[X]

Catálogo 2

No bastarían dos semanas saliendo todos los días para recorrer todos los caminos que tengo esperando pero me tengo que conformar con hacerlo un solo día, por eso me lo estudié y salí a recorrer solamente varios de ellos; digo salimos porque no iba solo, Carlos me acompañó. Aunque entre semana sí que me vestí de corto no podría decirse que se tratara de una salida como tal, simplemente quise ir a saludar a mis compañeros de fatigas y de paso rodar un poco con ellos por la campiña. Xavi me tentaba con bajar con él por la trialera de la enduro, iba a acortar pero aún así no creía que me diera tiempo a llegar a casa con suficiente luz aunque no fue motivo como para no empezar a subir el coll de sa Creu con ellos. Lo que pasó es que Jromán se indispuso en la subida y volvimos atrás hasta su casa. Mi objetivo de despejarme un poco del día a día se había cumplido y ya me bastaba.

Para el fin de semana había trazado un plan ambicioso con sus tres subidas y sus tres bajadas, dos de ellas desconocidas por lo que podía pasar cualquier cosa y eso era precisamente lo interesante del plan. Empezaría por donde quedamos la semana pasada, a media subida de no se sabe dónde. Vimos la parte buena del camino pero la sorpresa fue la continuación desde la casa en ruinas, el camino se mantiene firme y su paso por el bosque nos dejó satisfechos. La unión con la pista no ofrece pegas y seguimos subiendo hasta ver la casa muy cerca por lo que nos desviamos por el ramal para distanciarnos y no ser vistos y aunque no debería haber ningún problema en ese sentido preferimos pasar inadvertidos y tras una breve subida llegamos al enlace cerca de la barrera y es cuando Carlos, por primera vez desde la salida, se sitúa.

Por fin iba a hacer ese camino de bajada ya que iban unas cuantas y siempre de subida, y me parece que me voy a quedar con la subida. La primera parte es de ir rápido sin ninguna complicación, alguna piedra suelta a lo sumo, y la segunda, la que preveía algo más movida, casi ni me enteré y ya estábamos abajo, y en la carretera un minuto más tarde. Toca carretear hasta la siguiente entrada, la de Miralles, para afrontar la segunda subida. Ésta ya es conocida, la he hecho hasta el final en Cas Canot pero ahora debemos desviarnos por el pinar de Canet para encontrar la pista de ses Rotes y de ésa la de Son Antic. Seguimos el plan previsto sin problemas, algún que otro repecho se nos atraganta, la condición física mía era penosa, ya desde el principio me notaba las piernas muy pesadas y no preveía mejoría, a sufrir pues.

Una vez en la pista de abajo nos damos cuenta de que vamos a tener muchas dificultades para enlazar con la segunda pista, una pared con rejilla y dos líneas de pinchos arriba para redondear el pastel. Decir que tiene algún paso por la pared donde han quitado piedras pero es imposible pasar las bicis así que vamos subiendo mientras se me van quitando las ganas de pasar al otro lado y más cuando no sé lo que me espera realmente, el final en ascenso por la torrentera no me seduce vistas las dificultades iniciales por lo que lo dejamos pasar y subimos como podemos hacia el coll de sa Basseta y a pesar de no sentirme físicamente de lo mejor puedo encadenar una buena tirada montado aunque debo parar en las zetas finales.

Mientras comemos algo arriba oigo llegar a gente desde la mola y los reconozco, son M.A. Arenas y compañía atravesando la sierra aunque un poco más modestamente de lo que tenían pensado en un principio. Pretenden irse pero les convenzo de que se vengan con nosotros a hacer la nueva bajada esporlera. Se hacen de rogar pero al final acceden y partimos hacia la carretera de la cual tenemos que rodar aún un último kilómetro antes de coronar pero una vez arriba ya vino todo rodado, algún pequeño despiste aparte.

