[X]

El traspiés

El domingo no iba a salir. Mi hijo se había ido de acampada a la Comuna de Bunyola con unos amigos y pretendía que le prestara la bici nueva, cosa a la que no me plegué en absoluto y no le gustó nada. Suerte que alguno no quiso subir en bici y convenció al resto para ir andando. Así se le pasó un poco el enfado.

Yo decidí ir con el coche hasta Bunyola y subir para ver si los encontraba y prestársela para que la probara. Me extrañó mucho encontrar sólo dos coches en el aparcamiento, eso quiere decir que no encontraría a mucha gente. Solo a dos chavales a los que pillé subiendo, cerca de la barrera, aunque ellos siguieron por la carretera y yo me metí por el comellar porque era por donde bajaría mi hijo y sus amigos, pero no los ví. En la Caseta des Garriguer charlamos un rato y yo bajé el primero por sa Coma Gran, lugar por donde no había pasado desde hacía años y tampoco es uno de los itinerarios habituales de mis grupos conocidos, ya que no es una bajada de las más interesantes ya que no tiene el nivel de dificultad o diversión de la carena o la que baja hacia Coanegra, pero es la más directa a Bunyola y con una primera parte muy rápida con una trialera final sin complicaciones. La parte que menos me gusta es la que sigue, ya fuera del bosque, muy rápida pero con la piedra más suelta.

Al no encontrar a los chavales en casa me acerqué hasta el inicio del Camí des Grau por si aún estuvieran bajando. Después de esperar unos veinte minutos volví a la casa del amigo a través de las calles empinadas escalonadas.

Como véis, este paseo no puede calificarse de salida propiamente dicha; no pasa de un mero calentamiento, aunque hace mucho tiempo era una de las salidas más habituales, tanto en solitario como del grupo, eso sí, saliendo siempre desde Palma. Si íbamos a Bunyola en coche era para hacer el Teix o Alfábia. Quizás alguna vueltecilla por las pistas de arriba, pero poco más. No solíamos llegar muy tarde; a más tardar las tres o tres y media.

Es una lástima que de todas aquellas excursiones no queden testimonios gráficos que poder sacar de un cajón para poder rememorarlos. Que yo recuerde tan solo dos fotos en Maristela. Más tarde un miembro del grupo hizo una grabación del camino Lluc-Pollença que no llegué a ver al no poder descargarla entera con el Emule. Tampoco se llevó un registro como tal. Aunque empezara a catalogar los caminos hace mucho tiempo no están presentados de forma cronológica sino agrupados por zonas geográficas.


P.D. El título del artículo viene a cuenta del resbalón que tuvo mi hijo bajando del cual todavía no está recuperado del todo.


La cubana

Sábado 26 de Mayo de 2007. Salida Toys “ligera” para preparar el retorno de Perdigón, ausente durante más de un año por motivos diversos de las andanzas del resto de grupo.

Itinerario: Bunyolí-Antenas-Ermita de Maristela-Comellar de ses Puces-Esporles y vuelta. (Yo llego a estar un año sin tocar la bici y me preparan esto, lo mando a freir espárragos). También se presentó Buzz con un compañero, José Carlos, que tampoco estaba muy fino, pero aguantó hasta la ermita.

He de decir que nunca antes había visto tantos Toys juntos y la salida no desmereció en absoluto. Se les notaba más contentos de lo habitual, como más en su salsa. Reconozco que el resto de grupo no puede suplir la ausencia de miembros fundadores, aunque aportemos otros puntos de vista y cualidades, ya que, como dice la canción:

No es lo mismo ser que estar
no es lo mismo estar que quedarse, ¡que va!
tampoco quedarse es igual que parar, no es lo mismo
será que ni somos, ni estamos
ni nos pensamos quedar
pero es distinto conformarse o pelear
no es lo mismo... es distinto”

Había otros aspectos que interesaba tocar ayer. Tema cursillo descenso. Yarik propuso realizarlo en los “bams”. ¿Qué c... son los bams? Como lo diría,... unas rampas de tierra que se habilitaron como parte de un circuito de mtb en Esporles en la que se disputó una carrera hará ya unos años. Desde luego son unas quitamiedos; si las pasas en pocos sitios volverás a pararte. Pero creo que no conocen el resto del circuito, con un último bam que sólo vi realizar a dos de todo el pelotón que corría. Otro día se lo enseñaré. En las antenas se nos unieron Wiro y Juantrans que habían salido más tarde y nos perseguían. El tramo de llaneo siguiente fue un pique general, y más el descenso hacia Maristela. Tonto el último. Es en estos tramos donde me tengo que esforzar en mantener el trasero pegado en el sillín, ya que cuando vienen las piedras inconscientemente se me va para arriba, previniendo el golpe seco que no llega; pero aún no estoy acostumbrado.

