[X]

Talaia de Cals Reis

Tomeu no estaba y al ver la página en blanco me dió un no sé qué y me puse a picar botones y marqué una rutilla. Le pareció bien y quedó como definitiva para el sábado pasado. De todas formas la puse con tiempo para posibles modificaciones, que no hubo, y quedó tal cual la había propuesto.

La parte de subida la había hecho un día de aquellos en que no había podido resistirme a ir a investigar alguna cosa y fui solo. Lo encontré y ya tenía otra posible combinación en la reserva. Y ayer fue el día para presentarla; los que respondieron se mostraron receptivos a nuevas experiencias y confiaron en mi propuesta. Lo que no me imaginaba es que se presentaran tantos, en total fuimos quince. Toni y Ángel, los más nuevos, repitieron. Se ve que la bajadita del Teix por el Pas d'en Miquel y continuación los dejó satisfechos. Los demás éramos de los más habituales, con Joan y Carlos ya embalados. Crop se prodiga menos pero vino, y de Nando la verdad es que no me acuerdo cuando fue la última vez que vino, y fiel a su estilo, se marchó el primero.

Lo dicho, con puntualidad fuimos llegando al punto de partida y nos encaminamos hacia las rampas de Ses Artigues que algunos no conocían pero que seguro que ya no olvidan. Menos mal que había conseguido centrar correctamente el cambio y no tuve ningún problema en todo el día en ese aspecto. Después unos minutos con la bici a la carga por un sendero muy limpio y tras superar el paso ya pudimos ciclar de nuevo. Mientras esperábamos al resto le enseñé a Fibras la continuación del camino hacia el valle de Orient; quizás una opción corta para una nocturna. Otro día iremos a conocerla. Ya reunidos nos vamos a lo que será la parte desconocida para todos, el desvío hacia la Talaia de Cals Reis, con un camino ancho pero poco ciclable que casi todos hicimos a pie en su mayor parte. Ni que decir que la travesía hasta la pared seca en línea recta hacia arriba también se subió empujando la bici. Pero, con la excepción de coronar la cima, era lo más arriba que íbamos a estar.

El paisaje al otro lado de la pared es completamente diferente, es un roquedal sin ningún atisbo de sendero a la vista, pero basta dirigirse en línea recta hacia abajo para encontrarlo en unos momentos. Algunos hasta se atrevieron a hacerlo montados pero una vez en el caminillo los ánimos se dispararon y aunque no tiene gran pendiente puso a todos bastante contentos. Solamente tiene un pequeño contratiempo en uno de los colls de tords donde parece que lo hemos perdido pero hay que girar a la derecha para retomarlo y no saltar la pared de la izquierda. Pronto llegaremos a las pistas del Rafal y por éstas hasta las zonas cultivadas donde nos surgirán algunas dudas sobre nuestra situación pero basta cruzarlas para retomar el sendero en subida enfrente de nosotros para llegar a lo alto del coll un poco antes de las casas del Rafal.

Ayer había varios coches por allí y encontramos a alguien tras cruzar los campos de cultivo y atravesar la pared. Hizo unos comentarios sobre la titularidad de esos terrenos y de los destrozos que algunos le causan, pero de buenas maneras. Referente a los destrozos se refirió en concreto a los cortes en las rejillas y barreras y los problemas que ello les ocasiona. Soy de la opinión de que deberíamos dejarlo al menos tal cual nos lo encontramos. Hubo un momento de indecisión cuando llegamos al inicio de la pista que se dirige al Freu entre cogerla o seguir por el sendero hacia el Pas de s'Estaló pero recordando como se encuentra la pista de bajada desde ese punto pues no hubo ningún reparo en cogerla desde allí y fué una completa pasada. Menudo disfrute. Ya más abajo, en el cruce hacia Santa María, se fue Nando con cara de satisfacción y nosotros continuamos hacia el torrente con algunas piedras más pero sin ninguna dificultad.