Parece ser que la bajada hacia Son Dameto sí la conocían aunque solamente hasta el desvío de la carretera, en cambio en esta ocasión continuamos hasta las casas por donde pudimos pasar sin armar alboroto. Las superamos y seguimos por un tramo menos definido entre las zonas de cultivo hasta la barrera del bosque donde sí comienza ya el camino empedrado, mucho más divertido encarado de esta manera. Buen final de ruta, porque la dimos por acabada pero más que por ganas por fuerzas, no íbamos muy sobrados, así que, tras despedirnos de los colegas, nos dispusimos a recuperar algo de energía con algunos sólidos y líquidos en el super amenizados también con un poco de música en directo.

No pasará a la historia como la gran ruta lo que hicimos el sábado pero me quedó un magnífico sabor de boca al poder enlazar esos dos caminos en una ruta ciclable aunque falta por confirmar la tercera parte que tendré que hacerla al revés. Tenía mis dudas aunque después me acordé de que siempre me había fijado en un camino empedrado cuando pasé por allí pero ya ha pasado mucho tiempo y puede que me equivoque. Me falta también investigar la zona llana, la cosa sobre la pantalla y el papel está más o menos claro pero hace falta corroborarlo, seguramente el sábado que viene haga algo de eso.


El catálogo

Otro fin de semana a paso cambiado, es decir, sin salir el sábado. El sábado me da más juego y me permite hacer rutas sin horario definido y con metas más amplias. La que me había propuesto para este fin de semana era ambiciosa en el sentido de querer descubrir por mí mismo una buena parte de los caminos públicos de Esporles. Había estado durante toda la semana dándole vueltas al tema sobre el papel y la pantalla y quería verlo ya sobre el terreno, pero como digo, tuve que esperar al domingo. Por el día, por la hora, y por lo inconcreto del plan sabía que la asistencia sería poca por no decir mínima. El mínimo fue uno ya que solamente Joselinx pudo sumarse a la convocatoria. Así que, ni corto ni perezoso, pasó a buscarme por casa para irnos a rondar por Esporles.

Había preparado una serie de itinerarios que memoricé y que esperaba poder recorrer sin mayores contratiempos, preveía que solamente el tiempo horario sería el que marcara la pauta. En un principio no son caminos complicados y de lo que se trataba era de encontrar la manera de enlazarlos para montar una ruta completa y atractiva. La idea básica está hecha y faltaban las confirmaciones y a ésas nos pusimos.

Dado que empezamos desde el mismo pueblo llegamos al primer reto muy fríos, encontrarlo no fue difícil porque está a la vista y éso es lo que me sorprendió, que no lo hubiera visto antes. Es que es tan evidente que no me lo puedo creer. Una subida atractiva, muy elaborada y difícil de superar a la primera, nos espera en el primer tramo hasta llegar a la barrera donde entramos en los terrenos cultivados de Son Dameto cuyas casas nos aparecen de frente y en primer plano. La estampa es bonita y espero que no se descomponga cuando pasemos por delante. No pasa nada y las gallinas no ladran y seguimos nuestro camino dejando las casas justo detrás nuestro. Pronto estaremos en el bosque para empezar la ascensión, por ahora bastante cómoda con algún repecho superable tanto por la pendiente como por la distancia. Tras unos minutos de pedaleo dejamos el desvío a mano izquierda para iniciar un tramo un poco más duro con una pendiente más constante hasta llegar al segundo desvío, a la postre por donde volvimos a la vuelta.

Le sigue un tramo más moderado hasta el tercer desvío que fue donde partí por donde no era, de frente. Me tenía que haber dado cuenta antes ya que ese tramo se ensuciaba bastante de vegetación lo que nos impedía ir montados; además, cuando en algún momento podíamos entrever algo entre el follaje, veíamos que nos acercábamos mucho a la base de la pared rocosa y éso no era lo correcto, pero así y todo continuamos hasta el final del camino cuando aún primaba la cabezonería y seguimos hasta que el sentido común dijo basta. Podríamos haber llegado a destino andando, pero llevando una bici era casi idiota, y además de lo que se trataba era de ir montados así que giramos velas y hacia abajo hasta el desvío. Lástima de tramo roto, descarnado por la escorrentía de agua, que fue imposible de superar (aunque no lo descarto del todo), después de éso ya fue todo mucho más fácil hasta llegar al coll d'en Claret.

