[X]

Del Guix

De vez en cuando me entran ganas de ir quitando caminos de Cosas no hechas y desde que estuvimos en Miramar, de borrar de una vez por todas el Camí des Guix. Aparte del gustazo de encontrarlos y recorrerlos me interesa saber si son aprovechables para montar una buena ruta.

Lo que hice el sábado fué una variante corta de la excursión que tengo en la foto de portada que para una ruta a pie no está mal pero para ir en bici el tramo entre la Foradada y el Guix puede hacerse casi insufrible. Creo que no vale la pena intentarlo, el antiguo camino ha desaparecido y toda la costa es un roquedal. En esas condiciones transportar la bicicleta es una locura. Por eso quería investigar el Camí des Guix. El que va directo de Miramar hasta abajo. No empecé de cero, tenía algunos datos y quería corroborarlos en directo.

Por circunstancias fuí solo, no hubo entente entre nosotros, y partí sin compañia. Para no ir directo me fuí a dar una vuelta por la Ermita de la Trinidad pero esta vez busqué el bufador, aunque sin éxito. Sabía que no estaba muy lejos pero no me entretuve mucho en localizarlo. Después el paseíto hasta las Ermites velles y bajada directa al Mirador des Tudons, pasando, y visitando, evidentemente, el Mirador del Puig des Puig des Verger, encontrando en su interior las correspondientes pintadas. No se cuán antiguas serán pero es una actitud a día de hoy totalmente reprobable.

Normalmente las veces que he bajado de la carretera hasta el Camí de ses Vinyes (la pista de s'Estaca, para entendernos), lo he hecho por el Camí nou de s'Estaca, saliendo de Ca Madó Pilla. Esta vez quería hacerlo por el Camí vell de s'Estaca, inédito para mí. Con todos los datos posibles recopilados por mí no me fué difícil encontrarlo. No tiene especial dificultad a poco que domines un poco los giros. Como no es mi caso me entretuve en repetir los pasos una y otra vez.

Después de la primera bajada, en un clarito, se ve una pista a la derecha pero con una barrera al final de la cuesta. Alguien se ha construido un caserón enorme allí y el camino está cortado. Cerca se encuentra el primer mirador pero como iba de memoria no lo supe ubicar adecuadamente y no lo ví pero se que compite en desmoronamiento con la Capella. Seguí bajando, atravesé la barrera que da nombre al camino, y al llegar otra vez junto a la paret de partió vemos enfrente, al final del caminillo de piedra, el segundo mirador, el de s'Erassa, el cual en algunos mapas está bautizado como de la Rassa, al parecer erróneamente. En la pared hay un portillo que es el inicio de otro camino descendente que no supe ver, lo cual es motivo suficiente para volver a investigarlo cuanto antes. Si se baja por ahí podría intentarse la ascención por el sitio por donde estaba bajando. En todo caso caminando no sería mucho. Así y todo la parte final no es agradecida porque está jalonada de árboles caídos que te obligan a desviarte y perder el ritmo.

Conseguido el primer objetivo del día me dispongo a rodar por territorio conocido y enfilo pista hacia abajo hasta el desvío de los pilones. Bueno, en realidad el desvío real es la pista que baja hacia el mar; el camino de los pilones es el que veníamos siguiendo. Las apariencias engañan. Salto la barrera, llego hasta el final, sorteo algunos árboles y me planto en el rotlo, donde meriendo mientras voy buscando por donde tirar. Me parece adivinar justo detrás un sendero que tira para arriba y cuando acabo de comer me cargo la bici y empiezo a subir. No tardo en ver el muro del camino y hacia él me dirijo. He de reconocer que el camino sigue estando allí pero que es difícil verlo debajo de toda la vegetación que se lo ha comido. Peor solución tienen los derrumbes, que los hay y muchos.

Lo cierto es que estuve más de media hora subiendo sin ser excesivamente largo. Se pasa por dos miradores; el primero, el Mirador des Pi sec, es una torre de la que queda poco más de la mitad. Un poco más arriba, a los pies del Mirador des Guix, pasamos por el Mirador de Miradors, junto a la caçeraa pocos metros del Mirador de sa Ferradura. Precisamente en estos últimos tramos, donde estaba la mayor obra de ingeniería, con muros de casi siete metros de altura, es donde más se ha desmoronado.

Habría que probar de bajarlo e intentar subir por el Camí vell o el de Sa Font Figuera. Si esto es posible podría quedar una ruta presentable. Me queda por comprobar el tramo entre Miramar y Son Marroig. Lo intenté una vez no hace mucho y me pasé de coordenadas, lo buscaba muy abajo. En vivo no parece que sea posible pero el otro ví un mirador en esa dirección y quizás sí exista camino. Puede que la semana que viene vuelva a rematar la faena por esa zona.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...