Allí se nos separaron los llorones porque querían bajar por el Pas de sa Granja, según ellos en mejores condiciones que el directo a Esporles. Yo lo recuerdo al revés, y además tiene bastante pista al final. Nosotros bajamos sin pensar hasta la zona de cursillo. Primero, los saltos. No muy alto, pero con zona de recepción en bajada, con lo que se acrecienta la sensación de altura. En estas condiciones, muy importante tener los pies bien atados, sino la recepción puede ser peligrosa. Después, bajada por rampa de pared de roca con obstáculo incluido. Allí ya hubo menos voluntarios. Finalmente, las rampas de tierra encadenadas. A excepción de la primera, que es un rampón lleno de escalones y raíces muy empinado, que no sé si se lo pasó alguno, las demás son factibles con un poco de fuerza de voluntad.

Podéis ver el cursillo en imágenes en esta página.

Sentados en el bar de Esporles comentando las jugadas se nos vuelven a presentar los llorones, extrañándonos un poco ya que habíamos perdido bastante tiempo en los saltos. La biciligth de Wiro tuvo un problema con el sillín. Creo que ya a muchos les parecería raro que no le pasara algo en cada salida. Al parecer, el nivel de resistencia de las piezas que monta es superado por los elementos.

Dado que no era muy tarde, sobre la una y cuarto, más o menos, lancé una proposición: subir a la Mola de Son Pacs. Únicamente ToniXXL estaba libre de compromisos y nos dirigimos hacia Son Cabaspre para tomar el Camí de sa Coma Llobera, aunque solamente hasta el Coll de sa Basseta. Inmediatamente tomamos el desvío hacia la Mola. A Toni le gustó el sendero que sube hacia el Pas de Son Cabaspre y sigue hasta encontrar una de las pistas principales y lo bautizó como el “mini Jou”, con la ventaja que el acercamiento es muy cómodo a través de la carretera asfaltada y a partir del paso es bastante ciclable. Una vez en la pista vamos al encuentro del camino que viene de la casa-establo y busqué el inicio del desvío que baja hacia la Font dels Obis, el cual fué motivo de exploración un día lluvioso que no me presenté. Esta vez sí que lo ví pero no es uno de los inmediatos a realizar ya que me han comentado que está en muy mal estado.

Nos fuimos al Puig des Boixos para tomar la trialera que empieza delante del primer aujub, al otro lado del portillo. No podría jurar que no lo hubiera bajado, pero si lo hice no me acuerdo. La bajada es rápida y divertida, sin complicaciones, al igual que el camino de carro, donde pude enlazar las paellas todas seguidas. Me gustó.

Lo peor, el viento de cara en la carretera, pero se hace corto. Después volví solo por el carril bici de la UIB ya que yo no tenia el coche en Establiments. Habrá que ver si algún estudiante lo utiliza ahora que ya llega el metro hasta allí. Teóricamente no es una mala opción, siempre y cuando no tengas que transportar nada. En caso contrario, es bastante incómodo.


Todos al Grupo Gugel

Había una proposición de salida el sábado por parte de los Toys de la que me confirmaron lugar de salida el viernes por la noche. Después de más de doscientos mensajes aún no se había dicho el punto de reunión. De Pepefz, ni rastro; ni en la página, ni en el foro, ni en la lista de correo. Supuse que no había salida. De hecho la mayoría del grupo estábamos en la salida de los Toys. Después me he enterado (no sé si los demás lo sabían o no) de que sí hubo salida pofera. Lo que no sé es porqué no se anunció públicamente.