Cumplido el primer objetivo que queda anotado con notable para futuras salidas queda volver atrás pero por la pista de Cas Barberet. La había hecho de subida y es exigente por lo tendida pero en sentido contrario no presenta dificultad. No llegamos a las casas, cogí un desvío hacia la carretera de tal manera que solamente tuvimos que cruzarla para volver a meternos en el bosque. Aquí si repetimos un tramo de bajada hasta el primer desvío separándonos definitivamente de las casas para enlazar con otra pista por la que salimos a la carretera y ésta si tiene una barrera cerrada.

Volvemos al pueblo por el Camí des Pescadors pero atentos para encontrar un atajo directo. No fue difícil pero se encuentra totalmente tapado por una espesa vegetación. Alguien o algo ha pasado por allí pero no lo suficiente para despejar la senda, sufrimos de lo lindo con los pinchos y más si no llevas la ropa adecuada y es una pena porque presenta algunos pasos divertidos. No quise despellejarme más y al enganchar con la pista, retrocedimos, y ya no la dejamos hasta llegar al pueblo.

Estamos abajo y la primera parte ha sido un éxito. Miramos el reloj y ya no nos queda más tiempo que para comer algo e intentar encontrar la segunda subida pero ni hablar de hacer la vuelta completa, y eso hacemos. Teníamos que subir por el camí de sa Claraboia y lo hicimos por Son Cabaspre, cosas del directo. Una vez en el sitio correcto empezamos la ascensión, que lo es pero este primer tramo se encuentra cementado y ayuda a la tracción. Más arriba se desvía por camino de carro y nos topamos con varias barreras fácilmente sorteables mientras el camino va empeorando por momentos hasta llegar a un punto en que difícilmente se adivina el trazado. Dispuestos a bajar nos damos cuenta de que estamos junto a una casa y la recuerdo sobre el mapa con lo que sé también que nos queda un tramo recto de unos doscientos metros hasta empezar a subir para empalmar con la pista superior por lo que definitivamente lo dejamos en ese punto, lugar por donde empezaré otro día que vuelva con más tiempo para hacer las dos subidas restantes.

En definitiva, fue todo lo bien que se pudo, a excepción de la trialera de bajada que necesita de una limpieza urgente o ir con traje de buzo, a elegir. Sin duda será uno de los itinerarios preferidos a partir de ahora y si las combinaciones prosperan se podrá montar una buena ruta.
< br/> < br/>

Los comuneros

Unos amigos deciden venir a rodar por la zona sur de la isla y me invitan a salir con ellos y no hay más que hablar. El objetivo principal era recorrer algunos caminos y refrescar datos en vista a su paso para la travessa programada. Lo primero, Raixa-Valldemossa, los siguientes se decidirían sobre el terreno. Eran pocos ya que parece que la carrera Ironman de Alcúdia retendría a muchos para disfrutar del evento, así que solamente se presentan tres norteños, Llorenç, Guiem y Xisco, más Guiem bou y yo. Los dos hemos ido en bici al punto de reunión desde Palma por el mismo sitio pero sin quedar ni vernos siquiera, pero he llegado a la hora, que conste.

Así pues las presentaciones fueron cortas y nos pudimos poner en marcha enseguida hacia Raixa donde saltamos la primera cadena. Después por camino expedito hacia Raixeta pudiendo ir sentado en el sillín (lo digo porque me acordé de la última vez que había ido y no pude hacerlo). En Raixeta llegamos hasta las casas aunque no es necesario y un caminante que también acababa de llegar nos ilustró sobre ciertos aspectos del lugar y alrededores ya que al parecer los conocía bien aunque no me acabó de aclarar con quién estaba hablando, solamente me dijo “que era de por aquí”.

Nos fuimos a atravesar el torrente para rodar por el sendero marcado en la vegetación hasta atravesar el portillo (van tres), después viene pista hasta la carretera de Pastoritx. Nos desviamos por la pista asfaltada que sube a las nuevas casas de la zona y de ella a su vez por el ramal que se adentra en el bosque ya en Son Verí (cuarta barrera). Ese camino está mal, ha perdido apoyo en algunos puntos del terraplén y tiene un mantenimiento nulo con lo que no tiene un pedaleo cómodo y además, en un cierto momento, me trabo con una piedra, se me sale el pie del pedal y me golpeo la rodilla izquierda con el mando del bloqueo y se me hizo de noche en ese momento aunque me recuperé lo suficiente para poder continuar. Me hubiera gustado ir por el ramal de arriba para pasar por la fuente pero habríamos tenido que subir aún más por la pista y no lo tenía muy claro así que pasamos sin problemas por las casas y salimos por el portillo pequeño (ya iban cinco) cerca de la barrera principal.

