[X]

Clot d'Almadrà

Siguiendo con la tónica habitual de las últimas semanas me monto una ruta asequible a mi montura actual pero aprovecho parte del recorrido para ir a saludar a mis compañeros que han programado un ruta que me hubiera gustado hacer, al menos la parte conocida ya que también había una parte de exploración que no se sabía cómo podría acabar y a estas horas aún no lo sé, lo único seguro es que hubo diversidad de opiniones. Debido a ese factor de improvisación no tendría problemas en que Carlos me acompañara y además trajo (es un decir) a un amigo suyo que también se ha aficionado, por ello no le recomendé que siguiera camino con el grupo porque por donde podría acortar no lo conocía y yo no podía llegar hasta allí por lo que vinieron conmigo a recorrer algo más ciclable.

Más o menos podría tratarse de llegar con ellos al refugio de Tossals Verds, volver a bajar y recorrer algunos caminos por las faldas del Puig d'Alcadena, volver a bajar al Clot d'Almadrà y hacer lo mismo en la montaña de enfrente, el Puig de sa Creu, para pasar al Puig de Suro y así sucesivamente hasta Caimari. La ruta tiene la gran ventaja de poderla acortar en casi cualquier punto del recorrido pero también que no tiene un metro plano (excepto el principio), no es un paseo, como quién dice.

Como digo, el principio es por asfalto, sin desniveles apreciables hasta el Clot d'Almadrà y perfecto para calentar y charlar un poco de todo sin agobios, ya vendrán después los resoplidos. Y algunos tuve que dar para llegar arriba sin meter plato pequeño y sin morir en el intento. Pillar agua del grifo y verlos partir con la bici a cuestas es lo único que tuve que hacer arriba mientras que iban llegando también otros que habíamos visto en la barrera de abajo y que oí que querían llegar a Solleric, entonces les propuse ir juntos para allá. Luego querían continuar hacia Alaró siguiendo más o menos la ruta de la quedada Maifren y les comenté mis intenciones; en la Font Figuera decidirían.

ampoco conocían aún el nuevo trazado GR de Solleric y vinieron tras de nuestros pasos, iban un poco más lentos, se ve que había gente un poco más novata, aunque uno de ellos me reconoció y me refrescó la memoria, habíamos salido juntos unas cuantas veces hace algún tiempo.

En la placeta d'en Sión me entraron varias llamadas y mensajes al móvil y como tengo a mis hijos fuera no dudé en contestar. Había mala recepción y eso me retrasó mientras la gente se iba yendo. En la barrera de Solleric otro que tal aunque ahí sí pude contactar y eso me retrasó aún más, tanto que el otro grupo se marchó camino de Alaró. Tras solucionar los problemas de un cliente pude colgar y continuar la marcha, hacia la Font Figuera y Oliclar, no sin antes tener que subir el duro coll entre medias. Toni, el nuevo, lo subió muy bien, no parecía preocupado en ese aspecto sino más bien en el equipamiento de la bici ya que le había puesto unas cubiertas LarsenTT muy finas, de 1,9”, que le comentamos que para alguna ruta con algo más dificultad de piso, más rocosa, más trialera, le iba a faltar agarre aunque para la que hacíamos hoy no iba a notar mucha diferencia, si acaso a mejor.

Desde Oliclar bajamos en dirección al muro de piedra para encontrar el portillo por el que pasé la primera vez que estuve por allí y por el que no había vuelto a pasar que encontramos sin dificultad para quedar después muy expuestos, hay que salir de allí sin llamar la atención lo más rápido posible y quería hacerlo por la pista que enlaza con el camino de Tossals pasada la barrera del hormigón pero no sabía si ir hacia arriba o hacia abajo. La pereza me venció y tiramos hacia abajo y nos topamos con un vehículo que salía por una barrera y aunque nos parapetamos tras un olivo alguno nos vio y fuimos hacia ellos. Tras abroncarnos un poco el chaval nos dejó salir hacia las casas, total, íbamos a estar más tiempo dentro de la finca para salir por otro lado o volver atrás que si continuábamos y tiramos hacia abajo; si en realidad ningún mal haces, no estropeas el camino, no saltas rejillas, no espantas animales, es tu simple presencia la que molesta, es normal, es privado, lo sabemos, pero somos muy cabezones. En el mapa he puesto el recorrido que deberíamos haber hecho, no el que realmente hicimos, que es directo hacia las casas.

Y volvíamos a estar en la barrera deshaciendo el camino hecho unas horas antes. Delante del Filicumis entramos por la barrera al Hort Gran para tomar el Camí de s'Estorell adonde paramos a comer algo y continuar por la pista hacia la falda del Puig de sa Creu. Esa pista no tiene salida, ni tampoco ninguna de las laterales (lo comprobé hace ya un tiempo) que solamente acceden a campos cultivados (u otrora cultivados) pero lo que nos interesa es el enlace con las pistas de Biniatzent ya que entre éstas y el Rafalet d'en March no hay comunicación directa. El susodicho enlace debería realizarse desde prácticamente el final de la pista bordeando el bosque y no está a más de doscientos metros, lo que pasa es que tiene desnivel y está bastante sucio, pero más que nada fue el no pasarnos de horario lo que provocó que diéramos la vuelta después de subir un tramo. Y fue en la vuelta por la pista cuando oímos un crack seco y repentino de una vaina de basculante de una Cube cuando se parte por la mitad. Menuda faena, aún si lo vas provocando tiene un pase pero en una pista casi plana y sin motivo tiene guasa. Con un llave inglesa metida en el tubo y una cuerda se pudo apañar de tal manera que podía montar mientras íbamos Toni y yo a buscar el vehículo y acudir al rescate. Ahora se trata de buscar la mejor solución al problema.

No dio para más el día pero de cada vez me gusta más esta ruta, la apertura de Solleric le da un aliciente extra y aún hay que pulir algunos detalles, mi intención es llegar al menos a Biniarroi configurando una ruta cien por cien rodable pero sin pardaleríes.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...