Esto viene un poco a cuento porque en un correo aplaudí la idea de cambiar el canal de comunicación del grupo desde el foro hacia la lista de correo, ya que la mayoría de comentarios que se introducían no tenían relación alguna con el tema de salidas en particular; digamos que trataban de cuestiones más o menos privadas que no interesaban a externos más que a nivel de cotilleo. Lo que pasa es que se ha producido una avalancha de mensajes que, por la misma dinámica del programa que lo gestiona, van aumentando de tamaño a medida que se responden, ya que no se borran las líneas de propaganda que se introducen automáticamente ni las respuestas anteriores. Hay veces que se me hace difícil saber quién responde a quién y qué responde. De hecho, hay mucha gente que ya ni los lee; los borra directamente, o se ha dado de baja de la lista. Es normal, lo esencial queda camuflado entre la paja y no apetece rebuscar.

Solución: crear un Grupo Gugel. Y mira que está en la página principal del buscador y nunca había pinchado. Como mucho había llegado a “Imágenes”. Al parecer es una especie de foro privado en la que te comunicas a través del correo, pudiendo crear temas separados sin relación unos con otros. En principio, puede ser más útil siempre y cuando no se utilice para mantener conversaciones en vivo, ya que eso engrosará de forma innecesaria el tema con pocas aportaciones interesantes.

De todas maneras, para que realmente sirva de algo deberían darse de alta al menos todos los miembros de la lista anterior, y quizás anularla, ya que si no es así deberán mantenerse varios canales abiertos para difundir la misma información a todo el mundo. Y hay gente que le puede cansar eso de tener que picar en varios programas diferentes para enterarse simplemente dónde es la salida del sábado o de la tarde.

En la presentación de este nuevo canal el propietario (o creador) ha comentado que no ha encontrado otra opción válida que pudiera realizar estas mismas funciones, pero al parecer Gugel ya había pensado en eso y nos va a alegrar la vida. A este paso Incluso Navegador Gugel Será Obligado Cumplimiento.


Las noticias

Cuando uno lee el periódico, casi siempre a la hora de comer, suele encontrarse con alguna noticia que parece simplemente increible. En la UH del miércoles he visto dos.

Una comentaba las hazañas de un chavalín singaporeño? (de Singapur, vamos) que dicen que ha aprobado la selectividad y solamente tiene siete años. Contaban que decía sus primeras palabras a las dos semanas de vida; gateaba a los cuatro meses y corría a los ocho. Este a los quince tendrá un doctorado en alguna ingeniería, y de las potentes. Lo que pasa con esta gente es que se les pierde la pista. A lo mejor son unos portentos en algún campo muy específico de la ciencia y son desconocidos para el gran público, pero inventarán un nuevo separador de moléculas o un innovador combustible que nos pondrá en órbita a Marte. Y es que la bombilla y la radio ya se inventaron hace tiempo.

Bueno, la otra noticia era más cercana, más tangible, pero más increible si cabe. Decía que se había procedido a la limpieza del camino de Sa Costera, consistente en la retirada de vegetación y ramas y reparación de la señalización; todo ello gracias a un presupuesto de 45.000€ y 25.000horas de trabajo.

Nosotros pasamos hace un mes y no vi prácticamente diferencias desde mi anterior paso. Debía haber allí una selva virgen para realizar semejante gasto. Y la señalización... si mal no recuerdo solamente ví un poste en el desvío de la fuente. Me queda la duda de si ya estaba limpiado o no, porque si no lo estaba, el hecho me parecería aún más vergonzoso de lo que ya es.


Es Comellar des Prat

Después del palizón que me dieron los pobleros la semana pasada por el Rafal y pagar la novatada con la regulación de la horquilla, había que desquitarse con una ruta en la que se viera lo que podía dar de sí. Descartado el pateo programado por Pepefz por la carenade la sierra de Alfàbia por parte del grupo, Toys incluidos, el resto nos fuimos al Massanella, que al menos tiene camino. Y sobretodo interesaba el de bajada, el que discurre por el Comellar des Prat, donde cada uno tenía su propia idea de lo que iba a suceder. Pero no adelantemos acontecimientos y empecemos desde la salida.