Sesión fotográfica de rigor antes de llegar al pueblo donde paramos a comer algo cerca del estanque (irá de coña en verano) donde Guiem se despide y vuelve a Palma por asfalto, mientras el resto parece que quiere ir a la Comuna. Aún estoy entero y digo a todo que sí. Tiramos hacia Can Mossenya no sin antes saludar al trío Ermasset que también merendaba por allí y entramos ya en el lío. Ruta factible, siempre y cuando puedas con ella, te vas diciendo que sí, que se puede hacer, que tú puedes, pero llegar arriba a los colls de tords sin poner pie tiene mucho, pero que muchísimo mérito, aunque una paradita para echar una foto a la casa de neu se acepta como excusa válida.

Arriba toca decidir, o seguimos subiendo andando mayoritariamente o giramos para buscar la otra vertiente de la comuna, como al parecer no habían estado por allí pues como que les da un poco igual y se fían de lo que les digo, así que me siguen sin dudar ¡qué bonito es ir con gente así a las excursiones!. Pedaleamos un poco sí un poco no hasta el salto de la pared y pillamos la pista mala hasta enganchar con la pista peor. Ancha pero llena de piedras con lo que hay que ir con mucho tiento ya que la bici baja sola por donde quiere, y si no que se lo pregunten a Xisco, que se dio un buen batacazo, de culo y de cabeza al suelo. Sobrevivió pero últimamente lleva ya unas cuantas.

Llegamos al primer forn de calç y toca dirigirse hacia la pared y saltar otra rejilla (creo que ya van seis) y tomar una pista cuesta abajo hasta el segundo cruce y desde allí al coll de Sant Jordi, con su correspondiente portillo y barrera (ocho). Toca subir y ya nos costó llegar montados a las primeras curvas, ya las piernas me pedían compasión, y más cuando llegamos arriba, llegué fundido, me costó horrores subir y eso que no tenía malos recuerdos de esa subida pero los de ayer voy a borrarlos, llegué en las últimas. No quería ni pensar qué habría hecho por el Massanella, aparte del ridículo, y mira que no había tenido malas sensaciones durante la semana pero a veces las cosas vienen así de torcidas.

Después de comer algo arriba y medio recuperados nos dispusimos a rodar como pudiéramos por la parte llana (por decir algo) ya que es de esas zonas en las que limas los platos y las bielas a base de bien. Cuando llegamos al campamento de los cazadores Xisco se acordó de que había estado por allí en una salida del Xaragall caminando, ya ves tú. De lo que no me acordaba yo era de las primeras curvas justo salir, de trialsín son las jodidas, precioso ese tramo hasta el desvío del GR, después de pasar por la consiguiente barrera (nueve). Ya sólo quedaba el tramo final, el que tenía medio atravesado, por lo técnico y difícil de su primera parte. No me voy a poner medallas, bajaba a trompicones con Llorenç detrás y por lo que pude notar, le estaba haciendo tapón, cosa nada difícil por poco bien que baje uno, así que le dejé pasar y si al menos uno no baja bien pues al menos se entretiene viendo a uno que sí lo hace. De todas maneras lo intenté en todo momento y aunque a trancas y barrancas, sí lo bajé montado por lo que me sentí bastante satisfecho dentro de mis limitaciones, aunque también probó roca cuando embistió a la pared; ya éramos tres los marcados, Guiem consiguió mantener la epidermis entera en toda la ruta.

No me quería ir de Valldemossa sin subir a visitar el Molí de sa Beata, son cuatro escalones por los que hemos pasado por al lado muchas veces sin prestar atención. El bacalao estaba ya cortado y valía la pena unos momentos de relax.