Junto al torrente comimos, bebimos, departimos y nos animamos para afrontar la subida empujadora que nos esperaba. Nada, unos minutillos. Después un ratito de pedaleo apartando púas y ya estamos en la subida del coll des Picó. Justo allí cuento doce. Entonces me falta uno que supongo que está por delante, pero como nos encontramos a Jauja y Ángel practicando descensos por allí, me olvido del tema. Me dijo que quería hacerse el Cocó Peguer para arriba pero no veo la crónica, y estoy interesado en conocer una opinión al respecto. Porque estoy seguro de que intentos ya ha habido. Sabiendo que los bunyolins entrenan subiendo la 3K, pues no me extrañaría nada que ya la hubieran hecho.

Intento subir montado todo lo que puedo y aún habiendo partido varios minutos después pillo a uno arriba y le espero en el desvío del depósito donde nos vuelve a entrar la duda de por donde está el que falta. Nada, como no concretamos vuelvo a lo alto del coll andando para ver si viene, pero ni viene ni contesta. En eso que me llama Potato al móvil y me dice que está por delante por lo que solamente nos queda agruparnos e irnos a buscar la bajada larga del día, el sendero de Coanegra.

Como era normal hubo un poco de todo. Yo empecé con ToniXXL y Carlos delante pero en una zona de rocas se me salieron los dos pies de los pedales y perdí la estela. También me encontré a los más rápidos con la bici al revés reparando ruedas y no me paré a ayudar, no hacía falta. Más adelante me encontré a Crop con una lentilla menos y a Carlos, y con ellos hice buena parte de la bajada. Al llegar al torrente varias sorpresas. Toni estaba allí y yo buscándole por atrás. Bueno, al menos no ha pasado nada. Otra es que el torrente sigue llevando mucha agua y es muy difícil cruzarlo sin mojarse por ello desisto desde un primer momento. Otros lo intentan y efectivamente se mojan. Otra es que hay unos mosquitos que parece que tengan dientes y me ponen las piernas a caldo. Menudas picadas tengo aún a día de hoy. Más aún, los pros no llegan, cuatro reventones han tenido que reparar en su afán de superación. La última es que pincho diez minutos después de haber llegado, sin mover ni tocar la bici del sitio. Cambio la cámara y me cargo el pitorro de la válvula mientras estoy hinchando y vuelta a cambiar.

Como ya estamos todos al acabar de hinchar la segunda cámara todos salen disparados hacia abajo y yo salgo el último para nada más llegar a la barrera volver a ir con la llanta por el suelo. Ya no veo a nadie y compruebo que no tengo cobertura en el móvil para avisar. No me queda más que ir andando hasta Son Roig por si me están esperando allí pero cuando llego no veo a nadie y sigo sin tener ni gota de cobertura por lo que decido desmontar todo y ver qué ha pasado. Al hacerlo vuelvo a hinchar la cámara y me parece que está bien. La cubierta no tiene nada clavado y lo vuelvo a montar todo y es cuando me percato de que tiene la válvula rota y es irreparable. No me queda más remedio que reparar la primera. Tiene un buen corte por la parte de dentro. Ahora sí que lo entiendo menos.

Estoy con esas cuando pasan tres bikeros, uno de ellos conocido, por lo que me atrevo a pedirle que llame a mis compañeros para informarles de la incidencia y que no me esperen, que llegaré por carretera, a lo que me contesta que sí. Después me he enterado de que no, se ve que algo falló. Pero bien, pongo el parche y parece que todo va bien por lo que solamente me queda volver a Alaró por el asfalto (hacer la ruta prevista solo ya no tenía mucho sentido), donde llego a las tres y media pasadas. Los coches aún están allí, llamo a Toni, les informo de que he llegado y parto para Ciutat.

I s'ha acabat, peró la propera ja bull.


Teix

Vamos a ver, el Teix es muy grande; abarca mucho territorio y permite muchas combinaciones, tanto de subida como de bajada, pero lo que no faltará serán piedras y rocas. Y además tiene algunas de las bajadas más apetecibles para los descenders de pro. Así que me presenté en la salida sin tener ni idea de lo que íbamos a hacer pero con una ligera sospecha de por dónde iban a ir los tiros.