Lloseta, donde siempre. Había que hacer la presentación oficial de las nuevas bicis, la de Toni XXL y la mía. La de Toni era la añorada, ya que parece que lo normal es estar varios meses en la lista de espera. La mía la descolgué del gancho y me la llevé puesta, como quién dice. Fue más sorpresa por tanto, y la habían podido ver gracias a unas fotos tomadas en la salida del Xaragall la semana anterior. Bien, después de las primeras impresiones, había que probarlas sobre el terreno. Y el terreno consistía en un llaneo por carretera hasta Caimari y doce kilómetros de subida hasta lo alto del Coll de ses Cases de Neu. Hasta Comafreda, soportable. Después, a lo que dé cada uno.

Tras pasar por caja (sabemos que hay que hacerlo y agradecemos que así sea mientras dejen el paso libre), continuamos la ascención hacia las alturas. Pero algo falló. Problema mecánico en la bici de Wiro. El cambio de marchas se dobló y desmontó por completo sin motivo aparente, ya que no hubo ningún golpe previo. Allí le dejamos para que regresara como pudiera al punto de inicio tras tratar de enderezar aquel entuerto, pero la foto es elocuente e ilustrativa; al menos era casi todo cuesta abajo y por carretera.

La subida ya es conocida; hasta el final del bosque es ciclable, después a lo que pueda cada uno. Toni XXL subía a ritmo de grito comanche alabando las propiedades escaladoras de su nueva montura. Yo lo que saqué en claro es que cuesta más empujar que llevarla a hombros. Bien, arriba se iban formando los equipos sin decirlo. Los descender, con su pique particular. Los perseguidores de descender. Los que van entre medias, los que van detrás y los que van rezagados. Me incluyo en este último. Falta de “feeling” y de tacto. Un desastre, en pocas palabras. Pero no me cogió de sorpresa. Me he dado un plazo bastante más amplio para conocer y domar a la máquina y la trialera de bajada no es una de mis preferidas.

La parte de camino que transcurre por el bosque es otra cosa y en ese tipo de terrenos es donde noto más la diferencia; mucho más velocidad y control, aunque me llevé una pequeña decepción en el tramo hacia Tossals. No logré encadenar una buena rodada, por decirlo de alguna manera. Qué diferencia con el día que estrené cubierta trasera, aunque debo decir que fue realizado en sentido contrario y que ayer tenía el cambio un poco desajustado, lo que me causaba mucha desazón. Aunque eso no es excusa para bajar como un novato hacia el refugio. Y delante de toda esa pandilla de guiris que tuvieron que contemplar tan penoso espectáculo.


La evolución

El antes
Entre medias
El después

A merced de los elementos
Empezando a dominarlos

Nuevas proposiciones

Propongo desde estas páginas el realizar por parte de los miembros de los grupos que solemos coincidir, todas las aportaciones que crean conveniente o interesantes y animar a quienes quieran hacerlo que las envien. Dado que cada grupo es un mundo, con sus ventajas e inconvenientes, no se trata de que se realicen salidas conjuntas necesariamente, sino de difundir la información de que se disponga.

Las mías son estas:

Galatzó

Desde el Coll d'Estellencs ruta circular por las laderas del Galatzó, primero por la Boal de ses Fonts hasta la Boal de ses Serveres (Área Recreativa). Continuamos, a pata, la ascensión por el Pas des Cossi, no muy larga, hasta enlazar con el sendero que se dirige al Galatzó y a la Mola de s'Esclop. Hacia el Galatzó es bastante ciclable y plano. No llegué hasta el final. Creo que hay un desvío directo al puig y otro que continúa hacia la rossaguera y torre de vigilancia. Desde la torre, vuelta al Coll d'Estellencs.

Opción para llegar al coll desde Planisi, pasando o no por es Salt. Las opciones desde Planisi son diversas y no se pueden realizar todas el mismo día. Una muy interesante si tenemos cerrada la barrera es tomar el Camí de sa Mola de Planícia y bajar hacia Planisi por el Pas de sa Mola.


Talaia de Cals Reis

Una rompepiernas de cuidado. Tomando como base la realizada por el Xaragall, se alarga empezando por el Castell d'Alaró y buscando el Camí des Penjats, que enlaza el Pla des Pouet con Ca Na Magdalena, final del camino de carro que pasa por Ses Artigues. Ascenso hasta el Rafal. Descenso hacia el Pas de s'Estaló y Coanegra, para ascender a la Comuna, para descender de nuevo al torrente y ascender de nuevo hacia Cas Secretari y el Rafal para realizar la bajada de la Galera.