Otra vez en el pueblo y nos encontramos con los Trabucats que venían de los cingles de Son Rullán. Tolo, según me contó, había catado piedra y uno de ellos se acuerda de mí de un día que compartimos ruta hacia la comuna precisamente. Buena memoria.

Quedaba aún la guinda, un camino del que me habían hablado pero no lograba ubicarlo físicamente, pero con una pequeña ayuda ha sido posible, y he de reconocer que es una manera elegante de llegar (o salir) de Valldemossa. A partir de este punto ya no pudimos evitar el asfalto hasta los coches aunque yo me desvié antes para volver por el camí de Passatemps hasta casa, aparte del pateo fue lo que más me costó, llegas al llano y empieza a castigarte el viento que parece que viene siempre en contra, y si ésa es la única dificultad que tiene el itinerario me parece bastante aburrido, pero había que volver y no era cuestión de andar lloriqueando, al fin y al cabo nadie me obligó a ir rodando.


Reflexiones (a golpe de teclado)

Como muchos sabréis este último mes la peña bikera mallorquina ha estado revolucionada por mor del tema del posible cierre del camí de Solleric del que nos enteramos por la prensa pero ya misses dites, como quién dice, lo que provocó que nos tuviéramos que mover deprisa y corriendo. Al ser un tema oficial no hay mucho margen de maniobra ya que debe seguirse un protocolo de actuación regulado, que básicamente consistía en repetir los pasos que dimos cuando nos movilizamos por el tema del GR, aunque más rápidamente. Algunas personas, más avezadas en estos asuntos, llegaron a la primera reunión con unos borradores que fueron aprobados por mayoría y se pudo avanzar así más deprisa. También fueron los encargados de mover esos papeles, es de agradecer, ya que si no hubiera sido así creo que aún se discutiría qué poner en las alegaciones o quién iría a presentarlas. El resultado está por verse.

El gran día fue el sábado pasado en Alaró y esperaba más presencia bikera, la verdad. ¿Porqué lo digo? Pues porque el tema había tenido mucha resonancia en la red a mi modo de ver. Sin quererlo se adoptó un icono gráfico que ya había servido en otras batallas del cual se hicieron hasta pegatinas. No había página, blog o foro isleño que no mostrase en primera página el emblema, era un buen síntoma por el factor de aglutinamiento que podía representar. Por eso estaba casi convencido de que la asistencia sería alta y no lo fue. Esperaba más gente no adscrita a algún grupo y en cambio parecía más una quedada de grupos que otra cosa. No está mal que sea así pero que tampoco se vea restringido a eso.

Veamos unos ejemplos. Foro BTT Balears, 197 usuarios registrados. Foro Fita a Fita (Trabucats), 105 usuarios. Foro Secta, 32 usuarios. Foro Tira Tira, también bastantes. Podría citar otros, más otros grupos más pequeños, que llegarían a conformar una cantidad muy importante de aficionados, amén de todos aquellos que van por libre o con algunos amigos que parecen estar fuera de los canales de comunicación que utilizamos en la red. Con ello quiero decir que me dio la sensación de que la convocatoria estuvo restringida a una parte pequeña de estos grupos que sí estamos en contacto y que no se extendió fuera de ese estrecho círculo. Decían las crónicas que éramos unos doscientos, yo diría que era un cálculo muy optimista y creo que en la quedada de los maifren éramos más, y allí fuimos doscientos catorce.

No estoy recriminando a nadie, si estaba enterado y no vino no soy quién para reprochárselo, en todo caso cada uno que saque sus propias conclusiones. Solo me estaba preguntando en voz alta si realmente se extendió la voz o solo se restringió a un colectivo concreto, aunque este artículo de hoy me da una serie de pistas.


Punto de concentración alfa

Como la ruta en sí del sábado no fue gran cosa y se dieron las circunstancias para poder salir el domingo, pues he salido. Carlos, que no había venido por cuestiones familiares, también tenía ganas y quedamos. Con quienes no quedamos fue con los bous que esta vez no pusieron post-it pero confiaba en encontrar a alguien en el punto de reunión alfa como así ha sido. Eran bastantes de los habituales en el grupo y la ruta por decidir y Na Burguesa ha sido el itinerario elegido, yo me había prometido no meter cizaña y ya me iba bien.