Lo que no sabía era que iba a venir tanta gente de fuera. El que sí había visto que quería venir era Andreu, un bikero de Campos al que conocí en la reunión que se celebró en Inca con motivo de la presentación de las alegaciones al texto legal de la Ruta de pedra en sec. Pero también estaba Ángel, Toni Ferrer, y los más asiduos Carlos, con montura nueva, y Juan. Además, algunos que últimamente se habían pasado al domingo, como Xavi y Juantrans, también vinieron y también Buzz. Fibras, XXL, Potato, Yarik y Tomeu acababan de completar el grupo.

Llegamos los últimos después de perder algún tiempo en empaquetar las bicis en el maletero y el grupo salió antes de que todos estuviéramos preparados. Estaba con nosotros XXL que tampoco sabía hacia dónde se habían ido. ¡Vaya manera de empezar! En el inicio del camino del Coll de Son Gallard me extraño de que la cadena esté puesta y debemos llamar por teléfono para cerciorarnos, y tardan en contestar. Cuando lo hacen nos dicen que están camino de la ermita y hacia allá vamos. Los alcanzamos antes de llegar y faltan dos. ¿Cómo es posible? Llegan al rato y podemos ya empezar la ruta como dios manda con el grupo al completo.

Pero no he hecho ni veinte metros cuando empiezan mis problemas. En la primera rampita ya me salta la cadena con lo que me voy quedando atrás sin remisión. Y no hay manera de que quede centrada, en cuanto la cosa se empina, salta y me veo obligado a descabalgar más de la cuenta y lo mismo me pasa en el tramo de después del Mirador des Tudons, que es ascenso. Estoy frito. Y cuando llegamos al sendero que tira para arriba no puedo encadenar cinco metros seguidos, y me hubiera gustado hacerlo. Ese tramo circulando montado todo lo que se pueda se hace muy corto, y más sabiendo que el tramo siguiente del camino de carro es impracticable. Mucha piedra suelta y mucha pendiente, pero la segunda mitad te permite alguna machada. Como con la bici no tenía nada que hacer subí tranquilamente con el grupo de cola.

Ya en el coll Yarik se escapa; quiere estar en casa antes que todos, y los demás continuamos el ascenso. Como no había manera de centrar la cadena pues más de lo mismo, monta, catacrak, desmonta, y así vamos pasando los metros. A Potato se le desmonta una suela y le ofrezco mi solución: tornillo y tuerca y aguantarán unos meses más. Andreu, que estaba abonado al furgón de cola, me comenta que no había hecho esta ruta, al menos desde que tenía uso de razón, y pienso que muchos otros bikeros de la isla tampoco. Que da un poco de pereza el desplazamiento y el madrugón, por no poner otras pegas, pero creo que para uno que le guste la mtb debe hacer el esfuerzo porque vale la pena, y siempre encontrará a gente a la que acompañar y que le mostrarán cualquier ruta que quiera conocer. Yo creo que siempre es mejor que hacerlo solo, aún cuando con ciertas ayudas electrónicas es totalmente factible; pero no es lo mismo. Y ayer, no sé porqué, sucedió ésto, y creo que se marcharon satisfechos y si no fue así que piensen que la ruta no fue diseñada especialmente para ellos, por lo que quizás crean que otra opción hubiera sido mejor. Y seguramente así fuere pero en un grupo numeroso nunca llueve a gusto de todos. La solución es repetir otro día, y otro y otro y otro...

A veces me pregunto si algunos bikeros de fuera creen si no nos hemos cansado de rodar en esta “islita”, si no habremos agotado ya todas las rutas y caminos de la isla habidos y por haber. Y yo digo que no, que aún quedan caminos y combinaciones por descubrir, y trialeras y cuestas que superar, en definitiva, momentos que compartir.