Es Canyaret

Trazado costero entre Alconàsser y Deià, pasando por la playa de es Canyaret.
Hay dos opciones de subida: por Muleta Gran desde el Port de Sóller o bien por el Camí de Son Sales hasta Can Bleda.

La ruta costera no es clara 100% y seguramente con alguna dificultad añadida. Baño en la playa. Pega: no podremos bajar las bicis. Vuelta desde Deià por sa Font de sa Senyora; quizás por ruta directa hacia Can Prohom.


Sa Petita Costera

Se toma el Camí de s'Illeta desde el Port de Sóller hacia el Penyal Bernat para realizar el Pas de sa Cordellina y el Pas de s`Heura, para dirigirnos después hacia la Tanca des Bous y Bálitx d'Amunt. La bajada por el Camí Vell de Bàlitx. Vuelta atrás hacia Fornalutx, realizando un bucle por varios caminos de la zona. Posibilidad de torrada en es Marroigs.


Bucle Sóller

Recorrido de cortos caminos por el valle “non stop”.
Lancé una idea que consistía básicamente en organizar una jornada de GeoCatching por el valle. Tenía importantes inconvenientes. El principal era que había que ir a prepararla con antelación y ya sabemos que a Sóller no se va si no es estrictamente necesario. Tal vez la solución sería que la preparara gente local, quizás en plan competición entre diversos grupos de la isla.

Si alguien quiere enviar su aportación que lo haga con un comentario. Si la extensión es considerable y detallada se la publicaré como una entrada encantado.


Trialera del golf

Picado con lo de ayer, aprovechando que me he despertado temprano, he decidido que iría a ver a los compañeros que salían desde el MallorCafé. Sólo tres, Juantrans, Genius y Tolo. Yo tenía pensado probar la horquilla en la escalinata del aparcamiento del estadio y pasarle la prueba del bordillo. No quería salir así como tenía el trasero de irritado desde ayer. Efectivamente solamente han venido los tres citados y querían que fuera con ellos. Les he dicho que no, que no había cogido nada, ni cámaras, ni bombas, ni comida ni dinero, pero que les acompañaría un rato hasta Génova. Y así me han seguido convenciendo hasta acabar la ruta. Menos mal, me la hubiera perdido.

Subida a Na Burguesa, a la que no había vuelto desde aquellos días, y para recordar viejos tiempos, la he subido con el 32-28 (ahora ya no tengo numeritos en el cambio). Hemos marcado el inicio de la trialera del polvorín para su próximo pase y continuado hasta el Coll des Pastors. Desde allí hasta la carretera donde hemos visto gráficamente las diferencias entre una enduro y otra que no. Las otras vuelan, y del revés. No os preocupéis, no era la mía; aún estoy en fase de aprendizaje.

La parte principal de la ruta era una de las trialeras que hicimos el otro día, en concreto, la que se dirige desde el Puig des Revells hacia la parte alta de la cantera, que hicimos subiendo. Hoy tocaba bajarla. Yo la recordaba menos rocosa, pero estaba dispuesto a afrontarla. Sólo tiene un paso complicado, con unos escalones importantes pero que se puede pasar cruzándola. El resto es técnico, pero sin exagerar, aunque para el que le guste la velocidad puede encontrarla demasiado lenta.

Bien, centrémonos en el paso principal. Hoy no lo hemos bajado, pero lo haremos, estoy convencido. Solamente ha faltado un poco de decisión; si entras bien en la trazada, la acabas, seguro. El resto, muy divertido si no dejas que se clave la rueda de delante. Hay que tomar un desvío señalizado a la izquierda porque si sigues recto llegas al foso de la cantera, y cuidadito que estás muy alto. Este tramo casi plano se desvía en dos para bajar a la falda de la montaña; uno más cerca del inicio de las rampas y el otro que se dirige en dirección al golf.

Hoy hemos tomado este. Es una trialera rápida preparada con algunos troncos a modo de peralte y otros transversales y hay que comérselos todos. Alguno no la había bajado. Yo, desde luego, no los últimos años. Supongo que otro domingo quedaremos para realizarla junto con la del polvorín, que aún tengo pendiente.