Nos encaminamos a Génova por la vía directa para subir por la variante que te ahorra el primer rampón. Hoy a mí me daba igual, he visto que con el 2-3 subía cómodo y así he llegado hasta el final. Como me había ido bien ese piñón, sin saltar, cambio de plato y tira millas. Ha coincidido que cuando desde el camino se ve la bajada del lado contrario pasaba junto a Juan y le he comentado la posibilidad de bajar por ahí pero no he vuelto a decir nada más hasta llegar al coll des Pastors. Estábamos tomando vitaminas cuando han aparecido bikeros por todas partes, algunos se paraban a saludar, otros seguían camino rumbo a su destino final. Uno de ellos parecía sentirse interesado por la posibilidad de poder compartir ruta con otros personajes de su calaña y se ha quedado a departir con nosotros.

Ha sido el momento propicio para mostrar el plan B y volver a sacar a colación el camino que antes habíamos comentado. En principio les ha parecido bien, más por ignorancia que por otra cosa creo, pero aún así algunos han preferido no arriesgar y han vuelto sobre sus pasos llevándose consigo al acoplado que cuando ha visto que me ponía las protecciones se habrá imaginado que quería tirarlo por un barranco o algo así por la cara que ha puesto. Yo no haría eso, simplemente he comentado de bajar por la trialera de Bendinat y dado que es posible sufrir un traspiés pues mejor ir prevenido. De hecho no las había cogido esta mañana y al darme cuenta he vuelto atrás a pillarlas.

Así que distribuidos los grupos nos separamos para volver al punto de partida. Ocupo el lugar de honor abriendo el pelotón en la bajada y al llegar al primer rellano me doy cuenta de que no será una de las bajadas más uniformes que haya hecho debido a los reagrupamientos. Conviene más esperar y motivar un poco al personal que la tenemos que repetir. El terreno en sí no ha variado mucho, la primera bajada es muy asequible excepto un último tramo antes del rellano muy pedregoso. La parte rápida antes del tobogán es muy segura y divertida y después del tobogán hay que ir haciendo equilibrios sentado en el sillín pero con un poco de maña vas recorriendo bastantes metros montado. De todas maneras hay que ir mentalizado y motivado para poder disfrutar mínimamente en ese recorrido exigente, no es un paseo, aunque, por otro lado, me pareció más corto y más fácil de lo que recordaba y estoy seguro que la horquilla tiene mucho que ver, la debía tener desajustada desde hacía bastante y me iba acostumbrando al tacto o a la pérdida de tacto mejor dicho.

Después tiramos por el sendero hacia Génova, la opción contraria era una pista rápida con algunos surcos y curvas sin peralte llenas de piedras donde poder derrapar y hacer el loco, pero en vista de eso se optó por un sendero ratonero con muchas piedras, difícil de montar y algún terraplén con el fondo muy lejos donde poner a prueba piernas y reflejos, es lo que tiene el mtb, siempre buscando los límites y abiertos a experiencias nuevas.

Lo que no acabo de entender es cómo alguno tuvo tiempo de tirar noventa y dos fotos en esa ruta.


SOS Solleric en vivo

Hace unas semanas nos reencontramos con un viejo compañero de fatigas que nos propone acompañarnos en alguna salida donde la exigencia física no sea exagerada ya que quiere volver por sus fueros. Ningún problema, y pensé que la de esta semana sería una buena ocasión. Quería estar en Alaró tempranito sin forzar en demasía y hacer una ruta sin ganar mucha altura, y después ya se vería. Así que quedamos solamente Juan, Buzz y yo en Caubet para ir rodando por algunos caminos vecinales de la zona hasta Bunyola y dirigirnos después hacia s'Estremera para coronar la única tachuela del día, que será una tachuela pero me ha puesto las pulsaciones a tope. Bajada por camino ancho seguido de un sendero ratonero donde poder pedalear a gusto.

