[X]

Bye, bye, pouet

Parece el título de una película pero no es más que la constatación de un hecho, ya no se puede pasar por el pla des Pouet (de Valldemossa).

Casi todo el mundo ya había oído hablar de los cambios que se venían produciendo en la zona, se comenzó con la restauración del refugio del Arxiduc y se ha acabado con la confirmación total de los rumores, van a prohibir el paso a los animales de compañía y a las bicis.
v Hace unos meses leí una crónica sobre una salida por la zona y vislumbré una posible oportunidad para añadir un nuevo itinerario a mi inventario particular. Dado que no se había realizado el trayecto en bici lo tenía en modo espera hasta que me acercara a averiguarlo en persona, no obstante ya Pepefz me había confirmado su viabilidad.

Esta semana tenía que salir solo y estaba cavilando si ir a terminar la exploración de la zona de Mancor después de repasar sobre los mapas donde pude tener los fallos de la semana anterior pero una llamada de un compañero de fatigas trastoca mis intenciones y me hacen dirigir la atención hacia la zona de Valldemossa, y más concretamente el pla des Pouet. Y una cosa lleva a la otra, ¿y porqué no subir por es Cairats? Sin mirarlo soy incapaz de recordar la última vez que subí por allí y en cambio sí que recuerdo bien la primera vez que bajé. Y la siguiente pregunta que me hacía es ¿y porqué no había vuelto? De eso sí tengo respuesta, porque prefería la subida por el pla des Pouet y Pas d'en Miquel, pero algo me decía que hoy íba a hacer un buen papel en esas empinadas cuestas.

Para no alargar la ruta ni en tiempo ni en kilómetros he decidido empezar desde s'Esglaieta donde solo tenemos tres (y pico) kilómetros de asfalto hasta el desvío de Son Brondo, los más peligrosos del día con diferencia. Tomamos ese ramal y efectivamente ahora ya no hace falta descabalgar para poder llegar al pueblo, exceptuando barreras y pasos a nivel, claro está, gracias a la intervención del xorraquer-marger.

Estamos ya en la senda de aproximación hacia la barrera de Son Moragues y justo atravesar la barrera ya se adivinan las rampas iniciales donde tengo los primeros patinazos traseros lo que me obliga a quitar presión al neumático y problema olvidado, lo difícil después fue arrancar de nuevo pero en general subí bien. Parada de recuperación cardíaca en la font des Polls donde encontramos a los primeros excursionistas del día y a por el segundo tramo que no fue seguido por el desacierto de Joselinx de querer trazar por dentro una curva con la consecuencia de rodar varios metros hacia abajo, aparte de un corte en una pierna sin más secuelas físicas a destacar.

Llegada al refugio, hay gente que se prepara para salir igual que nosotros pero no volvemos a verlos, iban buscando setas, pero en el tramo de subida siguiente donde sí hay que caminar algo el flujo de visitantes y corredores se hizo más acusado, muchos iban al Teix (las cimas estaban a tope) y otros continuaban la misma ruta que nosotros. Recordé el tramo hasta el pla dets Aritges que no hacía desde tiempo inmemorial aunque de grato recuerdo, muy rodable.

Paramos un rato para comer algo en el pla dets Aritges y después de dar algunas indicaciones a unos excursionistas que nos preguntaron seguimos camino hacia el Caragolí, en ese tramo encontramos a muchos más, de toda raza y religión, por así decir, pero bicis no vimos ninguna en todo el recorrido de la vuelta aunque haber, hubo. Se acerca el punto donde debemos empezar la exploración, la cova del ermità Guiem, y justo llegar oigo la rueda que se desinfla, he dado un llantazo sin enterarme acordándome en ese momento de ese punto de presión que le había quitado al subir y después me faltó al bajar.

Reparo y mientras Joselinx visita el lugar vemos aparecer a algunos caminantes por el sitio que tenemos que bajar que ya se encuentra señalizado, y aun que llevábamos metida la traza en el receptor gps no hizo falta consultarla. Llevábamos dos, yo quería hacer una variante que no pasa por el pla des Pouet pero en el fragor del descenso hicimos la que no era que adivino es la principal. Esta nos deja en el Corral des Bous, un sitio espectacular del que no teníamos noticia pese a la cercanía del pla y a su fácil acceso.