Pero volvamos a la ruta, la real, la de los pedrolos, donde iba haciendo lo que podía con el tensor a ver si se estaba quieta la cadena de una puñetera vez y a resignarme a esperar a las bajadas. Los compañeros estaban ya lejísimos y aquellos dos haciendo fotos pero nos esperaron y pudimos despedirnos en el Pla dets Aritjes de casi todos, porque fue una desbandada general. Nos quedamos solamente cinco, y porque convencí a Juan de buenas maneras para que continuara prometiéndole una mejor bajada que la que harían ellos, pero ahora dudo de que así fuera, aunque al hablar con Carlos por la tarde me dijo que la había encontrado “muy pedregosa”, pero no pude aclarar muy bien a qué tramo se refería exactamente. Quizás las últimas tormentas han destrozado el camino al Pla des Pouet.

Nuestra próxima meta era casi la cima del Teix con su correspondiente pateo. Es poca cosa pero allí se quedó Juan, donde gastó sus últimas energías intentando empujar la bici por donde no se puede, y bajé a socorrerlo, con la inevitable consecuencia de no poder terminarme el bocadillo que llevaba. Son las pegas de ir el último, nunca te terminas el bocadillo. Y alguna vez me ha pasado que no he podido terminarme ni la barrita. Pero no siempre ha sido así. Los dos amarillos habían puesto la directa y ya no se les veía por el pedregal, debían estar detrás de la pared. Los tres restantes bajamos como pudimos y solamente después de la pared pudimos montar aunque algunos tramos aún son harto complicados para unos aficionados como nosotros pero, al final del primer tramo, junto al rotlo de sitja, Tomeu fue pillado en un descuido y puso al descubierto toda su estrategia en esas lides. O sea que, iros preparando, porque la próxima vez, sus vui a crujir viiiiiiiiivos, igual que el Tio la Vara.

No os creáis que esto se acaba así como así, es un descenso muy largo, con todo tipo de terrenos. En el enganche con el Camí des Caragol, que sube desde la Font des Polls, es un camino ancho que hasta empieza a tirar para arriba y del cual hay que desviarse en un hito ya que termina un poco más lejos y hay que volver a enlazar con el camino de abajo y el tramo creo recordar que es peor que el que solemos tomar, aunque estos tramos de sendero son los que salvan el mayor desnivel, por lo que por momentos tiene mucha pendiente.

Cuando volvemos a llegar al llano hay que estar atentos para buscar el paso por la pared que vemos a mano derecha que nos encamina hacia el sendero de bajada y las pistas de Sa Coma que, dicho sea de paso, son un verdadero lío. Ya me extravié la primera vez que estuve por allí hace mucho tiempo buscando esa subida precisamente y ayer se volvió a repetir. Hasta me siento incapaz de volver a encontrarla subiendo. Tomeu decía que había que girar a la izquierda; yo creo que no hace falta, basta seguir recto para desembocar en el Camí des Cairats. Pero al perdernos lo que hicimos fue encontrar la Font de sa Coma (la de la foto, Yarik), una de las que abastecen de agua potable al pueblo de Valldemossa, punto desde el cual no hay ningún problema para llegar abajo. Aunque no tuvimos ningún problema para salir ni pasar por las casas de Sa Coma recomiendo que la salida se haga por el Camí des Cairats a fin de no molestar a los animales que por allí se encuentran, y de paso evitarnos problemas futuros por esa zona.


Salt des Fonollar

Había una propuesta de ruta muy ambiciosa para el fin de semana, y además en una de mis zonas preferidas desde siempre. No me extenderé en ese tema pero quiero recordar que, resumiendo, este blog nació en la Mola de Planícia y que fue precisamente esa entrada la que provocó el primer comentario ocho meses después por parte de Tomeu Toys. El resto creo que ya lo conocéis.