Nos dirigimos al interior de la finca de Es Cabàs por lo que debería ser un antiguo camino de carro ahora desaparecido bajo las palas de un arado, una ilegalidad manifiesta y que de momento sigue impune. Después de atravesar la finca y llegar a la barrera, cerrada por supuesto, hemos comprobado, no le llamaremos restauración sólo mantenimiento, cómo ha quedado ese tramo. Los encargados de su limpieza instalaron un poste indicador que ha desaparecido tal como pudimos comprobar. Reacciones desmesuradas por parte de quienes desprecian el libre uso de un bien público.

Justo al acceder al camí de Coanegra nos encontramos con el resto del grupo que venían desde más arriba. Grupo numeroso pero fraccionado, me faltan los pormenores del asunto, y juntos hemos llegado a Alaró bien de hora aunque no hemos sido los primeros. Poco a poco iban apareciendo compañeros de todos los puntos de la isla con los que compartir saludos y novedades. Me ha gustado ver que llegaba también en coche el corresponsal de TVM, se agradece el turno de réplica que nos iban a ofrecer. También llegó una corresponsal de UH que cubriría el evento con lo que la cobertura mediática estaba asegurada. El reportero me preguntó por los detalles de la convocatoria y le emplacé a esperar a los miembros de la Secta y a la lectura del manifiesto que para el caso se había preparado y que uno de ellos le daría lectura.

Mientras esperamos va apareciendo más gente, el bullicio aumenta y algunos aprovechan para comer algo, bien sentados en una terraza o en pie charlando. Aparecen los sectarios y tras una entrevista del portavoz que fue grabada se procede a la lectura del manifiesto mientras se recogen las últimas hojas de firmas y acto seguido iniciamos un paseo por el pueblo armando follón, follón en forma de silbidos y gritando consignas mientras la gente se preguntaba qué puñetas pasaba, eso sí, sin ningún grito ni malas caras, el ambiente era festivo, hasta los niños corrían detrás de nosotros, se lo pasaban bien, igual que los mayores.

Se pudo conocer de primera mano la opinión de los diferentes grupos políticos sobre el tema ya que estando en plena campaña electoral tenían montadas unas mesas informativas en la plaza del mercado donde dimos por finalizada la protesta dirigiéndose cada grupo hacia puntos diferentes para continuar la ruta que interrumpimos por la mañana.

A nuestro trío se unió Joselinx y entre los tres se envalentonaron a mis espaldas para ir a catar algunas de las rampas de Cas Secretari. Buena subida y buena bajada, más divertida que otra cosa, así que nos vamos para allá. Los recuerdos de esa zona muy borrosos por parte de alguno que hasta arriba del todo no se acordó si había estado o no. Cuando íbamos bajando por la pista me encuentro a Buzz parado, pinchado creía yo, pero no, patilla, cambio y cadena al carajo, no tiene arreglo ya que había partido una roldana y no queda más remedio que intentar ir a piñón fijo. Después de varios intentos logramos dejarla en la medida correcta pero duró poco, la cadena se tensó más de la cuenta y se partió así que la trialera la bajó sin tracción.

En la zona llana tuvimos que empujar o arrastrar indistintamente y Juan y yo los dejamos para que hicieran los últimos kilómetros hasta Santa María solos para irnos nosotros directamente hacia los coches en el área recreativa de Caubet donde llegamos unos minutos antes que ellos en coche.

La ruta en todo caso era solo una excusa para ir a Alaró a participar de la fiesta reivindicativa y hacernos oír. A día de hoy el alcalde en unas declaraciones nos recrimina en parte no haber entablado unas conversaciones directas con el ayuntamiento con el fin de buscar una solución digna al conflicto cuando por su parte no se informó de tal medida hasta después de finalizar el plazo legal de exposición pública. Nosotros reiteramos que sufrimos un agravio comparativo respecto a otros vehículos que sí gozarían de su beneplácito para circular por ese tramo, vehículos a motor y de los grandes ya que no es tampoco una zona propicia para turismos y que ese agravio comparativo no puede tener fundamento legal, por tanto consideramos nulo ese argumento y nos respaldamos en los informes particulares pertinentes y en otros del Consell donde se especifica claramente en el plan de usos de ese tramo en cuestión (tramo GR) que se permite el tránsito de senderistas, caballistas y ciclistas.

