros de montaña me refiero porque para los de carretera y coches de alquiler aquello es el paraíso, es lo que vienen a buscar, no le demos más vueltas. Para quién la quiera repetir tener en cuenta el timming, el desnivel y la gente del grupo ya que no hay escapatorias; otra versión con más bajadas sería la opción de girar hacia la coma d'en Vidal y volver a Galatzó por ses Sínies sabiendo el tipo de descenso que es, no hay que engañarse, y donde aún nos quedaría la vuelta a Puigpunyent pasando por es Ratxo con la subidita hacia la Reserva incluida que no es manca, queda a gusto del personal.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...