Se pretendía subir dos veces a la Mola de Planícia sin repetir un solo metro, Pas des Cingles, Pas de sa Rata, ses Rotasses,... desde luego era ambiciosa. Un selecto grupo de bikeros no se amilanó ante las previsiones (y por lo visto después ninguno se quedó en casa) y partió hacia la Granja de Esporles para reunirse allí. Otros grupos, Ermassets y Tira-tira habían tenido la misma idea y a los segundos los encontramos en el aparcamiento ultimando los detalles finales. Al parecer iban a rodear la Mola por el Coll d'Estellencs para empalmar con el GR en el pueblo. Los esporlerins iban a buscar la bajada larga por Ses Rotasses, aunque no los vimos.

Nosotros buscábamos desnivel y partimos hacia el Camí des Correu y Arbossar, pero a las primeras de cambio salta una cadena, la de Tomeu. Hay extrañezas ya que es una XTR, teóricamente más resistente. Un poco de velocidad en la parte llana y me voy delante con Potato a por las rampas finales. El se queda en el empedrado para hacer fotos a los que vayan pasando. Me hago el último tramo lo mejor que puedo. Para otra vez me apunto pasar un poco más rápido el escalón que pone al límite a mi horquilla si vas trialeando.

Van pasando los minutos y no aparece nadie. Tampoco se les oye. Avería o caída. Me impaciento y empiezo a subir y en eso los veo aparecer. Woody y Potato encaran la bajada con alguna dificultad, y es que hay que ir alerta en ese tramito. Falta Fibras; ha partido la cadena y después ha reventado el cambio y no le queda más remedio que volver atrás. Lástima, casi al principio y ya tienes que abandonar. Continuamos el resto y los únicos que vemos en s'Arbossar son unos trabajadores forestales de una empresa de Bunyola que no se meten con nosotros. Empezamos la subida buena cada uno animándose a su manera. Es una subida fácil pero larga, para mí la mejor de la isla, con tramos de recuperación y otros más exigentes, que te permiten encadenarla de una tirada. Hay un punto conflictivo en una curva que estaba llena de piedras pero parece que los cazadores se han cansado y la han aplanado un poco pero se me salió la cala y tuve que hacer pie. En mi modesta opinión creo que no debería contar.

Llegamos al mirador y se impone un alto. En esas estamos cuando oímos ruido de motores y no tenemos donde meternos. Nos pillan. Los del primer coche nos advierten de que van a cazar, lo cual es evidente, y que no molestemos, pero lo dice de buenas maneras. El del segundo coche me suena su cara de alguna ocasión anterior y éste ya advierte y ordena: “No subàis” ante lo cual le decimos que bajaremos por el paso y se van. Me tiene mosca esto de los cazadores de s'Arbossar. No sé lo que cazan aunque lo que es seguro es que es un coto de caza menor según he podido confirmar en una publicación del ramo. Si esto es cierto y leyendo de las mismas fuentes, para ese coto y tipo de caza ya habría terminado la veda, a no ser que fuera con perros y lazo, que se puede practicar todo el año pero no creo que sea ése el caso.

La ruta al carajo pero decidimos llegar hasta el Salt del Fonollar ya que estamos, pero para ello habrá que bajar por el Pas de sa Mola; y fué una decisión acertada. Hacíamos bromas sobre el estado del sendero y Tomeu aprovechó para grabar unos minutos de video con la nueva cámara. Lo vi partir hacia abajo pero yo me caí de una manera bastante tonta y me golpeé con el manillar en el muslo, y ví las estrellas. No me dolió, me quemó; y aún sigue, seguro que tengo algo roto. Después de superar el paso paramos a comer algo y tuvimos un buen momento de relax y buenas risas. ToniXXL y Yarik se encargaron de ello.

Hasta llegar a las casas del Salt prácticamente nos dimos un paseo. No tiene pérdida si no te desvías al llegar al R6. La pista acaba junto a la paret de partió, y también linde municipal. Al otro lado empiezan los antiguos campos de cultivo del Salt, un sitio privilegiado debido a la presencia de la fuente que posibilitaba el cultivo. La casa es muy grande pero desgraciadamente se ha derrumbado en parte. Que no tenga un camino de carro que llegue hasta ella hace casi imposible su restauración además de que la finca en sí tampoco es muy grande y sin elementos naturales destacables, excepto el salto supongo, porque aún no lo he visto.