El pla está concurrido, hay familias holgazaneando y excursionistas yendo arriba y abajo, nosotros paramos a charlar con una pareja de mujeres que nos dan las primeras noticias fiables del asunto en cuestión que se está cociendo, de hecho al salir tenemos un contacto con el vigilante pero le pillamos en pleno dispendio y le dejamos tranquilo.
Si hubiera sido más temprano o hubiera ido solo quizás habría ido a ver el otro itinerario nuevo que enlaza con la cueva pero decidimos bajar directos a Valldemossa y lo que vi me sorprendió bastante. No sé si es porque hacía mucho tiempo que no lo bajaba pero encontré ese camino muy roto, no diré infame pero peor de lo que recordaba aunque siempre teniendo muy en cuenta la diferencia entre subir o bajar, pero en general se puede considerar una bajada muy divertida aunque sin descuidar la atención en ningún momento.

Abajo sí tuvimos una más larga conversación con los vigilantes de la caseta que nos lo explicaron bastante claro, primero nos tomaron los datos a efectos estadísticos y después se explayaron en contarnos sus planes futuros. Se trata del personal de una fundación, no del Ibanat, en concreto la Fundació Vida Silvestre Mediterrània, entidad sin ánimo de lucro integrada en la ICTIB, organización que se encarga de poner en marcha proyectos de custódia del territorio de muy diversa índole a nivel autonómico.

Entonces lo que tenemos en Valldemossa es un convenio de conservación entre diversos propietarios de la zona, básicamente Son Moragues y Son Gual, en lo que se ha llamado Muntanya des Voltor, que no quiere decir que se vaya a introducir el pájaro en cuestión, como había oido comentar también. El convenio iniciado deja en manos de esta fundación toda la organización y puesta en marcha del proyecto que por lo que nos explicaron pretende aspirar a una recuperación total de la red viaria y los elementos etnológicos que van a formar parte ahora del acervo cultural que ya no del productivo sin ningún coste dinerario para los visitantes.

En un primer momento tú oyes esto y dices “estupendo, hacía verdadera falta tras décadas de abandono total” pero inmediatamente pasas a la siguiente cuestión, “y las bicis, que?”, “no, ni bicis ni animales”, y ahí ya se te tuerce el gesto y es cuando preferirías que te pidieran dinero a cambio del simple permiso de paso. Habría que ver y saber qué opinan los teóricos de la conservación de la naturaleza sobre el tema del paso de bicis por un determinado territorio pero estoy seguro de que aquí tiene más que ver la opinión de la propiedad que no la teoría conservacionista y el mismo ejemplo lo tienen en el camino de bajada, a mi modo de ver ni un millón de bicicletas bajando por allí pueden provocar el destrozo causado, más fruto de una mala praxis restauradora y los efectos de los elementos meteorológicos posteriores.

También el acceso a los caminantes va a estar controlado a través de permisos no pudiéndose superar un aforo determinado pero quiero ver como son capaces de controlar esa asistencia y qué medidas legales pueden tomar en caso de desobediencia.

Por lo que a nosotros (ciclistas) respecta y para quién se quiera dar por enterado la prohibición para circular en bici se va a hacer efectiva la semana que viene. Ahí queda eso.


2 comentarios :

Guillermo Abraham dijo...

Una pena. Solo una pregunta.
Esta norma afecta solo a la zona de Es Pla d'es Pouet, o el Cami de s' Arxiduc y alrededores también están incluidos.
Un saludo Jaume.
A ver si hacemos alguna salida juntos.

Jaume Kapax dijo...

La restricción afecta a la zona privada de Son Moragues y Son Gual, básicamente todo el área comprendida al oeste de una línea imaginaria que uniría Valldemossa con el pas d'en Miquel, la cova de l'ermità Guiem y el coll de Son Gallard.

Lo de la salida conjunta se está cociendo.

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...