Así que poca cosa más podemos notificar al alcalde habiéndose presentado las alegaciones pertinentes debidamente argumentadas y esperemos que el consistorio tenga a bien considerarlas y valorarlas en su justa medida para que podamos seguir disfrutando de algo que para nosotros es mucho más que un deporte como es sentirnos en contacto íntimo con la tierra que nos vio nacer y que también otros han adoptado como suya desde que están con nosotros.

Desde aquí agradecer a todos y cada uno de los presentes y ausentes por la parte que les toca y especialmente a la Secta por liderar y dar forma legal al asunto cuando hacía falta.


Domingo 8,15h

Me gustaba la salida de los toys de esta semana, circulando por la finca de Planícia y además haciendo cumbre pero tenía deberes que cumplir en casa y me fié de la previsión del tiempo, daban bastante lluvia para el sábado por la zona y bueno para el domingo así que decidí cambiar de día, salir en domingo aún a costa de hacer una ruta más corta, tanto en tiempo como en kilometraje. Carlos, Juan y Joselinx parecía que me habían leído el pensamiento y habían adoptado también el mismo plan así que solo faltó comentarlo para ponernos rápidamente de acuerdo.

Pero no íbamos a ir solos, unos bous nos acompañarían, unos más y otros menos. Había diseñado una ruta muy optimista con distintas variantes para ir tirando por un lado o por otro a la conveniencia del momento. Primera meta, el Bunyolí, mega conocido pero no por eso menos exigente, que pone a cada uno en su sitio. No eran ni las nueve y ya bajaba gente y ¿de dónde vienen a esas horas? Si es que al final del día no te tienes ni que acordar de que has salido en bici. Para mí ha sido la segunda subida en una semana y en las dos he ido por el estilo aunque en ésta he tenido mejor ritmo más en la segunda parte que en la primera. En la barrera ya unos cuantos bous han anunciado que bajarían por la carretera al llegar a Sobremunt debido a problemas físicos y horarios y otros bikeros que había pasado subiendo han vuelto atrás directamente.

En el cruce nos hemos despedido y los demás rumbo a s'Hort de Sobremunt y más allá, lo que pasa es que ese más allá ya no ha sido el mismo para todos, los bous al coll des Grau y los demás hacia el paso adonde hemos llegado algo más tarde de lo necesario; entre fotos, quejas, llamadas telefónicas y juegos malabares con la bici a cuestas se nos ha ido el santo al cielo, nunca mejor dicho. El día, estirado, buena temperatura y mejores vistas y viendo como los compañeros saltaban las barreras ahí abajo.

No nos ha dado tiempo de subir a la cima como quería así que nos hemos ido directos hacia la ermita y la bajada me ha puesto contento, ya que entre la remozada horquilla y el cambio de goma delantera he bajado de lo más tranquilo y seguro. No hemos ido por el pozo, necesitaba algo más de frenesí y hemos optado por la “trialera nueva”, con algunos puntos que me dejan con un nosequé que tengo que superar, a Juan no le gusta pero a mí me encanta y Carlos se marcó algunos pases bien dados. Joselinx iba con la de rally y prefirió asegurar. Después hacia el área recreativa, otra bajada ratonera para hacer de una tirada con una muy rápida segunda parte.

Se nota ya el cambio de estación en la zona de mesas, está semi vacía al haber comenzado el periodo de restricción para encender fuego y eso desanima a mucha gente. Tras departir un rato con el vigilante nos largamos hacia Son Malferit a dar algunos saltos en los montículos, lo malo es que en alguno de ellos voló la cámara de Joselinx y se dio cuenta en Sarrià y ya no pudimos acompañarle a buscarla, ni él mismo recordaba dónde había tirado la última foto, o sea que podía estar muy lejos. Volvió solo y sé que la encontró sana y salva, menos mal.

Pese a no haber ido por donde pensaba inicialmente fue una muy buena ruta, no le faltan largas subidas, bajadas de todo tipo, algún pateo y buenas vistas, así que para una mañana de domingo estuvo muy bien.

Para el sábado que viene no hay excusa para no ir a Alaró aunque ya me gustaría tener una como ésta. Os tomáis una a mi salud ahí arriba, yo lo haré abajo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...