El tacto de la horquilla, mucho mejor. Ahora rebota. Y le he quitado un poco de presión al de atrás, para ir valorando las sensaciones. Tolo me ha comentado que la veía muy dura pero al probarla ha dicho que no, pero que la encontraba “rara”. Supongo que será al venir de otro modelo similar. Yo me he acostumbrado enseguida. Me he dado cuenta sobre todo en la parte rápida de la pista superior, bajando desde la torre de vigilancia, por la comodidad que he ganado. Antes tenía que pararme debido al exceso de botes y pérdida de control.

Supongo que si viene Wiro, y probablemente sea la última antes de ser padre de nuevo, haremos las trialeras de Valldemossa, las cuales quiero volver a repetir. Bueno, en realidad, las quiero repetir todas, y alguna otra que se quedó pendiente para mejores ocasiones. Será dentro de unos días, cuando haya bajado la irritación de mi trasero, que me he tenido que poner polvos de talco.


Es Rafal

Este sábado me apetecía salir con el grupo de compañeros del Xaragall. Suelo hacerlo de tanto en cuando. Es una buena excusa para encontrarme con Xisco, Joan y compañía y disfrutar de un buen día de ciclismo. Tenían programada una buena ruta por la zona de Alaró, la cual tengo bastante olvidada, y el recorrido me pareció más que interesante, alargado hasta la Comuna de Bunyola, para bajar hasta el torrente de Coanegra para volver a subir otra vez hasta la zona de Cas Secretari. Me interesó lo primero la subida desde Ses Artigues hasta el Rafal. Me habían comentado que la habían acondicionado para permitir el paso de vehículos hasta las casas. Así es, pero sigue conservando una especial dureza. No tiene una pendiente constante, lo que significa que las rampas son muy empinadas. En algunas del final tuve que poner pie a tierra. Creo que fueron unos 32 minutos de ascenso hasta la barrera, y eso que fuí de los primeros, con menos de tres kilómetros de recorrido.

Desgraciadamente arriba me notificaron que Xisco había roto el buje e iba a piñón fijo a ratos, con lo que ha optado por volver a casa e intentar reparar la rueda para salir con los compañeros de la tarde; cosa que ha conseguido gracias a la rapidez y saber hacer de Semi. El resto hemos continuado tras el reagrupamiento pasando cerca de las casas del Rafal. Había un vehículo con lo que nos hemos desviado por la parte trasera, bordeando el área de cultivo, para enlazar con el camino que nos llevaría hacia el Pas de s'Estaló. Lo recordaba más difícil, menos ciclable, y me he llevado una gran sorpresa. Muy rápido y limpio.

Cerca del paso giramos a la izquierda para afrontar la última parte del descenso hasta el Torrent de Coanegra, la más complicada, pero no muy larga. Allí hemos tomado fuerzas, pero no agua, para dirigirnos hacia el Coll d'Honor por ses Clavegueres, con una primera parte en ascenso andando a través del bosque. Después hacia Cas Garriguer a repostar agua ya que las reservas habían menguado casi totalmente. Y es que las bolsas de dos litros o dos y medio ya son insuficientes en salidas más bien cortas. Y es que ayer hizo un calor sofocante, aunque no creo que más que hoy, pero me afectó mucho más. Sobre todo en las nalgas, que las tengo irritadas como un mono debido al roce del pantalón que era del tipo short que, con el sudor y al moverse mucho más, me provocó una rozadura importante.

Tenía ganas de ver como respondería la horquilla en la bajada de Coanegra y me sorprendió lo dura que iba, prácticamente sin rebote. Atrás tampoco es que fuera muy cómodo, aunque eso no fué impedimento para no tener que poner pie a tierra. Por eso llegué abajo dolorido de las manos, aunque pude valorar mejor el apartado de frenos y control en las curvas.