Cerca de ella, un poco más abajo, existen unas casas restauradas en medio de unos bancales con cultivos aprovechados; pertenecen a la posesión del Putxet, cuyas casas se ven mucho más abajo, y hasta ellas si llega una pista. La finca del Salt tiene unas pequeñas segregaciones, cuatro en total, sin ningún interés paisajístico. De todas maneras no le vemos ningún futuro a ese lugar. Lo que no conocían los compañeros es el Mirador del Putxet y hacia allá fuimos. Tiene un buen salto y a mí me suena que es donde se cayó alguien hace unos años. Tuvo mucha resonancia mediática por lo que debía tratarse de algún personaje o conocido pero ni me acuerdo ni he logrado encontrar nada sobre ese tema.

Salto de barrera, que estaba abierta por cierto, y ruteo por los límites del bosque bordeando la rejilla. Hay una barrera y yo diría que es por donde se sale a los bancales y empalma con el camino que baja del coll. La memoria me falla sobre esa cuestión. Por entonces ya llovía a mares, solamente el bosque tupido amortiguaba un poco el chaparrón, y aún asi nos calamos hasta abajo. Además se inicia un tramo en ascenso que ya no para hasta lo alto del coll y hay que poner todo el empeño posible para no poner pie a tierra. En esos momentos me acordaba de que había comentado que la salida, la buena, o sea, aún más larga, “era bastante light”. Y la corta me estaba haciendo sudar bajo la lluvia, pero llegué arriba de un tirón. Seguro que en seco no parecerá tanto, pero si le metes un poco de calor se puede convertir en un... infierno.

Llegaron todos y decidimos volver por Sa Campaneta de la forma más rápida posible. También aprovechamos para grabar algunos videos en la bajada hacia la pista de Sa Campaneta. A mí no se me ve pero ya tuve bastante en mantener la bici en posición vertical en el empedrado. Me gustó, no bajé tan rápido como Potato, pero al menos bajé. Y después de pasar por esa prueba, ¿cómo se puede caer de bruces en la pista al pasar por un charco?. Quedará en los anales de lo inexplicable.


Salt

Como no todo en las salidas es cachondeo y hablar de bicis y aprovechando que pasamos por el Salt del Fonollar cuando no estaba previsto y que la semana pasada lo hicimos unos cuantos por la Font del Salt de Bàlitx vamos a tratar de aclarar estos topónimos.
Para ello echamos mano de un portal web interesante que trata de estos temas, Toponímia, y allí encontramos ésto.

Salt

Podríem classificar els salts que trobam arreu de Mallorca en tres grups.
El primer fa referència als abundants salts d'aigua que se formen als torrents en èpoques de pluja i que van dels simples bots a les cascades que s'acosten al centenar de metres. En aquest cas la importància del desnivell fa que el salt aparegui com a determinant del nom, un exemple el tenim en el torrent des Salt, al port de Valldemossa.

La gent de la contrada coneix aquests llocs simplement com es Salt, però per saber d'on parlam s'ha d'afegir la possessió on es localitza. Els hidrònims més famosos d'aquest grup són es salt des Freu, un dels llocs més visitats de la Serra, es salt de Son Fortesa (Puigpunyent), lloc on neix sa Riera i on l'abundància d'aigua fou aprofitada per a la construcció d'uns jardins senyorials o es salt de Llinars el qual permeté bastir un complex format per sis molins d'aigua fariners. Un salt d'aigua també està en l'origen del nom d'un antic rafal d'Estellencs, posteriorment segregat en distintes finques (es Salt des Putxet, es Salt des Fonollar).

En el segon grup de topònims el salt apareix acompanyat d'un determinant que pot ser un animal o una persona. En el primer cas tenim per exemple: salt des Boc, salt des Cavall, salt des Ca o des Cans, des Moix. En el segon cas tenim es salt de n'Angelè, d'en Buà, d'en Ganyó, d'en Gener, d'en Moixina, d'en Palla o d'en Panxeta. Alguns d'ells tornen designar salts d'aigua però desconeixem la petita història que s'amaga darrera d'aquests noms. S'exceptua d'aquest desconeixement es salt des Cavall.