Esa bajada está grabada con una cámara de video acoplada a la pipa de una bicicleta. Lo que no sé aún es cómo o de dónde se va a poder visualizar. Lo comentaré cuando lo sepa. Quedaba la última subida. La comenté en su día. Si os fijáis parece que no encontré allí demasiadas dificultades a superar. Cierto, pero la parte primera de pista es muy inclinada, para continuar luego por la trialera andando, con algunos tramos bastante técnicos; nada que un bikero que se precie no superaría, aunque ayer se me hizo larga. Y más el trozo de pista que sigue hasta la barrera de Cas Secretari donde tuve que poner pie a tierra en el último tramo. Y pensar que cuando estuve perdí las gafas bajando y tuve que volver a subirla para encontrarlas, pero era el día que estrenaba piñones nuevos más grandes y se ve que iba sobrado.

Fue arriba donde Joan Mayol quiso comprobar el estado de mi bici notando que estaba muy dura de delante y sin que el bloqueador actuara. Le aumentó el rebote y parecía otra. Se ve que necesito el asesoramiento experto de un bikero puesto en el tema, pero aún no hemos coincidido. La bajada desde ahí arriba es criminal, y yo aún no me fío del todo de los frenos, con lo que fuí el último en llegar al pueblo.

Nos despedimos a la espera de otra nueva ruta, quizás una conjunta con los grupos de Palma. Ya veremos.


La primera en serio

Esta mañana, antes de salir, le he metido un poco más de presión al amortiguador trasero no fuera cosa de que me volviera a quedar abajo. En principio no he tenido ningún problema pero también he visto que no ha llegado al tope ni mucho menos, aunque no lo achaco exclusivamente al exceso de presión. Ayer tarde, debido a la salida y ajustes varios, no fuí capaz de quedar de acuerdo para realizar la salida por la Comuna de Valldemossa, por lo que se ha respetado la que ellos tenían programada por la zona de Na Burguesa, aunque he ido con el coche por si había cambios. En principio no nos íbamos a mover mucho de la zona de la Vileta, atravesando la sierra por diversos caminos, de una vertiente a otra. Y vaya si ha sido así, que hoy ha llorado todo el mundo. Pero eso sí, muy seguros, que había representantes de todos los cuerpos de policía. Por estar, estábamos Wiro, Juantrans, Matías, Bernat, Genius, Pepefz y yo.

De aperitivo, el Camí vell de Puigpunyent a Palma desde el cementerio de la Vileta, con unas pendientes muy difíciles de superar de un tirón. Antes de llegar arriba del coll hemos continuado la pista de la derecha que, aunque ya sabía que no tiene continuación, tiene un desvío en forma de sendero a la izquierda. Es una bajada muy rápida, sin complicaciones. La única pega es que termina en una pista que pasa por las casas de Buñolí Nou, muy cerca del desvío de Establiments, sobre la carretera de Puigpunyent, con lo que ello puede implicar; aunque hoy no hemos tenido ningún contratiempo.

De esta primera bajada no puedo decir que haya notado cambios espectaculares, quizás sí más velocidad. Por ello he decidido que en la próxima quitaría el bloqueo de la horquilla y un poco de presión en la rueda delantera, además de bajar el sillín. De lo que sí me he dado cuenta es de la rama que se me ha metido en el ojo, aún llevando las gafas puestas, y no me las ha quitado. Misterios del mtb.

Nos hemos ido por la carretera de Calvià a buscar la segunda subida para volver a lo alto y acometer la segunda bajada, la trialera de la cantera. Allí sí he notado más diferencias, sobretodo más control en las curvas y una mayor estabilidad en general.

Desde el fondo de la cantera hemos tirado por una pista que asciende hasta la boca de la mina y rodea el borde superior. Junto a las dos columnas acaba la trialera que baja desde el Puig des Revells. Hacía mucho tiempo que no pasaba por allí y creo que ha sufrido una erosión bastante importante. Creo que no le queda un palmo de tierra. Montado en la bicicleta y bajando tiene que impresionar de verdad. Ya por la pista hemos vuelto al Coll de Son Marill y continuado hasta el final de la primera pista que habíamos tomado. Efectivamente se acaba, pero alguno estaba convencido de que por allí hay un camino. Bueno, si poder pasar entre dos matas es un camino, pues sí, lo hay. Este sendero desemboca en otro un poco más limpio y ciclable que te deja en la antigua zona de obras de las canteras, donde desemboca otro que viene directamente del cementerio, y desde allí a la carretera, donde hemos hecho el último sprint hasta Son Moix.

¿Porqué he dicho que no achacaba el no haber hecho tope al exceso de presión? Porque me doy cuenta de que sigo bajando exactamente igual que con la otra bici. Sin tocar el sillín. Y creo que no puede ser así; tiene que variar algo más. Ya lo puse en otro lado, más de uno necesita un reciclaje de descenso completo, yo el primero. Y por eso una idea me va rondando por la cabeza: organizar un día de cursillo por parte de los más adelantados, a ver si dejamos el nivel más parejo. Ya que en las subidas no se puede estirar a nadie, al menos que en las bajadas lo hagamos con un poco más de seguridad y velocidad y, por tanto, de diversión.

Me he fijado bien en la bici de Juantrans y es muy cañera (aunque con un cierto toque de bici de guiri, con ese tubo tan curvado). Puede que me la dejen probar algún día. Ahora que tengo la nueva no les dará tanto reparo montarse como en el carro que tenía antes.


La nueva época

Me hubiera gustado unirme el sábado pasado a los Toys en su recorrido por los Cingles de Son Rullàn pero tenía otros planes para esa mañana. Aún no puedo entender cómo se les ve tan felices en las fotos después de darse estos madrugones, sobre todo a Buzz. Ahora comprendo porqué no viene tan asiduamente: salimos demasiado tarde. Bromas aparte, he estado revisando el track de la ruta y he visto que optaron por llegar hasta el Pla dets Aritges directamente, a través del Pas d'en Miquel, para retroceder hasta el desvío de los Cingles. Nunca lo he hecho en ese sentido pero debe permitir circular durante bastante tramo.

Había visto en el foro que algunos bikeros se querían apuntar a las salidas y habían pedido información, siendo debidamente contestados, pero veo que no se han presentado. Al parecer eran chavales jóvenes, que quizás solo conozcan las salidas del grupo por la red y como únicas referencias las crónicas del foro y las fotos de las páginas. Y de ahí viene un poco el retraimiento de la nueva gente: las crónicas remarcan aspectos colaterales que no invitan a la diversión: el pateo, las exploraciones, las pérdidas, los horarios prolongados, etc. Y no digamos las fotos. Si no os conociera de nada me haría cruces imaginándome por dónde os metéis: patillas, cambios, hasta platos rotos; por no hablar de las zapatillas u otras partes de la bicicleta o propias. Hay mogollón de fotos practicando el bricolage. Cualquiera de ellos puede pensar que se queda sin bici en dos salidas. Desde luego los mantiene a raya.

¿Qué planes tenía yo? Pues comprarme una bici nueva. Ya había tocado el tema en algunas ocasiones anteriormente y me había estado haciendo a la idea. No era una cuestión de estética, sino de necesidad, si te quieres superar un poco más cada día. Una bicicleta de rally metida a todo tipo de terrenos tiene sus limitaciones.

Por tanto me fuí a la tienda y salí con una bici doble, ligera y con buenas críticas, la Rockrider 9.2. No voy a poner un despiece ahora (quizás más adelante) pero viene equipada con unas buenas suspensiones. Una horquilla RockShox Revelation 426 y un amortiguador Ario 2.1, sin bloqueo, también RS.

No me dió tiempo a salir con los compañeros de la tarde y salí solo a probarla. Subir y bajar el Bunyolí. Para subir, buenas sensaciones. Para bajar, mejor que antes, pero va a tener que pasar algún tiempo para ir cambiando muchos detalles ya arraigados que ahora pesan y para conocer las reacciones de la bicicleta, sobretodo con los frenos y su comportamiento en las trazadas. Después de bajar la trialera seguí por el camino ancho y noté algún cambio posicional. Pero no fue hasta llegar abajo que me dí cuenta que el amortiguador trasero estaba completamente hundido. En la tienda habían hinchado el delantero pero me dijo el mecánico que no tenía una tabla para el trasero, y yo tampoco la busqué. Cuando volví a casa no me quedó más remedio que hacerlo y en la página oficial de Sram encontré algo de información. Le metí unos 50 psi provocando un hundimiento de unos 2 cms. Así quedó a la espera de la salida del domingo donde, al ir con los compañeros, iba a ser algo más serio.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...