El darrer del nostres grups el formen els salts llegendaris. Aquí s'inclouen el que pegà un soldat que fugia de la justícia d'un costat a l'altre del torrent de Pareis (salt des Soldat Pelut), el de l'esposa innocent que fou estimbada pel seu marit foll de gelosia al Grau de Lluc i salvada per la intervenció de la Verge (salt de la Bella Dona) o el del jove alaroner que fou empès a l'abisme del castell d'Alaró pels companys que havien perdut unes messions (salt d'en Fonoll). En aquest cas la Verge badava i per això el poble li dedicà el següent retret, recollit a les Rondalles (tom XXIV):

Mare de Déu del Refugi
¿no el sabereu emparar a n'en Fonoll, com va caure pes penyal de s'Orengar?

Esta va para ToniXXL.

Si hem dedicat una entrada d'aquest portal a les alqueries, és ben just que en reservem un altre per l'altra tipus de poblament rural de l'època musulmana a Mallorca: els rafals (de l'àrab rahl). Si ens guiassim només per la toponímia actual hauríem d'afirmar que els rafals -sobre els 130 noms de lloc- eren més nombrosos que les alqueries -sobre els 25. Ja al Mapa de Mallorca del cardenal Despuig són més freqüents els rafals, 44, que les alqueries, 18. Evidentment, com en el cas de les alqueries, alguns són molt posteriors a l'època musulmana i d'altra banda hi ha nombrosos rafals -i alqueries- designats amb un altre nom.
Gràcies al Llibre del Repartiment coneixem que, com a mínim a la porció que correspongué al rei, el nombre de rafals era en realitat inferior, 328 rafals front a 460 alqueries. Per "districtes" la distribució de rafals era la següent: Palma (Ahwaz al-Madina) 81, Inca (Inkan) 42, Pollença (Bulansa) 62, Sineu-Petra (Jijnaw-Bitrah) 105, Artà (Yartan) 1, Montuïri (Muntuy) 22, Muntanyes (Al-Jibal) 15.
Tornant a la toponímia actual les variants a partir del nom originari són abundants: trobam diminutius (es Rafalet, es Rafalí), augmentatius-despectius (es Rafalot, es Rafalasso), la forma plural (es Rafals), determinants que informen sobre l'antiguitat (Rafal Vell, Rafal Nou), determinants que informen de la pertinença a una propietat més important (Rafal d'Ariant, Rafal de Son Bacs), determinants que informen sobre el color (Rafal Blanc, Rafal Roig, Rafal Negre), determinants numèrics (Rafal Deu, Rafal Onze) determinants que informen sobre el propietari (Rafal d'en Bernat Randa, Rafal des Notari Vell) i que solen correspondre a propietats nascudes a partir de la segregació de la finca mare. Mascaró recull un rafal femení vora el poble de Pollença: la Rafal, un dels indrets senyalats per les llegendes sobre tresors amagats pels moros durant la conquesta de Mallorca pel Rei en Jaume.
Entre els determinants més curiosos podem apuntar el següents: es Rafal Aixat(un a Artà i un a Montuïri, a més de l'antic rafal que donà lloc al poble de Lloret) que significa l'hostal de la vorera en llengua àrab, es Rafal Cagolles, es Rafal Pai (Artà), es Rafal Palet(nom d'una tanca sense cap edificació de la possessió de Son Valentí, es Rafalet Drac (Manacor), Rafal Càrritx (Llucmajor), Rafal Còdol (Manacor), Rafal de la Mort (Santa Margalida)...
No podem acabar sense fer referència a les barriades ciutadanes des Rafal Vell i des Rafal Nou, anomenades així per la ja desapareguda possessió des Rafal, situada a prop del creuer entre la via de Cintura i el carrer Aragó.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...